Un alumno de 17 años mata a 9 compañeros y un profesor en un tiroteo en un instituto de Santa Fe

Tiroteo en un instituto de Santa Fe

Al menos 10 personas (nueve estudiantes y un profesor) murieron este viernes y 10 más resultaron heridas, entre ellas dos policías, por un tiroteo registrado a primera hora en un instituto de Santa Fe, en el sureste de Texas (EEUU). El sospechoso ha sido detenido. La policía ha encontrado artefactos explosivos en el centro educativo y los alrededores.

El atacante, de 17 años, es un estudiante del centro. Se trata deDimitrios Pagourtzis, de 17 años. A última hora de la tarde ha sido enviado a la cárcel del condado de Galveston acusado de asesinato. Varios testigos afirman que llevaba una camiseta con el eslogan «Born to kill» (nacido para matar) y botas del ejército.

Según ha informado el gobernador de Texas en rueda de prensa, Greg Abbott, el autor del tiroteo utilizó las armas de su padre, aunque desconocen si éste sabía que su hijo las había cogido. La policía registró dos casas y un vehículo vinculado al sospechoso, donde encontraron varios artefactos explosivos caseros, dijo Abbott. El gobernador añadió que el atacante planeaba suicidarse tras el tiroteo, pero que no tuvo «el coraje» de hacerlo.

El gobernador ha confirmado que dos personas más están siendo interrogadas como posibles cómplices.

El atacante iba armado con un rifle del estilo AR-15, una pistola, una escopeta y bombas caseras, que fueron arrojadas contra los estudiantes, según la Policía.

La tragedia, que tuvo lugar a 48 kilómetros al sur de Houston, es el suceso de este tipo más sangriento desde febrero de este año cuando 17 personas murieron en el instituto de Parkland (Florida).

Varios estudiantes aseguraron que oyeron en primer lugar explosiones y que un profesor activó la alarma de incendios para dar la alerta, momento en el que los alumnos salieron corriendo del edificio y el presunto autor abrió fuego contra ellos.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo en una rueda de prensa que es un «día triste» para la nación y que su administración hará todo lo posible para acabar con este drama. «Todos tenemos que trabajar juntos para mantener a nuestros niños a salvo», expresó. Trum ha enviado sus condolencias al instituto a través de su cuenta de Twitter.

En la escuela estudian habitualmente unos 1.400 jóvenes. Los testigos dicen que el tiroteo tuvo lugar en la clase de arte a las siete y media de la mañana, hora local. La policía de Santa Fe, la Oficina del Sheriff del condado de Galveston, ATF y agentes del FBI acudieron al instituto.

La tragedia, que tuvo lugar a 48 kilómetros al sur de Houston, es el suceso de este tipo más sangriento desde febrero de este año cuando 17 personas murieron en el instituto de Parkland (Florida). Entre enero y mayo de este año ha habido un total de 22 tiroteos en colegios en Estados Unidos.

Pánico y confusión

Los testigos relataron escenas de pánico y confusión similares a las de otros tiroteos anteriores. De esta forma, se vuelve a recuperar el debate ya no del uso de las armas, sino del fácil acceso a las mismas y su posible restricción a determinados compradores.

La profesora Dakota Shrader explicó que escuchó sonar las alarmas. Acto seguido tres disparos. Fue cuando supo que tenía que hacer todo lo posible por poner a sus estudiantes a salvo. «Corred, corred», recordó que les gritó. «No me gusta en lo que se ha convertido el mundo», reconoció la profesora.

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, indicó que «nuestras oraciones están con todos los texanos, y la gente de Santa Fe en estos momentos tan difíciles.»

Gyl Switzer, la directora de Texas Gun Sense, una asociación que intenta crear conciencia ante el uso de las armas, emitió un comunicado justo después del tiroteo. «Nuestros corazones están con los afectados por el tiroteo de hoy de la escuela de Santa Fe (Texas). Los texanos queremos a nuestros niños. Tenemos que trabajar para protegerlos. Hay estrategias demostradas que reducen la violencia sin sentido», destacó Switzer.

A la lista de reacciones, se unió la del estudiante del tiroteo Parkland, David Hogg, señalado por los políticos conservadores debido a su activismo en contra de las armas. «Hoy hay alguien vivo que morirá a esta hora mañana, y que nunca debería haber muerto por la violencia a consecuencia de las armas», indicó Hogg en una declaración que recupera el debate de las armas entre una generación de estudiantes que ha crecido con tiroteos en sus centros de estudio.

Mientras, Emma González, compañera del instituto de Hogg, escribió en la red social Twitter: «Escuela de Santa Fe no merecías esto. Merecéis algo más que oraciones», indicó en una crítica que hace referencia de forma indirecta a las respuestas de los políticos republicanos cada vez que ocurre un tiroteo en Estados Unidos.

En los próximos días se abordará ya no el controvertido uso de las armas, sino el fácil acceso a las mismas. Sin duda que el escenario haya sido una escuela añadirá más controversia, planteada tras el tiroteo en el instituto de Parkland en febrero, y se volverá a plantear armar a los profesores y extremar las medidas de seguridad con arcos en las entradas y más guardias en las escuelas. Un asunto de por sí muy controvertido en Texas, debido a lo laxas que son las normas sobre las armas, muy ligadas a la tradición y economía de este estado.