Juana BARRAZA SAMPERIO

Juana Barraza Nueva búsqueda
  • Hansil Warekar

    Hansil Warekar
    • Clasificación: Asesino en masa
    • Características: Parricida - Móvil desconocido
    • Númeero de víctimas: 14
    • Fecha del crimen: 28 de febrero de 2016
    • Lugar: Thane, Maharashtra, India
    • Estado: Se suicida ahorcándose el mismo día
    +
  • Daisy Louisa De Melker

    • Clasificación: Asesina en serie
    • Características: Parricidio - Intereses económicos
    • Númeero de víctimas: 3
    • Fecha del crimen: 1923 / 1927 / 1932
    • Lugar: Germiston, Gauteng, Sudáfrica
    • Estado: Ejecutada por ahorcamiento en la Prisión Central de Pretoria el 30 de diciembre de 1932
    +
  • James Huberty

    James Huberty
    • Clasificación: Asesino en masa
    • Características: Venganza
    • Númeero de víctimas: 21
    • Fecha del crimen: 18 de julio de 1984
    • Lugar: San Ysidro, Estados Unidos (California)
    • Estado: Muerto el mismo día por un francotirador del equipo SWAT
    +

Las víctimas de Juana Barraza (II)

 

Juana Barraza Samperio. Escenario del crimen: Celia Villaliz Morales.

Escenario del crimen: Celia Villaliz Morales.

 

Celia Villaliz Morales, de 78 años, conoció a Juana Barraza Samperio en la calle. «La Mataviejitas» le ofreció tramitarle una tarjeta de descuento y Celia Villaliz la invitó a entrar en su domicilio. Una vez en el interior de la vivienda, Juana Barraza golpeó con fiereza el rostro de la anciana y la estranguló con un cordón eléctrico.

Celia Villaliz Morales, de 78 años, conoció a Juana Barraza Samperio en la calle. «La Mataviejitas» le ofreció tramitarle una tarjeta de descuento y Celia Villaliz la invitó a entrar en su domicilio. Una vez en el interior de la vivienda, Juana Barraza golpeó con fiereza el rostro de la anciana y la estranguló con un cordón eléctrico.

 

Juana Barraza Samperio. Fotografía de autopsia de Delfina González Castillo.

Fotografía de autopsia de Delfina González Castillo.

 

Juana Barraza Samperio. Delfina González Castillo, de 92 años, fue golpeada y estrangulada. La policía descubrió que la anciana tenía enfrentamientos con su hijo, por lo que al principio los investigadores lo consideraron sospechoso. Sin embargo, el descubrimiento de los demás cadáveres permitió que la verdad saliera a la luz.

Delfina González Castillo, de 92 años, fue golpeada y estrangulada. La policía descubrió que la anciana tenía enfrentamientos con su hijo, por lo que al principio los investigadores lo consideraron sospechoso. Sin embargo, el descubrimiento de los demás cadáveres permitió que la verdad saliera a la luz.

 

Juana Barraza Samperio. Escenario del crimen: Dolores Concepción Silva Calva.

Escenario del crimen: Dolores Concepción Silva Calva.

 

Dolores Concepción Silva Calva, de 91 años, también cayó en la trampa de Juana Barraza Samperio. La asesina le refirió la historia de la ayuda económica y consiguió entrar en el domicilio de la señora. Una vez dentro, «La Mataviejitas» le rodeó el cuello con una mascada blanca de lunares rojos y la estranguló.

Dolores Concepción Silva Calva, de 91 años, también cayó en la trampa de Juana Barraza Samperio. La asesina le refirió la historia de la ayuda económica y consiguió entrar en el domicilio de la señora. Una vez dentro, «La Mataviejitas» le rodeó el cuello con una mascada blanca de lunares rojos y la estranguló.

 

Juana Barraza Samperio. Escenario del crimen: Emma Armenta Aguayo.

Escenario del crimen: Emma Armenta Aguayo.

 

Emma Armenta Aguayo, de 80 años, fue asesinada con el cordón de una bata de baño. Después, «La Mataviejitas» echó el cadáver hacia un lado de la cama, con las piernas torcidas, y revolvió el dormitorio de la señora en busca de joyas y dinero. En esta ocasión, Juana Barraza Samperio dejó sus huellas en un frasco de loción y en un envase de plástico.

Emma Armenta Aguayo, de 80 años, fue asesinada con el cordón de una bata de baño. Después, «La Mataviejitas» echó el cadáver hacia un lado de la cama, con las piernas torcidas, y revolvió el dormitorio de la señora en busca de joyas y dinero. En esta ocasión, Juana Barraza Samperio dejó sus huellas en un frasco de loción y en un envase de plástico.

 

Juana Barraza Samperio. Escenario del crimen: Emma Reyes Pena. En el transcurso de las actividades criminales de «La Mataviejitas», las autoridades policíacas fueron duramente criticadas por los medios de comunicación puesto que, todavía a finales del 2005, asumían un «sensacionalismo mediático» respecto a un asesino en serie. Asimismo, se criticó el hecho de que el asesino era buscado, tal vez inútilmente, entre las prostitutas y/o travestis de la Ciudad de México.

Escenario del crimen: Emma Reyes Pena. En el transcurso de las actividades criminales de «La Mataviejitas», las autoridades policíacas fueron duramente criticadas por los medios de comunicación puesto que, todavía a finales del 2005, asumían un «sensacionalismo mediático» respecto a un asesino en serie. Asimismo, se criticó el hecho de que el asesino era buscado, tal vez inútilmente, entre las prostitutas y/o travestis de la Ciudad de México.

 

Emma Reyes Pena, de 78 años, fue estrangulada y su cadáver fue abandonado en el suelo, a los pies de la cama. Juana Barraza Samperio logró entrar en el domicilio de la anciana tras emplear el truco de las tarjetas de descuento gubernamentales.

Emma Reyes Pena, de 78 años, fue estrangulada y su cadáver fue abandonado en el suelo, a los pies de la cama. Juana Barraza Samperio logró entrar en el domicilio de la anciana tras emplear el truco de las tarjetas de descuento gubernamentales.

 

Juana Barraza Samperio. Escenario del crimen: Esthela Cantoral Trejo.

Escenario del crimen: Esthela Cantoral Trejo.

 

Esthela Cantoral Trejo, de 85 años, era una mujer sociable. Por eso, cuando Juana Barraza Samperio se presentó en su domicilio, la anciana le invitó a un café. Unos instantes después, el cuello de la señora estaba rodeado por un estetoscopio y la sangre brotaba de sus oídos.

Esthela Cantoral Trejo, de 85 años, era una mujer sociable. Por eso, cuando Juana Barraza Samperio se presentó en su domicilio, la anciana le invitó a un café. Unos instantes después, el cuello de la señora estaba rodeado por un estetoscopio y la sangre brotaba de sus oídos.

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies