• El caso Madeleine McCann

    Madeleine McCann
    • Clasificación: Desaparición
    • Características: Una niña de 3 años desaparece de un complejo turístico del Algarve mientras sus padres cenaban fuera con unos amigos
    • Númeero de víctimas: 1
    • Fecha del crimen: 3 de mayo de 2007
    • Lugar: Praia da Luz, Portugal
    • Estado: Es un caso cerrado, sin sospechosos ni culpables y sin rastro de la pequeña
    +
  • Joseph Vacher

    Joseph Vacher
    • Clasificación: Asesino en serie
    • Características: Violador - Necrofilia - Evisceración - Mutilación
    • Númeero de víctimas: 11
    • Fecha del crimen: 1894 - 1897
    • Lugar: Varios lugares, Francia
    • Estado: Ejecutado en la guillotina el 31 de diciembre de 1898
    +
  • John Jairo Moreno Torres

    John Jairo Moreno Torres
    • Clasificación: Asesino en serie
    • Númeero de víctimas: 4 +
    • Fecha del crimen: 1997 - 1998
    • Lugar: Bogotá, Colombia
    • Estado: Fue asesinado en prisión el 11 de junio de 1998
    +
Juan Roa Sierra era hijo de Juan Roa, cantero o picapedrero y de Encarnación Sierra, sirvienta doméstica. Era el menor de seis hermanos y la familia, habitante del barrio Ricaurte, tuvo que soportar pobreza extrema. El padre murió de tuberculosis.

Juan Roa Sierra era hijo de Juan Roa, cantero o picapedrero y de Encarnación Sierra, sirvienta doméstica. Era el menor de seis hermanos y la familia, habitante del barrio Ricaurte, tuvo que soportar pobreza extrema. El padre murió de tuberculosis.

 

A comienzos de la década de 1940, Juan Roa Sierra manifestó simpatías por el Partido Comunista, pero pronto se le cerraron las puertas allí: sus ideas y comentarios eran provocadores y generaban desconfianza. Se acercó entonces al liberalismo, cuyas sedes y locales visitó asiduamente hasta 1947. Allí también produjo sospechas entre quienes lo trataron. Después de las elecciones de marzo de 1947, dejó de ir a las reuniones liberales y se dedicó a las lecturas de la secta Rosacruz. Comenzó a «ver visiones». Decía que «oía voces» que le daban instrucciones.

A comienzos de la década de 1940, Juan Roa Sierra manifestó simpatías por el Partido Comunista, pero pronto se le cerraron las puertas allí: sus ideas y comentarios eran provocadores y generaban desconfianza. Se acercó entonces al liberalismo, cuyas sedes y locales visitó asiduamente hasta 1947. Allí también produjo sospechas entre quienes lo trataron. Después de las elecciones de marzo de 1947, dejó de ir a las reuniones liberales y se dedicó a las lecturas de la secta Rosacruz. Comenzó a «ver visiones». Decía que «oía voces» que le daban instrucciones.

 

Cédula de identidad de Juan Roa Sierra.

Cédula de identidad de Juan Roa Sierra.

 

Juan Roa Sierra. Fotografía del asesinato del político Jorge Eliécer Gaitán.

Fotografía del asesinato del político Jorge Eliécer Gaitán.

 

Dos balas certeras en la cabeza y dos en el cuerpo cegaron la vida de Gaitán justo a la salida del edificio Agustín Nieto donde tenía su despacho, en el costado occidental de la Carrera 7 entre la Calle 14 y la Avenida Jiménez, a la una y cinco de la tarde del 9 de abril de 1948. Juan Roa Sierra fue considerado el responsable del magnicidio.

Dos balas certeras en la cabeza y dos en el cuerpo cegaron la vida de Gaitán justo a la salida del edificio Agustín Nieto donde tenía su despacho, en el costado occidental de la Carrera 7 entre la Calle 14 y la Avenida Jiménez, a la una y cinco de la tarde del 9 de abril de 1948. Juan Roa Sierra fue considerado el responsable del magnicidio.

 

Después del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, su asesino, Juan Roa Sierra, fue linchado por la multitud.

Después del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, su asesino, Juan Roa Sierra, fue linchado por la multitud.

 

El cadáver de Juan Roa Sierra después de ser linchado por la multitud.

El cadáver de Juan Roa Sierra después de ser linchado por la multitud.

 

Juan Roa Sierra. La cortina de hierro de la droguería Granada cedió al empuje de los limpiabotas y voceadores de diarios. Pascual del Vechio pidió respetar la vida del asesino para que confesara el origen del atentado, pero no le escucharon. Como un ciclón, la poblada irrumpió en la droguería detrás del hombre acosado y despavorido.

La cortina de hierro de la droguería Granada cedió al empuje de los limpiabotas y voceadores de diarios. Pascual del Vechio pidió respetar la vida del asesino para que confesara el origen del atentado, pero no le escucharon. Como un ciclón, la poblada irrumpió en la droguería detrás del hombre acosado y despavorido.

 

Juan Roa Sierra. Hernando Albarracín, vendedor, quedó atónito, observando la escena del criminal que saltaba por encima del mostrador en su último esfuerzo por salvarse: «El público lo agarró, pero el asesino me agarró a mi de una manga de la blusa y del pantalón y lo sacaron hasta la puerta de la droguería y volvieron a entrarlo, forcejeándolo el público y golpeándolo, cuando vi que le descargaron un golpe en la cabeza y yo lo vi completamente desgonzado y lo sacaron sin ningún esfuerzo».

Hernando Albarracín, vendedor, quedó atónito, observando la escena del criminal que saltaba por encima del mostrador en su último esfuerzo por salvarse: «El público lo agarró, pero el asesino me agarró a mi de una manga de la blusa y del pantalón y lo sacaron hasta la puerta de la droguería y volvieron a entrarlo, forcejeándolo el público y golpeándolo, cuando vi que le descargaron un golpe en la cabeza y yo lo vi completamente desgonzado y lo sacaron sin ningún esfuerzo».

 

Juan Roa Sierra fue linchado por la multitud, arrastrado y abandonado frente al Palacio Presidencial.

Juan Roa Sierra fue linchado por la multitud, arrastrado y abandonado frente al Palacio Presidencial.

 

El arma utilizada por el asesino para terminar con la vida de Jorge Eliécer Gaitán.

El arma utilizada por el asesino para terminar con la vida de Jorge Eliécer Gaitán.

 

 

La víctima de Juan Roa Sierra: Jorge Eliécer Gaitán

 

Juan Roa Sierra. El político liberal Jorge Eliécer Gaitán.

El político liberal Jorge Eliécer Gaitán.

 

El régimen de Mariano Ospina Pérez desató la violencia en todo el país, con masacres y asesinatos de liberales. El 7 de febrero de 1948, Gaitán dirigió la Marcha del Silencio, una protesta pacífica contra la violencia conservadora. El caudillo popular pidió entonces al gobierno una respuesta, ante los ojos del mundo, y la respuesta llegó el 9 de abril, a la una y cuarto de la tarde, ante los ojos del mundo.

El régimen de Mariano Ospina Pérez desató la violencia en todo el país, con masacres y asesinatos de liberales. El 7 de febrero de 1948, Gaitán dirigió la Marcha del Silencio, una protesta pacífica contra la violencia conservadora. El caudillo popular pidió entonces al gobierno una respuesta, ante los ojos del mundo, y la respuesta llegó el 9 de abril, a la una y cuarto de la tarde, ante los ojos del mundo.

 

Juan Roa Sierra. El cuerpo inerme de Jorge Eliécer Gaitán fue sacado en taxi a la entrada de la Clínica Central y llevado directamente a la sala de operaciones, pero la ciencia médica resultó impotente.

El cuerpo inerme de Jorge Eliécer Gaitán fue sacado en taxi a la entrada de la Clínica Central y llevado directamente a la sala de operaciones, pero la ciencia médica resultó impotente.

 

El doctor Pedro Eliseo Cruz no se apartó en ningún momento del moribundo. «Gaitán duró vivo o con signos de vida más o menos un cuarto de hora. Cuando llegó a la Clínica ya estaba prácticamente muerto. No alcanzó a decir nada: no se le hizo la transfusión de sangre ni pudo iniciarse ninguna operación quirúrgica».

El doctor Pedro Eliseo Cruz no se apartó en ningún momento del moribundo. «Gaitán duró vivo o con signos de vida más o menos un cuarto de hora. Cuando llegó a la Clínica ya estaba prácticamente muerto. No alcanzó a decir nada: no se le hizo la transfusión de sangre ni pudo iniciarse ninguna operación quirúrgica».

 


VÍDEO: PELÍCULA «ROA»


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies