• Seung-Hui Cho

    Seung Hui Cho
    • Clasificación: Asesino en masa
    • Características: Tiroteo en universidad - Venganza
    • Númeero de víctimas: 32
    • Fecha del crimen: 16 de abril de 2007
    • Lugar: Blacksburg, Estados Unidos (Virginia)
    • Estado: Se suicidó el mismo día disparándose en la cara
    +
  • Leslie George Stone

    Leslie Stone
    • Clasificación: Asesino
    • Características: Violador
    • Númeero de víctimas: 1
    • Fecha del crimen: 11 de abril de 1937
    • Lugar: Leighton Buzzard, Gran Bretaña
    • Estado: Fue ejecutado en la horca en la prisión de Pentonville el 13 de agosto de 1937
    +
  • Pedro Luis Gallego Fernández

    Pedro Luis Gallego
    • Clasificación: Asesino
    • Características: Violador en serie (18)
    • Númeero de víctimas: 2
    • Fecha del crimen: Ene. / Jul. 1992
    • Lugar: Burgos / Valladolid, España
    • Estado: Condenado a 328 años de prisión por 2 asesinatos y 18 violaciones. Puesto en libertad el 14 de noviembre de 2013
    +

Higinio Sobera antes del asesinato de Armando Lepe

 

Higinio Sobera fue el heredero de una de las grandes fortunas mexicanas a mediados del siglo XX. Sobera estaba acostumbrado al lujo, los excesos y el abuso de su poder, sin tener que rendir cuentas gracias a su pertenencia a la élite económica.

Higinio Sobera fue el heredero de una de las grandes fortunas mexicanas a mediados del siglo XX. Sobera estaba acostumbrado al lujo, los excesos y el abuso de poder, sin tener que rendir cuentas gracias a su pertenencia a la élite económica.

 

Siendo solo un adolescente, s Higinio Sobera le gustaba raparse totalmente la cabeza, de manera obsesiva, ya que creía que los frecuentes dolores de cabeza que sufría se debían al crecimiento del cabello. "El Pelón" Sobera estuvo internado en el Hospital Floresta, donde los médicos le diagnosticaron esquizofrenia.

Siendo solo un adolescente, a Higinio Sobera le gustaba raparse totalmente la cabeza, de manera obsesiva, ya que creía que los frecuentes dolores de cabeza que sufría se debían al crecimiento del cabello. «El Pelón» Sobera estuvo internado en el Hospital Floresta, donde los médicos le diagnosticaron esquizofrenia.

 

A pesar de su enfermedad, Sobera llevaba una vida de placer y lujo. Había heredado un exacerbado apetito sexual de su padre y pasaba las noches recorriendo los cabarets de moda del Distrito Federal buscando prostitutas en su automóvil último modelo.

A pesar de su enfermedad, Sobera llevaba una vida de placer y lujo. Había heredado un exacerbado apetito sexual de su padre y pasaba las noches recorriendo los cabarets de moda del Distrito Federal buscando prostitutas en su automóvil último modelo.

 

Los excesos y abusos del “pelón Sobera” eran tapados por su familia, que los excusaba como una simple excentricidad, muy común en cualquier joven de la alta sociedad. Debido a este constante encubrimiento por parte de su familia es por lo que se cree que su número de víctimas fue mayor de lo que indican las cifras oficiales.

Los excesos y abusos del “pelón Sobera” eran tapados por su familia, que los excusaba como una simple excentricidad, muy común en cualquier joven de la alta sociedad. Debido a este constante encubrimiento por parte de su familia es por lo que se cree que su número de víctimas fue mayor de lo que indican las cifras oficiales.

 

Higinio Sobera

Higinio Sobera

 

Según el testimonio de unas supuestas empleadas domésticas que trabajaron para la familia Sobera de la Flor, habían presenciado hechos que pudieran hacer sospechar la existencia de más asesinatos, como por ejemplo haber visto la ropa sucia de Higinio Sobera manchada de sangre. Aunque estos “testimonios” jamás se pudieron certificar y pasaron a ser parte de las leyendas urbanas que rodean a este personaje.

Según el testimonio de unas supuestas empleadas domésticas que trabajaron para la familia Sobera de la Flor, habían presenciado hechos que pudieran hacer sospechar la existencia de más asesinatos, como por ejemplo haber visto la ropa sucia de Higinio Sobera manchada de sangre. Aunque estos “testimonios” jamás se pudieron certificar y pasaron a ser parte de las leyendas urbanas que rodean a este personaje.

 

A la 1 de la tarde del 11 de marzo de 1952, Sobera daba uno de sus acostumbrados paseos en auto; otro automóvil conducido por el capitán del ejército mexicano Armando Lepe Ruiz, accidentalmente le cerró el paso. "El Pelón" Sobera se sobresaltó y frenó mientras Armando Lepe pasaba. Ambos se insultaron y Soberta, furioso, persiguió a Lepe. Lo alcanzó en la Colonia Roma, se estacionó junto al coche de Lepe, se bajó, sacó su pistola y abrió fuego. Posteriormente se dio a la fuga.

A la 1 de la tarde del 11 de marzo de 1952, Sobera daba uno de sus acostumbrados paseos en auto; otro automóvil conducido por el capitán del ejército mexicano Armando Lepe Ruiz, accidentalmente le cerró el paso. «El Pelón» Sobera se sobresaltó y frenó mientras Armando Lepe pasaba. Ambos se insultaron y Soberta, furioso, persiguió a Lepe. Lo alcanzó en la Colonia Roma, se estacionó junto al coche de Lepe, se bajó, sacó su pistola y abrió fuego. Posteriormente se dio a la fuga.

 

Higinio Sobera volvió a su casa y se encerró en su cuarto. Al día siguiente, lunes 12 de marzo de 1952, asesinó en un taxi a la joven Hortensia López Gómez.

Higinio Sobera volvió a su casa y se encerró en su cuarto. Al día siguiente, lunes 12 de marzo de 1952, asesinó en un taxi a la joven Hortensia López Gómez.

 

 

La detención de Higinio Sobera

 

 El martes 13 de marzo de 1952, Higinio Sobera fue arrestado en el Hotel Montejo por el coronel Silvestre Fernández.

El martes 13 de marzo de 1952, Higinio Sobera fue arrestado en el Hotel Montejo por el coronel Silvestre Fernández. Sobera fue diagnosticado de esquizofrenia y una serie de formas del trastorno de personalidad (poseía marcados rasgos antisociales, limítrofes y narcisistas). Aparentemente, no tuvo control sobre sus actos, pero también era cierto que no mostraba síntoma alguno de arrepentimiento, sino que se mostraba cínico y frío.

 

A pesar de su estado mental fue sentenciado a 40 años de prisión y fue enviado a la máxima penitenciaria del país, en esa época el Palacio de Lecumberri, donde permaneció hasta el cierre de ésta en 1976 (25 años).

A pesar de su estado mental fue sentenciado a 40 años de prisión y fue enviado a la máxima penitenciaria del país, en esa época el Palacio de Lecumberri, donde permaneció hasta el cierre de ésta en 1976 (25 años).

 

A pesar de que la familia de Sobera le proporcionó todos las comodidades en prisión que el dinero podíapagar (como una celda individual), el estado en que Higinio Sobera vivía era deplorable debido a que no recibía tratamiento para su enfermedad.

A pesar de que la familia de Sobera le proporcionó todos las comodidades en prisión que el dinero podíapagar (como una celda individual), el estado en que Higinio Sobera vivía era deplorable debido a que no recibía tratamiento para su enfermedad.

 

"El Pelón" Sobera en prisión.

«El Pelón» Sobera en prisión.

 

En 1976 fue trasladado al Reclusorio Sur de la Ciudad de México, donde permaneció sus últimos 5 años de preso.

En 1976 fue trasladado al Reclusorio Sur de la Ciudad de México, donde permaneció sus últimos 5 años de preso.

 

En 1982, después de 30 años de reclusión, Sobera salió en libertad. Era un senil, lento e inofensivo hombre maduro de 54 años. Sus últimos años de vida los paso en un total ensimismamiento y falleció por causas naturales tres años despues, en 1985.

En 1982, después de 30 años de reclusión, Sobera salió en libertad. Era un senil, lento e inofensivo hombre maduro de 54 años. Sus últimos años de vida los paso en un total ensimismamiento y falleció por causas naturales tres años despues, en 1985.

 


VÍDEO: LA HISTORIA DETRÁS DEL MITO – CRÍMENES LEGENDARIOS (3/8)

VÍDEO: LA HISTORIA DETRÁS DEL MITO – CRÍMENES LEGENDARIOS (4/8)


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies