El «exorcismo» de ALMANSA

El exorcismo de Almansa Nueva búsqueda
  • Mary Frances Creighton

    Mary Frances Creighton
    • Clasificación: Asesina
    • Características: Envenenadora
    • Númeero de víctimas: 1 - 3
    • Fecha del crimen: 1923 / 1935
    • Lugar: Varios lugares, Estados Unidos (Nueva Jersey), Estados Unidos (Nueva York)
    • Estado: Ejecutada en la silla eléctrica el 19 de julio de 1936
    +
  • Manuel Blanco Romasanta

    Manuel Blanco Romasanta
    • Clasificación: Asesino en serie
    • Características: Según confesó, mataba bajo el influjo de una maldición que lo convertía en hombre-lobo
    • Númeero de víctimas: 9 +
    • Fecha del crimen: 1845 - 1852
    • Lugar: Ourense, España
    • Estado: Condenado a pena de muerte el 6 de abril de 1853. Conmutada por cadena perpetua el 13 de mayo de 1854. Murió el 14 de diciembre de 1863 en la fortaleza del Monte Hacho de Ceuta
    +
  • Diego Santoy Riveroll

    Diego Santoy
    • Clasificación: Asesino
    • Características: Intentó asesinar a su exnovia y mató a dos hermanos de ella
    • Númeero de víctimas: 2
    • Fecha del crimen: 2 de marzo de 2006
    • Lugar: Monterrey, Nuevo León, México
    • Estado: Condenado a 138 años y 6 meses de prisión el 11 de octubre de 2010. Sentencia reducida en apelación a 71 años de prisión el 4 de julio de 2012
    +

El «exorcismo» de Almansa: otros protagonistas

 

El exorcismo de Almansa: Ana María Gonzálvez.

Ana María Gonzálvez, hermana de Rosa, la curandera, se recupera de las heridas en los ojos en el Hospital General de Albacete. El martes 18 de septiembre de 1990, a las cuatro de la mañana, el marido de su hermana Rosa fue a buscarla a su casa. Ambos estuvieron en casa de Rosa hasta el amanecer, ante la puerta cerrada de la habitación, sin poder pasar y escuchando los gritos de la niña diciendo que la estaban matando. Finalmente, la dejaron pasar, pero la acusaron de estar embrujada y de ser la causante del desfallecimiento de la pequeña Rosa. Comenzaron a golpearla y, en su delirio, creyeron que si le arrancaban los ojos podrían reanimar a la niña.

 

El exorcismo de Almansa: Martín Toledo.

Martín Toledo, marmolista de 28 años en 1990 y esposo de María Ángeles Rodríguez. Según ha declarado: «A mi mujer la inició Rosa Gonzálvez Fito en la cosa de la curandería hace cuatro meses. Yo le decía: “No me gusta Rosa, no me gusta Rosa”. Llevo casado con ella siete años y en los últimos cuatro días me temía que algo estaban preparando».

 

El exorcismo de Almansa: Martín Toledo.

Martín Toledo, esposo de María Ángeles Rodríguez. El domingo 16 de septiembre de 1990, María de los Ángeles abandonó su domicilio llevándose a sus hijos; su marido decidió algo después ir a buscarla a la casa de Rosa y tras una discusión con ella, consiguió llevarse consigo a los niños, de cinco y seis años de edad. Martín Toledo, sospechando que algo extraño ocurría allí, regresó a la casa y consiguió llevarse a su mujer. Sin embargo, al día siguiente, aprovechando que Martín había ido a trabajar, Ángeles volvió al domicilio de Rosa, donde se reunió con esta, su hermana Ana María y con su propia hermana, Mercedes Rodríguez.

 

El exorcismo de Almansa: Los hijos de Martín Toledo y María Ángeles Rodríguez: Mercedes Toledo y Daniel Toledo.

Los hijos de Martín Toledo y María Ángeles Rodríguez: Mercedes Toledo y Daniel Toledo, de cinco y seis años de edad. El domingo 16 de septiembre de 1990 fueron con su madre a casa de Rosa la vidente, pues esta afirmaba que María Ángeles Rodríguez y sus hijos estaban poseídos por el espíritu de Martín Toledo y que eso les hacía daño. Rosa intentó «exorcizarlos» metiéndoles los dedos en la boca, produciéndoles grandes arcadas para que «echaran el pato que tenían dentro».

 

El exorcismo de Almansa: Rosa Gonzálvez y su esposo, Jesús Fernández Pina y Rosi.

Una fotografía familiar de días felices: Rosa Gonzálvez y su esposo, Jesús Fernández Pina, que sostiene en sus brazos a la pequeña Rosa Fernández, Rosi.

 

El exorcismo de Almansa: Jesús Fernández.

Jesús Fernández (derecha), padre de Rosi, abandona la Audiencia Provincial de Albacete acompañado de su hermano. Jesús trabajaba en una fábrica de zapatos, hasta que Rosa Gonsálvez le pidió que lo dejara para atender el negocio domiciliario, dando la vez y haciendo recados.

 

El exorcismo de Almansa: Jesús Fernández.

Jesús Fernández (con traje negro) abandona los juzgados junto a su hermano. Tanto Jesús como Ana María fueron en principio procesados por un presunto delito de comisión por omisión. Posteriormente, fueron exhonerados por auto dictado por la Audiencia Provincial, de fecha diez de mayo de 1991 y pasaron de acusados a testigos.

 

El exorcismo de Almansa: Jesús Fernández.

Jesús Fernández declara como testigo el 22 de enero de 1992. El padre de Rosi era un hombre apocado, dominado por su mujer. Según los hechos probados: «… en la madrugada del día 18, martes, el esposo de Rosa (Jesús) entró en el dormitorio, siendo agredido por María Ángeles y Rosa, obligándole a que limpiara los orines que ellas habían hecho al tiempo que le decían que llevaba dentro el espíritu de Martín; ordenándole que se fuera y que subiera a Rosi (la niña fallecida), y él que se acostara en la cama, cosa que así hizo tras dejar a la niña con las tres procesadas; una vez la niña en la habitación la acostaron en la cama junto a María Mercedes».

 

El exorcismo de Almansa: abuela Josefa.

Josefa, la abuela de Rosi, en una misa por su nieta. Cuando Rosa Gonzálvez practica el «exorcismo» a su hija, esta gritaba que la estaban matando y pedía el auxilio de su abuela.

 

El exorcismo de Almansa: el padre Félix.

El padre Félix, párroco de la iglesia de San Isidoro, donde se celebraron los funerales de Rosi.

 


ABC: ENTREVISTA A JUAN IGNACIO BLANCO


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies