El caso de Sir Harry OAKES

Sir Harry Oakes Nueva búsqueda
  • El caso de la mano cortada

    El caso de la mano cortada
    • Clasificación: Profanación de cadáver
    • Características: Margarita Ruiz de Lihory, que usaba los títulos de Marquesa de Villasante y Baronesa de Alcahalí, mutiló el cadáver de su hija. Le amputó la mano derecha, le sacó los dos ojos y le cortó la punta de la lengua
    • Númeero de víctimas: 1
    • Fecha del crimen: 19 de enero de 1954
    • Lugar: Madrid, España
    • Estado: La Audiencia de Madrid condenó el 15 de mayo de 1964 a Margarita Ruíz de Lihory a 6 meses de arresto mayor y 5.000 pesetas de multa, y a su amante José María Bassols, a 3 meses de arresto mayor y 2.000 pesetas de multa, como autores de un delito de profanación de cadáveres y otro contra la salud pública, con la agravante de parentesco respecto a la procesada
    +
  • Mark Barton

    Mark Orrin Barton
    • Clasificación: Asesino en masa
    • Características: Parricidio - Negocios
    • Númeero de víctimas: 12
    • Fecha del crimen: 27 - 29 de julio de 1999
    • Lugar: Fulton, Estados Unidos (Georgia)
    • Estado: Se suicidó con un arma de fuego el 29 de julio de 1999
    +
  • Rudolf Pleil

    Rudolf Pleil
    • Clasificación: Asesino en serie
    • Características: Violador - Robos
    • Númeero de víctimas: 10 - 25
    • Fecha del crimen: 1946 - 1947
    • Lugar: Varios lugares, Alemania
    • Estado: Condenado a cadena perpetua en 1950. Se suicida ahorcándose en prisión el 18 de febrero de 1958
    +
El caso de Sir Harry Oakes. El millonario y filántropo norteamericano Sir Harry Oakes.

El millonario y filántropo norteamericano Sir Harry Oakes.

 

El caso de Sir Harry Oakes. Sir Harry Oakes posa con un periódico bajo el brazo mientras sostiene sus gafas entre las manos en una fotografía tomada a principios de 1940. En julio de 1943, Oakes fue asesinado en su casa de Nassau, un crimen que sigue sin resolverse.

Sir Harry Oakes posa con un periódico bajo el brazo mientras sostiene sus gafas entre las manos en una fotografía tomada a principios de 1940. En julio de 1943, Oakes fue asesinado en su casa de Nassau, un crimen que sigue sin resolverse.

 

El caso de Sir Harry Oakes. Sir Harry Oakes con su esposa, la señora Eunice McIntyre, en una fotografía tomada alrededor de 1940.

Sir Harry Oakes con su esposa, la señora Eunice McIntyre, en una fotografía tomada alrededor de 1940.

 

El caso de Sir Harry Oakes. Sir Harry Oakes con su hija Nancy, en Florida, alrededor de 1940.

Sir Harry Oakes con su hija Nancy, en Florida, alrededor de 1940.

 

El caso de Sir Harry Oakes. La vida de Sir Harry Oakes siempre estuvo dominada por una única pasión, el oro. En este sentido, se cumplieron todos sus sueños.

La vida de Sir Harry Oakes siempre estuvo dominada por una única pasión, el oro. En este sentido, se cumplieron todos sus sueños.

 

El caso de Sir Harry Oakes. Tras dedicar casi veinte años a la búsqueda de oro por diversos países, finalmente encontró su premio en un yacimiento de Canadá. En las orillas del lago Kirkland, Oakes encontró oro. Casi de la noche a la mañana se vio transformado de un vagabundo en un hombre que valía más de trescientos mil dólares. Entonces vendió sus derechos sobre la mina y se embolsó el dinero. Fotografía tomada en 1941.

Tras dedicar casi veinte años a la búsqueda de oro por diversos países, finalmente encontró su premio en un yacimiento de Canadá. En las orillas del lago Kirkland, Oakes encontró oro. Casi de la noche a la mañana se vio transformado de un vagabundo en un hombre que valía más de trescientos mil dólares. Entonces vendió sus derechos sobre la mina y se embolsó el dinero. Fotografía tomada en 1941.

 

El caso de Sir Harry Oakes. A Harry le gustaba ser el ciudadano canadiense más rico, pero no pagar los impuestos. Esto le deprimía tanto que enfermó, y estando convaleciente en Palm Beach, un promotor, Harold Christie, le convenció de que vendiera su casa y se instalara en las Bahamas, donde no tendría que pagar impuestos.

A Harry le gustaba ser el ciudadano canadiense más rico, pero no pagar los impuestos. Esto le deprimía tanto que enfermó, y estando convaleciente en Palm Beach, un promotor, Harold Christie, le convenció de que vendiera su casa y se instalara en las Bahamas, donde no tendría que pagar impuestos.

 

El caso de Sir Harry Oakes. Los años de privaciones habían terminado y el buscador de oro que finalmente consiguió triunfar se convirtió en un Jekyll y Hyde, siendo generoso con su familia y con los amigos que le habían ayudado, pero cruelmente vengativo con aquellos que se cruzaron en el camino. Fotografía tomada alrededor de 1940.

Los años de privaciones habían terminado y el buscador de oro que finalmente consiguió triunfar se convirtió en un Jekyll y Hyde, siendo generoso con su familia y con los amigos que le habían ayudado, pero cruelmente vengativo con aquellos que se cruzaron en el camino. Fotografía tomada alrededor de 1940.

 

El caso de Sir Harry Oakes. Anteriormente, la vivienda había pertenecido a la célebre artista americana Maxine Elliott. Tenía veintidós dormitorios.

La mansión de dos pisos de Sir Harry Oakes en Westbourne, Nassau (Bahamas). Anteriormente, la vivienda había pertenecido a la célebre artista americana Maxine Elliott. Tenía veintidós dormitorios.

 

El caso de Sir Harry Oakes. Sir Harry Oakes alrededor de 1940. Según se cuenta, el protagonista del drama que tuvo en vilo a Nassau y acaparó la atención de los lectores de periódicos de todo el mundo, era un hombre de temperamento belicoso que tenía más enemigos por pie cuadrado del territorio de las Bahamas que ningún otro habitante de las islas.

Sir Harry Oakes alrededor de 1940. Según se cuenta, el protagonista del drama que tuvo en vilo a Nassau y acaparó la atención de los lectores de periódicos de todo el mundo, era un hombre de temperamento belicoso que tenía más enemigos por pie cuadrado del territorio de las Bahamas que ningún otro habitante de las islas.

 

El caso de Sir Harry Oakes. En el dormitorio donde habían cometido el crimen había un biombo plegable de cinco paneles que sir Harry utilizaba frecuentemente para protegerse de las corrientes de aire. La noche en que le asesinaron le había dado el mismo empleo. El biombo, hecho de papel con un dibujo de flores, aparecía manchado por el humo del fuego que hubo en el cuarto. Al parecer, también contenía la huella digital del sospechoso.

En el dormitorio donde habían cometido el crimen había un biombo plegable de cinco paneles que sir Harry utilizaba frecuentemente para protegerse de las corrientes de aire. La noche en que le asesinaron le había dado el mismo empleo. El biombo, hecho de papel con un dibujo de flores, aparecía manchado por el humo del fuego que hubo en el cuarto. Al parecer, también contenía la huella digital del sospechoso.

 

El caso de Sir Harry Oakes. Escenario del crimen: la cama donde fue encontrado el cadáver de Sir Harry Oakes. La noche que se cometió el asesinato, en la casa no había ningún criado. La única otra persona que se encontraba en ella era uno de los más íntimos amigos de sir Harry, Harold Christie, una de las autoridades supremas de Nassau y uno de los ciudadanos más ricos y conocidos de la isla.

Escenario del crimen: la cama donde fue encontrado el cadáver de Sir Harry Oakes. La noche que se cometió el asesinato, en la casa no había ningún criado. La única otra persona que se encontraba en ella era uno de los más íntimos amigos de sir Harry, Harold Christie, una de las autoridades supremas de Nassau y uno de los ciudadanos más ricos y conocidos de la isla.

 

El caso de Sir Harry Oakes. Sir Harry estaba tendido cara al cielo sobre la cama. Detrás de la oreja izquierda presentaba cuatro heridas de forma triangular y de media pulgada por su parte más ancha. Todas las heridas tenían más de un cuarto de pulgada de profundidad. El cuerpo había sufrido los efectos de una llama intensa, especialmente alrededor de los ojos y en la región genital. El asesino o asesinos colocaron un ventilador a los pies de la cama probablemente con la intención de expandir las llamas. Finalmente rasgaron la almohada y esparcieron las plumas sobre el cadáver.

Sir Harry estaba tendido cara al cielo sobre la cama. Detrás de la oreja izquierda presentaba cuatro heridas de forma triangular y de media pulgada por su parte más ancha. Todas las heridas tenían más de un cuarto de pulgada de profundidad. El cuerpo había sufrido los efectos de una llama intensa, especialmente alrededor de los ojos y en la región genital. El asesino o asesinos colocaron un ventilador a los pies de la cama probablemente con la intención de expandir las llamas. Finalmente rasgaron la almohada y esparcieron las plumas sobre el cadáver.

Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies