• Juan Carmelo Santana Álamo

    Juan Carmelo Santana
    • Clasificación: Asesino
    • Características: Mató a martillazos a sus caseros británicos «sin motivo»
    • Númeero de víctimas: 2
    • Fecha del crimen: 11 de julio de 2006
    • Lugar: Fuerteventura, Las Palmas, España
    • Estado: Condenado a 39 años de prisión el 12 de abril de 2009
    +
  • El caso Mónica Juan Roig

    • Clasificación: Crimen sin resolver
    • Características: El cadáver apareció en una posición que indicaba respeto. Como si el asesino no hubiera querido dejarlo de cualquier modo
    • Númeero de víctimas: 1
    • Fecha del crimen: 9 de diciembre de 1995
    • Lugar: Ibiza, España
    • Estado: El crimen, considerado por la Justicia como homicidio y no como asesinato, prescribió en diciembre de 2010 al haber transcurrido 15 años desde su comisión
    +
  • El caso Marta del Castillo

    • Clasificación: Asesinato
    • Características: El cuerpo de la víctima continúa en paradero desconocido
    • Númeero de víctimas: 1
    • Fecha del crimen: 24 de enero de 2009
    • Lugar: Sevilla, España
    • Estado: La Audiencia de Sevilla condenó en 2012 a Miguel Carcaño Delgado, exnovio de Marta, a 20 años de prisión por asesinato, y absolvió a Samuel Benítez Pérez, Francisco Javier Delgado Moreno y María García Mendaro. Posteriormente, el 6 de febrero de 2013, el Tribunal Supremo aumentó la condena de Carcaño un año y tres meses al considerarle responsable de un delito contra la integridad moral. Francisco Javier García Marín, que tenía 15 años en el momento del crimen, fue condenado a 3 años de internamiento en un centro de menores por encubrimiento el 24 de marzo de 2011
    +

Ed Gein: el juicio

 

Ed Gein

Ed Gein

 

Edward Gein obtiene asesoramiento de su abogado, William Belter, durante su comparecencia por asesinato, evisceración y ocultación de restos humanos en su casa (Fotografía de Francis Miller/Time Life Pictures/Getty Images).

Edward Gein obtiene asesoramiento de su abogado, William Belter, durante su comparecencia por asesinato, evisceración y ocultación de restos humanos en su casa (Fotografía de Francis Miller/Time Life Pictures/Getty Images).

 

Edward Gein, esposado, durante su comparecencia en el juzgado.

Edward Gein, esposado, durante su comparecencia en el juzgado.

 

Ed Gein y el sheriff Art Schely (derecha).

Edward Gein y el sheriff Art Schely (derecha).

 

Ed Gein

Ed Gein

 

Ed Gein en el laboratorio criminal del Estado de Wisconsin.

Edward Gein en el laboratorio criminal del Estado de Wisconsin.

 

Ed Gein fue confinado en un hospital mental. En su nuevo «hogar», Gein mejoró y fue un prisionero modelo. Se llevaba bien con sus guardianes y, a diferencia de los otros internos, nunca necesitó sedantes. También demostró tener gran habilidad en los trabajos de artesanía de la prisión, y con el pequeño salario que tenía se compró una radio de onda corta, convirtiéndose en una especie de «radioaficionado».

Edward Gein fue confinado en un hospital mental. En su nuevo «hogar», Gein mejoró y fue un prisionero modelo. Se llevaba bien con sus guardianes y, a diferencia de los otros internos, nunca necesitó sedantes. También demostró tener gran habilidad en los trabajos de artesanía de la prisión, y con el pequeño salario que tenía se compró una radio de onda corta, convirtiéndose en una especie de «radioaficionado».

 

Ed Gein rodeado por los profesionales de la prensa.

Ed Gein rodeado por los profesionales de la prensa.

 

 

La casa de Ed Gein

 

La casa de Ed Gein, en Plainfield (Wisconsin). Gein residió aquí desde que tenía siete años, una granja a tres kilómetros de Plainfield. Era una casa de madera, de dos pisos, en forma de L y rodeada de bosques, campos y pantanos.

La casa de Ed Gein, en Plainfield (Wisconsin). Gein residió aquí desde que tenía siete años, una granja a tres kilómetros de Plainfield. Era una casa de madera, de dos pisos, en forma de L y rodeada de bosques, campos y pantanos.

 

Un agente de policía vigila la casa de Edward Gein, el lugar donde el «carnicero» cometió sus crímenes.

 

Unos curiosos observan por una de las ventanas de la casa de Edward Gein. Dentro se encontraba el horror.

 

Vista de la casa de Ed Gein. Entre los niños de Plainfield circulaban rumores que decían que la granja estaba encantada. Dichos rumores fueron originados por el primo de Ed, , Bob Hill, quien decía que en una ocasión Ed le había enseñado tres cabezas reducidas. Gein le dijo que se las había enviado un amigo destinado en Filipinas durante la Segunda Guerra Mundial.

Vista de la casa de Ed Gein. Entre los niños de Plainfield circulaban rumores que decían que la granja estaba encantada. Dichos rumores fueron originados por el primo de Ed, , Bob Hill, quien decía que en una ocasión Ed le había enseñado tres cabezas reducidas. Gein le dijo que se las había enviado un amigo destinado en Filipinas durante la Segunda Guerra Mundial.

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies