• La desaparición de Aurora Mancebo

    • Clasificación: Crimen sin resolver
    • Características: Desaparición forzada - La víctima fue vista por última vez en compañía de Edgar Mauriz Granell, un joven de 18 años que había estado en tratamiento psicológico por abuso de drogas. Doce días después, un vecino encontró la ropa de Aurora en un descampado. También apareció una Biblia que la joven había pedido prestada a sus padres días antes
    • Númeero de víctimas: 1
    • Fecha del crimen: 27 de febrero de 2004
    • Lugar: Tarragona, España
    • Estado: Edgar Mauriz fue detenido en abril de 2005 y acusado de homicidio. El arresto fue posible tras la declaración del otro imputado, Juan José Rico Castaño, quien manifestó que Edgar le había contado que Aurora murió de repente y la había enterrado en una finca de El Morell. El sospechoso principal estuvo en prisión preventiva hasta el 2 de julio de 2005
    +
  • Manuel Blanco Romasanta

    Manuel Blanco Romasanta
    • Clasificación: Asesino en serie
    • Características: Según confesó, mataba bajo el influjo de una maldición que lo convertía en hombre-lobo
    • Númeero de víctimas: 9 +
    • Fecha del crimen: 1845 - 1852
    • Lugar: Ourense, España
    • Estado: Condenado a pena de muerte el 6 de abril de 1853. Conmutada por cadena perpetua el 13 de mayo de 1854. Murió el 14 de diciembre de 1863 en la fortaleza del Monte Hacho de Ceuta
    +
  • El caso Visser

    • Clasificación: Asesinato
    • Características: Intereses económicos
    • Númeero de víctimas: 2
    • Fecha del crimen: 13 de mayo de 2013
    • Lugar: Molina de Segura, Región de Murcia, España
    • Estado: La Audiencia Provincial de Murcia condenó en 2016 a Juan Cuenca y a Valentin Ion a 34 años de prisión, cada uno, como autores de dos delitos de asesinato, y sentenció a Constantin Stan a 5 meses de cárcel por encubrimiento. Posteriormente, el 16 de marzo de 2017, la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia aumentó de 17 a 20 años y un día la pena impuesta, por cada asesinato, a Cuenca e Ion, y elevó la condena de Stan a 6 meses y un día por encubrimiento
    +

Charles Manson (VI)

 

“Helter Skelter” era el holocausto por venir, y el Álbum Blanco de los Beatles, un mensaje cifrado dirigido exclusivamente a Charles Manson por un grupo al que considera un cuarteto de ángeles que Dios enviaba para comunicarle sus designios: los Cuatro Jinetes del Apocalipsis. Las canciones del Álbum Blanco, declaró Manson, estaban escritas en código y eran claves ocultas para que solamente él las comprendiese.

“Helter Skelter” era el holocausto por venir, y el Álbum Blanco de los Beatles, un mensaje cifrado dirigido exclusivamente a Charles Manson por un grupo al que considera un cuarteto de ángeles que Dios enviaba para comunicarle sus designios: los Cuatro Jinetes del Apocalipsis. Las canciones del Álbum Blanco, declaró Manson, estaban escritas en código y eran claves ocultas para que solamente él las comprendiese.

 

Charles Manson tomaba el tema “Revolution 9” como un mensaje, el primero de muchos. En la canción, podía escucharse a John y Yoko decir "right" (“correcto”), pero Manson lo interpretó como "rise" (“levantarse”). También lo interpretó como “Revelación 9”; esto es, el noveno capítulo del Apocalipsis bíblico. Otras canciones del disco detonaron en su mente: “Piggies”, de George Harrison, era para él una burla a la clase política y empresarial, así como la incitación a degollarlos y destazarlos como cerdos; “Sexy Sadie” se convertiría en una suerte de himno para una de sus amantes, la joven Susan Atkins, más conocida como “Sadie Mae”. “Blackbird” era una incitación al levantamiento de los negros y una consigna para los Black Panthers; “Happiness is a warm gun”, una exhortación a la masacre y el acribillamiento, el homicidio y la revolución; y “Helter Skelter”, la metáfora del derrumbe de la sociedad tras el cual surgiría un nuevo orden donde Manson sería Rey del Mundo.

Charles Manson tomaba el tema “Revolution 9” como un mensaje, el primero de muchos. En la canción, podía escucharse a John y Yoko decir «right» (“correcto”), pero Manson lo interpretó como «rise» (“levantarse”). También lo interpretó como “Revelación 9”; esto es, el noveno capítulo del Apocalipsis bíblico. Otras canciones del disco detonaron en su mente: “Piggies”, de George Harrison, era para él una burla a la clase política y empresarial, así como la incitación a degollarlos y destazarlos como cerdos; “Sexy Sadie” se convertiría en una suerte de himno para una de sus amantes, la joven Susan Atkins, más conocida como “Sadie Mae”. “Blackbird” era una incitación al levantamiento de los negros y una consigna para los Black Panthers; “Happiness is a warm gun”, una exhortación a la masacre y el acribillamiento, el homicidio y la revolución; y “Helter Skelter”, la metáfora del derrumbe de la sociedad tras el cual surgiría un nuevo orden donde Manson sería Rey del Mundo.

 

A principios de enero de 1969, la familia escapó del desierto frío y se mudó a una casa en Canoga Park, en Los Ángeles, desde la cual pretendían monitorear el aumento de las tensiones entre blancos y negros, de cara a la guerra racial que según Charles Manson se avecinaba. El gurú hippie llamó “El Submarino Amarillo” a ese nuevo centro de operaciones en honor a la canción de The Beatles, dado que las paredes de la vivienda estaban pintadas de color amarillo canario. Este lugar permitiría que el grupo se mantuviera "sumergido debajo de la conciencia del mundo exterior".

A principios de enero de 1969, la familia escapó del desierto frío y se mudó a una casa en Canoga Park, en Los Ángeles, desde la cual pretendían monitorear el aumento de las tensiones entre blancos y negros, de cara a la guerra racial que según Charles Manson se avecinaba. El gurú hippie llamó “El Submarino Amarillo” a ese nuevo centro de operaciones en honor a la canción de The Beatles, dado que las paredes de la vivienda estaban pintadas de color amarillo canario. Este lugar permitiría que el grupo se mantuviera «sumergido debajo de la conciencia del mundo exterior».

 

A principios de 1969, Manson y sus seguidoras intentaron contactar con los Beatles por carta, telegrama y teléfono; querían decirle a los miembros del grupo musical que debían viajar a través del Atlántico, para unirse a “La Familia” en el Rancho Barker, en pleno Valle de la muerte, y esperar allí la guerra racial. Pero los Beatles jamás pudieron ser contactados.

A principios de 1969, Manson y sus seguidoras intentaron contactar con los Beatles por carta, telegrama y teléfono; querían decirle a los miembros del grupo musical que debían viajar a través del Atlántico, para unirse a “La Familia” en el Rancho Barker, en pleno Valle de la muerte, y esperar allí la guerra racial. Pero los Beatles jamás pudieron ser contactados.

 

En febrero, la visión de Manson era delirante. Su estado mental había ido en descomposición y estaba seguro de que “La Familia” podría crear un álbum cuyas canciones, tan sutiles como las de los Beatles, desencadenarían el caos predicho. En aquella casa de Canoga Park, los miembros del grupo estudiaban minuciosamente varios mapas para escaparse al desierto cuando estallase la revuelta. También trabajaban en las canciones para el álbum que según ellos, cambiaría el mundo.

En febrero, la visión de Manson era delirante. Su estado mental había ido en descomposición y estaba seguro de que “La Familia” podría crear un álbum cuyas canciones, tan sutiles como las de los Beatles, desencadenarían el caos predicho. En aquella casa de Canoga Park, los miembros del grupo estudiaban minuciosamente varios mapas para escaparse al desierto cuando estallase la revuelta. También trabajaban en las canciones para el álbum que según ellos, cambiaría el mundo.

 

Charles Manson había contactado a Terry Melcher, un productor discográfico, invitándolo a asistir al “Submarino Amarillo” para escuchar las canciones de Manson y “La Familia” y poder así grabar el anhelado disco. Cuando las “Chicas Manson” se enteraron de que Terry Melcher asistiría a la casa para escuchar el material, limpiaron todo el lugar y prepararon una opípara comida que incluía verduras, lasagna, ensalada, pan francés, galletas recién horneadas y mucha marihuana.

Charles Manson había contactado a Terry Melcher, un productor discográfico, invitándolo a asistir al “Submarino Amarillo” para escuchar las canciones de Manson y “La Familia” y poder así grabar el anhelado disco. Cuando las “Chicas Manson” se enteraron de que Terry Melcher asistiría a la casa para escuchar el material, limpiaron todo el lugar y prepararon una opípara comida que incluía verduras, lasagna, ensalada, pan francés, galletas recién horneadas y mucha marihuana.

 

Charles Manson

Pero Melcher nunca llegó. Aquello enfureció a Charles Manson, quien se sintió burlado. Melcher no solamente no compartía su visión, sino que encima ni siquiera se dignaba escuchar sus canciones y las de sus seguidores. Era una ofensa, una burla para aquel hombre que había vivido resentido la mayor parte de su existencia. Decidió ir a buscar a Melcher para recriminarle su actitud.

 

Charles Manson

Charles Manson sabía que Melcher tenía su residencia en el número 10050 de Cielo Drive. De lo que no estaba enterado, era que el productor ya no vivía allí. La casa era propiedad de Rudi Altobelli y Melcher ya no era el arrendatario. A partir de febrero de 1969, los inquilinos eran la actriz Sharon Tate y su esposo, el famoso director de cine Roman Polanski, quienes se habían casado en febrero.

 

Charles Manson

El 23 de marzo de 1969, Charles Manson, sin invitación, entró en la mansión que había conocido como la residencia de Melcher. Fue recibido por Shahrokh Hatami, un fotógrafo y amigo de la actriz Sharon Tate. Hatami estaba allí para fotografiar a la actriz antes de su partida para Roma al día siguiente.

 

Charles Manson

Después de haber visto a Manson a través de una ventana, acercándose a la puerta principal, Hatami salió al porche para preguntarle lo que quería. Cuando Manson le dijo que estaba buscando a Terry Melcher, Hatami le informó que el lugar era la residencia de Roman Polanski. Hatami, quien no conocía a Melcher ni sabía quién era, le aconsejó a Manson que tratase de encontrar a quien buscaba «en el callejón de atrás», indicándole la ruta de acceso a la casa de huéspedes, ubicada detrás de la casa principal.

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies