• Remedios Sánchez

    Remedios Sánchez
    • Clasificación: Asesina en serie
    • Características: Robos
    • Númeero de víctimas: 3
    • Fecha del crimen: Junio - Julio 2006
    • Lugar: Barcelona, España
    • Estado: Condenada a 144 años y 7 meses de prisión el 2 de julio de 2008
    +
  • José Manuel Rubio Jiménez

    José Manuel Rubio
    • Clasificación: Asesino en masa
    • Características: José Manuel no desveló las razones del crimen. El fiscal dijo que «los motivos quedarán siempre para sí»
    • Númeero de víctimas: 4
    • Fecha del crimen: 19 de noviembre de 2001
    • Lugar: Tuéjar, Valencia, España
    • Estado: Condenado a 65 años de prisión el 8 de abril de 2003
    +
  • Pedro Jiménez García

    Pedro Jiménez García
    • Clasificación: Asesino
    • Características: Violador convicto
    • Númeero de víctimas: 2
    • Fecha del crimen: 5 de octubre de 2004
    • Lugar: L'Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España
    • Estado: Condenado a 94 años de prisión el 21 de marzo de 2010
    +
La actriz Mia Farrow era una de las chicas a quien el Maharishi acosaba sexualmente, por lo cual los Beatles se desencantaron de él y por lo que John Lennon le escribió la canción “Sexy Sadie”, que inicialmente decía: “Maharishi, what have you done? / You made a fool of everyone”. Sin embargo, George Harrison lo convenció de sustituir la palabra “Maharishi” por “Sexy Sadie”, lo cual permitió que Charles Manson le atribuyera el tema a Susan “Sadie Mae” Atkins. La película de Polanski fue rodada en el espeluznante Edificio Dakota, en el mismo departamento del mismo edificio neoyorkino donde, once años después, John Lennon viviría sus últimos días y a cuyas puertas sería asesinado. Polanski incluyó en el reparto de este filme a Sharon Tate.

La actriz Mia Farrow era una de las chicas a quien el Maharishi acosaba sexualmente, por lo cual los Beatles se desencantaron de él y por lo que John Lennon le escribió la canción “Sexy Sadie”, que inicialmente decía: “Maharishi, what have you done? / You made a fool of everyone”. Sin embargo, George Harrison lo convenció de sustituir la palabra “Maharishi” por “Sexy Sadie”, lo cual permitió que Charles Manson le atribuyera el tema a Susan “Sadie Mae” Atkins. La película de Polanski fue rodada en el espeluznante Edificio Dakota, en el mismo departamento del mismo edificio neoyorkino donde, once años después, John Lennon viviría sus últimos días y a cuyas puertas sería asesinado. Polanski incluyó en el reparto de este filme a Sharon Tate.

 

El testigo más importante de la acusación fue Linda Kasabian. Linda había estado presente en los asesinatos Tate y había oído cosas sobre las muertes de los LaBianca. Linda, que había dicho a Manson: “Yo no soy como tú, Charlie, yo no puedo matar a nadie”, parecía no tener miedo de contar todo lo que sabía. Tuvo que permanecer incomunicada durante todo el proceso para proteger su vida.

El testigo más importante de la acusación fue Linda Kasabian. Linda había estado presente en los asesinatos Tate y había oído cosas sobre las muertes de los LaBianca. Linda, que había dicho a Manson: “Yo no soy como tú, Charlie, yo no puedo matar a nadie”, parecía no tener miedo de contar todo lo que sabía. Tuvo que permanecer incomunicada durante todo el proceso para proteger su vida.

 

En el estrado de los testigos, Linda Kasabian fue la principal testigo de cargo. Llorando, relató los asesinatos con vívidos detalles. Contó al jurado todo lo que había visto y oído durante su estancia con “La Familia" y durante la comisión de los asesinatos. Su testimonio fue considerado como el segmento más dramático del juicio y recibió una cantidad sin precedentes de cobertura por parte de los medios.

En el estrado de los testigos, Linda Kasabian fue la principal testigo de cargo. Llorando, relató los asesinatos con vívidos detalles. Contó al jurado todo lo que había visto y oído durante su estancia con “La Familia» y durante la comisión de los asesinatos. Su testimonio fue considerado como el segmento más dramático del juicio y recibió una cantidad sin precedentes de cobertura por parte de los medios.

 

Durante su testimonio, los miembros libres de “La Familia" encabezaron una campaña de intimidación contra Kasabian, en un esfuerzo por evitar que ella siguiese testificando. Los acusados interrumpieron constantemente su testimonio con gritos, risas y canciones. Manson se pasó un dedo por el cuello, mirando a Kasabian directamente, un acto que se repetiría durante la declaración de otros testigos de la acusación. Susan Atkins le gritó a Linda a través de la sala del Tribunal “¡Nos estás matando!”, a lo que Kasabian respondió: “Yo no los estoy matando, se mataron ustedes mismos”.

Durante su testimonio, los miembros libres de “La Familia» encabezaron una campaña de intimidación contra Kasabian, en un esfuerzo por evitar que ella siguiese testificando. Los acusados interrumpieron constantemente su testimonio con gritos, risas y canciones. Manson se pasó un dedo por el cuello, mirando a Kasabian directamente, un acto que se repetiría durante la declaración de otros testigos de la acusación. Susan Atkins le gritó a Linda a través de la sala del Tribunal “¡Nos estás matando!”, a lo que Kasabian respondió: “Yo no los estoy matando, se mataron ustedes mismos”.

 

El testimonio de Linda Kasabian duró dieciocho días. Los abogados defensores intentaron, sin éxito, desacreditarla aludiendo a su amplio uso del LSD. Kasabian resistió bien el intenso interrogatorio y su testimonio coincidió con las pruebas que se habían presentado, además de ser ratificado por otros testigos de la acusación. Durante el interrogatorio, el abogado defensor de Manson, Irving Kanarek, mostró grandes fotografías en color de la escena del crimen de los asesinatos Tate.

El testimonio de Linda Kasabian duró dieciocho días. Los abogados defensores intentaron, sin éxito, desacreditarla aludiendo a su amplio uso del LSD. Kasabian resistió bien el intenso interrogatorio y su testimonio coincidió con las pruebas que se habían presentado, además de ser ratificado por otros testigos de la acusación. Durante el interrogatorio, el abogado defensor de Manson, Irving Kanarek, mostró grandes fotografías en color de la escena del crimen de los asesinatos Tate.

 

La reacción emocional de Kasabian contrastaba con los otros miembros de “La Familia". Lanzó una mirada al otro lado de la sala del tribunal a los acusados. "¿Cómo pudieron hacer eso?", preguntó. Las acusadas rieron. El abogado Kanarek le preguntó a Kasabian cómo podía estar tan segura de que no había participado en los crímenes, teniendo en cuenta que su consumo de LSD superaba las 300 dosis. "Porque yo no tengo ese tipo de cosas en mí, para hacer algo tan bestial", respondió ella. El testimonio de Kasabian, más que cualquier otra cosa, contribuyó a la condena de Manson, Watson, Atkins, Krenwinkel y Van Houten.

La reacción emocional de Kasabian contrastaba con los otros miembros de “La Familia». Lanzó una mirada al otro lado de la sala del tribunal a los acusados. «¿Cómo pudieron hacer eso?», preguntó. Las acusadas rieron. El abogado Kanarek le preguntó a Kasabian cómo podía estar tan segura de que no había participado en los crímenes, teniendo en cuenta que su consumo de LSD superaba las 300 dosis. «Porque yo no tengo ese tipo de cosas en mí, para hacer algo tan bestial», respondió ella. El testimonio de Kasabian, más que cualquier otra cosa, contribuyó a la condena de Manson, Watson, Atkins, Krenwinkel y Van Houten.

 

El 3 de agosto, el recientemente elegido presidente Richard Nixon puso en peligro la legalidad del proceso, declarando a los reporteros que Manson era culpable y permitiendo que esto apareciera en la prensa. Debería haber sabido el efecto que eso podía tener, ya que él mismo era abogado. El 4 de agosto, a pesar de las precauciones tomadas por el tribunal, Manson mostró al jurado una portada de Los Angeles Times, con las declaraciones de Nixon. Los miembros del jurado afirmaron que el titular no les había influido.

El 3 de agosto, el recientemente elegido presidente Richard Nixon puso en peligro la legalidad del proceso, declarando a los reporteros que Manson era culpable y permitiendo que esto apareciera en la prensa. Debería haber sabido el efecto que eso podía tener, ya que él mismo era abogado. El 4 de agosto, a pesar de las precauciones tomadas por el tribunal, Manson mostró al jurado una portada de Los Angeles Times, con las declaraciones de Nixon. Los miembros del jurado afirmaron que el titular no les había influido.

 

Charles Manson le respondió al presidente: “He aquí un hombre que está acusado de asesinar a cientos de miles en Vietnam. ¿Qué creen que hubiera ocurrido si ‘La Familia’ no hubiera hecho lo que hizo? ¿No es cierto que por un momento todos se olvidaron de la guerra?” Al día siguiente, las acusadas se levantaron y dijeron al unísono que, a la luz de la observación de Nixon, no había sentido en seguir con el juicio.

Charles Manson le respondió al presidente: “He aquí un hombre que está acusado de asesinar a cientos de miles en Vietnam. ¿Qué creen que hubiera ocurrido si ‘La Familia’ no hubiera hecho lo que hizo? ¿No es cierto que por un momento todos se olvidaron de la guerra?” Al día siguiente, las acusadas se levantaron y dijeron al unísono que, a la luz de la observación de Nixon, no había sentido en seguir con el juicio.

 

Charles Manson negó siempre que él fuera el instigador de los asesinatos. Pero sus seguidores fueron persuadidos para matar. Él les lavó el cerebro con una mezcla de técnicas cienciológicas y deformación del lenguaje. La palabra favorita para matar era “desmaterializar”, que era lo que el protagonista del libro Extraño en tierra extraña de Robert A. Heinlein hacía con sus enemigos.

Charles Manson negó siempre que él fuera el instigador de los asesinatos. Pero sus seguidores fueron persuadidos para matar. Él les lavó el cerebro con una mezcla de técnicas cienciológicas y deformación del lenguaje. La palabra favorita para matar era “desmaterializar”, que era lo que el protagonista del libro Extraño en tierra extraña de Robert A. Heinlein hacía con sus enemigos.

 

Antes de la conclusión del juicio, un reportero del diario Los Angeles Times localizó a la madre de Manson, la cual se volvió a casar y vivía en el noroeste del Pacífico. Kathleen Maddox afirmó que, en la infancia, su hijo había sufrido abandono; pero que había sido "mimado por todas las mujeres que lo rodeaban". Por su parte, Patricia Krenwinkel pasó gran parte del juicio haciendo dibujos de demonios y figuras satánicas, sin importarle lo que se decía en su contra.

Antes de la conclusión del juicio, un reportero del diario Los Angeles Times localizó a la madre de Manson, la cual se volvió a casar y vivía en el noroeste del Pacífico. Kathleen Maddox afirmó que, en la infancia, su hijo había sufrido abandono; pero que había sido «mimado por todas las mujeres que lo rodeaban». Por su parte, Patricia Krenwinkel pasó gran parte del juicio haciendo dibujos de demonios y figuras satánicas, sin importarle lo que se decía en su contra.

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies