• El caso de la cabeza cortada

    El caso de la cabeza cortada
    • Clasificación: Crimen sin resolver
    • Características: Solamente se encontró la cabeza de un hombre
    • Númeero de víctimas: 1
    • Fecha del crimen: 5 de mayo de 1955
    • Lugar: Las Palmas de Gran Canaria, España
    • Estado: Nunca se supo ni quién fue la víctima ni quién el criminal
    +
  • El asesinato de «Sonia»

    El asesinato de Sonia
    • Clasificación: Asesinato
    • Características: Skins de ideología nazi - El primer crimen de una transexual por el mero hecho del serlo del que se tiene información y constancia en España
    • Númeero de víctimas: 1
    • Fecha del crimen: 6 de octubre de 1991
    • Lugar: Barcelona, España
    • Estado: Isaac y Héctor López Frutos, Pere Alsina, David Perlade, Andrés Pascual y Oliver Sánchez fueron condenados el 13 de julio de 1994 a penas que oscilaban entre los 23 y los 50 años de cárcel
    +
  • Antonia Lorenza Giampietro

    Antonia Giampietro
    • Clasificación: Asesina
    • Características: Envenenadora - Drogó a 13 ancianos para robarles la jubilación
    • Númeero de víctimas: 2
    • Fecha del crimen: Mayo - Agosto de 2003
    • Lugar: Córdoba, Argentina
    • Estado: Condenada a 24 años de prisión el 27 de diciembre de 2004
    +

Charles Manson (III)

 

Desde que había entrado en prisión años atrás, todo había cambiado. El moderado y conservador mundo que había conocido cuando ingresó en prisión fue sustituido por una nueva generación de paz, amor, sexo libre y drogas. Los compañeros de presidio que iban ingresando le habían contado lo que estaba sucediendo en el mundo exterior, pero Charles Manson no les creyó. Ahora estaba convencido.

Desde que había entrado en prisión años atrás, todo había cambiado. El moderado y conservador mundo que había conocido cuando ingresó en prisión fue sustituido por una nueva generación de paz, amor, sexo libre y drogas. Los compañeros de presidio que iban ingresando le habían contado lo que estaba sucediendo en el mundo exterior, pero Charles Manson no les creyó. Ahora estaba convencido.

 

Charles Manson sintonizó con su momento histórico, se adaptó y se dejó llevar por las nuevas consignas. Manson comentaría: “Dormíamos en los parques y nos amábamos en las calles. Mi pelo se hizo un poco más largo. Empecé a componer música y a la gente le gustó. Me sonreían y me abrazaban rodeándome con sus brazos. No sabía cómo actuar. Me dejé llevar. Jovencitas encantadoras corrían por todas partes, desnudas, pidiendo amor y sexo. La hierba y las drogas alucinógenas se conseguían fácilmente en la calle. Era un mundo completamente diferente al que yo había conocido. Un mundo demasiado bueno para ser verdad. Era el sueño de un preso hecho realidad después de siete largos años encerrado. No lo dejé escapar, me aferré a él y a la generación que lo disfrutaba”.

Charles Manson sintonizó con su momento histórico, se adaptó y se dejó llevar por las nuevas consignas. Manson comentaría: “Dormíamos en los parques y nos amábamos en las calles. Mi pelo se hizo un poco más largo. Empecé a componer música y a la gente le gustó. Me sonreían y me abrazaban rodeándome con sus brazos. No sabía cómo actuar. Me dejé llevar. Jovencitas encantadoras corrían por todas partes, desnudas, pidiendo amor y sexo. La hierba y las drogas alucinógenas se conseguían fácilmente en la calle. Era un mundo completamente diferente al que yo había conocido. Un mundo demasiado bueno para ser verdad. Era el sueño de un preso hecho realidad después de siete largos años encerrado. No lo dejé escapar, me aferré a él y a la generación que lo disfrutaba”.

 

En todas partes los jóvenes se rebelaban contra la autoridad, abandonando la universidad. Por primera vez en su vida, Charles Manson, la protesta hecha hombre, estaba de acuerdo con el resto del mundo. Su insatisfecha visión de la sociedad fue bien acogida, aprobada y apoyada. Sin planearlo, estaba creando una contracultura.

En todas partes los jóvenes se rebelaban contra la autoridad, abandonando la universidad. Por primera vez en su vida, Charles Manson, la protesta hecha hombre, estaba de acuerdo con el resto del mundo. Su insatisfecha visión de la sociedad fue bien acogida, aprobada y apoyada. Sin planearlo, estaba creando una contracultura.

 

El día de su liberación, Charles Manson recibió permiso para trasladarse a San Francisco, donde, con la ayuda de un conocido de la cárcel, se mudó a un departamento en Berkeley. Vivía de mendigar. Manson se aficionó rápidamente al LSD. Su primer encuentro con él fue en 1967 cuando, recién salido de la cárcel, fue a un concierto en que tocaban los Grateful Dead, el grupo de rock ácido por excelencia. Mucha gente lo recordaría bailando como un poseso. De repente cayó en trance, adoptando la posición fetal. Desde aquel momento, siempre llevaba encima dos dosis de LSD.

El día de su liberación, Manson recibió permiso para trasladarse a San Francisco, donde, con la ayuda de un conocido de la cárcel, se mudó a un departamento en Berkeley. Vivía de mendigar. Manson se aficionó rápidamente al LSD. Su primer encuentro con él fue en 1967 cuando, recién salido de la cárcel, fue a un concierto en que tocaban los Grateful Dead, el grupo de rock ácido por excelencia. Mucha gente lo recordaría bailando como un poseso. De repente cayó en trance, adoptando la posición fetal. Desde aquel momento, siempre llevaba encima dos dosis de LSD.

 

Fue poco tiempo después de su puesta en libertad en 1967 cuando Manson, ya sin cargos criminales, comenzaría el proyecto que lo catapultaría a la fama. Lo que la prensa denominó como “La Familia” comenzó sin ninguna espectacularidad. Manson, con su guitarra y su melena tan a la moda, se convirtió en un asistente habitual de la movida hippie del Haight Ashbury de San Francisco y del campus de Berkeley (Universidad de California). Los frecuentaba fumando marihuana y aporreando su guitarra. Allí conocería a la chica con la que fundaría su extraño grupo de seguidores.

Fue poco tiempo después de su puesta en libertad en 1967 cuando Charles Manson, ya sin cargos criminales, comenzaría el proyecto que lo catapultaría a la fama. Lo que la prensa denominó como “La Familia” comenzó sin ninguna espectacularidad. Manson, con su guitarra y su melena tan a la moda, se convirtió en un asistente habitual de la movida hippie del Haight Ashbury de San Francisco y del campus de Berkeley (Universidad de California). Los frecuentaba fumando marihuana y aporreando su guitarra. Allí conocería a la chica con la que fundaría su extraño grupo de seguidores.

 

Charles Manson conoció a Mary Brunner, para entonces una joven de 23 años de edad. Ella dejó que Manson se quedase en su apartamento y, después de un par de semanas, los dos comenzaron a dormir juntos. Charlie terminó yéndose a vivir al departamento de ella. Al poco tiempo, Brunner renunció a su trabajo y se mudaron a Venice, un distrito de Los Ángeles.

Charles Manson conoció a Mary Brunner, para entonces una joven de 23 años de edad. Ella dejó que Manson se quedase en su apartamento y, después de un par de semanas, los dos comenzaron a dormir juntos. Charlie terminó yéndose a vivir al departamento de ella. Al poco tiempo, Brunner renunció a su trabajo y se mudaron a Venice, un distrito de Los Ángeles.

 

Con gran habilidad, Charles Manson manipuló a su chica y venció su resistencia inicial, llevando a otras mujeres a vivir con ellos. En poco tiempo, compartían casa y cama con otras dieciocho chicas. Al salir de la prisión y entrar en un mundo nuevo de liberación, el apetito de Manson por la compañía femenina era insaciable.

Con gran habilidad, Charles Manson manipuló a su chica y venció su resistencia inicial, llevando a otras mujeres a vivir con ellos. En poco tiempo, compartían casa y cama con otras dieciocho chicas. Al salir de la prisión y entrar en un mundo nuevo de liberación, el apetito de Manson por la compañía femenina era insaciable.

 

Charles Manson se había rodeado de una leal corte de seguidoras ingenuas y complacientes. Se estableció como un gurú en San Francisco durante 1967, el "Verano del Amor". Parecía adaptar aspectos filosóficos, satanismo y varios principios de la Dianética y la Cienciología, la cual había estudiado en la cárcel: de hecho, cuando ingresó en prisión en julio de 1961, Manson apuntó "cienciólogo" como su religión. Ahora había fundado un harén. Él y su corte de jovencitas, todas unos diez años menores que él, eran invitados a las mejores fiestas. Manson y las chicas iban juntos a los festejos. Se sentaban en círculo y tomaban LSD para hacer un viaje en grupo.

Manson se había rodeado de una leal corte de seguidoras ingenuas y complacientes. Se estableció como un gurú en San Francisco durante 1967, el «Verano del Amor». Parecía adaptar aspectos filosóficos, satanismo y varios principios de la Dianética y la Cienciología, la cual había estudiado en la cárcel: de hecho, cuando ingresó en prisión en julio de 1961, Manson apuntó «cienciólogo» como su religión. Ahora había fundado un harén. Él y su corte de jovencitas, todas unos diez años menores que él, eran invitados a las mejores fiestas. Manson y las chicas iban juntos a los festejos. Se sentaban en círculo y tomaban LSD para hacer un viaje en grupo.

 

Paul Watkins, uno de los miembros, se percató de que Charles Manson era el único que distribuía el ácido. Siempre se aseguraba de tomar menos que los demás. Siempre controlaba la situación. Sus métodos de dominación eran el ácido lisérgico (LSD), los discursos pseudorreligiosos y el sexo. Aprendió a ejercer el poder y más tarde, cuando aumentó el número de miembros de “La Familia”, fue el coreógrafo de sus orgías.

Paul Watkins, uno de los miembros, se percató de que Charles Manson era el único que distribuía el ácido. Siempre se aseguraba de tomar menos que los demás. Siempre controlaba la situación. Sus métodos de dominación eran el ácido lisérgico (LSD), los discursos pseudorreligiosos y el sexo. Aprendió a ejercer el poder y más tarde, cuando aumentó el número de miembros de “La Familia”, fue el coreógrafo de sus orgías.

 

Una tarde, mientras Paul Watkins conducía su automóvil, Charles Manson vio a una mujer blanca y un hombre negro tomados de la mano, paseando por la calle. Le explicó a Watkins que por eso los negros aún no se habían rebelado: estaban pacificados por el acceso sexual a las mujeres blancas.

Una tarde, mientras Paul Watkins conducía su automóvil, Charles Manson vio a una mujer blanca y un hombre negro tomados de la mano, paseando por la calle. Le explicó a Watkins que por eso los negros aún no se habían rebelado: estaban pacificados por el acceso sexual a las mujeres blancas.

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies