• Claudia Mijangos Arzac

    Claudia Mijangos
    • Clasificación: Homicida
    • Características: Parricida - «Diversos trastornos no atendidos la llevaron a dar muerte a sus hijos al escuchar voces creyendo ser del demonio que quería acabar con ellos y los asesina para que esto no pasara»
    • Númeero de víctimas: 3
    • Fecha del crimen: 24 de abril de 1989
    • Lugar: Querétaro, México
    • Estado: Sentenciada a una Medida Preventiva por 30 años en un hospital Psiquiátrico, por ser considerada inimputable por su estado mental
    +
  • José María Sánchez Navarrete

    José María Sánchez Navarrete
    • Clasificación: Asesino
    • Características: Robo en un tren
    • Númeero de víctimas: 2
    • Fecha del crimen: 11 de abril de 1924
    • Lugar: Toledo, España
    • Estado: Ejecutado en el garrote vil el 9 de mayo de 1924
    +
  • Mahin Qadiri

    Mahin Qadiri
    • Clasificación: Asesina en serie
    • Características: Robo
    • Númeero de víctimas: 5
    • Fecha del crimen: Febrero de 2008 – Mayo de 2009
    • Lugar: Qazvin, Irán
    • Estado: Ejecutada en la horca el 20 de diciembre de 2010
    +

Las chicas de Charles Manson (II)

 

Charles Manson, Patricia Krewinkel, Susan Atkins y Leslie Van Houten.

Hicieron un alto en el 9870 de Portola Drive, casa de Rudolf Weber y su esposa, y utilizaron agua de las llaves del jardín frontal para lavarse la sangre. Cuando Weber se asomó a ver lo que estaba ocurriendo, le sonrieron y le dieron las gracias, antes de alejarse. En la imagen: de izquierda a derecha, Patricia Krewinkel, Susan Atkins y Leslie Van Houten, están siendo escoltadas de vuelta a sus celdas después de haber sido declaradas culpables de siete asesinatos en primer grado.

 

Charles Manson, Susan Atkins , Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten.

En el camino, se detuvieron en el Topanga Kitchen para tomar café y pastel de cerezas. Pagaron la cuenta con el dinero robado a Abigail Folger. Susan Atkins diría: “Ni siquiera parecían personas. No relacionaba a Sharon Tate con nada más que un maniquí de tienda. Tate sonaba como una máquina IBM. Pedía y suplicaba y suplicaba y pedía, y me harté de oírla, así que la apuñalé. Queríamos cometer un crimen para que el mundo reaccionara y nos hiciera caso. Me sentía satisfecha, cansada pero en paz con el mundo. Sabía que esto era el principio del caos. Ahora el mundo escucharía”. En la foto: las «chicas Manson» se mostraban alegres antes de que se anunciara el veredicto. De izquierda a derecha: Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten.

 

Charles Manson, Patricia Krenwinkel, Leslie Van Houten y Susan Atkins

Más tarde, aquella misma noche, Charles Manson y otro miembro de “La Familia” regresaron a la escena del crimen para limpiar y buscar el cuchillo que Susan Atkins había perdido luchando con Frykowski. Dejaron limpio de huellas el coche de Steven Parent, utilizando la toalla con la que sus compañeros habían atado a Frykowski. Cuando se fueron, la dejaron sobre la cara de Jay Sebring. En la foto: las chicas de Charles Manson, Patricia Krenwinkel (primer plano), Leslie Van Houten (centro) y Susan Atkins (detrás), en custodia.

 

Charles Manson, Susan Atkins, Patricia Krenwinkle y Leslie van Houten.

Charles Manson regañó a los asesinos, pues le habían permitido saber a las víctimas que iban a ser asesinadas y esto dio lugar al pánico y el descontrol. Al amanecer del 9 de agosto, todos dormían plácidamente en el rancho. Los criminales descansaron durante todo el día. Mientras tanto, el ama de llaves de Polanski, Winifred Chapman, llegó al trabajo por la mañana y descubrió los cadáveres. En la imagen: Susan Atkins, Patricia Krenwinkle y Leslie van Houten.

 

Charles Manson, Leslie van Houten, Susan Atkins y Patricia Krenwinkle.

La policía llegó a la escena del crimen donde encontraron, en primer lugar el cuerpo sin vida de un joven, muerto a tiros en su coche, ubicado en la entrada de la casa. Como Steven Parent no llevaba ninguna identificación cuando se encontró su cuerpo, por un corto tiempo fue conocido por las autoridades sólo como «John Doe”. El cuerpo fue identificado más tarde por un párroco, quien fue a la oficina del médico forense después de la familia del joven le informase que el chico estaba extraviado. En la foto: Leslie van Houten, Susan Atkins y Patricia Krenwinkle.

 

Charles Manson, Patricia Krenwinkel, Susan Atkins y Leslie Van Houten.

Dentro de la casa encontraron los cuerpos de Tate y Sebring en el salón de estar, con una cuerda larga atada a sus cuellos para conectarlos entre sí. En el jardín de la entrada encontraron los cuerpos de Frykowski y Abigail Folger, cuya blusa blanca estaba tan empapada de sangre que los oficiales pensaron al principio que era de color rojo. Todas las víctimas, a excepción de Parent, habían recibido numerosas puñaladas. En la imagen: algunos miembros de la «familia» de Charles Manson (Patricia Krenwinkel, Susan Atkins y Leslie Van Houten) llegan al juicio oral por el caso del asesinato de Sharon Tate, el 26 de enero 1971.

 

Charles Manson: Susan Atkins, Patricia Krenwinkle y Leslie van Houten.

Quedaba una persona viva y desarmada en la residencia Tate: el cuidador William Garretson. Era el joven guardia que vivía en la casa de invitados situada en el jardín posterior de la casa y que afirmaba no haber oído nada. Garretson estaba aturdido, confuso y atemorizado por lo sucedido. Pero lo más importante, es que había estado en la residencia cuando los asesinatos se llevaron a cabo. Los policías sospechaban de él, pero no pudieron demostrar nada. Aún así, lo detuvieron y lo interrogaron agresivamente durante horas. Garretson dijo a la policía que él no había visto ni oído nada en la noche del asesinato. De izquierda a derecha: Susan Atkins, Patricia Krenwinkle y Leslie van Houten.

 

Los policías le informaron a Roman Polanski de lo ocurrido y éste regreso de inmediato a Los Ángeles donde los policías, incapaces de encontrar motivos para los asesinatos, le preguntaron sobre su mujer y sus amigos. El director de cine fue, al principio, considerado sospechoso de los asesinatos Tate. Para algunos, era posible que hubiera llevado a cabo las muertes para satisfacer sus anhelos artísticos.

Los policías le informaron a Roman Polanski de lo ocurrido y éste regreso de inmediato a Los Ángeles donde los policías, incapaces de encontrar motivos para los asesinatos, le preguntaron sobre su mujer y sus amigos. El director de cine fue, al principio, considerado sospechoso de los asesinatos Tate. Para algunos, era posible que hubiera llevado a cabo las muertes para satisfacer sus anhelos artísticos.

 

Charles Manson: Susan Atkins, Patricia Krenwinkle y Leslie van Houten.

En parte de su trabajo predominaban la violencia y la muerte: su película Repulsión trataba sobre una joven demente que apuñalaba a su amante en la bañera. Callejón sin salida era la desgarradora historia de un aislado grupo de personas que se asesinaban unas a otras. El bebé de Rosemary hablaba sobre un culto satánico que dominaba a una mujer embarazada, madre del Diablo. De izquierda a derecha: Susan Atkins, Patricia Krenwinkle y Leslie van Houten.

 

Charles Manson, Susan Atkins.

Pero Polanski estaba devastado: realmente amaba a Sharon y su salvaje asesinato lo destruyó. “Si yo buscara un motivo, pensaría en algo que no encajara con los criterios habituales”, le dijo a la policía cuando lo interrogaron. El director de cine, que no tuvo nada que ver con las muertes, ofreció una recompensa a quien le ayudara a encontrar a los asesinos. En la imagen: Susan Atkins antes de testificar el 10 de febrero de 1971 ante el Gran Jurado en Los Ángeles, en relación con el asesinato de Sharon Tate y otras cuatro personas el 9 de agosto. Susan Atkins confesó los asesinatos.

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies