• El misterio de Lord Lucan

    Lord Lucan
    • Clasificación: Crimen sin resolver
    • Características: El sospechoso principal desapareció sin dejar rastro
    • Númeero de víctimas: 1
    • Fecha del crimen: 7 de noviembre de 1974
    • Lugar: Londres, Inglaterra, Gran Bretaña
    • Estado: Desde que Lord Lucan desapareció, el 8 de noviembre de 1974, la Policía tuvo noticias de innumerables «apariciones» en distintos lugares del mundo. No se pudo comprobar ninguna de ellas.
    +
  • Perry Edward Smith

    • Clasificación: Asesino en masa
    • Características: Robos - Uno de los asesinos que inspiraron la novela «A sangre fría» de Truman Capote
    • Númeero de víctimas: 4
    • Fecha del crimen: 14 de noviembre de 1959
    • Lugar: Holcomb, Estados Unidos (Kansas)
    • Estado: Ejecutado por ahorcamiento en la prisión de Lansing el 14 de abril de 1965
    +
  • Harold Shipman

    Harold Shipman
    • Clasificación: Asesino en serie
    • Características: Envenenador - No pudo establecerse un móvil para los asesinatos
    • Númeero de víctimas: 15 - 215 +
    • Fecha del crimen: 1974 - 1975 / 1977 - 1998
    • Lugar: Inglaterra, Gran Bretaña
    • Estado: Condenado a cadena perpetua el 31 de enero de 2000. Se suicida ahorcándose en prisión el 13 de enero de 2004
    +

Las chicas de Charles Manson (I)

 

Charles Manson, Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten.

Durante la lucha, Atkins logró apuñalarlo cuatro veces en las piernas y dos en la espalda. De alguna forma, ella perdió el cuchillo, que quedó clavado en el brazo de un sillón, y saltando sobre la espalda de su víctima, gritó enfurecida, como un animal rabioso, sin poder controlarse. “Tex” le disparó dos veces a Frykowski, pero él seguía luchando por su vida. El pánico se apoderó del asesino. Golpeó entonces a Frykowski en la cara con la culata del revólver. Lo hizo con tanta fuerza que rompió la empuñadura de nogal. De izquierda a derecha: Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten recorren el pasillo hacia la sala del tribunal, donde el juez William Keene estableció el 20 de abril como fecha para su juicio.

 

Charles Manson, Susan Atkins

La visión de Frykowski derrotado impresionó tanto a las otras víctimas, que empezaron a luchar por sus vidas. Abigail Folger, todavía ilesa, se liberó y corrió hacia la puerta de entrada gritando y pidiendo ayuda. Patricia Krenwinkel la persiguió. “Tex” Watson apuñaló cuatro veces al desmayado Jay Sebring y después se unió a Krenwinkel en la persecución. Watson había dado rienda suelta a un incontrolable deseo de sangre. En la imagen, Susan Atkins.

 

Charles Manson, Leslie Louis Van Houghten

Adelantándose a Krenwinkel, cayó sobre Abigail Folger y, tras cortarle el cuello, la apuñaló varias veces en medio del jardín; recibió 28 puñaladas. Mientras tanto, el indestructible Frykowski había salido tambaleándose por la puerta principal para pedir ayuda. Linda Kasabian contaría que en un momento dado escuchó los “gritos horribles” de las víctimas y se bajó del coche. «Empecé a correr hacia la casa, quería que se detuvieran. Sabía lo que le habían hecho a ese chico, Parent, sabía que estaban matando a esa gente. Quería que se detuvieran». En la imagen: Leslie Louis Van Houghten (vestida de amarillo), es llevada por funcionarias policiales a una celda de la cárcel en el Tribunal de la Justicia, después de que ella y otras dos chicas renunciaran a comparecer por los cargos de asesinato en relación con los crímenes Tate-LaBianca. Las tres eran miembros de un culto hippie liderado por Charles Manson (10 de diciembre de 1969).

 

Charles Manson, Susan Atkins

Al acercarse a la casa por la calzada, Kasabian fue recibida por el agonizante Frykowski, que salía por la puerta principal. «Aquel hombre iba saliendo por la puerta, tenía sangre por toda la cara y estaba de pie junto a un poste. Nos miramos a los ojos durante un momento y yo le dije: ‘Oh, Dios, lo siento mucho. Por favor, Dios, haz que se detengan”. Luego, Frykowski se desplomó sobre unos arbustos. Fuera de sí, “Tex” lo apuñaló una y otra vez. Recibió 51 puñaladas, muchas de ellas asestadas después de su muerte. En la imagen: La sheriff del condado lleva a Susan Atkins (vestida de rosa) de vuelta a la cárcel. Ella y otras dos mujeres miembros de la «Familia Manson» renunciaron a comparecer por los cargos de asesinato en relación con los asesinatos Tate-LaBianca (10 de diciembre de 1969).

 

Charles Manson, Susan Atkins, Patricia Krenwinkel.

Abigail Folger, herida de muerte, se puso en pie como pudo y escapó hacia la zona de la piscina. Krenwinkel la persiguió, dejando en el intento una huella del dedo meñique en la sangre que manchaba la puerta. Abigail consiguió huir tambaleándose, pero se desplomó antes de alcanzar el seto. En la imagen: Susan Denise Atkins (izquierda) y Patricia Krenwinkel (segunda desde la derecha) llegan a la corte para una audiencia a petición del juez del Tribunal Superior William Keene para determinar si habría un conflicto de intereses si el abogado Daye Shinn, que ha sido contratado por la señorita Atkins para defenderla en el juicio por asesinato en el que Manson y varios otros miembros de la «familia» fueron acusados ​​del asesinato de la actriz Sharon Tate y otras cinco personas en agosto. Susan Atkins reemplazó al abogado Richard Caballero, quien la había representado desde su arresto, por Daye Shinn (11 de marzo de 1970).

 

Charles Manson, Patricia Krenwinkle, Leslie Van Houten y Susan Atkins.

Linda Kasabian se quedó clavada en el césped delantero, mirando con una expresión de horror a sus compañeros. En estado de shock, corrió de regreso al coche, lo puso en marcha y consideró huir para pedir ayuda, pero luego se arrepintió. En la imagen: los tres miembros femeninos de la «familia» de Charles Manson posan para los fotógrafos a través de la ventana de la camioneta del sheriff a medida que llegan a la corte para continuar el juicio por asesinato en el caso Tate-LaBianca. Patricia Krenwinkle (izquierda ) hace una mueca, mientras Leslie Van Houten y Susan Atkins (derecha) sonríen (5 de agosto de 1970).

 

Charles Manson, Leslie Van Houten, Susan Atkins y Patricia Krenwinkel

Dentro de la casa, Sharon Tate, todavía ilesa y sin vigilancia, aunque atada al cadáver de Jay Sebring, intentó fugarse. Cuando Susan Atkins la descubrió se dispuso a matarla también. Ella rogó por su vida y por la de su hijo, pero la respuesta fue brutal. Atkins le dijo: «Mujer, no tengo ninguna misericordia para ti». Krenwinkel y Atkins la sujetaron mientras “Tex” Watson la apuñalaba en repetidas ocasiones. Después ellas hicieron lo mismo. Mientras lo hacían, Sharon gritaba: «¡Madre… madre…!» En el informe forense se mencionaría que «recibió dieciséis puñaladas, de las cuales cinco hubiesen sido mortales por sí solas». En la fotografía: Las tres acusadas ​​en el juicio por asesinato Tate-LaBianca caminan desde la sección de la cárcel a la sala del tribunal, en la sesión del juicio del 7 de agosto de 1970. Las chicas son (de izquierda a derecha) Leslie Van Houten, Susan Atkins y Patricia Krenwinkel.

 

Charles Manson, Susan Atkins, Patricia Krenwinkle y Leslie van Houten.

Durante mucho tiempo, se aseguró que había sido apuñalada en el vientre en varias ocasiones. Susan Atkins contaría que se había mojado las manos con el líquido amniótico y la sangre del bebé que brotaba a través de la herida, bebiéndola después. En la imagen: Los miembros femeninos de la familia de Charles Manson y sospechosas de asesinato, Susan Atkins, Patricia Krenwinkle y Leslie van Houten. (11 de agosto de 1970).

 

Charles Manson, Leslie Van Houten, Susan Atkins y Patricia Krenwinkel

Watson ordenó a las chicas que salieran mientras iba destrozándolo todo a su paso, apuñalando y dando patadas a los cadáveres. Finalmente, ató juntos a Jay Sebring y a Sharon Tate. Colgaron a ambos del techo. «Dejen una señal… algo de brujería», les dijo. Susan Atkins empapó entonces una toalla en la sangre de Sharon y con ella escribió la palabra “Cerdo” (“Pig”) en la parte exterior de la puerta de entrada. En la imagen: las tres acusadas de los asesinatos Tate-LaBianca (de izquierda a derecha) Leslie Van Houten, Susan Atkins y Patricia Krenwinkel regresan a sus celdas (19 de noviembre 1970).

 

Charles Manson, Susan Denise Atkins, Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten

Se marcharon dejando la puerta principal abierta de par en par y dos huellas del pie estampadas en la sangre del porche. “Tex” Watson, Linda Kasabian, Susan Atkins y Patricia Krenwinkle volvieron al Rancho Spahn, deshaciéndose de los cuchillos y las ropas manchadas de sangre. En la imagen: Susan Denise Atkins (izquierda ), Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten (derecha), se ríen después de recibir la sentencia de pena de muerte por su participación en los asesinatos Tate-LaBianca por orden de Charles Manson (29 de marzo de 1971).

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies