• La desaparición de Aurora Mancebo

    • Clasificación: Crimen sin resolver
    • Características: Desaparición forzada - La víctima fue vista por última vez en compañía de Edgar Mauriz Granell, un joven de 18 años que había estado en tratamiento psicológico por abuso de drogas. Doce días después, un vecino encontró la ropa de Aurora en un descampado. También apareció una Biblia que la joven había pedido prestada a sus padres días antes
    • Númeero de víctimas: 1
    • Fecha del crimen: 27 de febrero de 2004
    • Lugar: Tarragona, España
    • Estado: Edgar Mauriz fue detenido en abril de 2005 y acusado de homicidio. El arresto fue posible tras la declaración del otro imputado, Juan José Rico Castaño, quien manifestó que Edgar le había contado que Aurora murió de repente y la había enterrado en una finca de El Morell. El sospechoso principal estuvo en prisión preventiva hasta el 2 de julio de 2005
    +
  • Felícitas Sánchez Aguillón

    Felicitas Sánchez Aguillón
    • Clasificación: Asesina en serie
    • Características: Partera que practicaba abortos ilegales y traficaba con niños
    • Númeero de víctimas: 40 - 50
    • Fecha del crimen: 1930 - 1941
    • Lugar: México, D. F., México
    • Estado: Se suicidó con una sobredosis de Nembutal el 16 de junio de 1941 antes de ser juzgada
    +
  • Gregorio Cárdenas Hernández

    Gregorio Cárdenas Hernández
    • Clasificación: Asesino en serie
    • Características: Argumentaba que las había matado para probar en ellas su técnica de resurrección que había estado buscando
    • Númeero de víctimas: 4
    • Fecha del crimen: Ago.-Sep. 1942
    • Lugar: México, D. F., México
    • Estado: Condenado a 20 años de prisión en 1942. Puesto en libertad el 8 de septiembre de 1976. Murió el 2 de agosto de 1999
    +

La detención de Andrea Yates

 

Fotografía de la ficha policial de Andrea Yates.

Fotografía de la ficha de Andrea Yates del Departamento de Justicia Penal de Texas, el 21 de marzo de 2002.

 

Fotografía de la ficha de Andrea Yates del Departamento de Justicia Penal de Texas, el 21 de marzo de 2002.

Fotografía de la ficha de Andrea Yates del Departamento de Justicia Penal de Texas, el 21 de marzo de 2002. Las llamadas de Yates al 911 fueron examinadas por los miembros del jurado en el juicio. La defensa señaló que sonaba desorientada e incapaz de explicar al operador por qué necesitaba a la policía. Cuando se le preguntó si estaba sola, Yates respondió: «No, mis hijos están aquí». Su equipo de defensa dijo que estaba en medio de un brote psicótico. Pero los fiscales afirmaron que Yates sabía exactamente lo que estaba haciendo.

 

Yates llega a la comisaría de policía de la ciudad después de haber ahogado a sus cinco hijos en su casa.

Andrea Yates llega a la comisaría de policía de la ciudad después de haber ahogado a sus cinco hijos en su casa. Yates, de 36 años, se había estado tratando con medicación para la depresión desde el nacimiento de su hijo de 2 años. 20 de junio de 2001.

 

Andrea Yates en la comisaría de policía. Según el portavoz de la policía de Houston: "Cuando llegamos a la casa, encontramos a una mujer con las ropas mojadas y claramente trastornada, que esperaba en la puerta".

Andrea Yates en la comisaría de policía. Según el portavoz de la policía de Houston: «Cuando llegamos a la casa, encontramos a una mujer con las ropas mojadas y claramente trastornada, que esperaba en la puerta».

 

Andrea Yates es trasladada por la policía. Sus primeras palabras a los oficiales fueron: "Maté a mis hijos".

Andrea Yates es trasladada por la policía. Sus primeras palabras a los oficiales fueron: «Maté a mis hijos».

 

 

El primer juicio de Andrea Yates

 

Andrea Pia Yates (a la izquierda) es escoltada hacia la corte por sheriff adjunto del condado de Harris, Texas, el 22 de junio de 2001.

Andrea Pia Yates (a la izquierda) es escoltada hacia la corte por sheriff adjunto del condado de Harris, Texas, el 22 de junio de 2001. Los médicos forenses que evaluaron a Yates tras los asesinatos testificaron en el juicio de 2002 que ella creía que Satanás vivía en su interior y que tuvo que matar a sus hijos para salvarlos de su crianza. Yates también creía que George W. Bush, de quien creía equivocadamente que aún era gobernador de Texas, la castigaría con la pena de muerte, y que así destruiría a Satanás.

 

El abogado defensor George Parham (izquierda) acompaña a su cliente, Andrea Yates (centro) en la corte del Distrito 230 del condado de Harris para una audiencia previa al juicio, el 8 de agosto de 2001 en Houston, Texas.

El abogado defensor George Parham (izquierda) acompaña a su cliente, Andrea Yates (centro) en la corte del Distrito 230 del condado de Harris para una audiencia previa al juicio, el 8 de agosto de 2001 en Houston, Texas.

 

Durante el juicio, el fiscal de distrito del condado de Texas pidió la pena de muerte.

Durante el juicio, el fiscal de distrito del condado de Texas pidió la pena de muerte. Andrea Yates fue representada por el abogado George Parnham.

 

Rusty Yates (orando en la imagen), apoyó la defensa de su esposa mientras luchaba con la pérdida de sus hijos.

Rusty Yates (orando en la imagen), apoyó la defensa de su esposa mientras luchaba con la pérdida de sus hijos. Rusty se convirtió en un opositor de la pena de muerte. Los miembros del jurado también rechazaron la pena de muerte en el caso de Yates y fue condenada a cadena perpetua. Pero su historia estaba lejos de terminar.

 

Aunque los testimonios de los expertos de la defensa coincidían que que Yates era psicótica, la ley de Texas exige que, para que una defensa basada en enfermedad mental sea aceptada, el defensor debe probar que él o ella no podían discernir el bien del mal en el momento del crimen.

Aunque los testimonios de los expertos de la defensa coincidían que que Yates era psicótica, la ley de Texas exige que, para que una defensa basada en enfermedad mental sea aceptada, el defensor debe probar que él o ella no podían discernir el bien del mal en el momento del crimen.

 

Yates saluda a uno de sus abogados defensores, George Parnham, en la Corte del Condado de Harris, Houston, Texas.

Andrea Yates saluda a uno de sus abogados defensores, George Parnham, en la Corte del Condado de Harris, Houston, Texas.

 

En marzo de 2002, un jurado rechazó la defensa basada en locura y declaró a Andrea Yates culpable.

En marzo de 2002, un jurado rechazó la defensa basada en la locura alegada por los abogados de Andrea Yates y declaró a esta culpable.

 

Andrea Yates durante su primer juicio.

Andrea Yates durante su primer juicio. Aunque la fiscalía había pedido la pena de muerte, el jurado rechazó esa opción.

 

Finalmente, el tribunal condenó a Yates a cadena perpetua en el Departamento de Justicia Criminal de Texas, con posibilidad de libertad condicional en 40 años.

Finalmente, el tribunal condenó a Yates a cadena perpetua en el Departamento de Justicia Criminal de Texas, con posibilidad de libertad condicional en 40 años.

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies