Un hombre mata de una paliza a su expareja en Burgos

Mata de una paliza

Un hombre de 36 años asesinó a su expareja el pasado domingo tras propinarle una paliza en las inmediaciones del barrio de Gamonal, en Burgos. El hombre, detenido por la policía, tenía orden de alejamiento de la mujer.

Según relataron a la agencia Efe fuentes de la investigación, la agresión se produjo a 1.30 de la madrugada cuando la mujer, una ciudadana española de 34 años, y el agresor, un hombre de 36 años natural de Colombia, se encontraron en un bar y tras salir a la calle y mantener una discusión se produjo la brutal agresión.

Los agentes acudieron al lugar, al igual que un equipo sanitario, pero el agresor había huido y se encontraron a la mujer tirada entre varios coches de la calle San Antón de Burgos, inconsciente y con graves heridas a causa de las cuales falleció por la tarde en el hospital universitario de Burgos.

El subdelegado del Gobierno en Burgos, Roberto Sáiz, calificó de «extrema» y «dura» la paliza que este hombre de 36 años propinó presuntamente a su expareja. El hombre tenía una orden de alejamiento como consecuencia de una denuncia que la víctima había interpuesto contra él por varios episodios de malos tratos.

La misma noche del asesinato, la Policía Nacional detuvo al presunto agresor, que quedó arrestado en comisaría a la espera de pasar a disposición judicial, previsiblemente este martes.

Con la mujer de Burgos son ya 11 las asesinadas en lo que va de año a consecuencia de la violencia machista, según la estadística del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Varios partidos políticos y sindicatos han condenado el asesinato y han pedido unidad frente a la violencia machista, además de un tratamiento más eficaz de la lucha contra esta lacra, y en Burgos se ha convocado para última hora de la tarde una manifestación de repulsa, en la que han participado centenares de personas tras una pancarta con el lema ‘Autodefensa feminista’ y con gritos como ‘Si tocan a una, nos tocan a todas’.

Más agresiones

Por otra parte, la Guardia Civil busca a un hombre por su presunta implicación en el incendio y explosión del piso de su expareja en Albal (Valencia), y que ya quebrantó una orden de alejamiento decretada después de una denuncia interpuesta por la mujer por violencia doméstica.

El incendio de esta vivienda en el municipio del área metropolitana de Valencia se produjo hacia las 16.45 horas de este domingo y causó una explosión muy fuerte, aunque la víctima de la violencia doméstica y sus hijos no resultaron heridas ya que se habían trasladado a vivir a la residencia de sus padres y abuelos.

Y en Madrid, la Policía Municipal de Madrid detuvo el sábado a un hombre de 37 años en el distrito de Vicálvaro tras pegar a su mujer, echarla de casa, destrozar el piso, herir a dos agentes durante el arresto y autolesionarse camino de comisaría. La mujer contó que su pareja había llegado bebido y posiblemente drogado tras tres días desaparecido.