Drenan unas balsas próximas al lugar donde apareció una camiseta que podría pertenecer a Gabriel Cruz

Gabriel Cruz

La camiseta y la depuradora -el entorno en el que fue hallada la prenda- son, cinco días después de la desaparición de Gabriel, los elementos que centran de forma más tangible la investigación, aunque la Guardia Civil mantiene abiertas otras líneas de investigación y los voluntarios apuran una nueva jornada de rastreo en un perímetro que se ha extendido hasta los ocho kilómetros de radio.

Las pruebas de ADN determinarán si la camiseta, una prenda blanca de ropa interior muy común en vestimenta personal, pertenece a Gabriel. Los testimonios son contradictorios y se suceden en un vaivén de rumorología que a veces confirma y a veces desmiente.

Así, aunque la Comandancia de la Guardia Civil señalaba a última hora de la noche del sábado que Ángel Cruz, padre del pequeño, había confirmado la pertenencia, la mañana del domingo arrancó con un desmentido por parte de Rocío Muñoz, portavoz de la familia: «Es posible que Ángel, en su desesperación, haya podido decir en algún momento que la camiseta es de Gabriel, pero sólo las pruebas de ADN podrán determinarlo».

Al mediodía el teniente coronel Hernández Mosquera, máximo responsable de la Guardia Civil en Almería, precisaba en el mismo sentido: los análisis pertinentes dictaminarán. No hay plazo para este tipo de exámenes, según detalló en una breve conversación con periodistas.

Sí se sabe que la prenda corresponde a una talla compatible con la de Gabriel Cruz y en la exhaustiva búsqueda que se desató la tarde del sábado, a raíz del hallazgo, el helicóptero que sobrevolaba la zona detectó desde el aire un objeto rojo, el color de la chaqueta deportiva que vestía el pequeño la tarde de su desaparición.

Pero los agentes que se desplazaron a pie hasta el punto concreto comprobaron que se trataba de un bidón. «Es una labor muy técnica la que estamos desarrollando en el lugar donde se encontró la camiseta, y ahí están trabajando personal de Policía Judicial y de los grupos subacuáticos para drenar unas balsas», apunta el responsable de la Guardia Civil. «La confirmación de que sea del niño nos la dirán los análisis, como es lógico», concluye Hernández Mosquera.

Todos estos extremos los ha confirmado el teniente coronel, como también explicó a EL MUNDO que en el detalle de la vestimenta que portaba ese día Gabriel Cruz y que la familia facilitó al Instituto armado no figuraba la camiseta.

No es una prenda que se suela decir o se necesite para la investigación o identificación y, por tanto, no se trata de un detalle decisivo en el operativo que cumple su quinto día y que, pasado el fin de semana en curso, entra en una fase más técnica, como avanzó el capitán Mosquera ante la prensa el sábado, localizando en áreas concretas las tareas de búsqueda.