Cuatro niños y tres adultos muertos en el peor crimen a tiros en Australia en más de 20 años

Crimen a tiros en Australia

Siete personas, entre ellos cuatro niños y tres adultos, han sido encontradas muertas en una granja del suroeste de Australia en un aparente tiroteo masivo, según ha informado la policía.

Los cuerpos han sido hallados a primera hora de la mañana de este viernes en el interior y en las proximidades de una casa ubicada en una propiedad rural en Osmington, una localidad de apenas 135 habitantes a 267 kilómetros del sur de Perth y cerca de la ciudad de Margaret River, un importante destino turístico para los amantes del vino y del surf. Se trata del peor crimen con armas de fuego registrado país en más de dos décadas.

El jefe comisionado de la Policía del Estado de Australia Occidental, Chris Dawson, no ha detallado cómo han muerto las víctimas, pero ha señalado que se habían encontrado dos armas de fuego junto a los cadáveres, en los que se apreciaban heridas de bala.

Los cuerpos de dos adultos estaban fuera de la casa y otros otros cinco, dentro. «Solo puedo describirlo como una situación horrible», ha añadido. Dawson no hadado más detalles ni ha facilitado las identidades ni de las detalles de las víctimas, ya que todavía están tratando de localizar a sus familiares, pero sí ha dicho que parece que los siete vivían en la propiedad.

El jefe de la policía ha calificado de «tragedia» el suceso en una rueda de prensa en la ciudad de Perth, capital de Australia Occidental. Los investigadores están tratando el caso como un homicidio en serie cuyo autor se ha suicidado, según cuenta la prensa local. como el periódico Herald Sun.

«No tenemos información que apunte a problemas de seguridad para la población en general en este momento», ha dicho. El responsable policial ha explicado que los agente han acudido a la propiedad tras recibir una llamada telefónica «de un varón» sobre las 5.15 hora local, que tienen «grabada».

«Los sucesos del suroeste son trágicos e impactantes. Mis pensamientos están con la familia y los amigos de las víctimas, y también con los investigadores que reconstruyen este trágico conjunto de circunstancias», ha dicho en Twitter Mark McGowan, primer ministro de Australia Occidental.

Los habitantes de la zona están sobrecogidos por el suceso, según ha contado una vecina a la BBC. «No es algo que esperas que pueda pasar en Margaret River», ha dicho la mujer.

Los crímenes con armas de fuego han caído en Australia drásticamente desde que se impusieran controles estrictos en respuesta a un tiroteo en 1996. Entonces, un pistolero mató a 35 personas en Tasmania, lo que llevó al Gobierno a confiscar millones de armas y a hacer más difícil su compra.

En Australia están prohibidos todas las escopetas y los rifles semiautomáticos y hay un sistema de licencias muy restrictivo y muchos controles de propiedad. Desde 1996 se han producido asesinatos con armas de fuego, pero no de estas dimensiones.

No sería, no obstante, la peor tragedia en número de muertos de los últimos años. En diciembre de 2014, ocho niños, con edades comprendidas entre 18 meses y 15 años, fueron apuñalados hasta la muerte en Cairns por Mersane Warria, madre de siete de los niños (la octava víctima era su sobrina).

También en 2014, en Lockhart, Nueva Gales del Sur, el granjero Geoff Hunt mató a su esposa y a sus tres hijos antes de suicidarse. La mujer estaba postrada a causa de un grave accidente de tráfico, a lo que se sumaron las dificultades económicas por las que pasaba la granja.

En 1999, la policía australiana informó del descubrimiento de ocho cadáveres descompuestos en bidones y bolsas de la basura y dos más enterrados en un casa de Adelaida, a 150 kilómetros al sur de Snowtown.