Jordi Casas Cordero

Back Nueva búsqueda
Jordi Casas Cordero, el pistolero de Gavà

El pistolero de Gavà

  • Clasificación: Homicida
  • Características: Mata a tiros a un camarero, a su exsuegro y a un sargento de la Policía Local en el plazo de una semana sin motivo aparente
  • Número de víctimas: 3
  • Fecha del crímen: Junio-Julio 2017
  • Fecha de la detención: 6 de julio de 2017
  • Fecha de nacimiento: 1973
  • Perfil de las víctimas: Un camarero húngaro, de 30 años; su exsuegro, Miguel Martín Vargas, de 63; y el sargento de la Policía Local de Gavà, Antonio López
  • Método: Arma de fuego (fusil Vz. 58)
  • Localidad: Tarragona/Barcelona, España
  • Estado: Internado en el centro psiquiátrico de Sant Boi de Llobregat (Barcelona)
Ver más

Un muerto y una herida en un tiroteo en un bar de Vilanova i la Geltrú

Rebeca Carranco – El País – Jordi Casas Cordero

29 de junio de 2017

La encargada del bar Sindicat del Vi quedó este jueves malherida y uno de sus trabajadores resultó muerto después de ser tiroteados en el local, ubicado en una zona peatonal del municipio costero de Vilanova i la Geltrú (Garraf), en la calle de Ferrer i Vidal.

El autor consiguió escapar, todavía no está claro con qué medio de transporte, y los Mossos pusieron en marcha un dispositivo de cierre de la localidad para intentar dar con él. La mujer se encuentra en estado crítico en el hospital de Bellvitge.

El ataque se cometió cerca de las dos de la tarde. Nadie en la zona dijo haber oído los disparos, que el agresor efectuó con un arma corta. La víctima mortal recibió varios tiros, según fuentes policiales. La mujer tenía una bala alojada en el cuello, según otras fuentes del caso.

A la hora en la que se cometió la agresión, el bar no estaba abierto al público. Suelen empezar la jornada a media tarde, sirviendo vinos y embutidos, según contaron diversos vecinos. El local, con una fachada azul, está rodeado de otros restaurantes y diversos establecimientos.

La voz de alarma la dio un vendedor ambulante, que al pasar por delante del bar vio a la encargada pidiendo auxilio, según explicó Adam Martínez, propietario de una inmobiliaria en la zona. El mantero avisó al responsable de otro restaurante que está al lado, que a su vez llamó a la policía.

A las cinco de la tarde, seguían varios vecinos arremolinados alrededor del lugar del tiroteo. Entre los reunidos había un representante que justo tenía previsto ir al local para ultimar una comanda con la herida. La mujer, conocida como Gabi, hace unos dos años que se encarga del bar, que los jueves ofrece música en vivo, según varios lugareños.

Paralelamente, cuando se dio el aviso a todos los policías de la zona de lo que había sucedido para detener al agresor, un sargento de los Mossos se disparó accidentalmente con su arma en la ingle. El hombre fue intervenido quirúrgicamente y está fuera de peligro.

La lesión no tiene ninguna relación directa con el tiroteo. El sargento estaba participando en la búsqueda del sospechoso en locales de los alrededores cuando se hirió al desenfundar la pistola, según fuentes policiales.

Desde un primer momento, la policía descartó que se tratase de un ataque terrorista. Tampoco parece verosímil la hipótesis de un robo. El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) envió tres ambulancias y un helicóptero al lugar. Las dos víctimas del tiroteo son de origen húngaro.


Hallado muerto a tiros un hombre de 63 años en una urbanización de Tarragona

Marc Rovira – El País

3 de julio de 2017

Los Mossos d’Esquadra han abierto una investigación para determinar las circunstancias de la muerte de un hombre de 63 años que ha sido encontrado muerto por un disparo de arma de fuego en la urbanización Miami Playa de Mont-roig del Camp (Tarragona).

La víctima, de nacionalidad española, presentaba un impacto de bala y, según han confirmado fuentes policiales, los indicios hacen pensar que se trata de un crimen. Una patrulla de la Policía Local de Mont-roig ha localizado, poco antes de las nueve de la mañana, el cuerpo sin vida del hombre. Estaba dentro de una casa de la urbanización.

La División de Investigación Criminal de los Mossos, que trabajan para localizar al responsable del crimen, ha recibido el aviso del suceso. La policía actúa en coordinación con el juzgado de guardia, que ha decretado secreto de sumario.


La semana de furia del veterinario

Rebeca Carranco – El País

8 de julio de 2017

«¡Atención! Como muchos de vosotros ya sabéis, la Clínica Veterinaria Casas ha cambiado de propietarios. No obstante, quien quiera contactar con el veterinario Jordi Casas para continuar cuidando a sus animales, puede llamarlo. ¡Os atenderá inmediatamente! Gracias». Con ese mensaje, Casas se despidió de la clínica que llevó durante 12 años en Corbera (Barcelona). La dejó en 2014.

El jueves, fue detenido después de tirotear a dos policías, intentar atropellar a otra patrulla y huir montaña a través armado con un arma larga, una especie de AK-47.

En una semana, el veterinario, de 44 años y sin antecedentes penales, mató presuntamente a su exsuegro, tiroteó a un camarero y a la dueña de un local y además disparó contra los dos agentes de Gavà. Los Mossos le acusan de dos homicidios consumados y de tres tentativas.

Todo empezó el jueves 29 de junio. Ese día un vendedor ambulante que pasaba por delante del Sindicat del Vi, un bar de vinos y tapas, en Vilanova i la Geltrú, vio a Gabriella, su dueña, arrastrándose para pedir auxilio. Un helicóptero la evacuó en estado crítico al hospital, donde se recupera.

Junto a ella, en el suelo y muerto a tiros, yacía uno de sus trabajadores, de 31 años, que hacía unos meses que había contratado. El agresor huyó de allí, no está claro de qué forma, y, aunque los Mossos lo intentaron, no consiguieron encontrarle.

Tres días después, de nuevo, un pistolero apareció en escena. En esta ocasión fue en Miami Platja, una zona muy turística de Mont-roig del Camp, en Tarragona. Un hombre entró en la casa de Miguel Martín, de 63 años, y le mató de dos disparos cuando estaba en la cocina. La puerta no estaba forzada, ni habían robado nada. Cuando los Mossos recibieron el aviso, el asaltante había huido.

El tercer episodio fue el jueves. A las tres y media de la tarde, una persona avisó a la Guardia Urbana de Gavà de que había un hombre merodeando frente al tanatorio que la ciudad comparte con Castelldefels. Llevaba muchas horas allí, mirando los coches aparcados… Cuando los agentes se acercaron a identificarlo abrió fuego contra ellos. Uno de los policías, de 50 años, está en estado crítico al recibir un tiro en el cuello.

Luego se subió a su Alfa Romeo verde y huyó por la carretera que discurre por la costa catalana sur. En la entrada de Cubelles, donde vive, intentó a atropellar a una patrulla que le dio el alto. Los Mossos dispararon contra él y le hirieron en el antebrazo y la pierna, pero no se detuvo.

El helicóptero de la policía, que participaba en el operativo de cierre para detenerlo, le localizó en un camino sin asfaltar. Dejó el coche y una mochila, y, pertrechado con el arma larga, se agazapó entre unos arbustos. Con el foco del helicóptero encima, pudo oír como llegaban los policías para apresarle. No opuso resistencia.

Los Mossos acusan a Jordi Casas, el mismo veterinario que se ofreció a seguir con los animales de sus antiguos clientes cuando dejó la clínica, de ser el pistolero de los tres casos. Todavía no está claro qué le movió a actuar así. No descartan que esperase delante del tanatorio donde enterraban a su exsuegro, al que él presuntamente mató, para ver si salía su expareja, una antigua auxiliar de su clínica.

Tampoco se sabe qué relación tenía con la dueña y el trabajador del Sindicat del Vi. Casas vivía cerca del bar que tiroteó. Ella declaró que no le conocía de nada.

Uno de los elementos clave para la policía es que en los tres casos se usó una munición muy específica y poco común, 222 Remington. Los Mossos registraron ayer la vivienda de Jordi Casas, que tenía permiso de armas, y sus dos coches. El veterinario sigue en el hospital, recuperándose de las heridas. Por ahora no ha contado qué desató su semana de furia.

El detenido fue inhabilitado el año pasado por impago

Jordi Casas se licenció como veterinario por la Universidad Autónoma de Barcelona en 1996. En 2002 abrió su propia clínica en Corbera con su pareja, otra veterinaria con la que salía desde hacía tiempo. Cuando rompieron, la mujer salió del proyecto, y él siguió allí hasta 2014 y entabló una nueva relación sentimental con una auxiliar del centro.

En mayo del año pasado, Jordi Casas fue inhabilitado por el Colegio de Veterinarios de Barcelona, según consta en el Diario Oficial de la Generalitat. El motivo fue el impago de las cuotas.

Casas tenía diversas deudas, según fuentes del sector. Desde que traspasó la clínica a otra veterinaria, han llamado al menos una decena de veces al establecimiento reclamando deudas que presuntamente contrajo Jordi Casas. Otras fuentes apuntan a que el hombre trabajaba con otro veterinario, que le echó.

Personas de su entorno definen a Casas como una persona taciturna, con cambios de humor. También destacan su gran amor y dedicación hacia los animales.


Muere el policía local tiroteado por un pistolero en Gavà

Rebeca Carranco – El País

19 de julio de 2017

El sargento de la policía local de Gavà tiroteado el pasado 6 de julio en la calle, cuando fue a identificar a un hombre sospechoso, ha fallecido hoy fruto de las heridas de balas. El agente permaneció ingresado 14 días en el hospital de Bellvitge, donde llegó en estado crítico.

El pistolero, Jordi Casas, disparó también a otro agente, al que hirió de menor gravedad. La patrulla se acercó a identificarle en las inmediaciones del tanatorio de Gavà. Ese día velaban a su exsuegro, al que está acusado de matar también.

Casas huyó del lugar e intentó en el camino atropellar a una patrulla de los Mossos d’Esquadra. Los agentes lo arrestaron una hora y media después, en Canyelles, donde huyó a esconderse. La juez le acusa de ser también el autor de un tiroteo contra el bar Sindicat del Vi, en el que murió un trabajador y quedó gravemente herida la dueña.

El pistolero, Jordi Casas, veterinario de profesión, de 44 años y sin antecedentes hasta ese momento, está acusado de haber matado en una semana a tres personas. Empezó el 29 de junio, cuando supuestamente mató a tiros a un camarero del Sindicat del Vi, en Vilanova i la Geltrú, e hirió de gravedad a su propietaria. Tres días después, le acusan de disparar a su exsuegro, de hace años, en su casa en Miami Platja, en Tarragona, y acabar también con su vida. A los tres días, atacó a los policías locales de Gavà.


Archivado el tiroteo del pistolero de Gavà por trastorno mental

El País

6 de marzo de 2018

Un juez ha archivado provisionalmente la causa abierta por el tiroteo el 6 julio de 2017 junto al tanatorio de Gavà (Barcelona), en el que falleció un policía local, al diagnosticarle un trastorno delirante crónico al autor de los disparos, que ha sido internado en un psiquiátrico.

En un auto, el titular del juzgado de primera instancia e instrucción número 9 de Gavà acuerda archivar de forma provisional el procedimiento abierto a Jordi Casas Cordero, que fue detenido tras el tiroteo. Uno de los agentes murió días después.

El juez, que volverá a activar la causa si el pistolero de Gavà recobra la salud mental, ha tomado la decisión de archivar la causa a raíz de un sendos informes forenses que concluyen que el acusado presenta una ideación delirante de tipo persecutorio de gran extensión, que configura un trastorno delirante crónico que afecta a todas sus capacidades de entendimiento.

Al archivarse la causa, el juez ordena su excarcelación, si bien aclara que el juzgado de Martorell (el acusado estaba encarcelado en la prisión de Brians-1, junto a esta localidad) ha acordado su internamiento en un centro psiquiátrico de Sant Boi de Llobregat (Barcelona).

Este centro psiquiátrico deberá ahora enviar al juez informes sobre el estado físico y mental del pistolero de Gavà como máximo cada seis meses y avisarle con cinco días de antelación en caso de ir a darle el alta, para poder volverle a citar como imputado.

Tras la detención de Jordi Casas Cordero, de 44 años y nacionalidad española, los Mossos d’Esquadra también le atribuyeron el crimen de su exsuegro de 63 años en su casa de Miami Platja, en Mont-roig del Camp (Tarragona) -el 3 de julio- , y el asalto de un bar de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), donde el 29 de julio tiroteó a un camarero, que falleció, y a la dueña del local, que quedó herida crítica.

Según han informado a Efe fuentes judiciales, el titular del juzgado de instrucción número 4 de Reus (Tarragona) también ha archivado la causa por el crimen de Mont-roig, mientras que el de instrucción 7 de Vilanova i la Geltrú está pendiente de que le certifiquen su ingreso en un centro psiquiátrico para tramitar el archivo.

Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies