Volkert van der Graaf

Atrás Nueva búsqueda
Volkert Van Der Graaf
  • Clasificación: Asesino
  • Características: Justificó el asesinato afirmando que consideraba a la víctima un «peligro para la democracia»
  • Número de víctimas: 1
  • Periodo de actividad: 6 de mayo de 2002
  • Fecha de detención: 6 de mayo de 2002
  • Fecha de nacimiento: 9 de julio de 1969
  • Perfil de las víctimas: El político holandés Pim Fortuyn, de 54 años
  • Método de matar: Arma de fuego
  • Localización: Hilversum, Países Bajos
  • Estado: Condenado a 18 años de prisión el 15 de abril de 2003
Leer más

Volkert van der Graaf – «Confiesa» presunto asesino de Fortuyn

BBC.co.uk

Sábado, 23 de noviembre de 2002

Un activista de los derechos de los animales acusado de asesinar al controvertido político holandés Pim Fortuyn confesó el crimen, dijeron este sábado los fiscales del caso.

Volkert van der Graaf afirmó que consideraba las posturas de extrema derecha de Fortuyn como una amenaza para sectores vulnerables de la sociedad.

El político recibió seis disparos en la cabeza, el cuello y el pecho frente a una estación de radio. El hecho ocurrió el 6 de mayo, una semana antes de las elecciones generales en Holanda.

Van der Graaf, de 33 años, fue arrestado minutos después del incidente con un arma cargada y manchada con sangre que, en análisis de laboratorio, coincidió con el ADN de Fortuyn.

En las próximas semanas el sospechoso será procesado por asesinato, luego de que los fiscales terminen su investigación y verifiquen si actuó solitariamente, como él mismo asegura.

Van der Graaf «admitió que le disparó intencionalmente a Fortuyn y que había planeado hacerlo con anticipación», dijo la parte acusadora en un comunicado.

«Consideraba al político como un creciente peligro, especialmente para los sectores más vulnerables de la sociedad», añadió.

«Le preocupaban los prejuicios políticos de Fortuyn, la forma incendiaria en que los expresaba y el poder sustancial que estaba ganando».

Reacción

El hermano de Fortuyn, Marten, dijo a la agencia de noticias holandesa ANP que no lo sorprendió la confesión, pero que lo irritaba que Van der Graaf se presentara como el «salvador de la nación».

Fortuyn, un declarado homosexual, ensombreció la imagen conciliadora y liberal de los políticos holandeses con sus declaraciones contra la inmigración y su afirmación de que el Islam era «retrógrado».

Su asesinato provocó ira en una parte de la población y su partido, la Lista de Pim Fortuyn (LPF), logró un inesperado éxito en las elecciones generales de mayo, al obtener el segundo lugar.

Pero la coalición de gobierno, integrada por el LPF, sufrió un traspié tres meses más tarde por causa de luchas internas en la agrupación de Fortuyn.

Como consecuencia, se convocaron nuevos comicios para el 22 de enero.


Volkert van der Graaf – Condenado a 18 años de prisión el asesino confeso de Fortuyn

Maite Rodal – Diariodeleon.es

16 de abril de 2003

El Tribunal de lo Penal de Amsterdam ha condenado a 18 años de prisión al ecologista defensor de los animales, Volkert van der Graaf, por el asesinato del político populista holandés Pim Fortuyn en mayo del 2002.

En medio de gritos de protesta, el juez leyó su veredicto, negando a los simpatizantes del partido de Fortuyn escuchar la tan deseada pena de cadena perpetua solicitada por los fiscales. El fiscal había defendido que Van der Graaf, de 33 años y padre de una niña, merecía la cadena perpetua porque un asesinato «excepcional» que había amenazado el proceso democrático en los Países Bajos, merecía también una «pena especial».

Al contrario que en otros países, donde la pena máxima de cárcel se traduce en 25 años, en Holanda la cadena perpetua significa literalmente cárcel de por vida, lo cual, según el juez, anularía la «perspectiva» de Van der Graaf para reinsertarse en la sociedad.

El político Pim Fortuyn fue asesinado el pasado 6 de mayo del 2002, diez días antes de la celebración de las elecciones, con cinco tiros disparados a quemarropa cuando salía de un estudio de la radio después de haber concedido una entrevista.

Van der Graaf veía en el nicho de poder que se había ganado el político una amenaza para los sectores más débiles de la sociedad debido a su programa de carácter xenófobo, no viendo «más alternativa que lo que hice» para solucionar tal problema.

Después del asesinato de su líder las elecciones de mayo del 2002 dieron a la Lista Pim Fortuyn 26 escaños en el Parlamento, especulándose que los comicios se habían convertido en un libro de condolencias para el político.

Once años de condena real

Aunque en su fallo el juez dijo que el crimen contra Fortuyn había «violado de forma extraordinaria el orden del Derecho», argumentó en contra de los fiscales que el asesinato no podía ser considerado como un «peligro en contra de la existencia de la Democracia», porque, dijo, objetivamente solamente se podía constatar que «había influido el proceso electoral de mayo del 2002, pero no lo había dañado de forma irreparable».

Volkert van der Graaf saldrá de la cárcel en mayo del año 2014, puesto que en la práctica, la condena se traduce en 12 años de prisión ya que automáticamente se reduce un tercio de la misma.


El asesino de Pim Fortuyn, condenado a 18 años de cárcel

Juan Carlos González – El Mundo

19 julio 2003

Volkert van der Graaf, el ecologista que asesinó al líder populista holandés en mayo de 2002, escuchó la sentencia sin inmutarse

El Tribunal de Apelación de Amsterdam confirmó ayer la condena de 18 años de prisión contra Volkert van der Graaf por el asesinato del político populista holandés, Pim Fortuyn. La sentencia confirma la pena del Tribunal de primera instancia pronunciada en abril.

Volkert van der Graaf, ecologista radical de 34 años, escuchó la sentencia sin inmutarse. «La Corte estima que está probado de manera legal y convincente, que el acusado es efectivamente culpable», afirmó el juez. Pero, contrariamente al fiscal que pedía la cadena perpetua por considerar que el asesinato de Pim Fortuyn constituía «un ataque contra la libertad de expresión», la defensa pidió que se «despolitizara» el asunto.

Los partidarios de Fortuyn presentes en el Tribunal reaccionaron a la condena insultando al acusado. «El asesinato del líder de un partido político poco antes de las elecciones provocó un daño irreparable al proceso democrático» estimó ayer el presidente del Tribunal de Apelación, Jeroen Chorus.

Volkert van der Graaf reconoció la autoría del asesinato. Fortuyn, que encabezaba la lista del partido que él mismo había creado, fue asesinado de seis disparos a quemarropa el 6 de mayo de 2002 -en plena campaña electoral para las legislativas-, al salir de una emisora de radio donde había concedido la que fue su última entrevista. El asesinato provocó una enorme conmoción en Holanda al tratarse del primer crimen político registrado en el país en los últimos tres siglos.

En la lectura de la sentencia, el juez desestimó la necesidad de someter a van der Graaf a nuevos exámenes médicos para determinar si padecía el llamado síndrome de Asperger, una forma leve de autismo. Una posibilidad que fue sugerida por expertos durante el juicio. Estos, basándose en las imágenes del acusado obtenidas a través de los medios de comunicación, estimaron que el hecho de que van der Graaf no haya mostrado arrepentimiento indicaba que podía padecer la enfermedad.

Sin antecedentes

La defensa recordó durante el juicio que, para este tipo de crímenes, llevados a cabo por una persona sin antecedentes judiciales, la condena en Holanda ascendía generalmente a unos 16 años de cárcel como máximo. Volkert van der Graaf justificó el asesinato afirmando a la Corte que consideraba a Fortuyn como un «peligro para la democracia».

También justificó su acto explicando que quería defender los «grupos sociales más vulnerables», en referencia a los emigrantes musulmanes y los solicitantes de asilo. Consideraba que el político que asesinó constituía una «amenaza» para el país al enfrentar dos polos opuestos en la sociedad, ya que representaba una personificación del fundamentalismo. Temía, asimismo, que Fortuyn adquiriese poder, con lo que pensó que para resolver este riesgo «no había otra posibilidad» que lo hizo.

Fortuyn, homosexual de 54 años, había conquistado en las urnas la ciudad de Rotterdam, un bastión tradicional de los laboristas, en marzo de 2002. Los sondeos situaban a este político, considerado como un populista xenófobo, como el gran favorito en las elecciones legislativas del 15 de mayo. Su programa estaba centrado en el rechazo de la inmigración musulmana. Realizó una carrera meteórica sin apenas programa, con el apoyo de una campaña mediática que le forjó una imagen de redentor de los problemas sociales en Holanda.

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR