Tamara Samsonova

Atrás Nueva búsqueda
Tamara Samsonova

La Abuela Destripadora

  • Clasificación: Asesina en serie
  • Características: Descuartizamiento - ¿Canibalismo?
  • Número de víctimas: 1 - 11
  • Periodo de actividad: 1995 - 2015
  • Fecha de detención: 28 de julio de 2015
  • Fecha de nacimiento: 1947
  • Perfil de las víctimas: Valentina Ulanova, de 79 años / Su esposo, vecinos e inquilinos
  • Método de matar: Arma blanca
  • Localización: San Petesburgo, Rusia
  • Estado: En prisión a la espera de juicio
Leer más

Una rusa de 68 años confiesa en un diario el asesinato de once personas

LaVozdeGalicia.es

5 de agosto de 2015

La policía sospecha que Tamara Samsonova habría descuartizado e incluso comido varias partes de los cuerpos de sus víctimas.

La presunta asesina en serie Tamara Samsonova, de 68 años, fue detenida en San Petersburgo acusada de la muerte de una mujer a la cuidaba, Valentina Ulanova. Los restos de esta última fueron hallados el fin de semana a las afueras de la ciudad, tal y como apuntan medios internacionales como Daily Mail. Pero la sorpresa vino cuando los policías encontraron un diario en el que Samsonova detallaba la muerte de otras diez personas.

La detención se produjo después de que la anciana fuese grabada por cámaras de seguridad deshaciéndose de los restos de su víctima. Tamara Samsonova habría dormido a su víctima con pastillas para dormir antes de desmembrarla con una sierra, cuando todavía seguía con vida. El cuerpo sin cabeza de la anciana fue encontrado en un estanque de San Petersburgo.

Durante al menos dos décadas la mujer habría descuartizado e incluso comido varias partes de los cuerpos de sus víctimas, según explicaba en un terrorífico relato escrito en tres idiomas: ruso, inglés y alemán. Tendría una tendencia especial hacia los pulmones. Una fuente policial apunta que «no se descarta» la posibilidad de que lo que dice en su diario fuese cierto y se tratase de una caníbal.

La mujer también podría ser la culpable de la muerte de su marido, desaparecido en 2005. Además, entre los relatos del diario, se describe el asesinato de uno de sus antiguos inquilinos. «Maté a mi inquilino Volodia, le corté en pedazos en el baño con un cuchillo, puse las partes de su cuerpo en una bolsa y las tiré por diferentes zonas de la calle Frunzenski».

Otro aspecto llamativo fue que, cuando acudió al tribunal, la mujer parecía más preocupada de que su caso fuese público que de los cargos de los que se la acusaba. «Sabía que vendríais, es una desgracia para mí, toda la ciudad se enterará» , dijo a los periodistas, antes de lanzarles un beso.

Ante el juez Roman Chebotaryvov se declaró culpable y aseguró que con su última víctima cierra un «capítulo».


Tamara Samsonova, la «abuela destripadora» que mata, descuartiza y se come a sus víctimas

ABC.es

6 de agosto de 2015

De 68 años, esta anciana rusa ha admitido haber asesinado a 11 personas en San Petersburgo en los últimos veinte años, según informa la Policía de ese país.

Una pensionista rusa copa hoy las portadas de los principales diarios sensacionalistas de Europa. Hablan de su identidad oculta como la «abuela destripadora» («Granny Ripper»), tal como se la conoce ya en YouTube, donde sus vídeos se han vuelto virales. Y no es para menos, Tamara Samsonova, anciana de 68, presuntamente habría matado, descuartizado y engullido a diez personas en San Petersburgo durante los últimos veinte años.

Tamara Samsonova, de 68 años, ha admitido en un diario haberlos matado, marcándose un macabro récord de crímenes. Según su propio testimonio, en estas dos décadas en San Petersburgo, la segunda ciudad de Rusia, la anciana habría decapitado y desmembrado a sus víctimas. El caso se ha destapado después de salir a la luz una grabación de las cámaras de seguridad CCTV, que ha terminado en YouTube y donde se mostraba a Tamara Samsonova con una bolsa de plástico donde se encontrarían los restos humanos de su última víctima.

Tamara Samsonova ha sido detenida por ser la presunta autora de la muerte de una mujer de 79 años, a la que habría envenenado después de una pelea. Otro de los crímenes que se le imputan es por presuntamente haber matado a un antiguo inquilino, de 32 años, de su apartamento.

«Yo maté a Volodia, le corté en pedazos en el baño con un cuchillo, puse los pedazos de su cuerpo en bolsas de plástico y las tiré por diferentes zonas del distrito de Frunzensky», confesaba la mujer en su diario.

Las barbaridades que se le imputan a la anciana vendrían por su diario, escrito en inglés, alemán y ruso, cuyos testimonios todavía no han sido verificados por la Policía, puesto que algunas de las confesiones podrían ser fantasías lejos de la realidad. Según los propios agentes, Tamara Samsonova se habría nutrido de una vasta colección de libros de magia negra y de astrología. Así las cosas, la «Pesadilla en Dimitrova Street», por sus crímenes, todavía tiene que esclarecerse.


La abuela caníbal de Rusia

Xavier Colás – ElMundo.es

6 de agosto de 2015

Parecía una tímida abuela refugiada en su casa de la calle Dimitrovka, pero entre esas cuatro paredes mató a al menos una decena de personas, cortó sus cuerpos en trozos y, según sospecha la policía, se comió las partes que más le gustaron.

A Tamara Samsonova, aparentemente una anciana inofensiva de 68 años, se la acusa de matar a al menos diez personas en un periodo de dos décadas. Fuentes del comité de Investigación de Rusia han indicado que los pulmones de los cuerpos que han encontrado habían sido extraídos. La policía ha dicho al diario Daily Mail que «no excluye» que se trate de una abuela caníbal.

La noticia ha sobrecogido a la ciudad de San Petersburgo, donde la prensa ha etiquetado la historia como «Pesadilla en la calle Dimitrovka». Tamara Samsonova fue detenida hace unos días tras haber sido grabada por las cámaras de seguridad que hay junto a su casa transportando lo que parece ser el cuerpo de su última víctima en una bolsa de plástico. Se trata de Valentina Ulanova, de 79 años, a quien ella cuidaba.

Al parecer discutieron por culpa de la pila de platos sin fregar. Tamara Samsonova atiborró a su víctima con pastillas para dormir. La cortó en trozos mientras todavía estaba viva. Envolvió el torso con la cortina de ducha. El resto de los pedazos, incluyendo la cadera y los muslos, los introdujo en bolsas de plástico. La cabeza la guardó en una olla y la bajó en el ascensor tapada con un trapo de cocina. Parte de los restos aparecieron en su calle poco después.

Un diario hallado en su casa apunta a que el horror va mucho más allá. En el cuaderno la anciana cuenta -en ruso, alemán e inglés- los detalles de los asesinatos de al menos diez personas. Tamara Samsonova describe con dibujos incluso cómo desmembró a sus víctimas y cómo se comió los pulmones de una de ellas. Y habla del caso de su marido, que desapareció en 2005 y cuyo cuerpo nunca fue encontrado.

También han hallado fragmentos que hablan de cómo mató a uno de sus inquilinos: «Yo maté a Volodia, lo corté en pedazos en el baño con un cuchillo, puse los pedazos de su cuerpo en bolsas de plástico y las tiré por diferentes zonas del barrio de Frunzensky». La anciana usaba una sierra para cortar los cuerpos. Hablaba varios idiomas porque había trabajado durante años en el hotel Europeiski de San Petersburgo. Según los vecinos, tenía buen corazón y era una fanática de los horóscopos.

Los apuntes de la «abuela caníbal» mezclan las crónicas de sus carnicerías con anotaciones de la vida aburrida típica de una anciana rusa. «Me tomé las medicinas», «duermo mal», «le he cortado la cabeza» o «apenas como», son las perlas que ha dejado para la posteridad, escritas en su modesta «jruchovka», una casa vieja, en la ciudad de los zares.

La policía está cruzando la información que contiene en macabro diario con los asesinatos sin resolver que ha habido en el entorno durante los últimos años. Ya se han encontrado algunas pistas reveladoras. En el piso de Tamara Samsonova estaba la tarjeta de visita de un hombre cuyo cuerpo fue encontrado sin brazos y sin piernas al final de su calle en 2003.

Tras ser detenida, apenas se ha mostrado apesadumbrada por lo que ha hecho ni por el castigo que pueda recibir. Sólo le preocupa que ahora todos los vecinos «se van a enterar». Al ser fotografiada por la prensa en los juzgados, lanzó un beso a los investigadores.

Al juez le dijo: «Me he estado preparando toda mi vida para esta vista, señoría, durante décadas, lo hice todo deliberadamente. No hay manera de vivir, con este último asesinato cierro un capítulo. Usted decide. Al fin y al cabo, soy culpable, merezco un castigo». Al notificarle el juez que iba a quedar en prisión bajo custodia, la abuela sonrió y dio una palmada nerviosa con las manos.


¿Se comía «la abuelita destripadora» a sus víctimas?

Telecinco.es

6 de agosto de 2015

Rusia continúa investigando el caso de Tamara Samsanova, la anciana de 68 años conocida ya como la «abuelita destripadora» tras confesar que es una asesina en serie que habría matado al menos a 11 personas. Los últimos detalles reflejan que a algunas de sus víctimas les faltan órganos internos, lo que lleva a los investigadores a cuestionar si también podría habérselos comido.

Rusia continúa en shock y cada vez más estupefacta a medida que se van conociendo nuevos y más escabrosos detalles sobre Tamara Samsonova, la anciana de 68 años de edad conocida ya internacionalmente como «la abuelita destripadora».

Tras haber confesado que había matado, descuartizado y decapitado a 11 personas, ahora la policía investiga la posibilidad de que también se hubiese comido a sus víctimas.

La detención de Tamara Samsonova se desencadenó después de que una cámara situada junto al portal de su vivienda grabara a la anciana en plena acción transportando el cadáver de Valentina Ulanova, una mujer paralítica de 79 años, con la que vivía y a la que habría envenenado y descuartizado en su propia bañera tras haberse, según dijo, «cansado» de ella.

Detenida después de que se encontrara el cuerpo decapitado de Ulanova en la calle Dimitrova, en San Petersburgo, los investigadores procedieron a registrar su casa, donde encontraron restos de sangre y un diario manuscrito en tres idiomas, –ruso, alemán e inglés–, en el que Tamara Samsonova confiesa numerosos crímenes.

Ahora, tal y como informa Daily Mail, en el Comité de Investigación Ruso, equivalente al FBI, repasan cuidadosamente el diario contrastando algunas de sus entradas con casos de asesinatos sin resolver que han sucedido en distintos lugares con el mismo modus operandi.

De este modo, la relacionan también con la muerte de un hombre de 32 años en 2003 y de su propio marido, desaparecido desde 2005.

Sin embargo, la última información que convierte en todavía más grotescos los sucesos sugiere que podría tener cierta inclinación caníbal después de que se haya comprobado que a varias víctimas les faltan órganos internos. En particular los pulmones.

Preguntados al respecto de si la «abuelita destripadora» podía ser caníbal la respuesta policial evita establecer una conclusión clara: «No es concluyente», aseguran.

Por su parte, Tamara Samsonova, quien afirmó haber estado preparándose «durante 12 años» para el juicio al que está siendo sometida, aseguró que todo había sido hecho «de forma deliberada», añadiendo: «No hay forma de vivir. Con este último asesinato he cerrado el capítulo».

Ante la pregunta del juez del caso sobre qué pensaba sobre la petición popular de retenerla en prisión, respondió con frialdad: «Tú decides. Es tu honor. Después de todo soy culpable y merezco castigo».


Policía rusa investiga asesinatos cometidos presuntamente por la «Abuela Destripadora»

Matthew Chance – CNN.com

8 de agosto de 2015

(CNN) – La policía de la ciudad rusa de San Petersburgo está investigando presuntos hechos de canibalismo y sacrificio ocultista relacionados con la muerte de al menos 11 personas, en las que se señala como responsable a una anciana a la que se ha apodado la «Abuela Destripadora».

La sospechosa, Tamara Samsonova, de 68 años de edad, solía trabajar en un hotel. Fue arrestada el 28 de julio después de que surgieran imágenes de un vídeo de seguridad en las que se le veía sacando varias bolsas de plástico grandes de su edificio de apartamentos a media noche.

La policía dijo que las bolsas contenían las partes del cuerpo de otra pensionista, Valentina Ulanova, de 79 años, con la que la sospechosa vivió temporalmente como cuidadora.

Después de su arresto, Tamara Samsonova fue fotografiada lanzando besos a los reporteros en el tribunal, y fue grabada en vídeo celebrando cuando el juez le informó que permanecería detenida.

«Me veo atormentada por un maniático que me obligó a matar», le dijo a los reporteros a través de los barrotes de su celda en la sala del tribunal.

«No tengo otro lugar dónde vivir. Soy una persona mayor. He pensado 77 veces en esto y luego decidí que debo estar en prisión. Moriré ahí y el estado probablemente me enterrará», dijo Tamara Samsonova.

La policía dijo que tiene evidencia que vincula a la sospechosa con al menos 11 muertes.

La policía no ha dado a conocer la evidencia para respaldar de manera directa las acusaciones de canibalismo, pero dijo que ella tenía un diario detallado de sus crímenes.

Se cree que el diario tiene referencias al canibalismo y al ocultismo, lo cual ha llevado a la policía a investigar ambos elementos como posibles motivos. La policía dijo que ha confesado al respecto en al menos dos asesinatos.

Los investigadores dijeron que sospechan que las víctimas incluyen a otros vecinos, exinquilinos y al esposo de Tamara Samsonova, a quien ella reportó como desaparecido hace 10 años.

Fuera del apartamento donde la policía dijo que ocurrió el último asesinato, en un suburbio de San Petersburgo, los residentes han colocado flores en la puerta en memoria de la víctima, quien fue descrita por los vecinos como una anciana amable que había acogido a Tamara Samsonova temporalmente, siguiendo el consejo de los trabajadores sociales.

Los vecinos dijeron que ellos están impactados por lo sucedido, pero no están del todo sorprendidos.

«Tamara Samsonova es una mujer muy extraña, engañosa y sospechosa», dijo Natalia Fedatovskaya, una vieja amiga de la víctima.

«Cuando la confronté por mi amiga desaparecida, ella me rogó que no llamara a la policía, y me tomó del brazo. Más adelante, la policía me dijo que tuve suerte de haber escapado», dijo la amiga de la víctima.

La policía dice que están buscando los registros de las muertes sin resolver para ver a cuántas personas podría haber matado a quien se le llama ya la «Abuela Destripadora».

 


VÍDEO: TAMARA SAMSONOVA LLEVANDO LA CABEZA DE UNA VÍCTIMA


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR