Rodney James Alcala

Atrás Nueva búsqueda
Rodney Alcala

El asesino del Juego de Citas

  • Clasificación: Asesino en serie
  • Características: Violador - Torturador
  • Número de víctimas: 7 - 50 +
  • Periodo de actividad: 1971 - 1979
  • Fecha de detención: 27 de julio de 1979
  • Fecha de nacimiento: 23 de agosto de 1943
  • Perfil de las víctimas: Cornelia Michel Crilley, de 23 años / Ellen Hover Jane, de 23 / Jill Barcomb, de 18 / Georgia Wixted, de 27 / Charlotte Lamb, de 31 / Jill Parenteau, de 21 / Robin Samsoe, de 12
  • Método de matar: Golpes - Estrangulación
  • Localización: Varias, Estados Unidos (California), Estados Unidos (Nueva York)
  • Estado: Condenado a pena de muerte en California el 30 de marzo de 2010. Condenado a dos cadenas perpetuas en Nueva York el 7 de enero de 2013
Leer más

Rodney Alcala

Última actualización: 31 de enero de 2016

Rodney Alcala (nacido como Rodrigo Jacques Alcala Buquor; 23 de agosto de 1943) es un violador convicto y asesino en serie. Fue condenado a muerte en California en 2010 por cinco asesinatos cometidos en ese estado entre 1977 y 1979. En 2013, recibió una condena adicional de 25 años a cadena perpetua tras declararse culpable de dos homicidios en Nueva York en 1971 y 1977.

Su verdadero recuento de víctimas sigue siendo desconocido, y podría ser mucho mayor. Un detective de la policía llamó a Alcala «una máquina de matar» y otros lo han comparado con Ted Bundy. Un investigador de homicidios familiarizado con la evidencia especula que podría haber asesinado a un máximo de 50 mujeres, mientras que otras estimaciones estipulan como alrededor de 130.

Los fiscales dicen que Alcala «jugó» con sus víctimas, estrangulándolas hasta que perdían el conocimiento, y luego reviviéndolas, repitiendo este proceso varias veces antes de matarlas. La policía descubrió una colección de más de 1.000 fotografías tomadas por Alcala, en su mayoría de mujeres y chicos adolescentes, la mayoría de ellos en poses sexualmente explícitas.

A veces es llamado el «Dating Game Killer» debido a su aparición en 1978 en el programa de televisión The Dating Game en medio de su serie de asesinatos.

Primeros años y educación

Alcala nació como Rodrigo Jacques Alcala Buquor en San Antonio, Texas, hijo de Raoul Alcala Buquor y Ana María Gutierrez. Su padre abandonó a la familia y su madre se mudó con Rodney y sus hermanas a los suburbios de Los Ángeles cuando tenía unos 12 años de edad.

Se unió al Ejército de Estados Unidos en 1960, a los 17 años, donde se desempeñó como secretario. En 1964, después de lo que fue descrito como un «ataque de nervios», se le diagnosticó un trastorno antisocial de la personalidad por un psiquiatra militar y fue dado de baja por razones médicas.

Otros diagnósticos más tarde propuestos por diversos expertos en psiquiatría en sus ensayos incluían trastorno narcisista de la personalidad, trastorno límite de la personalidad, y (del experto en homicidios Vernon Geberth) trastorno de la personalidad narcisista maligna con psicopatía y sadismo sexual comorbilidades.

Después de dejar el ejército, Alcala -que dice tener un «nivel de genio» IQ- se graduó en la UCLA School de Bellas Artes y más tarde estudió cine con Roman Polanski en la Universidad de Nueva York.

Antecedentes penales tempranos

Alcala cometió su primer crimen conocido en 1968. Un automovilista en Los Ángeles llamó a la policía después de verlo atraer a una niña de ocho años de edad, llamada Tali Shapiro a su apartamento de Hollywood. La niña fue encontrada violada y golpeada con una barra de acero, pero Alcala había huido de la escena.

En 1971 obtuvo un trabajo de asesoramiento en un campamento de artes para niños de Nuevo Hampshire, utilizando el alias de «John Burger». En junio de 1971 Cornelia Michel Crilley, una joven de 23 años de edad, asistente de vuelo de Trans World Airlines, fue encontrada violada y estrangulada en su apartamento de Manhattan. Su asesinato se quedaría sin resolver durante los siguientes 40 años.

Más tarde ese verano dos niños que asisten al campamento de artes vieron un cartel del FBI sobre Alcala en la oficina de correos y lo notificaron a los directores del campamento. Fue arrestado y extraditado a California. Para entonces los padres de Tali Shapiro habían trasladado a toda su familia a México y se negaron a permitir que ella testifique en el juicio de Alcala. No se le pudo condenar por violación e intento de asesinato sin la principal testigo, y los fiscales se vieron obligados a permitir que Alcala se declarase culpable de un cargo menor por asalto.

Salió en libertad condicional después de 34 meses, en 1974, en el marco del programa «la sentencia indeterminada» popular en la época, lo que permitió a las Juntas de Libertad Condicional liberar delincuentes tan pronto como demostraran evidencia de rehabilitación.

Menos de dos meses después fue arrestado al agredir a una niña de 13 años de edad, identificada en documentos de la corte como «Julie J.», que había aceptado lo que pensaba que sería un viaje a la escuela. Una vez más, salió en libertad condicional después de cumplir dos años de una «sentencia indeterminada».

En 1977, después de su segunda salida de la cárcel, bajo el seguimiento de los oficiales de libertad condicional de Los Ángeles, se le permitió viajar a la ciudad de Nueva York. Investigadores del NYPD que analizaron los casos ahora creen que una semana después de llegar a Manhattan, Alcala mató a Ellen Hover Jane, de 23 años, hija del dueño de Ciro’s, un club nocturno popular de Hollywood y ahijada de Dean Martin y Sammy Davis, Jr. Sus restos fueron encontrados enterrados en los terrenos de la Rockefeller Estate en el condado de Westchester.

En 1978 Alcala trabajó durante un breve periodo de tiempo en Los Angeles Times, como compositor tipográfico, y fue entrevistado por los miembros del grupo de trabajo Hillside Strangler, como parte de su investigación sobre los delincuentes sexuales conocidos. Aunque Alcala fue descartado como el estrangulador de la colina, fue arrestado y cumplió una breve condena por posesión de marihuana.

Durante este período Alcala convenció a cientos de hombres y mujeres que él era un fotógrafo de moda profesional de jóvenes, y los fotografió por su «portafolio». Luego un compañero de trabajo recordó que Alcala compartió sus fotos con compañeros de trabajo.

«Pensé que era extraño, pero yo era joven, yo no sabía nada», dijo. «Cuando le pregunté por qué tomó las fotos, dijo que sus madres le pidieron que lo hiciera. Me acuerdo que las chicas estaban desnudas».

«Él dijo que era un profesional, así que pensé que estaba siendo una modelo para él» dijo una de las mujeres, que permitían a Alcala fotografiarla en 1979. La mayoría de las fotos son de sexo explícito, y la mayoría permanecen sin identificar. La policía teme que algunos de los sujetos pudieron ser víctimas en casos adicionales.

Aparición en The Dating Game

En 1978, a pesar de su condición de violador convicto y delincuente sexual registrado, Alcala fue aceptado como concursante en The Dating Game. Para entonces ya había matado al menos a dos mujeres en California y otras dos en Nueva York. El anfitrión Jim Lange lo presentó como un «fotógrafo de éxito que comenzó su carrera cuando su padre lo encontró en el cuarto oscuro a la edad de 13, totalmente «desarrollado». Entre sus pasatiempos, puede encontrársele practicando paracaidismo o motociclismo».

Alcala ganó el concurso, y una cita con la «soltera» Cheryl Bradshaw, quien posteriormente se negó a salir con él, de acuerdo con informes publicados, porque ella lo encontró «espeluznante».

El perfilador criminal Pat Brown, señaló que Alcala mató a Robin Samsoe y al menos otras dos mujeres después de su aparición en The Dating Game, y especuló que el rechazo de Bradshaw podría haber sido un factor agravante.

El asesinato Samsoe y los dos primeros juicios

Robin Samsoe, una niña de 12 años de edad, de Huntington Beach, California, desapareció en algún lugar entre la playa y su clase de ballet, el 20 de junio de 1979. Su cuerpo en descomposición fue encontrado 12 días después en las estribaciones de Los Ángeles. Posteriormente, la policía encontró los pendientes de Samsoe en un guardamuebles de Seattle alquilado por Alcala.

En 1980 Alcala fue juzgado, declarado culpable y condenado a muerte por el asesinato de Samsoe, pero el veredicto fue anulado por la Corte Suprema de California, ya que los miembros del jurado habían sido inadecuadamente informados de sus delitos sexuales anteriores.

En 1986, después de un segundo juicio fue condenado de nuevo y condenado a muerte, una vez más. Sin embargo, el tribunal del Noveno Circuito de Apelaciones anuló esta segunda convicción, en parte debido a que no se le permitió a un testigo apoyar la afirmación de Alcala de que el guardia forestal que encontró el cuerpo de Samsoe había sido «hipnotizado por investigadores de la policía».

Víctimas adicionales

Durante la preparación de su tercer juicio en 2003, los investigadores del condado de Orange consiguieron a través de pruebas de ADN acusar a Alcala del asesinato de 4 mujeres más: Jill Barcomb, de 18 años, cuyo cadáver fue hallado en un barranco de Los Ángeles en 1977, y que en un principio se creía que había sido víctima de los estranguladores de Hillside; Georgia Wixted, de 27 años, golpeada hasta la muerte en su apartamento de Malibú en 1977; Charlotte Lamb, de 31 años, violada y estrangulada en el lavadero de su complejo de apartamentos de El Segundo en 1978; y Jill Parenteau, de 21 años, muerta en su apartamento de Burbank en 1979. Todos los cuerpos fueron encontrados «colocados en posiciones cuidadosamente seleccionadas».

Tercer juicio

En 2003 los fiscales presentaron una moción para unificar los cargos por la muerte de Samsoe con los de las cuatro víctimas recién descubiertas. Los abogados de Alcala impugnaron la moción, pero en 2006, la Corte Suprema de California falló a favor de la acusación, y en febrero de 2010 Alcala fue sometido a juicio por los cinco asesinatos.

Durante este tercer juicio, Alcala actuó como su propio abogado, negando todos los cargos. Sin embargo, el jurado, después de dos días de deliberaciones encontró a Alcala culpable de los cinco cargos de asesinato en primer grado

Un testigo sorpresa durante la fase de sentencia del juicio fue Tali Shapiro, la primera víctima conocida de Alcala. En marzo de 2010 fue condenado a muerte por tercera vez.

Cargos adicionales

Tras su condena de 2010, las autoridades de Nueva York anunciaron que dejarían de perseguir a Alcala. Sin embargo, en enero de 2011 un Gran Jurado de Manhattan lo acusó por el asesinato de Ellen Hover, la heredera de Ciro (asesinada el 15 de julio de 1977), y Cornelia Crilley, una azafata de TWA (asesinada el 12 de junio de 1971).

En junio de 2012 fue extraditado a Nueva York, donde inicialmente se declaró no culpable de los homicidios de Hover y Crilley; pero en diciembre cambió su declaración a culpable en ambos casos, manifestando su deseo de regresar a California para trabajar en su apelación contra su condena a muerte. El 7 de enero 2013 recibió una condena adicional de 25 años a cadena perpetua, ya que el estado de Nueva York abolió la pena de muerte en 2007.

En marzo de 2011 los investigadores del condado de Marin, al norte de San Francisco, anunciaron que estaban «seguros» que Alcala fue el responsable del asesinato de Pamela Jean Lambson, de 19 años de edad, que desapareció en 1977 después de hacer un viaje al Muelle de los Pescadores con un hombre que se había ofrecido a fotografiarla. Sin embargo, dada la ausencia de evidencias, es improbable que se presenten cargos contra Alcala.

En Seattle, en el estado de Washington, hay abierta una investigación sobre la posible conexión de Alcala con los asesinatos de Antonieta Wittaker, de 13 años, en julio de 1977, y Joyce Gaunt, de 17, en febrero de 1978.

Fotografías de personas sin identificar

En marzo de 2010, el Huntington Beach y el Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York hicieron públicas 120 fotografías halladas en poder de Rodney Alcala, pidiendo ayuda al público para identificar a las mujeres y niños que aparecen en las fotografías por si pudiera tratarse de más víctimas de Alcala.

Durante las primera semanas 21 mujeres contactaron con la Policía reconociendo ser ellas las que aparecían en las fotografías y al menos seis familias han reconocido algún familiar desaparecido en las citadas fotografías.

Además, la Policía cuenta con otras 900 fotografías halladas en poder de Alcala, que no se han hecho públicas, dado su contenido sexual explícito.

Desde noviembre de 2014, 110 de las fotos originales permanecen publicadas en línea, y la policía continúa solicitando ayuda del público para nuevas identificaciones.


Rodney James Alcala – «The Dating Game Killer»

Grotesqueandarabesque.blogspot.com

9 de julio de 2012

Cuando los especialistas comenzaron a comparar a Rodney Alcala con el mismísimo Ted Bundy, muchos pensaron que era una exageración. Alcala era un reo que llevaba varios años tras las rejas por cometer una serie de asesinatos; pero las sentencias se retractaban y la culpabilidad del acusado fue puesta en duda en más de una ocasión. Un par de confesiones falsas, habían enredado más de la cuenta toda la historia en torno a este hombre quien, años atrás, se había transformado en uno de los solteros más codiciados de Norteamérica.

Rodney James Alcala nació en Texas, San Antonio, el 23 de agosto de 1943. Su padre lo abandonó cuando él tenía 12 años, y a los 17 se inscribió en el Ejército de los Estados Unidos. Tres años después, y debido a varios «ataques de nervios», Alcala es dado de baja.

Se le diagnosticó «Trastorno Antisocial de Personalidad», lo que dificultó su interacción con sus compañeros. Los exámenes destacaban que Alcala tenía el coeficiente intelectual de un genio, marcando un CI de 160; sin embargo también era un narcisista de personalidad límite.

Una vez fuera del ejército, Rodney decide estudiar en la Universidad de California de Los Angeles (UCLA), en donde se graduó de la Escuela de Bellas Artes.

En 1968, Alcala violó y golpeó con una barra de hierro a Tali Shapiro, una niña de 8 años. Por fortuna, mientras el extraño engañaba a su víctima invitándola a entrar a su coche, un testigo lo siguió y alertó a un policía, el cual entró al departamento de improviso, encontrando a Shapiro en el piso, aun con vida, pero mal herida. Mientras tanto, el violador se fugaba por la puerta trasera y desaparecía.

Alertado por la situación, y sospechando que podría llegar a ser reconocido por la menor, Alcala decide huir hacia el este y se matricula en la Escuela de Cine de la Ciudad de Nueva York, cambiando su nombre, en varias ocasiones, al de John Berger y John Burger.

En 1971, Rodney Alcala comete su primer asesinato. La víctima fue identificada como Cornelia Crilley Michell, de 23 años. La muchacha fue violada y estrangulada; sin embargo su crimen tendría que esperar casi 40 años para ser resuelto. La policía no encontró pistas, y el caso quedó congelado.

Mientras tanto, Alcala fue acusado de acoso a dos menores de edad. Se descubrió su vinculación con el caso de Tali Shapiro, la niña de 8 años que había sido violada y golpeada en 1968, y lo extraditaron a California. La principal testigo del asalto, Tali Shapiro, se mudó a México junto con su familia y el caso contra Alcala perdió fuerza. Los jueces vieron, con impotencia, cómo el violador se declaraba culpable por cargo menor de asalto, y condenado a 34 meses de prisión.

Alcala salió en libertad en 1974; pero tan solo unas semanas después, volvió a comparecer ante el juez por el supuesto secuestro de una muchacha de 13 años. No se pudo probar el cargo; sin embargo Alcala habría cometido el delito de facilitar marihuana a la menor. Rodney cumplió una sentencia de 2 años y volvió a la calle. Se trasladó a Los Ángeles y asesinó, una semana después de salir en libertad, a Ellen Jane Hover, de 23 años de edad.

Trabajó un breve período escribiendo para el Angeles Times, en donde algunos compañeros recordarían, años más tarde, haberlo visto con varias fotografías de distintas muchachas con las que, supuestamente, mantenía relaciones amorosas. Rodney era fotógrafo, y utilizaba este medio para atraer e impresionar a distintas jóvenes, varias de las cuales quedaban rendidas a sus encantos. Era un tipo de buenos modales, simpático, inteligente, atractivo y un tanto pícaro. Ninguna de ellas sospechó jamás que Alcala era un despiadado asesino y violador.

En 1977, Alcala ya se había convertido en un frío asesino en serie. Los siguientes asesinatos demostraron que el homicida estaba disfrutando su labor, Rodney Alcala estrangulaba; pero su modus operandi empezó a volverse más y más sádico, llegando a torturar por varias horas a sus víctimas, antes de matarlas. Además de las violaciones y golpes, solía asfixiarlas hasta que perdieran el sentido y dejarlas casi muertas, para luego revivirlas varias veces. Luego, las estrangulaba y sodomizaba el cuerpo con un martillo, o les molía la cabeza a golpes, incluso comenzó a decapitarlas y practicar necrofilia con los cuerpos.

Al mismo tiempo, Alcala hacía su vida como si nada ocurriera, y la policía no tenía ninguna pista sobre los asesinatos. El hecho de que nadie lo relacionara con los crímenes que venía cometiendo, le hicieron sentir una enorme sensación de impunidad.

En 1978, y con confianza de sobra, Rodney Alcala se presenta en televisión para participar en el famoso show The Dating Game, un programa estadounidense de bastante popularidad que duró hasta mediados de los años 90. En él, una chica debía escoger, entre tres hombres, al que la acompañaría en una cita romántica. Como era de esperar, Alcala lució encantador en el casting y fue seleccionado para participar.

Durante el show, se le presentó como un fotógrafo exitoso, fanático del paracaidismo y las motocicletas. Logró impresionar a la chica (Cheryl Bradshaw) con coqueteos y demostrando mucha picardía y buen humor, además de esbozar una amplia sonrisa durante todo el programa. Cheryl no dudó en escogerlo como el ganador. Luego del show, la chica cancelaría la cita con Alcala. Según su opinión, algo no le gustaba (y le asustaba) de aquel hombre.

El último asesinato de Alcala sería el de Robin Samsoe, una chica de 12 años a la que secuestró el 20 de junio de 1979. El hecho fue informado a la policía, mientras un par de testigos aseguraban haberla visto, poco antes de su desaparición, junto a un fotógrafo en una playa cercana.

Quince días después, el cuerpo de Samsoe fue hallado cerca de las montañas, devorado por los animales e insectos. La niña había sido estrangulada, decapitada y le faltaban varios dientes. Los testigos lograron dar una buena descripción del sospechoso, y se realizó un boceto que fue reconocido por uno de los policías que conocía a Alcala, debido al caso de violación en el que estuvo vinculado años antes.

También una guardabosques aseguró haber visto un Datsun F10, en el lugar del hallazgo, el mismo día de la desaparición de Samsoe. El vehículo era el de Rodney Alcala y la policía emitió una orden de detención. Días después, el sospechoso fue detenido en casa de su madre y acusado del asesinato de Robin Samsoe. La suerte de Alcala parecía acabarse.

Durante el juicio, la madre de Robin Samsoe llevó un revólver para asesinar a Alcala; pero no lo hizo. El duro proceso causó problemas en la familia Samsoe y algunos integrantes dejaron de asistir. El asesino había sido condenado a muerte; pero varios tecnicismos hicieron que la condena de Alcala fuera anulada en 1984 y, nuevamente, en el 2001.

Posteriormente, las evidencias comenzaron a ligarlo con otros casos de asesinato cometidos entre 1971 y 1979. Cuatro cargos más se sumaron al caso Samsoe, y pronto la suma de posibles asesinatos, ascendió a la alarmante cifra de 30.

Durante el allanamiento de la casa del asesino, se hallaron cientos de fotografías de mujeres, las cuales incluían a las que había asesinado. De pronto, la policía comenzó a preguntarse si las otras chicas fotografiadas estarían vivas o muertas.

Varios especialistas aseguraron que era posible que Alcala estuviese vinculado a la desaparición de unas 125 mujeres y decidieron difundir, por medio de Internet y las redes sociales, más de 130 fotografías que escondía el asesino, con la esperanza de que se lograra identificar a alguna de ellas; pero no tuvieron éxito. La cifra oficial de mujeres asesinadas por Alcala es un misterio; pero si la estimación de los expertos es correcta, podríamos estar hablando del peor asesino en serie de los Estados Unidos.

En el 2012, Alcala fue condenado a la pena de muerte. A pesar de representarse a sí mismo ante el jurado y de negar todos los cargos en su contra, su defensa no fue sólida. Al parecer, la justicia ya no quiere seguir batallando contra este hombre que, a pesar de llevar cuatro décadas en prisión, sigue siendo un verdadero dolor de cabeza. Con 68 años, Rodney James Alcala espera su ejecución en el «pasillo de la muerte» de la cárcel de San Quintín.

Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR