Paul Kenneth Bernardo

Atrás Nueva búsqueda
paul-bernardo

Ken - El Violador de Scarborough

  • Clasificación: Asesino en serie
  • Características: Violador
  • Número de víctimas: 3 +
  • Periodo de actividad: Dic. de 1990 - Abril de 1992
  • Fecha de detención: 17 de febrero de 1993
  • Fecha de nacimiento: 27 de agosto de 1964
  • Perfil de las víctimas: Tammy Homolka, de 15 años / Leslie Mahaffy, de 14 / Kristen French, de 15
  • Método de matar: Veneno - Estrangulamiento
  • Localización: Ontario, Canadá
  • Estado: Condenado a 25 años de prisión el 1 de septiembre de 1995. Posteriormente fue declarado «Violador Peligroso», algo que en la ley canadiense equivale a que el condenado no pueda obtener la libertad
Leer más

Paul Bernardo

Wikipedia

Paul Jason Teale (también conocido como Paul Bernardo o Ken), (n. 27 de agosto de 1964 en Scarborough, Ontario, Canadá) es un violador y asesino en serie convicto de nacionalidad canadiense, conocido por los crímenes que cometió junto con su esposa Karla Homolka. Delitos por los cuales, purga una condena de Cadena Perpetua.

Paul Bernardo

Paul Jason Teale nació el 27 de agosto de 1964 en Scarborough, Ontario, Canadá, hijo de Marilyn, una mujer quien había sido adoptada por un abogado de la ciudad de Toronto, Gerald Eastman y su esposa Elizabeth. Marilyn vivió una infancia feliz en una familia sana. Por su parte, el padre de Paul, Kenneth, fue el hijo de una mujer inglesa y de un inmigrante italiano; su vida no fue tan dichosa como la de su mujer. Desde adolescente, Paul siempre fue un joven guapo y apuesto, rubio, alto y de buena porte, era el hombre que «derretía» a las mujeres. Absolutamente nada podía hacer parecer al joven Paul como un enfermo retorcido que disfrutaba del dolor de otros. Así, Paul seguiría sus estudios y para 1987 ya era contable.

Paul conoce a Karla Homolka

En el mes de octubre del año 1987, cuando Paul contaba con 23 años de edad, conoció a una joven también canadiense, pero a diferencia de él, ella era de padres checoslovacos refugiados. Esta joven se llamaba Karla Homolka, y tenía 17 años de edad. La chica había sido un modelo a seguir en la Sir Winston Churchill School en donde incluso se asoció a una sociedad secreta de mujeres «El club del diamante», que preparaba a las mujeres para conseguir maridos ricos.

Tras conocerla, Paul, muy astuto y con sus encantos de guapo y seductor, logró que la adolescente Karla cayera rendida a sus pies, luego de regalos, cenas con velas y encantos de diferente índole. También Paul le había regalado a Karla un anillo, el cual ella lucía con un gran orgullo y no paraba de mostrárselo a quien fuese. Finalmente, se casaron en una ceremonia repleta de lo mejor, champagne y las mejores comidas se sirvieron en la boda, además, llegaron al lugar de la ceremonia en un hermoso carruaje y pasaron su luna de miel en Hawaii. Nada parecía fuera de lugar; como luego comentarían varios, era la «pareja perfecta».

Pero como toda pareja, Paul y Karla «Teale», empezarían a tener sus problemas, como el fortísimo temperamento de Paul y las agresiones físicas que Paul estaba efectuando últimamente contra Karla. Así fue como un día de enero de 1993, Karla llamaría a la policía, denunciando que Paul la había agredido. Una vez que la policía llegó allí, encontró (según declaraciones de los detectives), a Karla muy asustada y con un terrible pánico hacia Paul, a quien era totalmente sumisa y a quien temía increíblemente. Entonces, fue cuando Karla, para terrible sorpresa policial, confesó absolutamente todo y todos los crímenes que había cometido junto a su marido desde 1991 y violaciones que su marido venía cometiendo desde hacía muchos años. Ese fue el principio del fin de la carrera criminal de Paul Bernardo, ya que la policía, con esta confesión, ya tenía el permiso para realizar un registro y examinar la casa, donde empezaron a encontrar cosas realmente horribles y propias de gente muy pervertida.

Crímenes de los «Teale»

  • El Violador de Scarborough

Bernardo cometió múltiples agresiones sexuales, escalando en violencia, en y alrededor de Scarborough, Ontario. La mayoría de las agresiones fueron perpetradas contra mujeres jóvenes a quienes él había acechado después de que ellas habían bajado de sus respectivos autobuses tarde por la noche.

4 de mayo de 1987: Bernardo cometió su primera violación en Scarborough: una mujer de 21 años, en frente de la casa de los padres de ella, después de seguirla hasta su hogar. El ataque duró más de media hora. Como curiosidad, era el día del 17 cumpleaños de Karla Homolka.

14 de mayo de 1987: Bernardo cometió su segunda violación. Atacó a una mujer de 19 años en el patio trasero de la casa de los padres de ella. Esta violación duró más de una hora.

27 de julio de 1987: Bernardo intentó cometer su tercera violación. A pesar de que golpeó a la joven mujer, abandonó el ataque después de que ella se defendiese.

16 de diciembre de 1987: Bernardo cometió su tercera violación: una niña 15 años. Esta violación duró cerca de una hora. Al día siguiente, El Servicio de Policía de Toronto emitió una advertencia para las mujeres en Scarborough que viajaban solas durante la noche, especialmente aquellas que tomaban el autobús.

23 de diciembre de 1987: Bernardo cometió su cuarta violación. Durante este ataque, Bernardo violó a la joven de 17 años con un cuchillo que usaba para amenazar a sus víctimas. Fue esta violación la que engendró el término «Violador de Scarborough».

18 de abril de 1988: Bernardo atacó a una joven de 17 años. Esta quinta violación duró 45 minutos.

25 de mayo de 1988: Bernardo fue casi atrapado por un investigador uniformado de la Metro Toronto mientras acechaba en una parada de autobús. El investigador lo vio escondiéndose bajo un árbol y lo persiguió a pie, pero Bernardo escapó.

30 de mayo de 1988: Bernardo cometió su sexta violación, esta vez en Clarkson, cerca de 25 millas al suroeste de Scarborough. Este ataque, contra una joven de 18 años, duró 30 minutos.

  • Asesinatos

El día en que Paul Bernardo y Karla Homolka fueron arrestados, la policía encontró seis vídeos en la casa de los «Teale», también conocidos como «Barbie y Ken», en los que se veía como dos jóvenes habían sido torturadas y violadas brutalmente por Paul y Karla.

En la Navidad de 1990, Paul, con la ayuda de su esposa Karla, drogó y violó a Tammy Homolka de 15 años (hermana de Karla), con el consentimiento de ésta, en su propia casa. Luego de violarla, Paul asfixiaría a Tammy con una almohada quien a su vez se ahogaría en su vómito por las drogas.

El 15 de junio de 1991, Paul mataría otra vez, esta vez a Leslie Mahaffy de 14 años de edad, a quien secuestró y violó ese mismo día. Luego la asesinaría y descuartizaría su cuerpo, para tirar los restos en el lago Gibson cerca de St. Catharines, Ontario.

El 16 de abril de 1992, con la ayuda de su esposa Karla, Paul secuestraría a Kristen French, de 15 años de edad. Luego, la expondría a 13 días de calvario en el que fue violada y torturada, hasta que encontró la muerte por tanto maltrato. Su cuerpo fue hallado en un camino vecinal, dos semanas después de desaparecer camino a su escuela.

Además de los cargos de asesinato, Paul fue acusado de más de 40 agresiones sexuales.

Juicio y condena de los «Teale»

Paul Bernardo fue juzgado por las muertes de Mahaffy y French en el año 1995 y el juicio incluyó declaraciones de la propia Karla en su contra y muestras de los vídeos en los que Paul violaba a las víctimas. El juicio fue totalmente privado, debido al miedo de la publicación de los vídeos por parte de la prensa y se trasladó desde Toronto hacia St. Catharines, donde ocurrieron los crímenes. Las declaraciones de Bernardo fueron distintas en todo momento: dijo desde que las muertes habían sido «accidentales» hasta que Karla era la propia asesina. El 1 de septiembre de 1995, Canadá cerraría una oscura página en su historia, condenando a Paul Kenneth Bernardo a Cadena perpetua. Luego, Bernardo sería declarado «Peligroso Violador», algo que en la ley canadiense equivale a que el condenado no sea liberado nunca por ese peligro.

Desde su condena, Paul Bernardo está tras las rejas en la Penitenciaria de Kingston en Kingston, Ontario, bajo confinamiento solitario, para protegerlo de los demás convictos, ya que según los códigos carcelarios, un criminal como Bernardo nunca sería bien recibido en las celdas comunitarias.

Por su parte, Karla Homolka recibió una sentencia reducida a cambio de su declaración completa contra su ex marido. Fue condenada a 12 años de prisión, una medida que fue muy criticada por los canadienses.

El caso Bain

Bernardo es sospechoso de una muerte más, ocurrida en junio de 1990 cuya víctima sería Elizabeth Bain. Robert Baltovich fue condenado por la muerte de Bain pero fue absuelto en el año 2000. En el año 2004, una investigación mostró a Bernardo como posible asesino de Elizabeth Bain, ya que él fue visto con ella el mismo día de su desaparición. Paul Bernardo niega haberla conocido.

Karla Homolka sale de prisión

El 4 de julio de 2005 Karla Homolka salió de la cárcel. Varios días antes Bernardo fue entrevistado por la policía y por su abogado, Tony Bryant. Según Bryant, Bernardo declaró que él siempre había estado dispuesto a liberar a las chicas y que Karla se había negado. Sin embargo, Mahaffy fue asesinada al ver el rostro de Bernardo después de que se le desprendiera el vendaje que cubría sus ojos. Homolka hizo referencia a que Paul la mató ya que Mahaffy, al reconocer a Paul, los delataría ante la policía. Bernardo también declaró que Karla asesinó a Mahaffy, inyectándole una burbuja de aire con una jeringa en su torrente sanguíneo, provocándole una embolia.

Libros y películas

Muchos libros han sido escritos basándose en los crímenes de los «Teale», y en octubre de 2005, una película referente a este caso se estrenó. Con Misha Collins como Bernardo y Laura Prepon como Homolka.

El Dr. Stone del programa Índice de maldad calificó en el nivel 22 a esta pareja asesina, que es la escala más alta, para torturadores y asesinos psicópatas, en quienes la tortura es su principal motivación. Homicidas sádicos sexuales.

El programa Parejas Asesinas Investigation Discovery dedicó un episodio a la pareja.

Personalidad

La personalidad de Bernardo es sorprendente, una gran muestra de la doble cara humana en la que por un lado se muestra a un joven canadiense guapo y con un futuro prometedor y que por otro lado no es más que un sádico sexual y asesino.


«Demasiado bonito para ser verdad»

PasarMiedo.com

En 1990, contraen matrimonio Karla y Paul, jóvenes, guapos y aparentemente encantadores. Iba a ser una boda increíble: sus familias y amigos nunca la olvidarían. En la histórica iglesia en el Niágara, con carro de caballos blancos, champán, delicioso faisán, boda para una reina.

Karla se entregó en cuerpo y alma a Paul. Él era único, especial e irrepetible y por si faltara poco, tan salvaje en la cama… así que Karla amó tanto a Paul que haría por él cualquier cosa, cualquier cosa por mantener este idílico matrimonio.

Pero demasiado le molestó a Paul que Karla no fuera virgen cuando la satisfizo… Era, desde su punto de vista, responsabilidad de su amada esposa permitir que Paul desvirgara a la virgencita y jovencísima hermanita de Karla, Tammy. Y por supuesto, sin lugar a dudas, sin su respetable consentimiento. Una vez que Karla aceptara esa lógica, el resto era fácil, incluso la idea de grabar la cosa entera parecía tener sentido. Después de todo, grabar tal escena sería una peculiar forma de recordar acontecimientos importantes.

Como Karla Homolka trabajaba en una clínica veterinaria, tenía conocimientos cotidianos de sedar a los animales. Así que se puso en marcha, el truco que maquinaron era sencillo, bastaba con ponerle halothane, un anestésico que los animales inhalan antes de la cirugía, en un paño en su cara, y Karla se cercioraría de que Tammy pudiese respirar regularmente; su preciosa hermanita Tammy permanecería dormidita, de modo que Paul podría violarla. Una violación verdaderamente organizada, regalo de Karla a Paul por Navidad. Llegó el gran día, el 23 de diciembre de 1990, Paul utilizó su videocámara para grabar al Sr y Sra. Homolka y sus hijas Karla, Tammy y Lori, y las decoraciones navideñas de la casa.

Paul se encargó de ofrecer a Tammy alguna que otra bebida cargadita con el preparado sedante. Los efectos de las drogas y del alcohol surtieron efecto. Cuando los demás miembros de la casa se fueron a la cama, Karla y Paul comenzaron a trabajar. Paul sostuvo la cámara fotográfica en Tammy mientras la violaba, al tiempo que Karla sostenía el trapo con halothane sobre la cara de su hermana. Tammy se levantó repentinamente con náuseas, pero Karla que sabía lo que tenía que hacer: la sostuvo mientras le apretaba la garganta. Hubiera deseado que Tammy no hubiera comido antes del acontecimiento, pero se les vino un problema. Karla acabó estrangulando hasta la muerte a Tammy.

Karla Homolka falló en su tentativa de restablecerla, así que la vistieron y llamaron una ambulancia. Los primeros en enterarse de la tragedia fueron sus padres cuando oyeron la ambulancia. Hicieron creer a todos que Tammy había muerto accidentalmente ahogándose en su vómito.

Obsesionada Karla por la felicidad de Paul, temía no complacer a su maridito, pues Paul se aburría y necesitaba continuamente algo que le estimulase sexualmente. Pero después de todo, tras la última hazaña ya superada, ella podría hacer algo por excitarlo, podría conseguir a alguna chica que estuviese disponible para su Paul, a ser posible joven y virgen, como Paul tanto deseaba.

Jane sería el regalo de bodas para Paul, pensó Karla. La invitó a su casa, y cenaron juntas, hablaron durante horas mientras bebieron aquellas bebidas alcohólicas que Karla preparó… finalmente Jane se durmió. Karla llamó a su Paul para sorprenderle con su regalo sorpresa: Jane yacía sobre la cama totalmente desnuda. Esta vez Karla controlaba la situación. Paul grabó a Karla mientras se insinuaba sexualmente con la bella durmiente, y finalmente Paul acabó robando una vez más la virginidad de una pobre y confiada adolescente de 15 años que afortunadamente no despertó durante la dura y repugnante clase brutal de sexo anal.

Karla Homolka se afanó en limpiar la sangre de la quinceañera. A la mañana siguiente, Jane que se encontraba enferma del estómago. Karla satisfizo a Paul, por primera vez, pensó ella. La joven no tenía ni idea de lo que había sucedido la noche anterior.

Conozcamos pues a nuestros protagonistas: Paul Bernardo nació en una familia atípica, concebido ilegitímamente tras una larga historia familiar cargada de abusos sexuales de su padre hacia su hermana. Tuvo una infancia feliz, un muchacho joven, lindo, de buenas miradas y hoyuelos en su dulce sonrisa. Las muchachas adolescentes también lo adoraban. Con su mirada angelical y cautivadora, Paul un chico tímido y agradable.

Cuando cumplió los dieciséis, tras una discusión con su madre, le confesó que su marido no era su verdadero padre y le mostró una foto de su progenitor. El efecto que causó en Paul fue devastador, la insultó sin piedad y comenzó a odiar a sus padres.

A principios de los 80, reclutaron a Paul y a su amigo en el negocio de Amway, donde aprendió técnicas comerciales que incorporó en muchas de las facetas de sus relaciones personales, estudió libros y cintas de expertos motivado por la idea de convertirse en rico y famoso, aunque la verdad es que no hizo mucho dinero. Por las noches visitaba los locales en busca de flirteos contando fantásticas historias sobre él a cualquier muchacha que fuera lo bastante ingenua de creer sus mentiras y dispuesta a abrirse de piernas.

Cuando Paul llegó a la universidad de Toronto, sus fantasías sexuales habían desarrollado un lado oscuro. El sexo anal era su plato preferido y las mujeres sumisas, su objetivo. Tenía mal genio y gozaba humillando a las mujeres en público.

Paul se graduó en la universidad y consiguió trabajo como contable en el Waterhouse. En octubre de 1987 conoció a Karla, la mujer de sus sueños. Paul y Karla, o sea, Barbie y Ken, así es como les apodaron.

Después de su unión, Karla y Paul vivieron en su hogar en Bayview en St. Catharines. Paul había comenzado a aumentar su renta pasando cigarrillos de contrabando a través de la frontera con matrículas robadas para disfrazar su presencia en sus frecuentes visitas a través de la línea Americano-Canadiense. Fue la necesidad de una placa robada lo que le llevó a contactar con su primera víctima de asesinato, Leslie Mahaffy.

Leslie Mahaffy era una joven preocupada, independiente y con personalidad. En junio de 1991 encontró a Paul Bernardo, quien rondaba por los alrededores de su vecindad en busca de las placas de la licencia para robar. Le amenazó con un cuchillo y la forzó a entrar en su coche. La llevó a su casa y mientras Karla dormía, grabó con su cámara de video el cuerpo desnudo y pueril de Leslie, que contaba con tan solo 14 años. Cuando Karla despertó, se enfadó muchísimo porque Paul había utilizado sus mejores copas de cristal para entretener a su nuevo juguete. Finalmente Karla obedeció y se dejó llevar por las exigencias de Paul, quien le dio instrucciones sobre cómo hacerle el amor a Leslie. Sus órdenes sonaban como la voz de un director de cine: cada momento tenía que ser perfecto, como en las películas. Después Paul entró en escena, su fuerza brutal en la penetración anal hizo gritar a Leslie. Desgraciadamente murió en la sodomización.

El 29 de junio de 1991, un hombre y su esposa encontraron en el lago Gibson un bloque con algunos pedazos de carne animal encajonados en él. Se acercaron y al sacar el bloque, con la ayuda de un pescador, encontraron el pie de una mujer joven.

Pronto, el lugar rebosaba de presencia policial, encontraron un total de cinco bloques que habían descargado a orillas del lago. La policía teorizó que quienquiera que hubiera descargado el cuerpo en el lago Gibson no estaba al corriente del área, pues en ese caso lo hubiera dejado a la altura del puente donde la profundidad lo hubiera ocultado para siempre.

El torso de una mujer joven fue encontrado en el agua. Las piezas del cuerpo que habían sido encontradas en el bloque habían sido cortadas de su torso con una sierra.

Mientras, Paul estaba de un humor enfermizo, irritable y saciante. Su esposa, Karla Homolka decidió llamar a Jane nuevamente para que le realizase algún servicio. El sexo oral era todo lo que ella estaría dispuesta a ofrecer, pues seguía pensando que mantenía su virginidad. El ritmo de Paul era frenético; Karla tenía que hacer algo y poner algún nuevo romance en su relación.

Durante algún tiempo, otra muchacha dispuesta satisfizo sus necesidades, pero fueron eventuales, pues se trasladó a Youngstown, Ohio, y Paul quedó privado de nuevo de sensaciones, lo que creó tensiones en la pareja.

El 16 de abril de 1992, ambos secuestraron a una adolescente muy popular y atractiva llamada Kristen. Al principio, Paul y Karla sabían que Kristen tendría que morir pues los había visto claramente, sabía dónde vivían y había visto su perro. Sin embargo, no quisieron que Kristen lo sospechase.

Kristen, que era una muchacha elegante, hizo todo lo que pudo por cooperar con este par depravado y sus demandas indignantes y humillantes. Pensó que con su cooperación se salvaría. Pero cuanto más cooperó, más sádico llegó a ser Paul. La actividad, relatada en el libro de Williams, fue tomada de la evidencia grabada.

«¿Voy a hacerte pis, vale? Y voy a cagar sobre ti», dijo Paul, susurrando. Kristen no se movió, aun cuando él dio una palmada en su cara con su pene semi-erecto.

«No me hagas enfadar. No quiero lastimarte», le dijo, convenciéndola a sonreír cuando frotó su ingle en su cara.

«No te preocupes, no haré pis en tu cara.»

Finalmente, él estaba sobre ella y orinó. Entonces se movió. Le dio la vuelta y con sus nalgas en su cara, él se puso en cuclillas sobre su cara e intentó defecar en ella sin éxito.

Acabaron matándola, pero esta vez no lo grabaron.

El 30 de abril de 1992, los restos de Kristen fueron encontrados en una zanja. No habían desmembrado su cuerpo desnudo como a Leslie. Los investigadores concluyeron erróneamente que los asesinatos de las dos adolescentes no tenían conexión alguna.

En el verano de 1992, Paul comenzó a abusar de Karla físícamente. Fue muy duro, aún así y con importantes hematomas en los ojos y cuerpo, Karla toleraba su cruel comportamiento. Un año después y tras el maltrato que le propinaba a su «Barbie», «Ken» la llevó al límite. En 1993, los padres de Karla intervinieron y la persuadieron a refugiarse en el hogar de uno de los amigos de su Lori, que era policía de Toronto, quien la llevó al hospital. La investigación policial a Paul se intensificó y se entrevistaron con Karla. Por la clase de preguntas que le hicieron, ella entendió que la policía había atado cabos con las violaciones y asesinatos. Nerviosa, Karla Homolka confesó.

Arrestaron a Paul por las violaciones y asesinatos de Leslie y Kristen. En el registro que se efectuó en la casa se encontraron asombrosas evidencias. Paul tenía una descripción escrita de cada una de las violaciones, además de una extensa biblioteca de libros y videos de pornografía y asesinos en serie. Además, un video casero absolutamente explícito, un corto en el que se mostraba a una Karla entusiasta en actos sexuales con otras dos mujeres.

A cambio de clemencia, Karla Homolka acordaría decir la verdad sobre su implicación en los crímenes. Karla escribió una carta a sus padres:

«Estimados mamá, papá y Lori,

Ésta es la carta más dura que he tenido que escribir y probablemente me odiareis una vez que la leáis. He guardado esto dentro de mi y ya no puedo mentiros más. Paul y yo somos responsables de la muerte de Tammy. Paul estaba enamorado de ella y la deseaba sexualmente. Él quiso que le ayudara. Quiso conseguir dormirla con droga que cogí del trabajo. Me amenazó y abusó física y emocionalmente de mí cuando me negué. Nada de lo que pueda decir y hacer basta para que entendáis lo que me pasó con él. Quizá la combinación de las drogas y comida que ella comió aquella noche la hizo vomitar. Intenté reanimarla por todos los medios. Estoy tan apenada. Pero nada de lo que diga pueden traernosla de nuevo a la vida. No espero que me perdonéis, porque nunca me perdonaré. Karla.»

 

Más información en: «Karla Homolka»

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


 

Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR