Nicolas Cocaign

Atrás Nueva búsqueda
Nicolas-Cocaign

El caníbal de Rouen

  • Clasificación: Asesino
  • Características: Canibalismo - «Lo hice por curiosidad. Quería saber qué gusto tenía la carne humana. La preparé con un poco de cebolla y arroz. Y me lo comí. Tenía buen gusto. La carne humana es suave, como la carne de ciervo. Hice lo que me gustaba...»
  • Número de víctimas: 1
  • Periodo de actividad: 2 de enero de 2007
  • Fecha de nacimiento: 1971
  • Perfil de las víctimas: Thierry Baudry, de 31 años (su compañero de celda)
  • Método de matar: Arma blanca (tijera) - Asfixia con bolsa de basura
  • Localización: Rouen, Francia
  • Estado: Condenado a 30 años de cárcel por asesinato el 24 de junio de 2010. Unos meses más tarde, el 16 de febrero de 2011, fue declarado culpable de un intento de violación en 2006 y sentenciado a 10 años de prisión
Leer más

«Me comí los pulmones de mi compañero porque me dio una subida de adrenalina»

AFP – Elmundo.es

24 de junio de 2010

Nicolas Cocaign, más conocido por la prensa francesa como «el caníbal de Rouen», ha asegurado, durante su tercer día de juicio, que lo que le condujo a matar y comer parte de los pulmones de su compañero de celda fue «una subida de adrenalina».

El suceso tuvo lugar el 2 de enero de 2007, cuando Thierry Baudry, de 31 años, se encontraba en la celda de 11 metros cuadrados con Cocaign y otro recluso más en la prisión de Rouen.

«Yo le dije: “lávate las manos”. Y lo hizo. Pero, después, me miró mal», ha contado Cocaign, de 35 años, durante su comparecencia en el Tribunal de Rouen.

El acusado ha confesado que en ese mismo momento se volvió «incontrolable», que tuvo una «pulsión sexual, una subida de adrenalina» y que la emprendió «a golpes, con los pies y con los puños» con su víctima.

Después, le abrió el tórax, con el ánimo de «apoderarse de su alma» y, creyendo que devoraba su corazón, ingirió parte de sus pulmones, crudos y calentados en un hornillo con cebolla. «Lo hice por curiosidad, para comprobar cómo era la carne humana», ha dicho en el juicio.

El tercer recluso que estaba en la celda contempló toda la escena paralizado por el terror. Posteriormente, se suicidó.


El «caníbal de Rouen»: «Me gustó hacer lo que hice»

Juan Pedro Quiñonero – ABC.es

24 de junio de 2010

El proceso del «caníbal de Rouen» ha desenterrado una pavorosa historia que culmina con detalles espantosos: «Lo más terrible es que la carne humana tiene buen gusto. Es tierna como la del ciervo. Me gustó hacer lo que hice…»

La noche del 2 de enero del 2007, Thierry Baudry (31 años) volvió a su celda, pero había olvidado lavarse las manos, en el retrete. Uno de sus compañeros de célula, en la prisión de Rouen, Nicolas Cocaign (39 años) le dice: «Eres un guarro, ve a lavarte las manos».

Baudry, ni se inmutó. No hizo caso, ni respondió. Cuarenta y un meses más tarde, Cocaign recuerda: «Me dio un ataque de rabia, algo compulsivo. Baudry me miró con odio. Había vuelto a atascar el retrete, como en otras ocasiones. No pude soportarlo. Tuve una pulsión sexual violenta. Fui a buscarlo a su literal [litera]. Tenía en mi mano unas tijeras. Me lancé sobre él, lo desnudé, y le di una docena de golpes, en el pecho, el cuello, en la espalda. Como no estaba claro si había muerto, busqué un saco de basura y lo asfixié».

Hasta ahí, se trata de un crimen odioso, relativamente «tradicional». El proceso del «caníbal de Rouen» está permitiendo reconstruir los detalles que siguieron, mucho más pavorosos, que Cocaign ha vuelto a relatar, por lo menudo, ante el Tribunal de Rouen: «La idea me vino a la hora de la cena. Cogí una cuchilla de afeitar y le abrí el pecho. Metí la mano, creyendo que estaba tocando el corazón. Pero, según me dijeron más tarde, lo que cogí fue un trozo de los pulmones. Lo hice por curiosidad. Quería saber qué gusto tenía la carne humana. La preparé con un poco de cebolla y arroz. Y me lo comí. Tenía buen gusto. La carne humana es suave, como la carne de ciervo. Hice lo que me gustaba…»

La pavorosa claridad con la que Nicolas Cocaign cuenta su propio crimen sume al Tribunal de Rouen en una profunda y amarga confusión. El criminal pudiera ser condenado a cadena perpetua, acusado de asesinato y actos de barbarie.

Los psicólogos que examinaron a Cocaign, hace tres años, subrayan que se trata de un caso patológico excepcional. El criminal cuenta su historia, una y otra vez, sin manifestar el más mínimo sentimiento de culpa y extrañeza. Los psiquiatras que siguen el proceso afirman que Cocaign tiene una personalidad «con dimensiones patológicas manifiestas».

En la misma célula donde Cocaign mató a Baudry y se comió parte de sus pulmones, también estaba recluido un tercer detenido, que asistió sin reaccionar a la escena de crimen y canibalismo. Acusado, en un principio, de posible complicidad, fue muy pronto liberado de tal sospecho [sospecha]. Pero prefirió suicidarse pocos meses más tarde.


Francia: 30 años de cárcel para el «caníbal de Rouen»

BBC.com

24 de junio de 2010

La justicia francesa condenó a 30 años de cárcel a Nicolas Cocaign, quien estaba acusado de matar a su compañero de celda y luego comerse parte del pulmón de su víctima.

Cocaign admitió haber golpeado y apuñalado a Thierry Baudry en enero de 2007 usando una tijera, antes de asfixiarlo con una bolsa de basura, en la prisión de la ciudad de Rouen.

Según explicó el corresponsal de la BBC en París, Hugh Schofield, durante el juicio, el hombre de 39 años reconoció haber cortado el pecho de Baudry con una cuchilla de afeitar y haberle sacado parte del pulmón pensando que se tratataba [trataba] del corazón, para después comerse un pedazo crudo y freír el resto con cebollas en una estufa que tenía en su celda.

La fiscal Elizabeth Pelsez pidió 30 años de cárcel sin posibilidad de pedir libertad condicional por 20 años, argumentando que Cocaign estaba en su sano juicio cuando cometió el crimen, informó la agencia francesa AFP.

Pero los abogados del «caníbal de Rouen», como lo ha nombrado la prensa francesa, insisten en que su defendido pidió ayuda psiquiátrica antes de cometer el ataque y fue ignorado.

Repulsión

«Un hombre que cae en el horror no necesariamente está afligido de demencia», dijo la fiscal Pelsez, haciéndose eco de los puntos de vista de la mayoría de los psiquiatras que declararon que Cocaign debía ser condenado a prisión a pesar de sus problemas mentales.

Cocaign no enfrentaba solamente cargos de asesinato sino también de tortura y de cometer actos barbáricos.

«Nadie me prestaba atención», dijo en el juicio el detenido. «Pedí ayuda en numerosas ocasiones, diciendo que yo era un hombre peligroso. Cuando actué, entonces me tomaron en serio».

La opinión pública francesa ha mostrado su repulsión con el hecho, sobre todo después de conocerse que la víctima podía haber estado viva ante el acto de canibalismo.

Durante el juicio, el médico que examinó el cadáver, Patrick Laburthe, dijo que al realizar la autopsia de Thierry Baudry, notó que un pedazo de su pulmón había sido extirpado «con precisión quirúrgica, usando una cuchilla muy afilada».

«También encontramos sangre en su pulmón derecho, lo que significa que aún estaba vivo cuando el órgano le fue cortado, añadió el médico forense.

El cuerpo mutilado de Baudry fue encontrado el 3 de enero de 2007 por un guardia de la prisión.

Nicolas Cocaign se encontraba cumpliendo una sentencia por intento de violación.


Nicolas Cocaign

Jadcodeteorias.blogspot.com.es

13 de junio de 2014

Nicolas Cocaign (nacido en 1971) cumplía condena en una superpoblada prisión de Rouen, Francia, durante el año 2007. En su currículum criminal se podían encontrar ya un buen número de crímenes violentos, como varias violaciones y robo a mano armada.

En la prisión, al 140% de su capacidad en cuanto al número de presos, se habían tenido que agrupar a estos de tres en tres en cada celda, mezclándolos de cualquier manera. Cocaign declaró que ya había advertido al personal de prisiones de que él mismo era peligroso y capaz de cometer actos violentos, pero afirma que nadie le tomó en serio hasta que fue demasiado tarde.

El 2 de enero de aquel año, Thierry Baudry, de 31 años, se encontraba en su celda junto a Cocaign y un tercer preso. Cocaign, enfadado, llamó guarro a Baudry por no haberse lavado las manos después de hacer sus necesidades, acusación a la que este no respondió. Aquello enfureció a Cocaign, quien, al comprobar que además Baudry había vuelto a atascar el retrete, atacó salvajemente a su compañero, primero con sus puños y después con unas tijeras que poseía, con las que lo apuñaló repetidas veces.

Poco después (según él, a la hora de cenar) se le ocurrió una nueva idea. Fascinado con el sangrante Baudry, decidió que quería probar su carne y poseer su alma, por lo que le rajó el pecho e introdujo la mano para extraerle el corazón. Sacó un pedazo de pulmón en su lugar, aunque no notó la diferencia. Probó primero un trozo crudo, y, a continuación, se cocinó el resto en un hornillo, con cebolla y especias.

Según el informe médico, Baudry aún vivía cuando le fue extraída la sección de pulmón.

El tercer compañero, David Lagrue, de 36 años, contempló estupefacto todo el incidente. En 2009 se suicidó, aunque no se sabe si este acto está relacionado con lo que presenció.

El pasado verano de 2010, Nicolas Cocaign fue condenado a 30 años de prisión por el asesinato de Thierry Baudry.

Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR