Nicholas Browning

Atrás Nueva búsqueda
Nicholas Browning
  • Clasificación: Homicida
  • Características: Menor de edad (15 años) – Parricida
  • Número de víctimas: 4
  • Periodo de actividad: 1 de febrero de 2008
  • Fecha de detención: 2 de febrero de 2008
  • Fecha de nacimiento: 9 de febrero de 1992
  • Perfil de las víctimas: Su padre, John W. Browning, de 45 años; su madre, Tamara, de 44; y sus hermanos Gregory, de 13, y Benjamin, de 11
  • Método de matar: Arma de fuego
  • Localización: Cockeysville, Estados Unidos (Maryland)
  • Estado: Condenado a cadena perpetua en enero de 2009
Leer más

GALERÍA FOTOGRÁFICA


Mató a sus padres cuando dormían

Kasey Jones – Mqh.blogia.com

6 de febrero de 2008

Cockeysville, Maryland, Estados Unidos. La policía dice que un boy scout de quince años acusado del homicidio de sus padres y dos hermanos menores, les disparó mientras dormían, y volvió un día después tras matar el tiempo con unos amigos para simular que descubría a su familia asesinada.

El lunes el juez negó la fianza para Nicholas Browning, aunque su abogado recurrió a su historial académico y a la ausencia de antecedentes criminales cuando argumentó por una fianza de un millón de dólares.

«No creo que lo hayan siquiera suspendido de la escuela», dijo el abogado Steve Silverman. «Francamente, es escandaloso.»

Funcionarios policiales creen que el adolescente mató a su padre, madre y hermanos con una de las armas del padre, y luego arrojó esta entre unos matorrales y escapó.

Según las autoridades, un grupo de amigos dejaron a Nicholas en casa el domingo, y salió de ella poco después diciendo que había encontrado el cuerpo de su padre en el suelo. Entonces llamó al 911.

«Alguien llamó al 911 para decir que había encontrado a un hombre de 45 años tendido en el sillón con sangre en la nariz. Y que no estaba respirando», dice la acusación.

Poco antes de las cinco de la mañana, un grupo de agentes encontró el cuerpo del padre de Nicholas Browning en el suelo en la planta baja y el de su madre y hermanos en los dormitorios de la primera planta. También encontraron el arma. Las víctimas son John, 45; Tamara, 44; Gregory, 13; y Benjamin, 11.

La policía dijo que Nicholas confesó el mismo domingo y fue acusado como adulto de homicidio en primer grado. Nicholas Browning fue enviado al Centro de Detención del Condado de Baltimore, en Towson, a la sección especial para delincuentes juveniles.

Nicholas no se llevaba bien con su padre, dijo la policía en un comunicado de prensa, pero los detectives no ofrecieron otros detalles. En la casa no había signos de resistencia, dijo la policía.

Silverman dijo que había sido solicitado por el adolescente, que contactó con su despacho el domingo. Pidió a la gente no apresurarse a sacar conclusiones sobre su defendido, observando que Browning había negado repetidas veces haber asesinado a su familia durante el interrogatorio de horas antes de su confesión.

Silverman observó que Nicholas Browning era un buen alumno en la Escuela Secundaria Dulaney, una de las mejores del país. Jugaba golf y lacrosse y le gustaba esquiar.

Nichollas, alto y desgarbado, quería llegar a ser un Eagle Scout, y había construido un jardín de oración en su iglesia para cumplir con uno de los requisitos.

John Browning, abogado inmobiliario, había trabajado en el bufete más antiguo del Condado de Baltimore durante casi veinte años. Era jefe de exploradores y participaba en la iglesia de su comunidad.

Browning organizaba campamentos y expediciones de escalamiento de alpinismo y rafting para su tropa de boy scouts. La familia también organizaba reuniones de padres de scouts en su casa.

«John era un hombre maravilloso. Él y su esposa, Tammy, estaban muy enamorados. Eran padres cariñosos y preocupados por sus hijos», dijo el socio de John en una declaración. «John también era un hombre de fe. Y le encantaba la vida al aire libre.»

Los asesinatos provocaron estupor entre los colegas, conocidos y vecinos del tranquilo vecindario suburbano de Baltimore. Alguien colgó un pequeño crucifijo plateado en el buzón de correo de la casa estilo finca de medio millón de dólares de los Browning.

Jennifer Welsh, que vive al otro lado de la calle de la familia y cuyo hijo jugaba lacrosse con Nicholas, describió a este último como «un joven normal muy amable y muy educado».

Dijo que su hijo estaba muy afectado y confundido por los asesinatos. «No deja de preguntarse ¿por qué?, ¿cómo? Está tratando de entender todo este asunto.»

Sobre Nicholas Browning, Welsh dijo: «Nadie sabe lo que pasa en su cabeza y supongo que nunca lo sabremos».

El Condado tuvo 37 homicidios el año pasado, en comparación con 282 en el cercano Baltimore. Toohey dijo que no habían ocurrido incidente similares en la zona desde 1995, cuando un hombre mató a su mujer y tres hijos antes de suicidarse.


Nicholas Browning. Continuas peleas con su padre lo convirtieron en cuádruple homicida

Víctor Caycho – WashingtonHispanic.com

12 de febrero de 2008

Un gran jurado del Condado de Baltimore (Maryland) acusó el lunes 11 al escolar Nicholas Wagonner Browning por cuatro cargos de asesinato en primer grado, diez días después de cometer el espantoso crimen que acabó con la vida de su padre, su madre y sus dos hermanos menores.

Browning, quien cumplió 16 años el sábado 9, es juzgado como un adulto y ahora se encuentra bajo arresto en un centro de detención de Baltimore sin derecho a fianza.

El caso, perpetrado la noche del pasado viernes 1, ha estremecido a la comunidad de Cockeysville, donde las autoridades y la población todavía se preguntan sobre las razones que motivaron el cuádruple homicidio.

De acuerdo a la confesión que hizo el joven victimario a la policía, él llegó al anochecer a la gran residencia familiar de estilo colonial después de caminar unas tres millas desde la casa de un amigo con quien había jugado Nintendo.

Nicholas Browning dijo que él tomó la pistola Smith and Wesson de su padre John Browning, abogado de 45 años, y le disparó a la cabeza, cuando dormía en un sofá del primer piso. Luego subió a los dormitorios de la segunda planta, donde mató de la misma manera a su madre, Tammy, de 44 años, y seguidamente a sus hermanos menores Gregory, de 14 años, y Benjamín, de 11.

Acto seguido, intentó simular la escena de un robo en el lugar de la tragedia. Fue así como la policía encontró al día siguiente un cofre con joyas de Tamara desparramadas sobre el piso. Otros aparatos electrónicos aparecían en desorden cerca de la puerta.

El homicida arrojó el arma entre unos arbustos y se dirigió el mismo viernes de regreso a la casa de su amigo, donde reanudó los juegos de vídeo.

Al día siguiente, cerca de las 5,00 p.m., retornó a su casa con varios compañeros de clase de la escuela secundaria Dulaney e ingresó con uno de ellos, el que segundos después salió despavorido para avisar que el padre de Nicholas estaba muerto sobre el sofá.

Nicholas Browning llamó a la policía y dio su versión de los hechos. Pero los detectives encontraron muchas contradicciones, hasta que poco después de la 1,00 a.m. del domingo el adolescente lo confesó todo.

Continuas peleas

Las investigaciones hasta el momento no encuentran muchas respuestas. Para el vecindario donde residían los Browning ellos representaban «una familia perfecta».

En efecto, el padre había ganado una acaudalada posición como socio del más antiguo estudio legal de Baltimore y era master de los scouts. Junto con la madre eran líderes comunitarios en la iglesia Metodista Unida Epworth, de Cockeysville.

Además, los tres hijos asistían regularmente a la iglesia y Nicholas destacaba por sus buenas calificaciones en la escuela así como en el equipo deportivo de lacrosse y también dominaba el violoncello. Aparentemente dicho hogar marchaba sobre rieles. Aparentemente…

Porque Nicholas Browning reveló a la policía que él se había encolerizado repetidamente con su padre, al que acusó de ser «demasiado severo» con él, y que algunas veces incluso lo avergonzaba en las actividades de los boy scouts y lo obligaba a asistir a un campamento de esa organización de exploradores en Maryland Occidental. Asimismo, dijo que su progenitor le tenía harto pues no le permitía «socializar» con sus amigos tan a menudo como él deseaba.

Pero lo que habría colmado su furia -de acuerdo a fuentes policiales recogidas por el diario Baltimore Sun-, fue el hecho de que tras otra acalorada discusión, el padre le prohibió conducir por una semana la camioneta Ford Expedition que le iba a obsequiar cuando Nicholas cumpliera 16 años el pasado sábado 9.

Ese cumpleaños, por aciaga coincidencia, coincidió con el día en que se ofició el servicio fúnebre en el que se dio sepultura a los cuatro miembros de su familia que él asesinó a balazos.

El otro lado de su personalidad

Poco a poco los detectives que investigan el cuádruple homicidio de Baltimore van desvelando algunas situaciones relacionadas con la personalidad del victimario.

Alumnos de la escuela secundaria Dulaney han dado a conocer «el lado arrogante» de Nicholas Browning, quien acostumbraba a burlarse y mofarse de sus amigos. Varias veces se escapó de las clases y hacía ostentación de ello.

También indicaron que el muchacho mostraba por regla general un comportamiento agradable, «pero de pronto se convertía en un matoncito».

Los amigos reconocieron que los conflictos entre padre e hijo se originaron en algo que es común en familias de clase media alta: el choque entre los deseos de independencia de un adolescente y la intención del progenitor de mantener el orden en la familia.

Pero nadie se explica cómo es que esta motivación hubiera podido culminar en cuatro muertes sin sentido.

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


 

Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR