Miguel Sánchez Gámez

Atrás Nueva búsqueda
Miguel Sánchez Gámez
  • Clasificación: Asesino
  • Características: Quemó viva a su novia embarazada
  • Número de víctimas: 1
  • Periodo de actividad: 8 de octubre de 2006
  • Fecha de detención: Mismo día
  • Fecha de nacimiento: 1977
  • Perfil de las víctimas: Su novia embarazada Sandra Soledad Vergara Roa, de 30 años
  • Método de matar: Roció con gasolina a su pareja y le prendió fuego
  • Localización: Calonge, Girona, España
  • Estado: Condenado a 19 años de prisión el 2 de abril de 2014
Leer más

Miguel Sánchez Gámez – Un hombre, juzgado por quemar viva a su novia embarazada

Marc Rovira – El País

3 de noviembre de 2009

Un jurado popular juzga desde ayer al presunto responsable de la muerte de Sandra Soledad Vergara Roa, una chica de origen chileno que una noche de primeros de octubre de 2006 fue quemada viva en el apartamento donde residía en las afueras de Calonge.

El acusado, Miguel Sánchez Gámez, era compañero sentimental de la muchacha desde hacía menos de un año y la había dejado embarazada.

Mantiene el fiscal que aquella trágica noche el procesado la roció con gasolina o algún otro líquido inflamable y luego le prendió fuego con clara e inequívoca intención de matarla. La chica, que cayó envuelta en llamas en el jardín comunitario del bloque de apartamentos, sufrió quemaduras en el 97% de su cuerpo y murió horas más tarde en el hospital.

El fiscal pide 20 años de cárcel para Sánchez. Le imputa un delito de asesinato, otro de aborto y sendos delitos de incendio y daños. En total, la acusación le puede reportar una condena de 20 años de cárcel, pero el acusado ha negado siempre su culpabilidad y dice que, de la noche de autos, tan sólo recuerda una violenta explosión mientras estaba en el comedor de casa.


El fiscal pide 20 años de cárcel al acusado de quemar viva a su mujer

Elmundo.es

3 de noviembre de 2009

El fiscal solicita una pena de 20 años de cárcel para un hombre de 35 años acusado de rociar con gasolina a su mujer, que estaba embarazada, y prenderle fuego, lo que se produjo la muerte, en el apartamento de Calonge (Girona) donde vivían, el 8 de octubre del 2006.

El juicio contra Miguel Sánchez, acusado de los delitos de asesinato, daños, incendio y aborto, ha comenzado en el Audiencia de Girona con la elección de los miembros del jurado popular.

El fiscal también pide para el procesado el pago de 16.540 euros al propietario del piso por los daños causados por el fuego, y que se indemnice a la madre de la víctima con 120.000 euros y a sus tres hijos, con 600.000 euros.

Tiene el 42% del cuerpo quemado

Por su parte, la defensa solicita la absolución de su cliente ya que sostiene que el incendio se produjo de manera fortuita y que el acusado lo que hizo fue intentar apagar las llamas del cuerpo de su pareja, como demostraría el hecho de que se tuviera quemaduras en el 42% del cuerpo, con graves lesiones en la cara, tronco, extremidades superiores e inferiores.

Los hechos ocurrieron el 8 de octubre del 2006, y como resultado del ataque la víctima sufrió quemaduras en el 97% de su cuerpo y, aunque llegó con vida al hospital, falleció al poco rato.

Según el fiscal, la víctima murió de la peor manera que alguien puede hacerlo, quemándola viva, y además ha argumentado que el acusado se ensañó en su dolor.

Esta tarde está previsto que las 5 mujeres y 4 hombres que integran el jurado viajen a Calonge para una inspección ocular del escenario de los hechos.

El acusado está declarando y la vista oral de este juicio se alargue hasta el próximo día 11 de noviembre.


Un jurado popular absuelve al hombre acusado de quemar viva a su novia embarazada

Rebeca Carranco – El País

12 de noviembre de 2009

Un jurado popular ha absuelto a Miguel Sánchez Gámez de los delitos de asesinato, aborto e incendio. Sus nueve miembros consideran al hombre inocente por unanimidad. Según el veredicto emitido hoy en la Audiencia Provincial de Girona, entienden que no hay pruebas suficientes que demuestren que Sánchez Gámez roció con gasolina a Sandra Soledad Vergara, de 30 años, y después le prendió fuego. El fiscal pedía para él 20 años de prisión.

Los hechos ocurrieron en octubre de 2006 en Calonge (Baix Empordà). Tras una discusión entre Miguel Sánchez y su novia, de origen chileno, la mujer empezó a arder. Según el fiscal, Sánchez Gámez le prendió fuego. La defensa ha esgrimido que se produjo un incendio en el piso por causas desconocidas. La mujer acabó con quemaduras en el 97% de su cuerpo y murió al día siguiente.

Miguel Sánchez resultó también herido, con quemaduras en más del 38% de su cuerpo y permaneció varios meses en coma. El hombre ha pasado tres años en prisión preventiva.

Durante el juicio, Sánchez Gámez defendió que trató de salvar a su novia y a su futuro hijo. «Los quería con locura, arriesgué mi vida para salvarla y mire, no sirvió para nada, mire como quedé, es muy fuerte lo que he perdido», dijo. El hombre tiene parte del rostro desfigurado.

Sánchez Gámez vuelve esta misma tarde a su casa. «Nos hemos quitado un peso de encima y estamos contentos de que esto se haya acabado. Queremos que vuelva, se curen las heridas que aún tiene y que se reponga psicológicamente», ha explicado su hermano Ángel. El fiscal no ha anunciado aún si recurrirá la sentencia.


Juzgan por segunda vez al vecino de Calonge acusado de quemar a su pareja

Marta Rodríguez – El País

13 de marzo de 2014

La Audiencia de Girona empieza a juzgar a partir hoy, por segunda vez, a Miguel Sánchez, el vecino de Calonge acusado de quemar viva a su pareja que estaba embarazada en octubre del 2006. Este caso ya se juzgó a finales de 2009, y un jurado popular declaró a Sánchez no culpable por unanimidad de los diferentes delitos que se le acusaba, por falta de pruebas.

La fiscalía y el abogado del Estado recurrieron el veredicto al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) y este lo anuló porqué concluyó que el jurado no analizó con detalle las pruebas periciales, ni tampoco explicó porqué no veían claro el origen del fuego.

En su escrito de calificaciones provisionales, el fiscal y el abogado del Estado solicitan para el acusado una pena de 20 años de cárcel por los delitos de asesinato, aborto, incendio y daños.

El acusado, mantenía una relación con la víctima, Sandra Vergara, de nacionalidad chilena y de 30 años, desde que la conoció en un prostíbulo de la demarcación, en marzo del 2006. Pagó para sacarla de allí porqué dijo estar locamente enamorado de ella. En mayo se fueron a vivir juntos en un piso de Calonge y un mes después ella se quedó embarazada.

Las acusaciones mantienen que el procesado decidió quemar viva a su pareja. Pasadas las 22.00 horas del 8 de octubre, cuando los dos estaban en el apartamento, la roció con gasolina o con otra sustancia inflamable y le prendió fuego. Ella intentando huir, saltó por el balcón, situado en un primer piso. Sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en el 97% de su cuerpo y falleció a la mañana siguiente en la Vall d’Hebrón. El acusado también sufrió quemaduras en el 42% de su cuerpo.

En concepto de responsabilidad civil, las acusaciones piden que el acusado indemnice a la madre de la víctima con 120.000 euros y 600.000 conjuntamente para los tres hijos que tenía en su país de origen. Por los daños causados en el piso reclaman 16.540 euros para el propietario.

La Defensa por su parte, ejercida por el abogado Benet Salellas, pide la absolución para Sánchez. Mantiene que el incendio en el apartamento fue fortuito y que, su cliente resultó herido precisamente al intentar apagar las llamas que envolvían a su pareja. Además, también apunta que aunque eran pareja, la chica mantenía relaciones sexuales con otros hombres y que el día de los hechos el había estado bebiendo durante casi 6 horas.

Durante la jornada de hoy está previsto que por la mañana se escojan los 9 miembros del jurado y que por la tarde se haga la inspección ocular al piso de Calonge. Miguel Sánchez declarará el viernes por la mañana y durante una semana pasarán por la sección tercera de la Audiencia más de medio centenar de testigos y peritos. Está previsto que el día 20 el jurado se encierre a deliberar.


El acusado de quemar a su pareja embarazada en Calonge niega la autoría del crimen

Larazon.es

14 de marzo de 2014

El presunto asesino de su pareja embarazada en octubre de 2006, una ciudadana chilena a la que prendió fuego con gasolina en el domicilio familiar del municipio de Calonge, ha negado la autoría del crimen en su declaración ante el jurado popular que lo juzga en la Audiencia Provincial de Gerona.

El acusado, Miguel Sánchez, había sido declarado no culpable en un anterior proceso que tuvo lugar en 2009, pero la fiscalía entendió que hubo una vulneración del principio de intervención de la arbitrariedad y, junto a la abogacía del Estado, recurrió ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que le dio la razón.

El presunto homicida, como sucedió en aquella anterior ocasión, ha negado que rociase con gasolina a Sandra Soledad Vergara y que, posteriormente, la tirase por el balcón y ha utilizado como principal argumento las quemaduras que sufrió en un 42 por ciento de su cuerpo al socorrer a la víctima.

Sin embargo, Miguel Sánchez ha sido incapaz de explicarle al tribunal el origen del fuego, pese a que las pruebas descartan que la procedencia fuese algún electrodoméstico.

El procesado tampoco entiende que los investigadores hallasen gasolina en la ropa de la víctima y en la suya propia, aunque, interrogado sobre la presencia de otra persona en el domicilio, ha respondido que él no tuvo constancia.

Miguel Sánchez ha relatado como conoció a Sandra Soledad Vergara cuando ésta ejercía la prostitución, después de que el hermano del acusado la captase en Chile, donde desempeñaba el mismo oficio, para trabajar en España.

El juicio se ha interrumpido unos momentos cuando el presunto asesino ha irrumpido en llanto al recordar el fallecimiento de la que fue su pareja y la pérdida del hijo que esperaba, aunque ha puntualizado que, con posterioridad, ha tenido conocimiento de que el niño no era suyo.

El acusado, que ha negado también que el día de los hechos estuviese en estado de embriaguez, tampoco se explica que la policía hallase restos de su ADN en las uñas de la víctima.

«Me quemé por intentar salvarla a ella y a mi hijo», ha señalado Miguel Sánchez, que presenta graves secuelas a consecuencia de las quemaduras que sufrió aquel día.

El procesado tampoco halla explicación, a preguntas de la fiscalía, a que la víctima le acusase en las horas previas a su fallecimiento de haberla rociado con gasolina y ha reiterado que hizo lo que pudo y que, por lo tanto, no siente remordimientos.

En el anterior juicio, el jurado popular consideró que Sandra Soledad Vergara carecía de capacidad para razonar, a causa de su grave estado, cuando declaró ante la policía en el hospital tras resultar gravemente herida y antes de fallecer.

La acusación solicita para Miguel Sánchez una pena de veinte años de cárcel por los delitos de asesinato, aborto, incendio y daños, así como que indemnice con 120.000 euros a la madre de la víctima, con 600.000 a los tres hijos que ésta tenía en su país y con 16.540 al dueño de la vivienda en la que se produjo el supuesto crimen por los desperfectos causados.

La defensa, ejercida por el abogado Benet Salellas, reclama la absolución, porque mantiene que el incendio en el apartamento fue fortuito.

El juicio continuará la semana que viene con las declaraciones de testigos, policías que han intervenido en la investigación y médicos forenses.


Los peritos dicen que el fuego en un piso de Calonge (Girona) donde murió una mujer fue provocado

Lainformacion.com

19 de marzo del 2014

Los peritos de los Mossos d’Esquadra han asegurado este miércoles en el juicio contra el hombre acusado de quemar viva con gasolina a su pareja en Calonge (Girona) que el fuego que hubo en octubre de 2006 en el piso fue provocado.

Los agentes han confirmado que el incendio se originó en la habitación de matrimonio, donde se pudieron encontrar restos de gasolina bajo el suelo, que se consideraron los aceleradores de combustión del fuego, puesto que descartaron que hubiera un incidente doméstico.

De hecho, los peritos han afirmado que en el domicilio no había ningún indicio de una explosión por gas ni se detectó algún fallo eléctrico en los enchufes o en los electrodomésticos, negando así la declaración del acusado que aseguró en el primer día de juicio que hubo una explosión en el piso.

Además, han añadido que tanto en la ropa de la mujer -una camiseta, un tanga y unos sujetadores- como en la camisa del hombre se hallaron unos patrones que corresponden a la gasolina y han subrayado que las prendas desprendían el olor de esta sustancia.

Mientras, los peritos propuestos por la defensa del acusado han considerado que el origen del fuego podría ser una incidencia eléctrica porque no se comprobaron los «amperajes» y han apuntado a otras causas, como las velas aromáticas que había en el domicilio o una colilla mal apagada de un cigarro.

Juzgado por segunda vez

Ésta es la segunda vez que la Audiencia de Girona juzga a Miguel Sánchez por este caso, porque en el primer juicio -que se celebró en 2009- el jurado popular consideró que las pruebas periciales y testificales, junto con el hecho de que no se hubiera encontrado el origen del fuego, no dieron la «garantía absoluta» de pensar que el acusado es culpable.

Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ordenó repetir el juicio, después de considerar que el tribunal popular -que absolvió al acusado de forma unánime por falta de pruebas- realizó una valoración arbitraria.

Asimismo, el Ministerio Fiscal valoró como insuficiente el veredicto del jurado, así que la fiscalía solicita de nuevo 20 años de prisión para el hombre, además de obligarle a pagar una indemnización de 120.000 euros para la madre de la víctima, mientras que la defensa pide la absolución.


Un hombre que mató a su mujer golpea al fiscal tras ser declarado culpable

Marta Rodríguez – El País

21 de marzo de 2014

El jurado popular que durante esta semana ha juzgado en la Audiencia de Girona [a] Miquel Sánchez, vecino de Calonge de 37 años, acusado de rociar con gasolina y prender fuego a su pareja embarazada de 3 meses en su casa en octubre del 2006, le ha considerado culpable de un asesinato y de los delitos de aborto, incendio y daños. Una vez el portavoz del jurado emitió el veredicto, el procesado se levantó hecho una furia y agredió al fiscal.

El jurado ha considerado probado por 8 votos a 1 que el 8 de octubre de 2006 Sánchez roció con gasolina a su pareja, Sandra Vergara, y le prendió fuego. Cuando cometió el asesinato, sabía perfectamente lo que hacía y sabía que de la forma que lo hacía «incrementaría su sufrimiento».

El jurado también consideró probado por «unanimidad» que con su actuación sabía que mataría al feto, ya que la joven estaba embarazada de tres meses, que causaría un incendio, y que habría unos daños en el inmueble.

El jurado le ha apreciado un agravante de parentesco y los atenuantes de dilaciones indebidas y pena natural y se ha mostrado contrario a que se le suspende la ejecución de la condena o se le llegue a indultar.

Una vez el jurado emitió el veredicto, el procesado, en un arrebato de furia, se levantó y se dirigió directamente al fiscal, Víctor Pillado, al que dirigió varios puñetazos. La intervención de un agente de los Mossos, de un familiar del acusado y del mismo letrado de Suárez [Sánchez], Benet Salellas, impidió que la agresión fuera de mayor gravedad. Sánchez fue reducido en la tarima de la sala donde había sido juzgado y el magistrado hizo despejar momentáneamente la sala.

Sánchez ya había sido jugado por los mismos hechos en 2009, pero el TSJC anuló la sentencia absolutoria y ordenó volver a repetir el juicio.

Al reiniciarse la sesión, el fiscal pidió para el procesado una pena de 20 años de cárcel y la defensa, 10 años, 9 meses y 1 día. Además, el fiscal solicitó su ingreso inmediato en la cárcel y que se deduzca testimonio y se haga llegar al juzgado de Instrucción por un delito de «atentado a la autoridad, al fiscal en el ejercicio de sus funciones».

Por su parte Salellas, anunció: «A la vista de los graves hechos, me retiraré de la defensa por un conflicto de intereses entre el deber deontológico de defender a mi cliente y el deber de lealtad al tribunal».

Sánchez ya había sido juzgado por un jurado popular por estos mismos hechos en 2009. En aquella ocasión quedó absuelto, pero el fiscal recurrió ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y este organismo consideró que el veredicto estaba mal fundamentado, lo anuló y ordenó volver a repetir el juicio.


La Audiencia de Girona condena a 19 años de prisión al hombre que quemó viva a su pareja

Elperiodico.com

3 de abril del 2014

La Audiencia de Girona ha condenado a 19 años de prisión a Miguel Sánchez, el hombre que en octubre del 2006 roció con gasolina a su pareja, embarazada de tres meses, y le prendió fuego en Sant Antoni de Calonge (Baix Empordà). La sentencia recoge minuciosamente el veredicto del jurado popular que lo declaró culpable de los delitos de asesinato, aborto, incendio y daños.

En materia de responsabilidad civil, Sánchez deberá indemnizar a la madre de la víctima con 16.000 euros y a los tres hijos que la víctima tenía con 126.500 euros a cada uno.

Una muerte «cruel»

La sentencia recoge las diversas pruebas e indicios que el jurado popular tuvo en cuenta para llegar al veredicto de culpabilidad. Después de sufrir la agresión, la mujer del acusado dijo a sus vecinos y al personal sanitario que su pareja le había rociado con gasolina.

El tribunal también recoge que al final del juicio, en su último turno de palabra, Miguel Sánchez sufrió un «lapsus», cuando dijo que estaba «muy arrepentido». Hasta entonces, el procesado siempre había negado las acusaciones y había sostenido que, de repente, vio su pareja rodeada en llamas y las intentó sofocar.

La sentencia asegura que el asesino obró con «crueldad» porque aumentó deliberada e inhumanamente el sufrimiento de la víctima, causándole sufrimientos innecesarios.

Cargos pendientes

En el año 2009, un jurado popular absolvió al supuesto asesino, pero el Tribunal Supremo anuló la resolución y obligó a repetir el juicio. Sánchez todavía tiene pendiente otro procedimiento, imputado por atentado a la autoridad por abalanzarse y agredir al fiscal, después de escuchar el veredicto de culpabilidad de este jueves.


Piden 4 años cárcel por agredir al fiscal tras ser condenado por matar pareja

Lavanguardia.com

1 de junio de 2015

Cuatro años de cárcel se ha pedido para Miguel Sánchez Gámez, un vecino de Calonge que el año pasado, tras ser condenado a 19 años de cárcel por quemar viva a su pareja en 2006, agredió al fiscal del caso por considerarlo culpable del veredicto condenatorio.

El fiscal, en su escrito de conclusiones provisionales, pide para el acusado una pena de cuatro años de cárcel y una multa de 6.000 euros por un delito de atentado a la autoridad en concurso ideal con un delito contra la administración de Justicia y 200 euros de multa por una falta de maltrato de obra.

En su escrito de acusación, el fiscal recuerda que Miguel Sánchez fue juzgado en 2009 por los delitos de asesinato, aborto, incendio y daños, en la persona de su pareja, Sandra Vergara, de 30 años de edad.

En el primer juicio celebrado en 2009, quedó absuelto por el jurado popular que le juzgó, lo que motivó la interposición de recurso de apelación por parte del fiscal del caso, Víctor Pillado.

El recurso fue estimado por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, que acordó la nulidad de la sentencia y la repetición del juicio.

El juicio oral fue repetido en marzo del año pasado con otro Jurado Popular que tras su deliberación, la tarde el 21 de marzo, dictó por unanimidad, veredicto de culpabilidad para el acusado.

Según el escrito de acusación, los hechos que han dado pie a esta petición de pena ocurrieron una vez pronunciado el veredicto, mientras los componentes del Tribunal Popular desalojaban la sala de vistas.

El imputado «movido por el ánimo de lesionar para vengarse de la determinante actuación procesal que como fiscal había tenido Pillado en la interposición del recurso que determinó la nulidad de la sentencia absolutoria, y en el ejercicio de la acusación que dio lugar a una nueva sentencia condenatoria», se dirigió inesperada y rápidamente hacia él, que permanecía sentado en la silla que ocupa la fiscalía en el estrado.

Mientras gritaba «hijo de la gran puta, me has arruinado la vida» le asestó dos puñetazos en la cabeza, uno de los cuales pudo ser esquivado por Pillado, sin embargo el segundo le alcanzó a la altura de la oreja izquierda.

Sánchez Gámez, fuera de sí, intentó seguir agrediendo al fiscal, pero el agente de los Mossos d’Esquadra y otras personas que se encontraban en la sala le consiguieron reducir.

Si es condenado en el nuevo juicio que deberá afrontar antes de finales de año, la pena se sumará a los 19 años que ya está cumpliendo por el asesinato de Sandra Vergara, que se estaba embarazada de tres meses.

Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR