Marcus Wesson
  • Clasificación: Asesino en masa
  • Características: Parricida - Incesto
  • Número de víctimas: 9
  • Periodo de actividad: 12 de marzo de 2004
  • Fecha de detención: 12 de marzo de 2004
  • Fecha de nacimiento: 22 de agosto de 1946
  • Perfil de las víctimas: Sebhrenah April Wesson, de 25 años / Elizabeth Breani Kina Wesson, de 17 / Illabelle Carrie Wesson, de 8 / Aviv Dominique Wesson, de 7 / Johnathon St. Charles Wesson, de 7 / Ethan St. Laurent Wesson, de 4 / Sedona Vadra Wesson, de 2 / Marshey St. Christopher Wesson, de 2 / Jeva St. Vladensvspry Wesson, de 1
  • Método de matar: Arma de fuego
  • Localización: Fresno, Estados Unidos (California)
  • Estado: Condenado a pena de muerte el 27 de junio de 2005
Leer más

Hallan 9 cadáveres en California

Terra.com

13 de marzo de 2004

Siete niños, una mujer y un adolescente fueron encontrados muertos dentro de una vivienda, y la policía informó que ha detenido a un sospechoso.

Los nueve cadáveres fueron descubiertos bajo un montón de ropa, después de que la policía respondiera a una llamada «que reportaba una disputa por la custodia de menores en el oeste de la ciudad», declaró Jerry Dyer, el jefe de la policía local.

Las autoridades detuvieron a Marcus Wesson, de 57 años, quien salió caminando de su casa, aparentemente bañado en sangre. Marcus Wesson se entregó tras la llegada de un comando policial a la zona.

Los cadáveres fueron encontrados en uno de los dormitorios, poco después de la detención.

«En este momento creemos que la mayoría de los fallecidos eran hijos del sospechoso», dijo Dyer.

La policía busca a más víctimas en la casa

Dyer añadió que la policía ha determinado la causa de los fallecimientos, pero que no la divulgarían inmediatamente.

Dos mujeres habían llamado a la policía para informar de que un hombre se había encerrado con sus hijos dentro de su casa y que se negaba a devolverlos. El sujeto se negó inicialmente a salir de la vivienda. Otras dos mujeres salieron cuando Weston corrió hacia un dormitorio en el ala posterior.

La policía cree que el sospechoso era el tutor de los niños, junto con las dos mujeres que solicitaron ayuda y las que huyeron de la vivienda.

Dyer afirmó que resultaba difícil para las autoridades determinar de inmediato la edad y el género de las víctimas.


Marcus Wesson: el crimen que los medios de comunicación optaron por ignorar

Ian Jobling

Asesinato en masa, incesto, violación… y el silencio de los medios

Durante 2004 y 2005, los estadounidenses estaban obsesionados con el caso de Scott Peterson y el asesinato de su esposa y su hijo no nato. Los canales de noticias informaban sin descanso del más pequeño avance en la investigación y el juicio, y examinaban minuciosamente todo lo relativo a Peterson, su amante,  Amber Frey, y las actuaciones de los abogados.

Los medios de comunicación nacionales prácticamente ignoraron otro caso que fue aún más extraño y sorprendente: Marcus Wesson asesinó a nueve de sus propios hijos en Fresno, California. No solo hubo más víctimas, sino que las circunstancias eran mucho más extrañas. Marcus Wesson tuvo relaciones incestuosas con varias de sus hijas y sobrinas durante años, lavó el cerebro a su familia haciéndoles creer que él era un Mesías, e hizo un pacto de suicidio-asesinato con ellos. El silencio de los medios de comunicación debe ser debido seguramente al hecho de que Marcus Wesson es negro. Los medios minimizan la importancia de los crímenes cometidos por afroamericanos porque los editores no quieren mostrar a las minorías étnicas bajo una luz desfavorable.

Quienes conocen a Marcus Wesson afirman que es muy excéntrico y moderadamente inteligente. Tiene un vocabulario amplio y se expresa en un lenguaje florido. Sin duda, tiene una inusual capacidad de influir en los demás.

En 1968 [con 22 años], Marcus Wesson dejó el ejército, que le había enviado a Europa como asistente médico, y se trasladó a San José, California. Se fue entonces a vivir con una mujer hispana, Rosemary Maytorena, que estaba en la treintena; ambos tuvieron un hijo. Pero en 1974 Marcus Wesson se casó con Elizabeth, la hija de Rosemary, que tenía 15 años en ese momento. Durante los próximos 16 años tuvo diez hijos con ella. Su esposa, Elizabeth, tenía una hermana llamada Rosemary Solorio, quien también parece haber estado bajo el hechizo de Marcus Wesson. En 1986, Rosemary Solorio envió a sus siete hijos a vivir con los Wesson. Los niños habían sido acosados sexualmente en su propio hogar y aparentemente estaban felices con el cambio. El resultado fue un hogar de un tamaño considerable.

Marcus Wesson no podía mantener un trabajo estable, y obtenía la mayor parte de sus ingresos de la asistencia social. La familia iba de una vivienda a otra, y algunas de estas eran realmente curiosas. Hubo un tiempo en que la familia vivió en un barco de 8 metros amarrado en el puerto de Santa Cruz. Marcus Wesson a veces rebuscaba hamburguesas en cada contenedor de basura de McDonald’s para poder dar de comer a su familia. Pero el barco le metió en un lío: cometió el error de un incluirlo como bien inmueble en los formularios de las prestaciones sociales, y fue a la cárcel por fraude en 1990. A mediados y finales de la década de 1990, la familia vivía en un remolque y una tienda del ejército grandes, en las montañas de Santa Cruz, directamente sobre la tierra y sin agua corriente. La familia Wesson también vivió durante un tiempo en un semiderruido barco remolcador de 19 metros, en la orilla de Marin County, en California. A veces vivieron en un autobús escolar. A finales de la década de 1990, los hijos de Marcus Wesson y Elizabeth ya eran lo bastante mayores para trabajar, y Marcus Wesson utiliza el dinero que ganan para comprar en Fresno la vivienda en la que se cometieron los asesinatos.

Ninguno de los niños fue nunca a la escuela. Marcus Wesson les enseñó en casa, utilizando tarjetas tarjetas mnemotécnicas, libros de texto y su propia extraña versión del cristianismo. Quedó fascinado con David Koresh durante el asedio de Waco, en Texas, en 1993, e hizo que su familia le rindiera culto personal a él (Marcus Wesson). Se describía a sí mismo como Jesucristo y a los agentes de policía como Satanás. Cuando la familia veía la cobertura televisiva del asedio a los davidianos, Wesson le dijo a los niños: «Así es como el mundo ataca al pueblo de Dios. Este hombre es exactamente igual que yo. Hace niños para el Señor. Eso es lo que deberíamos hacer, hacer niños para el Señor».

Marcus Wesson enseñó a su familia a estar preparada para morir si alguien trataba de romper su hogar. Le dijo a su sobrina Rosa Solorio y a su hija Sebhrenah Wesson que eran «soldados fuertes», que perseguirían y matarían a los miembros de la familia que lo traicionaran, y que podrían tener que matar a la familia y a sí mismos para evitar una ruptura. Posiblemente, en previsión de tal masacre, Marcus Wesson compró diez ataúdes a un anticuario.

El Sr. Wesson también estaba fascinado por los vampiros, y se dio a sí mismo, a sus hijas y a sus sobrinas nombres de vampiro. Su propio nombre era «Jevammarcsuspire», una mezcla de Jesús, Marcus y Vampire («vampiro»).

Marcus Wesson comenzó a acostarse con sus hijas y sobrinas después de que saliera de la cárcel en 1990. Según el testimonio durante el juicio de Ruby Ortiz (de soltera Solorio), una de las sobrinas que fue enviada a vivir con los Wesson, Marcus comenzó a abusar de ella cuando tenía solo ocho años. La señora Ortiz testificó que ella amaba a Marcus en esa época y aceptó con alegría «casarse» con él cuando tenía 13 años. La ceremonia de matrimonio consistía en que la pareja pusiera sus manos sobre la Biblia y recitara los votos matrimoniales. Marcus Wesson se «casó» de esta manera con tres de sus sobrinas y dos de sus hijas, y con todas ellas tuvo hijos. La señora Wesson aprobaba totalmente estas uniones incestuosas. De hecho, cuando Ruby Solorio se escapó de casa cuando era una adolescente, la señora Wesson la convenció para que volviera a casa para cuidar del hijo que había tenido con Marcus Wesson. La señora Ortiz testificó que Marcus podía ser cruel y celoso: aisló a sus hijos del mundo exterior y la golpeaba con un palo o con un bate de béisbol cuando hablaba con algún chico o si no aprendía sus lecciones.

A pesar de este abuso, muchos miembros de la familia recuerdan con cariño sus días con Marcus Wesson. Ideó entretenimientos para la familia, tales como obras de teatro, conciertos y concursos de «feos», en los que los niños se vestían para ser tan feos como fuera posible.

Los Wesson asustaban a sus vecinos. Marcus Wesson pesaba alrededor de 180 kilos, y un vecino en Fresno describió su cabello como «una gran rasta grasienta y larga, acabada de untar en mugre y aceite». Cuando marcus Wesson salía con la familia, las mujeres vestían ropas oscuras y caminaban detrás de él, en silencio y con la mirada baja.

Todos los niños de la familia se iban de la casa cuando tenían edad suficiente, al igual que la mayoría de las niñas. Sin embargo, dos de las hijas, Sebhrenah Wesson y Elizabeth Breani Wesson, y una de las sobrinas, Rosa Solorio, se quedaron con Marcus Wesson siendo adultas, para ayudar a la familia. Aún había varios niños pequeños en la casa.

En 2003, los Wesson compraron una casa en Fresno que había sido un edificio de oficinas. Las autoridades municipales intentaron desalojar a la familia porque era un edificio no residencial.

Puede que la perspectiva del desalojo tuviera un papel en que se produjeran los homicidios. Marcus Wesson, probablemente, lo vio como parte de un complot contra él y su familia. Sin embargo, el principal desencadenante de los asesinatos visita en marzo de 2004 de Ruby Ortiz y Sofina Solorio, dos sobrinas que se habían mudado fuera del hogar, y querían que Marcus Wesson les devolviera a sus hijas. Este se negó, y la familia entera maldecía a las dos mujeres, calificándolas de «Judas», «putas» o «Lucifer».

Ambas mujeres se tuvieron que ir sin sus hijos y volvieron con la policía. Los agentes de la policía ordenaron a Marcus Wesson que saliera, pero él huyó al interior del edificio. La policía llamó al consejero jurídico de la ciudad, quien les dijo que no tenían derecho legal a entrar. Entonces Rosa, Solorio y la señora Wesson salieron del edificio e informaron de que Marcus Wesson tenía un arma. La policía retrocedió y llegó un equipo SWAT (fuerzas especiales de la policía). Justo cuando estaban tomando posiciones alrededor de la casa, Marcus Wesson apareció, cubierto de sangre, y se rindió. Los familiares de las víctimas culpan a la policía de no haber entrado en acción antes.

Lo que la policía encontró en el interior fue tan horrible que algunos de los oficiales pidieron una baja administrativa o solicitaron terapia psicológica. Los cuerpos de los nueve hijos de Marcus Wesson estaban enredados en una pila sangrienta de la ropa; todos tenían un disparo en un ojo. Las víctimas tenían edades comprendidas entre 1 y 25 años. Dos de ellas eran las hijas de Marcus y la señora Wesson; los otros siete eran hijos de Marcus Wesson con sus hijas y sobrinas, todos ellos menores de ocho años de edad. Los diez ataúdes que Marcus Wesson había comprado se alineaban en la pared de una de las habitaciones. Aquella noche, seis capellanes de la policía fueron enviados al edificio para aliviar a los detectives encargados de recopilar pruebas. El alcalde de Fresno dijo que la ciudad nunca sería la misma después de la mayor asesinato en masa de su historia.

Es posible que Marcus Wesson no cometiera los asesinatos. Sus abogados dicen que fue Sebhrenah Wesson, como «soldado», quien disparó a los demás y luego se suicidó. Ella estaba en la cima de la pila de cadáveres, y el arma estaba debajo de ella. La policía encontró ningún residuo de arma de fuego en el Sr. Wesson. Pero incluso si él no disparó el arma, los fiscales creen que todavía podrían conseguir la pena de muerte por conspiración para cometer asesinato y complicidad.


Declaran culpable a un hombre de matar a nueve de sus hijos, algunos de ellos fruto de relaciones incestuosas

Lukor.com

18 de junio de 2005

Un tribunal declaró hoy a un hombre, patriarca de una familia incestuosa, de matar a nueve de sus hijos, cuyos restos fueron encontrados el pasado año [2004] después de concluir un operativo policial.

Al ser hallado culpable de nueve cargos de homicidio intencional, Marcus Wesson podría ser condenado a muerte. Además, ha sido hallado culpable de 14 cargos por violar y abusar sexualmente de siete de sus hijas y sobrinas menores de edad.

La defensa argumentó que fue una hija del individuo, Sebhrenah Wesson, de 25 años, la que había matado a sus hermanos y al hijo de un año que tuvo con su padre antes de suicidarse.

Muchos de los familiares de Wesson que sobrevivieron a la matanza todavía lo apoyan, y en el tribunal se escucharon sollozos cuando el secretario del tribunal leyó los veredictos. Marcus Wesson permaneció en cambio tranquilo y silencioso.

Varios testigos declararon que Wesson había instado repetidas veces a los niños a que estuviesen listos para matarse mutuamente si las autoridades amenazaban alguna vez con romper el clan.

La Fiscalía sostuvo que Marcus Delon Wesson tuvo suficiente tiempo para matar a sus hijos durante un enfrentamiento de 80 minutos con la Policía, el 12 de marzo de 2004. El individuo se había encerrado en un dormitorio del fondo de la vivienda con las víctimas, y mantuvo alejadas del lugar a las madres de los niños, que trataban de sacarlos de la casa.

El veredicto leído por el secretario del tribunal señaló que los miembros del jurado llegaron a la conclusión de que el acusado fue quien disparó el arma que acabó con la vida de sus nueve hijos.

La fiscal Lisa Gamoian afirmó en su alegato final que aunque fuese Sebhrenah Wesson quien apretó el gatillo, Marcus Wesson podía ser declarado culpable si alentó la matanza o fue parte de una asociación ilícita que culminó en la masacre.


El jurado recomienda pena capital para Marcus Wesson por el asesinato de sus nueve hijos

Terra.com

30 de junio de 2005

Un jurado recomendó la pena de muerte para Marcus Wesson, culpable del asesinato de sus nueve hijos en Fresno (California), tras un juicio que sacó a la luz una trama de incesto y asesinato.

Wesson, de 58 años, fue detenido el 12 de marzo de 2004 después de un tiroteo con la policía, tras el cual los agentes encontraron una pila de cadáveres en uno de los dormitorios de la casa del acusado.

Los cuerpos sin vida eran los de nueve de sus hijos, de entre 1 y 25 años de edad, todos ellos asesinados de un disparo en un ojo.

Las pruebas de ADN efectuadas a los cadáveres demostraron que los fallecidos eran hijos del acusado y nacidos de relaciones incestuosas con sus propias hijas y con sus sobrinas.

A principios de mes, Marcus Wesson fue declarado culpable de los nueve asesinatos, además de 14 cargos de abuso sexual.

La recomendación del jurado deberá ser ratificada por un juez del Condado de Fresno, R.L. Putnam, el próximo 27 de julio.

El abogado de Marcus Wesson, Pete Jones, expresó su contrariedad ante la sentencia, aduciendo que no había quedado probado que su cliente llevara a cabo la ejecución de sus hijos.

Según la defensa, la hija mayor de Wesson mató al resto de la familia y luego se suicidó.


Marcus Wesson condenado a muerte por asesinar a nueve de sus hijos y nietos

Jorene Barut-Phillips.- ElMundo.es

28 de julio de 2005

Un hombre californiano de 57 años, Marcus Wesson, ha sido condenado a muerte por haber asesinado a nueve personas, entre las que se encontraban algunos de sus hijos y nietos. Además, ha sido declarado culpable de 14 delitos de violencia sexual.

Wesson, que decía ser Jesús, mató, disparándoles entre los ojos, a siete de sus hijos y a dos de sus nietos en Fresno en marzo de 2004.

La masacre empezó cuando dos de sus sobrinas, alejadas del hombre por una orden judicial, volvieron a su casa para reclamar a sus hijos.

Algunas de sus víctimas eran los hijos que el mismo Wesson tuvo con sus hijas. Dejaba embarazadas a sus propias hijas porque quería «bebés para el Señor», según ha explicado.

«Como tu hijo mayor, continuaré tu obra y difundiré tus enseñanzas, pero de manera legal», ha afirmado uno de sus hijos durante el juicio.

Una de sus sobrinas, Sofina Solorio, ha despreciado a Marcus Wesson diciendo: «Dices ser Jesús, pero mírate ahora. No eres nadie». «Ahora que me he marchado de ti, he encontrado a mi verdadero Dios», ha afirmado.

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR