Lianne Angela Smith

Atrás Nueva búsqueda
Lianne Smith

La parricida de Lloret

  • Clasificación: Asesina
  • Características: Parricida - Temía que le retirasen la custodia de sus hijos, después de la detención del padre por pederastia
  • Número de víctimas: 2
  • Periodo de actividad: 17 de mayo de 2010
  • Fecha de detención: Día siguiente
  • Fecha de nacimiento: 1967
  • Perfil de las víctimas: Sus dos hijos, Rebecca, de 5 años, y Daniel, que tenía 11 meses
  • Método de matar: Asfixia con una bolsa de plástico
  • Localización: Lloret de Mar, Girona, España
  • Estado: Condenada a 30 años de prisión el 2 de julio de 2012
Leer más

Lianne Smith – Una mujer mata a sus dos hijos en Lloret

Rebeca Carranco – Elpais.com

19 de mayo de 2010

Los Mossos d’Esquadra detuvieron ayer en Lloret de Mar (Selva) a una mujer británica por la muerte de sus dos hijos, un bebé de un año y una niña de entre cinco y seis. La policía autonómica estudia la hipótesis de que la detenida haya asfixiado a los dos menores, según fuentes policiales. El Juzgado número 3 de Blanes decretó a última hora de la tarde el secreto de sumario.

Sobre las dos de la tarde, los agentes recibieron un aviso del hotel Miramar, en el corazón de Lloret de Mar. En la habitación 101 se hallaban los cuerpos inertes de los dos menores. La madre de ambos llamó a la recepción para alertar de que algo ocurría entre las cuatro paredes de la estancia.

Varios sanitarios acudieron al lugar, pero ya era tarde. Los dos niños estaban muertos, aunque en las primeras observaciones no se observaron signos externos de violencia.

La mujer llevaba pocos días en la zona y tiene unos 40 años, según explicaron trabajadores del hotel. El padre de los niños, que se quedó en Gran Bretaña, tiene previsto llegar hoy a Lloret. La mujer dejó una carta en la que se inculpaba del crimen y en la que explicaba los motivos del mismo, según afirmaron fuentes de la Policía Local y trabajadores del hotel.

Una empleada del establecimiento explicó que sobre las dos de la tarde los agentes bajaron a la recepción acompañados de la detenida y la sentaron en un sofá. «Estaba muy seria, fría. Supongo que no era consciente de lo que había hecho», explicó esa misma trabajadora, que prefirió no identificarse. Según ella, los agentes explicaron que los dos niños yacían pálidos y acostados en la cama de la habitación de hotel Miramar.

Tanto la madre como los menores permanecieron en el lugar hasta media tarde. A las seis, ambos cadáveres eran sacados del hotel en dirección al Instituto de Medicina Legal Forense de Girona, donde está previsto que hoy les practiquen la autopsia.

La madre abandonó el lugar a las 18.45 horas, escoltada por varios agentes de la policía autonómica y tratando de cubrirse el rostro con el cabello, camino de la comisaría de Blanes. Allí estaba previsto que le tomasen declaración. Los Mossos no aclararon ayer qué delitos se le imputan. El abogado de la detenida declinó hacer declaraciones.

A medida que avanzaron las horas, la puerta del hotel se llenó de turistas en chanclas y bañador, que en lugar de disfrutar de la playa optaron por fotografiar el trasiego de funcionarios y policías y el revuelo de las cámaras apostadas en la puerta del establecimiento. Mientras, la policía precintaba la habitación 101. En la escalera de emergencias, solitarios, varios colchones y somieres esperaban ser analizados por la policía científica.

La Embajada del Reino Unido en Madrid se limitó a señalar que están investigando el caso. A las seis de la tarde, un ramo apareció en la puerta del hotel. No estaba firmado, pero tenía un mensaje: «RIP. Dios ha ganado dos ángeles».


La huida frustrada de un pederasta y una parricida

Rebeca Carranco / Jesús García – Elpais.com

20 de mayo de 2010

El padre de uno de los dos niños asesinados el martes en Lloret de Mar (Girona) es Martin Anthony Smith, de 45 años. El hombre, de origen británico, fue detenido en Barcelona el pasado 7 de mayo acusado de 13 delitos de agresiones sexuales a menores.

Smith llevaba dos años huido de la justicia inglesa y vivía en Barcelona con la madre de los menores, Lianne Ross-Smith, de 43 años. Ambos mantenían una relación sentimental y vivían con las dos víctimas en Barcelona, según fuentes del caso.

Ross-Smith permanece detenida en la comisaría de Blanes, en Girona, acusada de la muerte de sus dos hijos, un bebé de un año y una niña de cinco. La mujer fue detenida el martes a las dos de la tarde en Lloret de Mar.

Ella misma avisó a la recepción del hotel Miramar de que algo les ocurría a sus hijos. Cuando los servicios sanitarios llegaron a la habitación 101 se encontraron los dos cadáveres sobre la cama. Los Mossos d’Esquadra barajan la hipótesis de que les asfixió con una bolsa de plástico. La mujer se autoinculpó en una nota, que, según apuntan medios británicos, explicaba que temía que le retirasen la custodia de los críos, después de la detención del padre.

Está previsto que la detenida pase mañana a disposición judicial. El juzgado de instrucción número 3 de Blanes decretó el mismo martes el secreto de sumario. La policía autonómica no ha aclarado qué delito se le imputa a la madre y está evaluando su salud mental.

Los cadáveres de los menores se encuentran en el Instituto de Medicina Legal de Girona, a la espera de que se les practique la autopsia, que aclarará la causa definitiva de la muerte de los niños. También se comprobará si los pequeños padecieron abusos sexuales. La mujer detenida tiene al menos otros dos hijos con de una pareja anterior.

Lianne Smith-Ross y Martin Anthony Smith huyeron juntos de Reino Unido a finales de 2007. No ha quedado esclarecido cuál fue su periplo, pero los últimos meses vivían en un piso en la ciudad de Barcelona. El 7 de mayo la policía autonómica detuvo a Martin Smith. Medios ingleses aseguran que las autoridades británicas buscaban a los tres y que el menor nació en la huida de la pareja. Smith formaba parte de una de las listas de los más buscados en Reino Unido.

Durante el tiempo que la pareja convivió en la ciudad catalana, el hombre apenas salía a la calle por miedo a ser descubierto, según fuentes cercanas a la investigación. Esas mismas fuentes apuntan a que la mujer sabía que el hombre estaba acusado de abusos sexuales a menores cometidos entre 1995 y 2005.

Entre las víctimas, está supuestamente una hijastra del hombre, que ahora tiene 20 años. Aunque el núcleo familiar lo formaban Lianne, Martin y los niños, no está claro si la mayor de ellos, de cinco años, es hija biológica del presunto pederasta.

Martin llegó ayer al tribunal de Carlisle, la capital del condado de Cumbria (Reino Unido). Antes de la huida del hombre para evitar la ley en su país, había aparecido en la televisión local como adivino.

La detención de Smith ha tenido enorme repercusión en los medios de Cumbria, donde incluso detallan las negociaciones de las autoridades inglesas para llevarle al país. El martes, coincidiendo con la muerte de sus dos hijos, el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno autorizó su extradición.

La muerte de las dos criaturas en un hotel de Lloret de Mar ha despertado un gran revuelo en esta localidad de la Costa Brava. Muchos medios británicos se desplazaron a la zona y algunos, incluso, se hospedaron en el mismo Miramar.

Los vecinos del barrio barcelonés del Guinardó, donde fue detenido el hombre y donde residía la pareja, aseguraron ayer que habían visto esporádicamente a Lianne pasear con sus hijos. Por las dificultades del idioma, la relación se limitaba a un hola y adiós. A Martin, sin embargo, no lo habían visto jamás.


Hallan ahorcado a la pareja de la parricida de Lloret en la cárcel de Manchester

Elpais.com

25 de enero de 2012

Estaba condenado a 16 años por violar a la hija de su pareja durante 10 años.

El pederasta y compañero sentimental de la mujer que en mayo de 2010 mató a sus dos hijos en un hotel de Lloret de Mar (Selva), Martin S., de 46 años, ha sido hallado ahorcado en su celda de la prisión de Manchester.

Según han informado varios medios británicos, los funcionarios de la cárcel lo encontraron ya muerto el lunes por la tarde y ahora se están investigando las circunstancias de su muerte.

Tras ser detenido en la vivienda que compartían de la Travessera de Gràcia de Barcelona y extraditado en 2010 al Reino Unido, Martin S. fue condenado en marzo de 2011 a 16 años de prisión por violar a la hija de su pareja, una menor de 16 años, de quien abusaba desde los siete utilizando la técnica de la hipnosis y pegándole.

Además pendían sobre él 11 cargos de violación, intentos de violación y varias agresiones a niños entre 1995 y 2004, informan estos rotativos.

Para evitar ser condenado, huyó en 2007 a España con su pareja, Lianne Smith. Allí tuvieron dos hijos, Rebecca y Daniel, que fueron encontrados muertos por axfisia [asfixia] en el hotel Miramar de Lloret de Mar el 18 de mayo de 2010, cuando tenían cinco años y 11 meses, respectivamente. La madre, de 44 años, fue detenida y se enfrenta a dos cargos de asesinato.


Un tribunal popular juzga a la parricida de Lloret

Antía Castedo – Elpais.com

18 de junio de 2012

La parricida de Lloret se sienta hoy en el banquillo de la Audiencia Provincial de Girona, donde un tribunal popular la juzgará por matar a su dos hijos pequeños en la habitación de un hotel en 2010.

Lianne Smith admitió al día siguiente de los crímenes que había asfixiado a su hija de cinco años y a su hijo de 11 meses con una bolsa de plástico en la habitación 101 del Hotel Miramar.

El fiscal pide para ella una pena de 38 años de cárcel por los dos asesinatos, mientras que la defensa reclama la libre absolución porque la mujer había «perdido el contacto con la realidad» al sentirse perseguida después de que su marido fuera detenido por delitos de pederastia.

Smith se presentó el 18 de mayo, alrededor de las 13:30, en la recepción del hotel y confesó que había acabado con las vidas de sus hijos Rebecca y Daniel. Había pasado la noche con los dos cadáveres en la habitación y nadie sabía lo sucedido.

La familia había aterrizado en Barcelona en 2007 huyendo de la Justicia británica, que buscaba al marido de Lianne, Martin Anthony Smith, por delitos de pederastia cometidos en ese país que le habían colocado en el número 34 de los más buscados. El hombre se ahorcó este enero en una prisión de alta seguridad de Manchester donde cumplía condena por abusar de una niña de forma continuada durante 10 años.

Lianne buscó trabajo de profesora de inglés y la familia se instaló en Barcelona hasta que el 7 de mayo de 2010 su compañero sentimental fue detenido. Unos días después la mujer dejó Barcelona y se fue con los dos niños a Lloret de Mar «porque era el único sitio que conocía» en Cataluña, según el escrito de la defensa.

El letrado que defiende a la mujer argumenta que Lianne sufría una «dependencia emocional absoluta de su marido» y que, tras la detención, entró en barrena al sentirse «perseguida y acosada» por la trascendencia que la noticia había alcanzado en medios españoles y extranjeros.

A pesar de ello, la mujer intentó «tirar hacia delante», volver a trabajar y contratar a una chica para que cuidase a las criaturas. Pero todo se truncó cuando, el 15 de mayo, Lianne vio a dos personas en un coche y pensó que la estaban siguiendo. En su cabeza, eran los servicios sociales británicos, que pretendían quitarle a sus hijos. Ese mismo día una persona («que bien podría ser una periodista», dice la defensa) se acercó para preguntarle si era ella la mujer del pederasta detenido.

Lianne «entró en estado de pánico» y perdió el contacto con la realidad al sufrir un ataque psicótico. Por todo ello la defensa pide la absolución de la acusada, que o bien sufría «psicosis» o, alternativamente, un «miedo insuperable» que la llevó a cometer los crímenes. La defensa ha citado a declarar a un «publicista o periodista» al que Lianne envió una «carta de suicidio» tras la detención de su marido explicando lo que iba a hacer. También han sido citados la madre de la acusada, la mujer que cuidaba a los pequeños y un amigo de Lianne.

El fiscal, sin embargo, considera que la mujer era «plenamente consciente» de lo que hacía cuando acabó con la vida de sus hijos, aprovechándose de su corta edad y sin que ellos tuvieran posibilidad de defenderse. La mujer cogió primero al niño y luego a la niña, y los asfixió haciendo valer «la confianza que le daba su condición de madre».

Por el doble asesinato, el fiscal pide 38 años de cárcel con el agravante de parentesco y una eximente porque la mujer confesó los crímenes. Rebecca y Daniel Smith fueron enterrados en un nicho municipal del cementerio de Lloret sin que nadie de la familia acudiera a la ceremonia. El ayuntamiento se hizo cargo de los gastos.


«No os he podido dar una maravillosa vida juntos»

Antía Castedo – Elpais.com

18 de junio de 2012

Lianne Smith, la mujer que mató a sus dos hijos en un hotel de Lloret en 2010, les escribió una carta que dejó junto a la cama en la que yacían los niños muertos. «No os he podido dar una maravillosa vida juntos», lamentaba la parricida, que acababa de asfixiar con una bolsa de plástico a Rebecca, de cinco años, y a Daniel, de 11 meses.

Smith se ha negado a responder a las preguntas del fiscal en el primer día de juicio en la Audiencia de Girona y solo ha contestado a su abogada. Entre sollozos, ha repetido que pensaba que los servicios sociales ingleses le iban a quitar a los pequeños tras la detención de su pareja por delitos de pederastia.

En la sesión se ha podido ver un vídeo de la declaración judicial de Smith el mismo día de los hechos en una habitación del hotel Miramar, donde la mujer acabó con la vida de sus hijos. La parricida explicó que los tres días que la familia pasó en Lloret antes de los crímenes habían sido unas «vacaciones perfectas», pero que ella sabía que tras los últimos acontecimientos habían llegado «al final del camino».

Su pareja, Martin Smith, había sido detenido tras pesar sobre él una orden de búsqueda internacional por pederastia. Tras la detención, Lianne se enteró de que su pareja había figurado en la lista de los delincuentes más buscados de su país y que la policía británica consideraba «desaparecida» a su hija Rebecca después de que ambos se la llevasen a Barcelona en su huida de la Justicia.

La mujer culpaba a su hija mayor, que tenía en ese momento 22 años, del destino aciago de la familia por «inventarse» que Martin había abusado sexualmente de ella. Martin Anthony Smith se ahorcó este enero en una prisión inglesa tras ser condenado por abusar sexualmente de su hijastra durante 10 años.

Lianne y Martin llegaron a Barcelona en 2007 huyendo de la Justicia. Cogieron un ferry desde Inglaterra hasta Francia y allí alquilaron un coche con el que se desplazaron hasta España para evitar figurar en una lista oficial de pasajeros, según el fiscal. Vivieron la mayor parte del tiempo en el barrio de Horta de Barcelona, donde ella trabajó como profesora de inglés hasta que él fue detenido el 7 de mayo de 2010.

Aunque la mujer no ha contestado a las preguntas del fiscal, este las ha leído en voz alta para realizar un relato de lo sucedido los días anteriores a los hechos. Ocho días después de la detención, Lianne dejó su teléfono móvil apagado en casa y desconectó el teléfono fijo. Con sus dos hijos, se desplazó hasta Lloret e hizo una reserva en el hotel Miramar por cuatro noches, del sábado 15 al miércoles 19 de mayo.

El lunes por la noche dio de cenar a los pequeños y los acostó. Una hora después, a las 9, cogió una bolsa de plástico y asfixió primero a su hijo Daniel y luego a su hija Rebecca mientras los tenía en sus brazos.

Tras comprobar que estaban muertos, la mujer escribió una carta dirigida a la policía en la que decía que su pareja era «inocente» y que su hija mayor, Sarah, era «la culpable» de todo por denunciar a Martin Smith.

Lianne intentó suicidarse y en esa carta terminaba explicando que quería que la incinerasen con sus hijos. Intentó primero asfixiarse con la misma bolsa de plástico que había utilizado con los pequeños, pero no lo logró. Luego probó con una cuchilla de afeitar y con un cable de teléfono. Finalmente, sumergió la cabeza en agua para ahogarse. Nada funcionó. «¿Por qué está usted hoy aquí mientras que sus dos hijos están muertos?», le ha preguntado el fiscal.

Daniel y Rebecca fueron enterrados en un nicho municipal del cementerio de Lloret. Ningún familiar acudió al entierro.


El jurado declara culpable de asesinato a la mujer que mató a sus hijos en Lloret

EFE

22 de junio de 2012

Un jurado popular ha declarado culpable de dos delitos de asesinato a Lianne Smith, la mujer británica acusada de matar a sus dos hijos en un hotel de Lloret de Mar en mayo de 2010.

Los miembros del jurado han recogido en el veredicto que Smith padecía un trastorno psicológico grave en el momento de los hechos, algo que certificaron los psiquiatras que la han examinado. Ese trastorno no es, en opinión de los miembros del jurado, factor eximente de la responsabilidad, ya que la mujer fue consciente de lo que hacía y no carecía de voluntad para frenar sus actos cuando acabó con la vida de los dos pequeños.

El fiscal del caso rebajó la pena inicial de 19 a 17 años de cárcel por cada uno de los crímenes, al tener en cuenta que la mujer confesó ante la policía y que sufría un trastorno mental.

Smith mató a su hija Rebecca, de cinco años, y a Daniel, de 11 meses, días después de que su marido, Martin, fuera detenido en Barcelona por delitos de pederastia. La mujer sufría una dependencia patológica de él, según explicaron los psiquiatras durante la vista.

La pareja había acordado que si algún día les obligaban a separarse, se suicidarían. A pesar de todo, ni el fiscal ni el jurado popular consideran que el trastorno de Smith pueda ser una condición eximente ni total ni parcial de la pena que finalmente se le imponga.

El jurado considera que el hecho de que Smith pudiese explicar con detalle a la comitiva judicial cómo había cometido los crímenes poco después de los hechos y dejase escritas tres cartas prueba que mantenía el control de sus actos. En una de las cartas, dirigida a la policía, Smith intentaba exculpar a su marido de los delitos que le habían colocado en la lista de los más buscados de su país.

La abogada defensora, por el contrario, argumentó que la acusada no debería ser condenada a más de cinco años de cárcel por cada uno de los asesinatos por el trastorno mental que padecía. Un magistrado deberá ahora dictar sentencia.

Lianne y Martin llegaron a Barcelona en 2007 huyendo de la justicia. Cogieron un transbordador desde Inglaterra hasta Francia y allí alquilaron un coche con el que se desplazaron hasta España. Vivieron la mayor parte del tiempo en el barrio de Horta de Barcelona, donde ella trabajó como profesora de inglés hasta que él fue detenido el 7 de mayo de 2010.

El hombre se ahorcó este enero en una prisión británica donde cumplía condena por abusar sexualmente de su hijastra de forma continuada durante 10 años.


La Audiencia de Girona condena a 30 años de cárcel a la parricida de Lloret

Antía Castedo – Elpais.com

3 de julio de 2012

La Audiencia de Girona ha condenado a la británica Lianne Smith a 30 años de prisión por dos delitos de asesinato, después de que el jurado popular la considerara culpable de acabar con la vida de sus dos hijos menores en un hotel de Lloret de Mar el 17 de mayo de 2010.

El jurado popular consideró que aunque la mujer sufría una alteración mental «grave» en el momento de los crímenes, esta no le impedía ser consciente de sus actos y controlar su voluntad.

El jurado popular aceptó que la acusada sufría una «depresión emocional patológica» y un trastorno psicótico cuando acabó con la vida de sus hijos Daniel, de 11 meses, y Rebecca, de cinco años.

Lo hizo pocos días después de huir de Barcelona tras la detención de su pareja, Martin Smith, por delitos de pederastia. Lianne sufría una dependencia patológica de su marido y había acordado con él que, si algún día les separaban, se suicidarían.

Ambos habían llegado a Barcelona en 2007 huyendo de la justicia británica, que había colocado a Martin entre los delincuentes más buscados. El marido de la parricida se ahorcó en enero pasado en una prisión británica tras ser condenado por abusar de su hijastra durante 10 años de forma continuada.

Una psiquiatra del Instituto de Medicina Legal de Girona declaró durante el juicio que Lianne «sabía que había cometido un crimen, pero para ello lo peor era que sus hijos fueran acogidos por los servicios sociales». La pareja se sentía continuamente perseguida y Lianne pensaba que, tras la detención de Martin, los servicios sociales le quitarían la custodia de los pequeños.

Los psiquiatras concluyeron que Lianne no tenía sus facultades anuladas ni «muy gravemente» afectadas cuando decidió matar a sus hijos. Por ello, y puesto que fue capaz de declarar con coherencia ante la policía lo que había hecho e incluso dejar varias notas escritas, el jurado popular consideró que la mujer era responsable de los crímenes.

Smith se presentó el 18 de mayo, alrededor de las 13.30, en la recepción del hotel Miramar y confesó que había acabado con las vidas de sus hijos Rebecca y Daniel. Había pasado la noche con los dos cadáveres en la habitación y nadie sabía lo sucedido.

En una de las notas que dejó escritas, decía que Martin era «inocente» y que su hija mayor era la culpable del destino familiar por haber denunciado a su marido. Tras matar a los niños, Lianne intentó suicidarse.

La sentencia la condena a 30 años de cárcel con una agravante de parentesco y las circunstancias atenuantes de confesión y alteración mental. La mujer ingresó en prisión el día posterior al crimen. Los pequeños Daniel y Rebecca fueron enterrados en un nicho municipal del cementerio de Lloret sin que nadie de la familia acudiera el entierro.


El final del camino de Lianne

Rebeca Carranco – Elpais.com

16 de agosto de 2015

Sentada sobre la colcha marrón de una cama individual de hotel y con las cortinas de la habitación, también marrones y tupidas, corridas, Lianne Smith narra cómo hace unas horas ha matado a Rebecca y a Daniel, sus dos hijos de 5 años y de 11 meses.

«Fue un fin de semana perfecto», dice, sin llegar a romper a llorar. Tres días idílicos en Lloret de Mar (Selva), adonde llegaron desde Barcelona. «Vinimos aquí sin nada, no cogimos nada porque esto era el final del camino», explica con la voz ya quebrada.

En la habitación de al lado, Daniel y Rebecca están tumbados cada uno en una cama de la habitación triple 101 del hotel Miramar. Están tapados, como si durmiesen. Su madre, a las nueve de la noche del 17 de mayo de 2010, aprovechó que ya descansaban y poniendo sus piernas sobre las de ellos, para que no se moviesen, les colocó una bolsa de plástico en la cabeza hasta asfixiarles. Al día siguiente, sobre las dos y media de la tarde, bajó a la recepción y pidió que avisaran a la policía.

«En aquel momento estaba como ida, parecía que no estuviese en este planeta. Hablaba al ralentí», recuerda cinco años después el inspector de los Mossos d’Esquadra Josep Monteys, que asistió a la confesión voluntaria y grabada en vídeo de Lianne en aquella habitación.

«Mi intención era irnos, mis hijos y yo juntos», sigue ella, apuntando al infinito con las manos. Una semana y media antes, los Mossos d’Esquadra habían detenido a su pareja y padre de los dos niños, Martin Smith, que era buscado por las autoridades británicas acusado de abusos sexuales.

Hacía dos años y medio que la familia Smith había emprendido una huida para evitar que Martin fuese juzgado por haber violado a otra hija de Lianne, fruto de un matrimonio anterior. Primero recalaron en la Costa del Sol y finalmente se instalaron en Barcelona. Lianne se puso un nuevo apellido, Ross, y se transformó en una profesora de inglés, casada con un escritor que nunca salía de casa.

Vivieron en tres pisos distintos. Rebecca asistía a un colegio en Horta; Daniel iba a la guardería. Se comportaban como cualquier familia normal, como si hubiesen olvidado que en realidad eran fugitivos. Y con esa misma normalidad reaccionaron el día que entraron a robarles en casa. Les habían desvalijado su piso de Travessera de Gràcia y Lianne acudió a los Mossos d’Esquadra a denunciarlo. La policía catalana no tardó en descubrir que había una orden europea de detención contra Martin.

«A partir de entonces ella se emparanoió. Salía de casa mirando alrededor, pensaba que la gente le estaba vigilando. Temía que los servicios sociales británicos le quitasen a sus hijos», explica Monteys. Hasta que Lianne no vio otra salida, cogió cuatro prendas de vestir y puso rumbo a Lloret de Mar, donde ya habían estado alguna vez.

«Sabía que no se podían defender», admite Lianne Smith, sentada sobre la colcha marrón. A preguntas del fiscal, repite las edades de sus hijos, e insiste en que ella también querría haber muerto. «Creemos que se intentó asfixiar, pero tampoco hay un indicio claro. Solo lo que dicen las notas que escribió, y los borradores que encontramos en la papelera del lavabo de la habitación», explica el investigador. La gran mayoría de sus escritos tenían la única intención de defender la inocencia de Martin, en el que creía a ultranza.

Monteys cree que Lianne nunca supuso un peligro para la sociedad en general. «Pero hubo una mínima planificación del crimen, una intención», razona. Daniel y Rebecca fueron enterrados en el cementerio de Lloret de Mar porque sus padres no pudieron pagar la repatriación.

Lianne fue condenada a 30 años de cárcel. Su marido fue condenado a 11 años de prisión en el Reino Unido por abusar en 11 ocasiones de su hijastra. Meses después se suicidó.

Ficha técnica de la asesina

Datos personales: Lianne Angela Smith, inglesa, de 45 años.

Tipología: Doble infanticidio.

Víctimas: Sus dos hijos, Rebecca, de cinco años, y Daniel, que tenía 11 meses.

Perfil: Lianne llevaba dos años y medio huyendo con su marido, Martin Smith, al que la justicia británica buscaba por haber violado a una hija de un matrimonio anterior de Lianne.

Móvil: Tras la detención de su marido, quiso acabar con la vida de sus hijos y la suya, aunque no lo logró.

Su caída: Confesó lo que había hecho.

¿Qué fue de ella?: Cumple 30 años de cárcel.

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR