La muerte de Natalie Wood

Atrás Nueva búsqueda
La muerte de Natalie Wood
  • Clasificación: ¿Accidente? ¿Homicidio?
  • Características: Uno de los misterios más famosos de Hollywood lo constituye la muerte de la actriz Natalie Wood en 1981 durante un viaje en barco con su marido, el actor Robert Wagner, y su compañero de reparto de ese momento Christopher Walken
  • Número de víctimas: 1
  • Periodo de actividad: 29 de noviembre de 1981
  • Fecha de nacimiento: 20 de julio de 1938
  • Perfil de las víctimas: La actriz norteamericana Natalie Wood, de 43 años
  • Método de matar: Ahogamiento
  • Localización: Isla de Catalina, Estados Unidos (California)
  • Estado: Nadie ha sido detenido ni procesado por la muerte de la actriz
Leer más

GALERÍA FOTOGRÁFICA

(!) ATENCIÓN: Esta galería estará disponible en los próximos días.


La muerte de Natalie Wood

Última actualización: 26 de octubre de 2015

Natalie Wood (nacida Natalia Nikoláevna Zakhárenko), San Francisco, 20 de julio de 1938 – Isla de Catalina, de Los Angeles, 29 de noviembre de 1981) fue una actriz estadounidense de orígenes rusos ganadora del Globo de Oro.

Biografía

Sus padres habían emigrado de Rusia poco antes de nacer ella. Pronto su padre sustituyó el apellido familiar por el de Gurdín, y a los 4 años quedó inscrita en el registro como Natasha Gurdín.

Instada y apoyada por María, su ambiciosa madre, Natasha se convirtió en una estrella de cine infantil que intervino en numerosas películas con notable éxito, siendo una de las pocas que consiguió superar la transición de estrella infantil a actriz adulta.

Esta ambición de su madre por que fuera famosa se debe a que cuando estaba embarazada le leyó la mano una anciana que estaba en la calle, diciéndole: “Su hija será una gran estrella, pero deberá tener mucho cuidado con las aguas oscuras”. Esto de las aguas oscuras “explicaría” más tarde su muerte. Natalie no sabía nadar, debido a que su madre le advirtió toda la vida sobre el respeto que debería tenerle al agua.

Cuando Natalie tenía 9 años, su madre y ella estaban caminando cuando se encontraron con un rodaje. Su madre le dijo que fuera a sentarse en las rodillas del director y que le cantara una canción. Éste, al escuchar su hermosa voz y su gracia, le hizo su primer contrato para la película: Miracle on 34th. Street.

Natalie Wood disfrutó durante un período del estrellato, debido sin duda a su físico, a su capacidad expresiva y a la eficacia de sus actuaciones. Fue nominada al Oscar en tres ocasiones, por su interpretación en Rebelde sin causa, Esplendor en la hierba (consideradas dos obras maestras) y Amores con un extraño.

Otro de sus grandes films fue West Side Story, en el que interpretó el papel principal de María. Ya que tenía una bonita voz, fue ella quién cantó todas sus canciones. Sin embargo, finalmente fue doblada por una cantante profesional, lo que le causó una gran decepción.

En estos años, en el apogeo de su carrera cinematográfica, a Natalie Wood se la consideró la actriz más popular de Hollywood junto con Elizabeth Taylor. Su historial incluye otras películas importantes como The Searchers (Centauros del desierto) de John Ford y El candidato con un joven Robert Redford.

Wood estuvo casada en dos ocasiones con el actor Robert Wagner. Estuvo un tiempo de novia con Elvis Presley.

Muerte

Murió prematuramente en 1981 cuando cayó de noche al agua desde su yate The Splendor (así llamado en honor a la película que la consolidó como actriz, Esplendor en la hierba).

La nave estaba fondeada frente a la isla de Catalina, cerca de Los Ángeles, y en esos días Natalie terminaba la película Brainstorm, con Christopher Walken, amigo del matrimonio que estaba con ellos al ocurrir la desgracia.

Fue una extraña muerte: se ahogó, pero la causa está envuelta en un misterio. Se habla que estaba bajo la influencia del alcohol y las drogas o que quizás se suicidó. Tenía 43 años. Sus restos se encuentran en el Cementerio Westwood Village Memorial Park de Los Ángeles (California).

En 2011, la policía reabrió el caso cuando se hizo público un libro de la escritora Marti Rully quien asegura que en la muerte de la actriz, su esposo Robert Wagner estaba plenamente involucrado. En dicho libro, la escritora exhibe un testimonio del capitán del yate, The Splendor, Dennis Davern, quien manifestó a la escritora que Wagner había intervenido en la muerte de la actriz.


Natalie Wood, la actriz de “West side story” y de “Esplendor en la hierba”, murió el domingo en un accidente

Elpais.com

1 de diciembre de 1981

Natalie Wood, actriz norteamericana de 43 años, fue hallada muerta hacia las ocho de la mañana del pasado domingo, en las aguas cercanas a la isla de Santa Catalina, en Los Angeles (California, Estados Unidos). La policía investiga las causas del fallecimiento. La del accidente es la hipótesis más verosímil.

Entre las películas que hicieron famosa a esta actriz se hallan Rebelde sin causa, Esplendor en la yerba y West Side Story.

El cadáver de Natalie Wood, que estaba totalmente vestida, fue hallado cerca de un bote inflable, a unos doscientos metros de la orilla. La policía cree que la actriz cayó del bote y se ahogó.

La actriz estaba con su esposo, Robert Wagner, y con unos amigos en fa citada isla, situada a unos cuarenta kilómetros de Los Angeles, y había salido a pasear sola. Al ver que no regresaba de su paseo, sus amigos alertaron a los guardias de la playa.

Natalie Wood y Robert Wagner poseían un magnífico yate de más de veinte metros de eslora, llamado Splendor, en memoria del título de una de las películas más famosas de la actriz, Esplendor en la hierba.

En declaraciones recientes Natalie Wood habló de su futuro y aseguró estar enfrentándose con perspectiva de la vejez llena de ánimos, «porque envejecer no es un drama». Estaba casada con el también actor Robert Wagner, de quien se había divorciado una vez y con quien se había vuelto a casar. La pareja tenía dos hijas.

El nombre verdadero de Natalie Wood era el de Natasha Greden. Apareció por primera vez en la pantalla cuando tenía cuatro años, en compañía de su madre, María Kuleff, en la película Happy land, donde hacía un papel de extra. En los últimos tiempos estaba semiretirada, preparando su debú en una obra teatral que debía estrenarse, en febrero, en Los Angeles, y en el que ella iba a interpretar el papel principal.


Natalie Wood murió en un accidente “cuando estaba ligeramente intoxicada”

Elpais.com

2 de diciembre de 1981

El forense relata las circunstancias en que se ahogó la actriz.

Natalie Wood, la actriz norteamericana que el pasado domingo falleció ahogada en las aguas de la isla de Santa Catalina, cerca de Los Angeles (Estados Unidos), «falleció víctima de un trágico accidente que se produjo cuando se hallaba ligeramente intoxicada», según dijo ayer el médico forense de Los Angeles, Thomas T. Noguchi.

En la declaración oficial se señala que el índice de alcohol en la sangre de la protagonista de grandes películas de la reciente historia del cine era del 0,14%. Se estima que una persona se halla bajo la influencia del alcohol cuando ese nivel es del 0,10%.

Aún se desconoce la fecha de funeral de la actriz. La familia desea que, en lugar de flores, los amigos de Natalie Wood envíen donativos a la Iglesia ortodoxa rusa de Los Angeles. Los antepasados de Natalie Wood eran de origen ruso. La actriz deja dos hijas, Courtney, de siete años, y Natasha (el verdadero nombre de la actriz), de once.

El médico forense asegura que, «basándose en las pruebas y datos disponibles, parece que la actriz resbaló cuando trataba de subir a bordo del bote, cayó al agua y falleció trágicamente».

Natalie Wood había estado en una fiesta con su esposo, Robert Wagner, y unos amigos. Al término de la cena volvió al yate que poseía el matrimonio y luego salió con la intención de dar un paseo en el bote que usaba la pareja para trasladarse a la otra embarcación. La actriz murió al caer al agua cuando pretendía alcanzar la lancha.

Natalie Wood había bebido, según el informe médico, siete u ocho vasos de vino y algunas copas de champaña antes de dirigirse a su yate, después de la cena. Según el forense, lo que pudo haber originado el alcohol ingerido fue la determinación de la actriz de abandonar el yate y dar un paseo en la lancha neumática, que poco antes había sido usada para acercarse a la otra embarcación, de nombre Splendor.

Robert Wagner y Natalie habían cenado con dos amigos en un restaurante de la isla de Santa Catalina. Entre las cuatro personas bebieron dos botellas de vino y otras tantas de champaña. El matrimonio estaba con el patrón del Splendor y el actor Christopher Walken, que estaba rodando con Natalie Wood la película Brainstorm.

Una discusión acalorada entre Robert Wagner y su colega Christopher siguió a la comida. La discusión no tenía, aparentemente, nada que ver con la actriz. A las 22.30 horas, los cuatro amigos regresaron al yate, en la lancha neumática auxiliar. En la cubierta, y después en un camarote, se reprodujo la discusión que se había establecido en el restaurante. Fue entonces cuando Natalie, que se había puesto nerviosa, decidió abandonar el yate y dar un paseo con la lancha neumática.

El miedo al agua provocaba en la actriz cierta torpeza al pasar de una embarcación a otra. En la mañana del sábado se había caído durante esa operación. En la noche del accidente, cuando pretendió bajar de la cubierta del yate a la lancha, volvió a caerse, esta vez contra el casco del yate. Perdió el sentido. Nadie oyó el golpe. Luego, el cuerpo de la actriz, al igual que la lancha, cuyas amarras habían sido desatadas, fue llevado por la corriente hasta unos acantilados.

A la 1.30 horas, Robert Wagner se dio cuenta de la desaparición de su esposa y pidió auxilio por radio. Hasta las ocho de la mañana no fue descubierto el cuerpo sin vida de la actriz.


Dudas sobre las circunstancias de la muerte de Natalie Wood

Elpais.com

5 de diciembre de 1981

El “sheriff” de Los Angeles llama a declarar a Robert Wagner y otros posibles testigos.

Unas inesperadas revelaciones de los tripulantes de un yate que se encontraba en las proximidades del de Natalie Wood y su marido han hecho que, de repente, no todo esté tan claro como parecía en la muerte de la actriz.

Marilyn Wayne, una agente de bolsa de Los Angeles, patrona de un yate que en la noche del sábado al domingo estaba anclado en la costa de la isla de Santa Catalina (California), a unos cien metros del de Robert Wagner y, Natalie Wood, ha dicho que oyó, durante “por lo menos cinco minutos” cómo una voz, que “parecía serena y no afectada por el alcohol”, gritaba pidiendo auxilio.

Según Marilyn Wayne y su acompañante masculino en el yate, ellos no acudieron en auxilio de la persona que gritaba porque desde la embarcación más próxima a la voz que pedía socorro alguien dijo: “Ya vamos a ayudarte, ya vamos a ayudarte”.

Natalie Wood murió ahogada en la costa de la isla de Santa Catalina en la madrugada del domingo. El informe del forense de Los Angeles, Thomas Noguchi, dictaminó, tras efectuar la autopsia al cuerpo de la actriz, que ésta, ligeramente intoxicada por los efectos del alcohol ingerido en la cena (varias copas de vino, unas seis o siete), intentó salir del yate en un bote de goma para dar una vuelta, tropezó y cayó al agua.

La versión oficial

La versión oficial es que Natalie Wood quiso alejarse del yate para no oír una acalorada discusión entre su marido, Robert Wagner, y el actor Christopher Walken, coprotagonista de la película que estaba filmando la fallecida actriz al morir. Al parecer, la Wood, de carácter muy sensible, odiaba las disputas y peleas.

El diario Los Angeles Times se hizo eco de las revelaciones de Marilyn Wayne y su acompañante en su edición del jueves, y al día siguiente la historia fue recogida por publicaciones de todo el país.

Otro periódico de Los Angeles, el Daily News, ha asegurado que el sheriff de esa ciudad discrepa públicamente de la versión de los hechos ofrecida por el forense, y que incluso tuvo una discusión con éste a la salida de la conferencia de Prensa en que Noguchi dio su teoría sobre lo ocurrido. El sheriff ha convocado en su despacho a Robert Wagner, el marido de Natalie Wood, a Christophen Walken y al patrón del yate para interrogarles a la luz de las últimas revelaciones.

En las inmediaciones del yate de los Wagner, el Splendour, había fondeadas en la noche de la muerte de la actriz varias embarcaciones más, según Marilyn Wayne, quien dijo oír los gritos de auxilio. Esta comentó al periódico Los Angeles Times que no le extraña que nadie más oyera las voces, “porque seguramente habría ruido de música y fiestas en ellos, y, además, la política es de no entremeterse en los asuntos de los demás, para evitar problemas”.

Natalie Wood, cuyo cuerpo fue enterrado en una ceremonia íntima, interpretó el papel de la puertorriqueña María en West side story, y algunos de sus mayores éxitos fueron Rebelde sin causa, junto a James Dean, Esplendor en la yerba y Milagro en la calle 34. Su cuerpo descansa en el mismo cementerio que Marylin Monroe.


Natalie Wood y el misterio de morir bajo el mar en camisón

Cecilia Hertrampf – Elpais.com

9 de marzo de 2010

29 años después de la muerte de la actriz, su hermana y el capitán del barco donde viajaba cuando se ahogó piden reabrir el caso e inculpan a su marido, el actor Robert Wagner.

Uno de los misterios más famosos de Hollywood lo constituye la muerte de la actriz Natalie Wood en 1981 durante un viaje en barco con su marido, el actor Robert Wagner, y su compañero de reparto de ese momento Christopher Walken.

La versión oficial dice que la protagonista de Rebelde sin causa y Esplendor en la hierba se cayó por accidente del yate en el que viajaban y se ahogó, pero, 29 años más tarde, su hermana ha pedido que se reabra la investigación, segura de que Wagner tuvo que ver con esa supuesta caída.

Según cuenta la CNN, el caso está más que cerrado. Sin embargo, Lana Wood y el capitán del barco que un fin de semana de noviembre del 81 llevó a bordo a los a los tres amigos, Dennis Davern, están convencidos de que Wagner pudo haber empujado a Wood durante una pelea de la que Davern fue testigo, pero que ocultó durante la investigación a petición del propio actor.

De hecho, Davern ha reconocido en una entrevista con la cadena estadounidense que se arrepiente de no haber colaborado en aquel momento, por lo que se ha sumado a la petición de la hermana de la actriz al departamento de justicia del condado de Los Ángeles de que el caso se vuelva a investigar.

Wood asegura que sólo desea que se sepa la verdad. Y es que los celos que Wagner sentía por Walken, que viajaba con ellos, han sido incluso reconocidos por el actor en un libro que publicó el pasado septiembre, en el que afirma su versión de la muerte de su esposa.

Según el actor, ambos discutieron la noche del supuesto accidente y él incluso llegó a quebrar una botella de vino delante de su invitado y de su mujer. Tras ello, el matrimonio siguió su pelea en el dormitorio, mientras Walken se fue a su camarote. Wagner afirma que después de la disputa con su mujer, ésta se quedó arreglando la habitación mientras él se dirigió donde su amigo para pedirle disculpas por el mal rato. Cuando el actor volvió a su habitación, Wood había desaparecido.

Como el bote salvavidas del yate tampoco estaba, Wagner asumió que su mujer había decidido volver a la costa tras la discusión. Así se lo avisó al capitán Davern, cuya versión dista mucho de la del actor. Según él, y así lo cuenta en su libro Goodbye Natalie, Goodbye Splendour, tras la fuerte pelea que el matrimonio mantuvo en su camarote, siguieron discutiendo en la cubierta y tras esa discusión, el actor le informó de la desaparición de su mujer. Ambos, entonces, se dieron cuenta de que tampoco estaba el salvavidas.

Wood fue encontrada al día siguiente, a más de un kilómetro del barco y con el camisón puesto. La versión oficial es que la actriz se dio cuenta de que el bote estaba suelto y, al agacharse para volver a atarlo al barco, se resbaló y cayó.

En el momento de la investigación pesaron poco los relatos de los protagonistas de aquella noche, pero cuando el guardacostas de Los Ángeles le preguntó a Wagner por qué esperó hasta las cinco de la mañana para avisar de la desaparición de su esposa si no la encontraba desde medianoche, él dijo: “Porque probablemente estaba de fiesta en algún otro barco. Esa es la clase de mujer que es… Y yo no quiero que eso se haga público”.


Robert Wagner no es sospechoso en la muerte de Natalie Wood, según la policía

Yolanda Monge – Elpais.com

18 de noviembre de 2011

Treinta años después de cerrado el caso, la oficina del sheriff de Los Ángeles anunciaba ayer la reapertura de una investigación sobre la muerte de Natalie Wood en aguas del Pacífico como un posible homicidio. La primera pregunta que recibió el portavoz del sheriff fue tan directa como inesperada la respuesta. “¿Es Robert Wagner un sospechoso en la muerte de Natalie Wood?”, exclamó un reportero. “No”, contestó sin dudarlo el detective John Corina.

A partir de ahí, el castillo de naipes que se había ido construyendo desde que el jueves por la noche se supiera que se reabría el caso se derrumbaba. Pocas horas antes de la esperada y sorpresiva rueda de prensa, el capitán del yate donde fue vista por última vez con vida la intérprete de Esplendor en la hierba apuntaba su dedo acusador contra el marido, en segundas nupcias, de la actriz. Había sido Wagner, hoy 81 años, quien en 1981 causó la muerte de la estrella a los 43.

Dennis Davern, patrón del Splendour, declaró en varias cadenas de televisión que Wagner le impidió encender las luces de búsqueda del barco para rastrear el mar al comprobar que Wood no estaba a bordo. “He cometido una serie de errores al no decir toda la verdad a la policía [durante todos estos años]”, declaró Davern. Hoy parece dispuesto a corregir esas equivocaciones.

Cuestionado duramente por el presentador de NBC durante el programa Today, el capitán dijo que consideraba a Wagner responsable de la muerte de Wood. Ni él ni el marido hicieron todo lo necesario para evitar la muerte de la celebridad la noche en que desapareció del barco para ser encontrada ahogada a la mañana siguiente una milla más lejos.

Según Davern, Robert Wagner le pidió que no hiciera nada una vez que se dieron cuenta de que Wood no estaba a bordo e incluso llegó a elaborar un plan para que contaran juntos a la policía una vez que se descubriera el cuerpo de la actriz.

El capitán aseguró que Wagner tuvo una fuerte discusión con su esposa en su camarote privado pero que no logró oír el contenido porque tenía la música muy alta precisamente para evitar escuchar la pelea entre el matrimonio.

Davern relató a la CNN que esa misma noche vio a Robert Wagner amenazar con una botella rota al también actor Christopher Walken, que pasaba el fin de semana de Acción de Gracias con la pareja -junto a otros invitados- y que era compañero de reparto de Wood en la película que filmaban entonces. “¿Te quieres follar a mi mujer?”, le habría increpado Wagner a Walken en actitud desafiante con la botella en la mano.

“Los tres decidimos pactar la historia que contar a la policía”, declaró Davern a la CNN. Tanto los dos hombres como la actriz de West Side Story habían estado cenando fuera la noche del accidente y, según testigos presenciales, bebieron demasiado.

La investigación policial determinó que la actriz cayó a las aguas del Pacífico durante la noche mientras intentaba alcanzar la lancha zodiac que estaba unida al yate -bien para huir de la pelea con su marido, bien para contemplar las estrellas, fueron los rumores con los que entonces se especularon-.

El hecho de que la actriz estuviera en bata y calcetines y hubiera manifestado con anterioridad su miedo al agua hizo difícil de creer aquella hipótesis. Hoy, el capitán del barco asegura que Wood nunca hubiera intentado acceder a la lancha sin pedirle ayuda.

Pero mientras que Davern ofrecía titulares, el portavoz del sheriff se limitaba a informar que su oficina había recibido “nueva información” digna de ser tenida en cuenta si se quería actuar de una forma “responsable”. Pero no especificó si esa información provenía del capitán del barco o tenía que ver con la publicación de un libro hace un año sobre la trágica muerte de la actriz escrito por Marti Rulli con la ayuda de Davern. Sólo que se reabría el caso.

Natalie Wood fue encontrada muerta el 29 de noviembre de 1981 en las cercanías de la isla de Catalina y los rumores sobre un posible suicidio o asesinato comenzaron a surgir. Incluso después de cerrado el caso, la teoría de un asesinato provocado por los celos de Wagner -actor en declive- hacia Walken no dejó de cesar.


Natalie Wood, como la marea

Maruja Torres – Elpais.com

4 de diciembre de 2011

Recuerdan el final de Esplendor en la hierba? Pocos resultan tan conmovedores, a pesar del paso del tiempo. Todo ese amor que apenas fue y que pudo haber sido, que ya no será, condensado en miradas y silencios. Emanando, con una desesperación calmada y envolvente, del rostro sensible, de los ojos de Natalie Wood.

Las informaciones nos han devuelto su nombre, treinta años después de su muerte por ahogamiento cerca de la isla Catalina, en la costa californiana, durante un fin de semana de Acción de Gracias lleno de alcohol y broncas. La reapertura del caso de su misterioso fallecimiento, gracias a la tardía confesión del capitán del yate de los Wagner, nos proporciona una oportunidad de recordar a una actriz que murió joven después de haber ocupado un trono en Hollywood durante mucho tiempo, desde la infancia.

Al regresar su nombre como depositado por la marea en la playa, he vuelto a abrir un libro que recomiendo a quienes fuimos sus admiradores, aunque creo que no ha sido editado en España: Natasha, fino trabajo de investigación a cargo de Suzanne Finstad, publicado por Harmony Books. Vale la pena, es exhaustivo y equilibrado.

Como Elizabeth Taylor, Natalie fue presa de los estudios desde niña, pero carecía de la solidez de carácter de Liz y, lo que es peor, tenía una madre atroz, María, de origen ruso -toda la familia lo era y con falsas ínfulas de pertenecer a los Romanov; también quiso ser famosa, sin lograrlo. Marcó a su hija para siempre, con un férreo control contra el que Wood ejercía una rebeldía con altibajos, refugiándose en amores y en errores.

La vida de Natasha -Natalia para el cine fue una batalla permanente contra la inestabilidad. Dividida entre quien podía ser y quien era en su papel de estrella, nunca consiguió encontrar el lugar intermedio adecuado. Sin embargo, fue precisamente esta precariedad emocional lo que vistió de lujo sus interpretaciones dramáticas, otorgándoles un realismo casi doloroso. En sus pizpiretas comedias, la Wood, aunque adorable, resultaba insustancial: como si ni ella ni nosotros pudiéramos creerla. Pero con Elia Kazan o con Nicholas Ray, de quien fue amante a los 16 años -él tenía 43, en Rebelde sin causa, ofreció vibrantes y delicadas interpretaciones.

Con Robert Wagner, que se convertiría en su viudo -¿y en su asesino?-, estuvo casada dos veces.

Splendour se llamaba el yate desde el que Natalie supuestamente se lanzó al mar, cuando intentaba huir de una trifulca entre su marido y su compañero del que sería el último rodaje de su vida, el estupendo actor Christopher Walken, en la vida real un personaje ególatra y disolvente, a la par que fascinante. La motora que Wood habría querido alcanzar para alejarse del yate se llamaba Valiant.

Ambos nombres -Splendour y Valiant- definen la envergadura artística de la pareja: el primero, por Esplendor en la hierba, de Elia Kazan, en la que Natalie Wood ofreció una interpretación tan fina y quebradiza, tan asomada al abismo como su propia existencia. El segundo, por El príncipe Valiente, que consagró a Robert Wagner como ídolo de jovencitas y del cine en tecnicolor, simboliza todo lo que dio de sí este actor mediocre, guapo y autoritario, que terminó haciendo la serie Hart y Hart para televisión, así como de malo secundario en algunas producciones.

Quizá se me note mucho que le tengo manía, pero éste es un artículo de opinión, así que no me corto. Yo siempre pensé que detrás de la muerte de su mujer estaba R. J., como se hacía llamar por amigos y familiares.

Durante aquel siniestro fin de semana ocurrieron cosas que no se han divulgado, pero que pueden adivinarse. Walken y Wood vivían una especie de idilio más intelectual que físico, en el que Christopher dominaba: muchas de las escenas que rodaron juntos en Brainstorm -un desastre de película- las hicieron bebidos, a iniciativa de él. Las juergas siguieron en la costa y en el yate, ya con Wagner integrado.

Puede que al final sepamos lo que realmente ocurrió. Pero nadie me quitará el dolor que sentí al pensar en la muerte solitaria de una exquisita actriz en las aguas oscuras de su peor pesadilla. Alguien debería pagar por ello.


Natalie Wood, una muerte sin aclarar 30 años después

Yolanda Monge – Elpais.com

28 de agosto de 2012

La oficina del sheriff de Los Ángeles modifica el acta de defunción de la actriz que se ahogó en el Pacífico

Treinta años después, su muerte sigue rodeada de misterio. Si el certificado oficial de defunción de Natalie Wood cerraba cualquier puerta a la polémica, su modificación por el equipo médico de la oficina del sheriff de Los Ángeles da vía libre a la especulación. La causa del fallecimiento de la actriz, a los 43 años, ya no es sólo por “ahogamiento”, sino que se ha añadido a su partida de defunción la apostilla de “otros factores no determinados”.

El caso de Wood, cuyo cadáver apareció flotando en las aguas de la isla de Santa Catalina, al sur de California, el fin de semana de Acción de Gracias de 1981, fue reabierto el año pasado en noviembre, pocos días antes de que se cumpliesen tres décadas de su trágico fallecimiento. Entonces, Dennis Davern, el capitán del barco en el que se encontraba Wood; su marido, la estrella televisiva Robert Wagner; y el amigo de ambos, el actor Christopher Walken, declaró a varios medios estadounidenses que la noche en la que murió la intérprete de Esplendor en la hierba oyó a ésta y su esposo discutir y culpó a Wagner de la muerte de la estrella.

Un grupo de investigadores de la policía de Los Ángeles fue asignado de nuevo al caso y lo retomaron donde se había dejado años antes, a pesar de que la oficina del sheriff insistía en que un dossier como el de la muerte de Wood nunca se cerraba del todo. “Este tipo de caso no se cierra nunca”, explicaba entonces William McSweeney, jefe de detectives de la oficina del sheriff. “Tienen periodos de actividad y periodos de pasividad. En este momento nos acercamos al final de uno de esos periodos activos”, puntualizó.

Las autoridades han reiterado desde el pasado mes de noviembre que Wagner –que hoy tiene 82 años- no era sospechoso, a pesar de que hacia él apuntaba su dedo acusador el capitán del barco cuando hizo sus sorprendentes declaraciones.

Davern echó mucha leña al fuego de la ya encendida polémica cuando relató la pelea que supuestamente Wood y Wagner tuvieron aquella fatídica noche, pelea cuyo contenido, relató del capitán, no pudo escuchar porque tenía la música muy alta precisamente para evitar escuchar la fea discusión entre el matrimonio.

El capitán del Splendour explicó a la CNN que esa misma noche vio a Wagner amenazar con una botella rota al actor Christopher Walken, que era compañero de reparto de Wood en la película que filmaban entonces. “¿Te quieres acostar con mi mujer?”, le habría increpado Wagner a Walken en actitud desafiante con la botella en la mano.

Los testigos de aquella noche aseguran que los tres –Wood, Wagner y Walken- bebieron demasiado durante una cena que hicieron en tierra firme. A la mañana siguiente, Wood no se encontraba a bordo y su cuerpo fue hallado horas después flotando en las aguas del Pacífico. La investigación policial concluyó que la actriz de West Side Story cayó por la borda mientras intentaba subirse a la zodiac del yate –o para huir de la pelea con su esposo o para “contemplar las estrellas”, apuntaban los rumores-. Ahora, de nuevo, todo parece posible.


No dejan morir en paz a Natalie Wood

Rocío Ayuso – Elpais.com

15 de enero de 2013

Un nuevo informe del forense revela que la actriz ya estaba magullada antes de caer del barco.

Las circunstancias de su trágica muerte, en 1981, siguen siendo un misterio.

Ya son más de tres décadas las que han pasado desde la muerte de Natalie Wood, la estrella de West Side Story o Esplendor en la hierba. Pero, al igual que sus grandes títulos cinematográficos, la razón de su muerte vuelve una y otra vez a la luz pública. En esta ocasión a través de un nuevo informe del forense en el que se indica que la legendaria intérprete murió ahogada, sí, como siempre se ha sabido, pero que también intervinieron otros factores no determinados.

Durante años, Hollywood lloró la inesperada muerte de Wood como un trágico accidente. El que tuvo lugar el 29 de noviembre de 1981, cuando disfrutaba del día de Acción de Gracias junto a su marido, el actor Robert Wagner, y un amigo de ambos, el también intérprete Christopher Walken, a bordo del yate The Splendour frente a las costas de la isla Catalina, en las proximidades de Los Ángeles. Tenía 43 años.

Sin embargo, la sorpresa y el duelo dejaron paso a un culebrón cuando en el 30 aniversario de su fallecimiento, y coincidiendo con la publicación de un libro del capitán del yate, la policía decidió reabrir la investigación de su muerte ante lo que consideraban indicios suficientes.

El nuevo informe, que se hizo público el lunes seis meses después de su conclusión, indica que el cuerpo de Wood presentaba cardenales en los brazos, un arañazo en el cuello y abrasiones en la cara que no parecían producidos de manera mecánica y que habían marcado su cuerpo antes de caer al agua.

De ahí la decisión de añadir los factores por determinar a la primera causa indicada de su muerte, ahogamiento. “La ubicación de los cardenales, su número y la falta de un trauma craneal o facial apoya la teoría de que los moratones ocurrieron antes de su entrada en el agua”, detalla el nuevo informe. “Dado el número de preguntas sin respuestas y que las pruebas adicionales disponibles para su evaluación son limitadas, la opinión de la oficina del forense es que la causa de la muerte se debe dejar por determinar”, señala el informe.

Sin embargo, las mismas fuentes indicaron que Wagner no es considerado sospechoso. En el libro Goodbye Natalie, Goodbye Splendor el capitán del yate, Dennis Davern, cuestionaba la muerte de Wood y en una entrevista promocional el autor declaró que la desaparición de la actriz llegó tras fuertes discusiones entre la pareja en una noche en la que todos los ocupantes del barco habían bebido copiosamente. Sin embargo, el mismo capitán indicó posteriormente que sus recuerdos de aquella noche no eran tan claros dado que él también había bebido.

Por su parte, el agente encargado de aquella investigación aseguró a la prensa que la muerte fue accidental, como indicó el reporte inicial, y que cualquier otra sospecha le habría llevado a la detención de Wagner, algo que nunca ocurrió.

La investigación queda así inconclusa dado que, entre otras razones, la policía no tiene acceso a la chalupa atada al Splendour y utilizada esa noche pero ahora desaparecida ni a las uñas de la fallecida, que no fueron conservadas para su posterior examen.

 


AUDIO: SANTIAGO CAMACHO – NATALIE WOOD Y SU EXTRAÑA MUERTE


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR