Joel Rifkin
  • Clasificación: Asesino en serie
  • Características: Descuartizamiento - Afirmó que mataba a las prostitutas para que su padre no se sintiera tan solo en el mas allá
  • Número de víctimas: 9 - 17
  • Periodo de actividad: 1989 - 1993
  • Fecha de detención: 28 de junio de 1993
  • Fecha de nacimiento: 20 de enero de 1959
  • Perfil de las víctimas: Susie (sin identificar) / Julie Blackbird (su cuerpo nunca apareció) / Barbara Jacobs, 31 / Mary Ellen DeLuca, 22 / Yun Lee, 31 / “Número Seis” (sin identificar, su cuerpo nunca apareció) / Lorraine Orvieto, 28 / Mary Ann Holloman, 39 / “Número Nueve” (sin identificar) / Iris Sanchez, 25 / Anna Lopez, 33 / Violet O’Neill, 21 / Mary Catherine Williams, 31 / Jenny Soto, 23 / Leah Evens, 28 / Lauren Marquez, 28 / Tiffany Bresciani, 22
  • Método de matar: Estrangulación
  • Localización: N. Y. City, Estados Unidos (Nueva York)
  • Estado: Condenado a 203 años de prisión por 9 asesinatos en 1994
Leer más

Joel Rifkin

Última actualización: 28 de abril de 2015

Joel Rifkin, de East Meadow, Nueva York, mató al menos a 17 mujeres, en su mayoría prostitutas en el área de N.Y. Le detuvieron mientras conducía una furgoneta sin matrícula y con un cadáver de 3 días sentado a su lado.

El caso del peor asesino en serie de New York se terminó con una detención de rutina. Los policías divisaron una camioneta que no tenia placas de matricula. El vehículo no circulaba a gran velocidad, pero solo por esta falta, los agentes fueron a multar al conductor del vehículo. Eran las 3 de la madrugada del 28 de Junio de 1993.

La detención no fue fácil. El conductor del vehículo hizo caso omiso a las sirenas de la policía y comenzó una huida que finalizó diez minutos después, cuando la furgoneta chocó contra una farola.

Los dos policías que iniciaron la persecución se acercaron a la parte posterior de la camioneta donde descubrieron algo delgado y largo envuelto en plástico atado con una cuerda. Tras desenvolver el “paquete” se dieron cuenta que se trataba del cadáver descompuesto de una mujer.

El conductor, Joel Rifkin, fue detenido y facilitó la identidad de la víctima. Se trataba de Tiffany Bresciani, una prostituta con la que Rifkin reconoció haber mantenido relaciones sexuales y que posteriormente había asesinado. Según su relato, cuando los policías le detuvieron iba camino de desembarazarse del cuerpo, arrojándolo cerca del aeropuerto.

El caso parecía cerrado, pero en dependencias policiales Rifkin comenzó a confesar otros homicidios, hasta un total de 17 asesinatos.

Joel era el hijo de una pareja no mayor de edad, es por esto que fue adoptado por Ben y Jeanne Rifkin a las 3 semanas de edad, la pareja estuvo tan feliz con Joel que volvió a adoptar pero en esta ocasión a una hija 3 años después, Joel compartía el mismo placer por su madre por la fotografía y por la artesanía, un niño inteligente que nunca obtuvo amigos de su edad, en la escuela era producto de las bromas de sus compañeros, Joel era el blanco de muchas bromas crueles, Rifkin se graduó de preparatoria en 1977 pero nunca fue bueno en la escuela, a pesar de que lo intento los próximos 12 años no podía mantener un trabajo, y mantenía una relación con una chica dulce pero depresiva.

En febrero de 1987 hubo un cambio brutal en la vida de Rifkin: su padre se suicidó para acabar con sus problemas de cáncer. Meses después Rifkin seria detenido por haber recogido a una prostituta, manejo el problema de tal forma que su madre se calmo, Rifkin empezó por ese tiempo a coleccionar libros de asesinos en serie, en algún punto su obsesión se convirtió en una emulación de estos terribles crímenes.

Las primeras dos victimas de Rifkin nunca han sido ni encontradas ni identificadas, el recuerda haber matado a una prostituta en 1989 y otra en 1990, a las cuales desmembró y tiro sus piezas en los canales de Manhattan, pero el trabajo de carnicero le dio asco y no volvería a atacar hasta 1991, en Julio 14 de ese año, Barbara Jacobs seria encontrada estrangulada y descomponiéndose en el rio Hudson, su cuerpo había sido metido en una bolsa de plástico, luego había sido metida a una bolsa de cartón. Otra victima, una prostituta coreana fue encontrada en el East River en septiembre 23, su cuerpo estaba doblado en una caja, lo mismo sucedió con Mary Ellen DeLuca, Lorraine Ovieto fue golpeada con un galon hasta la muerte y su cuerpo fue tirado en Coney Island.

El bote de pintura, era una nueva deformación de Rifkin, usado otras 4 veces según cuenta, en Jane Doe, Maryann Holloman y otra victima de la cual Rifkin aseguró no recordar su nombre.

Aun asi Rifkin gustaba de cambiar su método de vez en vez, con Iris Sanchez, estrangulada en abril de 1992, Rifkin la escondió debajo de una colchoneta en un espacio vacío, aun estaba ahí cuando los detectives llegaron. En mayo de 1992, asesinó a Anna Lopez y abandonó su cadáver en el bosque de Brewster. Jenny Soto era una luchadora y le rasgó con las uñas la cara a Joel antes de que él pudiera quebrarle el cuello. Tres meses después asesinaría a Leah Evens y dejaría su cuerpo en Northampton.

Con la confesión de Joel, la policía fue a la casa de Jeanne Rifkin, donde encontraron docenas de tarjetas de identificación, tarjetas de conducir, en el cuarto de Joel. En el garaje encontraron una cadena con sangre humana.

Los vecinos se habían quejado del mal olor que salía de la casa de Joel, provocado evidentemente por los cadáveres que a veces conservaba allí durante días, pero que todos atribuían a los fertilizantes que Joel utilizaba en sus trabajos de jardinero.

Rifkin posteriormente le confesaría a una psiquiatra forense que tenía visiones, que sabía que iba a morir a los 64 años al igual que su padre, y que sabia que cuando mató a su ultima victima, que esa seria la ultima, ya que mato a 17 victimas y el tenia 34 años de edad, el doble de 17.

Además, según manifestó, mataba a las prostitutas para que su padre no se sintiera tan solo en el mas allá, y que en las fechas cercanas al aniversario de su padre sentía sus vibraciones y sabia que debía matar para que su padre no estuviera solo.

A pesar de tener todo en contra se declaró inocente de los asesinatos, pero fue condenado a cadena perpetua.


Joel Rifkin

Última actualización: 28 de abril de 2015

Joel David Rifkin nació el 20 de enero de 1959, de una pareja de adolescentes, así que fue adoptado cuando tenía 3 meses por el matrimonio Rifkin, Bernard y Jeanne el día de San Valentín. Tres años más tarde, en enero de 1962, la pareja también adopta a una niña.

Joel David Rifkin tenia un carácter muy reservado y siempre fue el centro de las bromas de sus compañeros (le robaban los libros y el bocadillo y le bajaban los pantalones), transformando así su personalidad en taciturna, solitaria y sin amigos, además padecía dislexia, echo que aún lo acomplejaba más.

Joel y su madre, mantenían una muy buena relación, los dos disfrutaban de la fotografía, la artesanía y la jardinería. En la escuela fue un alumno normal a pesar de tener un coeficiente alto.

En 1977 se graduó e intentó encontrar trabajo pero durante varios años no pudo conservar ningún empleo durante mucho tiempo seguido. La higiene pobre, las ausencias y la ineptitud en general eran las principales causas.

Junto a este ir y venir de diferentes trabajos se le añadía su relación con una muchacha depresiva, lo cual no ayudaba mucho a Joel, quien soñaba con hacerse famoso escribiendo poesía. Alquiló varias veces apartamentos pequeños pero siempre volvía a casa.

En febrero de 1987, su padre decide suicidarse tomando barbitúricos, víctima de un cáncer de próstata y de un enfisema a causa del tabaco. Murió tras 4 días en coma. Fue un golpe muy duro para Joel del cual quedó bastante trastornado.

Meses más tarde empieza a relacionarse con prostitutas y es detenido en agosto del mismo año por confundir a una policía con una prostituta, pero todo se quedó en una multa.

Luego empieza a interesarse por escritos de asesinos en serie y su perturbada mente empieza a empaparse con los actos criminales y es aquí cuando empieza a imitar a sus “heroes”.

En 1989, sobre las 10 de la noche, recoge a Susie, una joven prostituta drogadicta a la que acompaña a comprar droga y luego mantienen una relación sexual bastante mediocre para volver a ir a comprar drogas pero Joel en vez de eso la golpea y la tira al asiento de atrás de su coche, la lleva a su casa y al cogerla ella se defiende y le araña en la cara pero él, más furioso todavía, la estrangula. Lo limpia y ordena todo, la mete en la cama y duermen varias horas.

Al despertar la traslada al sótano y la desmiembra. La cabeza la mete en un tarro de pintura y los trozos en bolsas de basura, por otro lado separa la piel de las yemas de los dedos y le arranca los dientes con unos alicates. Mete todas las bolsas en el coche de su madre y mientras viaja por Manhattan va tirando los trozos de cuerpo.

Un día, en un campo de golf encuentran la lata de pintura con la cabeza de la chica dentro, pero nunca pudieron identificarla aunque Joel cogió un ataque de ansiedad al enterarse de que la chica era positiva de sida. El caso de Susie estuvo sin resolver hasta que Rifkin confesó en 1993.

En 1990, se lleva a su casa a otra prostituta llamada Julia pero se hacía llamar “Madonna” y después de pasar la noche con ella, la asesina, viola su cadáver y la descuartiza. Los trozos de la chica los va metiendo en cajas y cubriéndolos con cemento para más tarde irlos esparciendo por la ciudad.

El 13 de julio de 1991 asesina a Barbara Jacobs, la estrangula, la mente en una bolsa de plástico y luego dobla su cuerpo para que quepa en una caja de cartón. Su cuerpo es encontrado en el río Hudson el 14 de julio del mismo año por unos bomberos que hacían prácticas.

El 1 de septiembre de 1991 mata a Mary Ellen De Luca, otra prostituta drogadicta. Joel, en sus confesiones dijo que este fue uno de los asesinatos más raros, ya que en uno de los momentos que estaba con la chica le preguntó si quería morir y ella dijo que sí, así que la estranguló sin oposición de la víctima. Fue encontrada el 1 de octubre pero no pudo ser identificada hasta que Rifkin confesó en 1993.

El 26 de diciembre de 1991, asesina a Lorraine Orvieto, también prostituta drogadicta y positiva de sida. Fue encontrada el 11 de julio de 1992.

Joel D. Rifkin usaba diferentes herramientas para asesinar, algunas eran estranguladas, como ya hemos visto y otras como, Jane Doe (sin identificar) y Maryann Holloman, recibieron golpes hasta la muerte con un recipiente de pintura. También se deshacía de los cuerpos de formas diferentes, normalmente las descuartizaba y repartía los trozos, mayormente, por los ríos pero a Iris Sánchez, muerta en 1992, la escondió bajo un colchón.

El 25 de mayo de 1992 mata a Anna López y la tira en el bosque de Brewster. Es encontrada al día siguiente.

El 16 de noviembre de 1992 mata a la siguiente, Jenny Soto, quién se defendió arañando a Rifkin en la cara y éste le rompió el cuello. Después de que la chica lo “hiriera” tardaría unas 15 semanas en volver a actuar y lo volvería a hacer con más cuidado.

El 27 de febrero de 1993, unos tres meses más tarde, elige a Leah Evens como próxima víctima. Después de matarla, la lleva a Northampton y la entierra de mala manera. El 9 de mayo del mismo año es encontrada ya que una mano marchitada sale de la tierra.

El 28 de junio de 1993, Joel es detenido por la policía por exceso de velocidad a las 03,36 de la madrugada. Tenía 34 años. Al acercarse, los policías, a la parte posterior de la camioneta de Rifkin, descubren algo envuelto en plástico y atado con cuerdas, era un cuerpo de mujer en estado de descomposición. Era Tiffani Bresciani, otra prostituta de 22 años, que según él habían mantenido sexo y luego la mató. Su intención era arrojar el cadáver cerca del aeropuerto.

El 28 de junio de 1993 a las 08,25 de la mañana Joel está siendo interrogado, confesando 17 asesinatos. Rifkin no mostraba emociones al contar los asesinatos y además no nombraba a las mujeres por nombres o situaciones, sino que eran míseros números para él. No opuso ninguna resistencia a contar como había matado a las chicas y de dónde se encontraban sus cuerpos o parte de ellos.

Con el permiso de su madre registraron la habitación de Joel y allí encontraron docenas de carnets de conducir, una cadena con sangre humana, fotos de varias mujeres sin identificar, ropa femenina maquillaje y joyas. También registraron el garage donde encontraron bragas manchadas de sangre y una sierra mecánica con trozos de carne humana.

Los vecinos dijeron que siempre provenían olores fétidos de la casa de los Rifkin pero creían que era por los fertilizantes que Joel usaba en el jardín. Realmente eran los cuerpos que llevaba primero a casa para luego deshacerse de ellos.

Una vez en la cárcel le contó a su psiquiatra que tenía visiones de que moriría a los 64 años, como su padre, y que cuando mató a la víctima número 17 (Tiffani Bresciani), sabía que sería la última porque él tenía el doble de edad, 34 años.

El elegir prostitutas para asesinarlas, era porque no quería que su padre estuviera sólo, así que las mataba para que le hicieran compañía.

Se declaró inocente pero fue condenado a 203 años de prisión, condena que cumple en una prisión correccional de Nueva York, en Clinton a unas 350 millas de Manhattan, en unas aisladas montañas. Quizá pueda salir bajo palabra en el 2197.


Joel Rifkin

Cristina Heredia – Revistamundoforense.com

17 de julio de 2014

Ya estamos en junio, ese mes a mitad del año en el que se celebra el día del padre. Un buen hijo se estará preguntado: ¿Cuál sería el mejor regalo para su progenitor? Un celular, tal vez ropa, una invitación a cenar. O en el caso de Joel Rifkin: compañía directo al más allá.

Hijo de una pareja menor de edad que al enterarse de su embarazo decide darlo en adopción, debido a que no contaba con una situación económica apta para mantenerlo, ni con la madurez necesaria para criar un hijo. Tres semanas después de que sus padres lo entregaron al sistema comenzó a formar parte de la familia Rifkin. Su ahora madre, la Sra. Jeanne, y su padre Bernard, no podían tener hijos, así que tres años más tarde adoptaron a una niña y la nombraron Jane.

La infancia de Joel fue dura debido a que el colegio, una de las esferas principales para el crecimiento de un niño, fallaba. Sufría problemas de dislexia, de postura (que le provocaban verse jorobado), caminaba lento y era excluido de deportes; lo que resultó en dificultad para adaptarse a sus compañeros, quienes se burlaban y no querían jugar con él. Con el tiempo llegó a formar parte de diversos grupos pero en ninguno era aceptado. Su IQ era de 128, saliendo de los parámetros generales cuya media es de 90 a 110.

En su búsqueda de encajar en un grupo entró al equipo de anuario y momentáneamente fue aceptado, con el tiempo se convirtió una vez más en el centro de burlas y bromas y unos compañeros le robaron su utensilio de trabajo: su cámara. Quedando también fuera de este grupo.

Siendo este último el golpe definitivo que lo llevo al aislamiento total, el factor que lo preparó para lo que vendría. Se encontraba hundido en la ira, el rencor y el desprecio hacia cualquier persona; y ahora contaba con nuevas ideas adquiridas gracias a una película llamada “Frenesí”, en la cual el protagonista era un asesino en serie de prostitutas. Se vio reflejado en los ojos de ese criminal y deseó poder sentir el placer de quitarles la vida a esas mujeres.

Sus padres notaron cierta emoción de parte de Joel por tener un auto por lo que decidieron cumplirle el deseo comprándole un coche para satisfacer sus necesidades y asistir al colegio. Idea que de cierto modo calmó la inquietud de este hombre por asesinar mujeres aunque solo por un tiempo.

La seguridad que este auto le brindó fue tal que pronto lo usó para comprar servicios sexuales en las calles de New York. Actividades que transcurrían de manera normal, sin violencia. Pero ese deseo de asesinar seguía latente.

Pronto Joel descuidó la escuela, faltaba a clases, no entregaba tareas, ni hacía sus actividades, dirigiéndose al fracaso escolar.

Otro golpe se acercaba pero esta vez para toda la familia, el señor Rifkin fue diagnosticado con Cáncer enfermedad que rápidamente lo deterioró y al no existir una cura, Bernard tomo el camino más fácil, decidió suicidarse. Hecho que marcó a Joel Rifkin, pues se había quedado sin una figura paterna, figura que brinda, seguridad, apoyo y disciplina. Factor que detonó las actividades criminales de Joel.

Este sujeto estaba listo, adoptando el papel de aquel protagonista de la película Frenesí, empezó a elaborar planes maquiavélicos sobre como asesinaría a las prostitutas que se encontrara de camino a casa.

Su primer homicidio, fue en 1989, contrató los servicios de “Sussie” una sexo servidora, al terminar el acto carnal Rifkin no pudo controlar sus deseos de matarla, tomó un objeto pesado y la golpeó fuertemente, luego la estranguló hasta dejarla sin vida. Cuando contempló el cadáver, supo lo que tenía que hacer, desmembrarla. Arrancó cada parte de su cuerpo y cada pieza dentaria. Escondió la cabeza en una cubeta de pintura y metió las partes mutiladas en una bolsa para basura. El siguiente paso sería tirar las bolsas en el canal más cercano que encontrara.

Transcurrió un año para su segundo ataque, esta vez la mujer se llamaba Julie Blackbird, el método fue casi el mismo, solo que esta vez la llevó a su casa de Long Island, primero sostuvieron relaciones, después la golpeó con una pata de la mesa, prosiguió con la estrangulación. Una vez más desmembró el cadáver, pero esta ocasión depositó los restos en un cubo con hormigón (un tipo de cal, cemento, arena y agua) posteriormente tiró los cubos en el puente de Brooklyn.

En 1991 la economía de Joel ya no era sólida, ya no había quien lo mantuviera, no terminó la escuela y dado que no era estable en los trabajos, decidió abrir un negocio de jardinería, el cual encajó perfectamente en su vida de asesino, ahora tenía el lugar perfecto para enterrar a sus víctimas.

Sus siguientes víctimas fueron Barbará Jacobs, Mary Ellen DeLuca, Yun lee y otras mas que no se han identificad, todas ellas bajo la misma metodología criminal.

Los pasos de Rifkin para asesinar, eran simples pero mortales.

  • Contratar servicios de prostitutas.
  • Mantener contacto sexual con las mismas.
  • Golpearlas con algún agente contundente.
  • Estrangularlas con sus propias manos
  • Desmembrar cada parte del cuerpo
  • Arrancar las piezas dentarias
  • Al final, se deshacía del cadáver, tirándolo en algún canal o bien, enterrándolo en el terreno de su negocio.

En junio de 1993 asesinó a su última víctima, la mujer se llamaba Tiffany Bresciani, siguió los mismos pasos pero esta vez dio un giro, llevó el cadáver a la casa de su madre al llegar tomo una lona y la amarró con una cuerda la dejó sobre una carretilla. Así transcurrieron tres días, fue en la tercera noche cuando decidió ir por el cuerpo, para deshacerse de él a 15 km de la casa de la Sra. Rifkin. era alrededor de las 3:00 am cuando una patrulla le marca el alto, pues le hacían falta las placas al auto, al ver la negativa de Joel por detenerse, comenzaron una persecución y hasta la policía aérea entró en apoyo. Obligaron a Joel a estrellarse contra un faro y lograr su detención.

Al inspeccionar el automóvil encontraron el cuerpo de Tiffany ya en proceso de descomposición. Joel se vio obligado a confesar todos sus asesinatos y el lugar donde yacían los cuerpos de aquellas mujeres pues no fue solo Tiffany sino otras 16 prostitutas que corrieron con la mala suerte de prestar sus servicios a Joel Rifkin.

Las autoridades confirmaron su confesión pues al revisar la casa de su madre encontraron varias tarjetas de identificación de mujeres. En el jardín encontraron un panteón clandestino con restos de cuerpos humanos.

Joel Rifkin fue sentenciado a 203 años de prisión. Cuando fue interrogado sobre el móvil del delito, fue honesto al decir que lo hacía por el cariño que le tenía a su padre y la tristeza que sentía al saber que estaba solo en el más allá, así que decidía mandarle prostitutas para que lo acompañaran.

Joel Rifkin relató todo a una psiquiatra forense: constantemente tenía visiones, sobre su propio fallecimiento. “Decía que cuando él tuviera 64 años, la edad en que falleció su padre. Sería la edad a la que él moriría y que Tiffany la victima numero 17, seria la ultima pues el tenia 34 años, el doble de diecisiete.

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR