El caso Birnie

Atrás Nueva búsqueda
El caso Birnie
  • Clasificación: Asesinato
  • Características: Secuestro y violación de mujeres jóvenes
  • Número de víctimas: 4
  • Periodo de actividad: Oct. - Nov. 1986
  • Fecha de detención: 10 de noviembre de 1986
  • Perfil de las víctimas: Mary Francis Neilson, de 22 años / Susannah Candy, de 15 / Noelene Patterson, de 31 / Denise Karen Brown, de 21
  • Método de matar: Estrangulación - Apuñalamiento
  • Localización: Freemantle, Australia
  • Estado: David y Catherine Birnie fueron condenados a cadena perpetua el 3 de marzo de 1987
Leer más

GALERÍA FOTOGRÁFICA

(!) ATENCIÓN: Esta galería estará disponible en los próximos días.


El caso Birnie

Última actualización: 26 de octubre de 2015

Asesinatos por amor

En la tarde del lunes 10 de noviembre de 1986 una chica de 17 años, medio desnuda, irrumpió en un supermercado de Freemantle, Australia, llorando y gritando que había sido violada.

En la comisaría declaró que el día anterior, un hombre y una mujer la había secuestrado obligándola a meterse en su coche. La llevaron a un pequeño bungalow, allí la encadenaron a la cama y el hombre la violó dos veces. A la mañana siguiente él se fue a trabajar y la mujer se quedó vigilando a la víctima. Luego la mujer la desencadenó y cuando salió de la habitación, la chica escapó por la ventana.

Pocos minutos después de haber pedido auxilio, la policía la interrogó. Más tarde un oficial comentó que le había impresionado profundamente “la inteligencia y valentía de la chica”. La joven había mantenido la calma y aprovechó la primera oportunidad para escapar.

Mientras la víctima contaba lo sucedido, la policía se puso en camino hacia la casa en Moorhouse Road, cerca de Willagee. Salió a abrirles Catherine Birnie, una mujer de pequeña estatura, de facciones duras, pómulos salientes y labios finos. Poco después ella y su marido David fueron interrogados por la policía. David Birnie no parecía el típico secuestrador; delgado, moreno, de tez macilenta y nariz prominente, no parecía tener la suficiente fuerza como para someter a una mujer.

No se resistieron a ser llevados a la comisaría. Allí confesaron haber secuestrado y asesinado a cuatro chicas en las últimas cuatro semanas. Antes de que se hiciera de noche, los Birnie llevaron a la Brigada Criminal de la policía de Perth a los lugares en que habían enterrado a sus víctimas. Tres de ellas fueron estranguladas y estaban sepultadas en el bosque Glen Eagle, a 17 kilómetros al sur de Perth. A la cuarta la habían apuñalado y golpeado con un hacha y se encontraba en un bosque de pinos cerca de Wanneroo, a 25 kilómetros al norte de la ciudad.

Pronto descubrieron que Catherine Birnie había jugado un papel activo en los asesinatos. Incluso había hecho fotos mientras su marido violaba a las víctimas. La policía apenas podía cree lo que oía, y hasta qué punto puede llegar la depravación humana: la historia de una mujer que disfrutaba ayudando a su marido a violar a otras mujeres.

David y Catherine Birnie se conocían desde la infancia; ambos tenían 35 años y habían sido amantes en su adolescencia. Juntos cometieron varios delitos y después se separaron.

David Birnie se casó, y Catherine se puso a trabajar como asistenta. Terminó casándose con el hijo de la casa y tuvo 5 hijos. Por entonces el matrimonio de él había ido a pique. Cuando se volvieron a encontrar, reanudaron sus relaciones. Finalmente ella abandonó a su marido e hijos y se fue a vivir con Birnie.

A pesar de su pequeña estatura y apariencia tranquila, Birnie era inmaduro e irreflexivo en lo sexual. Cuando la prensa entrevistó a su hermano James, de 21 años de edad, que también había estado en la cárcel por delitos sexuales, éste les dijo que después de que Catherine y David hubieran roto temporalmente en 1984, su hermano insistió en mantener relaciones sexuales con él, metiéndose en su cama mientras él dormía. Cuando James cumplió 21 años, su hermano le dejó acostarse con Catherine.

Ya anteriormente, Catherine y David Birnie habían planeado secuestrar y volar a varias chicas. Pero su primer asesinato, el de la joven estudiante de 22 años, Mary Neilson, no parecía planeado. Mary fue a casa de David, el 6 de octubre de 1986, a comprar unos neumáticos que Birnie conseguía en su trabajo en un desguace de coches. Incapaz de resistir la tentación, él la llevó al dormitorio a punta de navaja. Catherine miraba mientras él la violaba.

Luego la condujeron al Parque Nacional de Glen Eagle, donde él la violó otra vez. A pesar de los ruegos de la joven, Birnie la estranguló con un cordón de nylon. Él y Catherine mutilaron el cuerpo y lo enterraron a poca profundidad.

Al escuchar las confesiones, los detectives empezaron a comprender que Catherine Birnie, esta mujer de facciones duras y expresión desafiante, no tenía nada que ganar con los asesinatos; sólo ayudaba a satisfacer la lujuria desenfrenada de David.

La facilidad con la que ambos habían secuestrado y asesinado a Mary Neilson, les animó a atraer más víctimas a su casa, pero esta vez de forma más sutil. Pusieron un anuncio en el periódico local que decía: “Urgente. Se busca persona joven. Preferentemente mujer de 18 a 24 años para compartir piso en un dormitorio…”

Después de ser arrestados, la policía encontró el anuncio en su casa, aunque no se sabe si tuvo éxito. Pero dos semanas después de haber secuestrado a Mary Neilson, los Birnie recogieron a una chica de 15 años que hacía autoestop, llamada Susannah Candy. Fue su prisionera durante varios días y la violaron varias veces. Mientras estuvo prisionera, David la obligó a escribir dos cartas a sus padres, para que no se preocuparan por ella. En ellas debía decir que se encontraba bien y que necesitaba tiempo para resolver sus problemas.

Posiblemente, Catherine sintió celos por el entusiasmo que su marido mostraba por Susannah. La estranguló y enterró su cadáver junto al de Mary Neilson.

La tercera víctima, Noelene Patterson, una azafata de 31 años, conoció a los Birnie a través de un compañero de trabajo. La pareja le había ayudado a empapelar su casa. Cuando éstos vieron que tenía problemas con su coche -se había quedado sin gasolina- la ayudaron a empujarlo hasta una gasolinera. Después a punta de navaja la obligaron a entrar en el coche y la llevaron a su casa.

Durante tres días tuvo que aguantar que él la violase. Este mostraba tanto interés por ella que Catherine, llena de celos, le pedía insistentemente que la matase. Finalmente, él accedió. Le dio una gran dosis de pastillas para dormir y la estranguló cuando estaba inconsciente. Cuando Catherine Birnie condujo a la policía a la tumba de Noelene, escupió sobre ella.

Denise Brown, de 21 años de edad, trabajaba en el campo de la informática. La secuestraron a punta de navaja el 4 de noviembre de 1986 y la llevaron a la casa de Willagee, donde Birnie la violó durante dos días. Luego la trasladaron a un bosque de pinos de Wanneroo, donde la forzó de nuevo y la apuñaló dos veces mientras lo hacía. No consiguió matarla y Catherine le dio un cuchillo más grande con el que cortó el cuello de la víctima. 

Sólo tres días después secuestraron a su última víctima, la chica de 17 años que al conseguir escapar puso fin a la larga lista de crímenes de los Birnie.

Después de ser arrestado David, declaró que estaba arrepentido y que lamentaba profundamente el dolor que había causado. No se sabe si esto era cierto o si se trataba simplemente de un truco para que no fueran demasiado duros con él. Sus crímenes horrorizaron a la opinión pública australiana y fue atacado por internos de la prisión con tanta violencia que tuvo que ser trasladado al hospital.

Los Birnie decidieron declararse culpables de los cargos que se les imputaban. Él declaró que el motivo por el que había decidido admitir los cargos fue para evitarle a las familias de las víctimas el sufrimiento de tener que escuchar su triste destino. El juicio se inició el 31 de marzo de 1987 y duró 30 minutos. El abogado de Catherine, Brian Singleton, dijo que su defendida había firmado una declaración admitiendo su participación directa o indirecta, en los cuatro asesinatos.

El abogado, continuó diciendo, que ella no ganaba nada con estos asesinatos. Había participado en ellos debido a su “dedicación absoluta a Birnie”, sentía una gran necesidad de satisfacer los deseos sexuales de él.

El fiscal, Graeme Scott, expuso, que en el caso de Mary Neilson parecía que Catherine “sentía curiosidad por saber si la chica era capaz de excitar a su marido”.

El abogado de David, Terry Walson, aseguró que su cliente se daba cuenta de que lo que hacía estaba mal y que no alegaría trastorno mental. Nadie dio importancia a sus posteriores muestras de arrepentimiento.

Los Birnie fueron condenados a cadena perpetua. Eso significaba que estarían por lo menos 20 años en la cárcel antes de que pudieran obtener la libertad condicional. El juez del caso, Waller, manifestó que David Birnie “no debería ser puesto en libertad jamás”. Los Birnie no apelaron.

David Birnie nació en 1951. Era el mayor de cinco hermanos. Sus padres se separaron cuando tenía 10 años y él y sus hermanos fueron acogidos en diferentes instituciones. Birnie perdió el contacto con su madre y con sus padre, que trabajaba en una lavandería. Murió en 1985.

A los 15 años David empezó a trabajar en unas caballerizas pero fue despedido por asediar a una chica que trabajaba allí. Por entonces ya conocía a Catherine y juntos comenzaron a cometer pequeños hurtos, lo que hizo que fueran detenidos varias veces. Después Birnie se empleó en la Brigada de Ambulancias de San John, y después como obrero.

Catherine Birnie también tuvo una infancia solitaria y miserable. Después de la muerte de su madre, su padre se la llevó a Sudáfrica y parece ser que la trataba mal, pero luego volvió a Australia para vivir con sus abuelos en Perth.

Estos no dejaban que otros niños entraran en su casa. La pequeña apenas se divertía y casi nunca se reía. En una ocasión, a su abuela le dio un ataque epiléptico en la calle y Catherine se puso a gritar asustada. Entonces decidieron llevarla a Lathlain a casa de unos tíos donde conoció a David Birnie.

A los 15 años dejó el colegio y empezó a trabajar en una fábrica de persianas venecianas. Unos años después se quedó embarazada, pero le quitaron la custodia del niño debido a su conducta delictiva.

Después de ser puesta en libertad se reunió con su pequeño y empezó a trabajar de asistenta en Freemantle. El hijo de la pareja que la había empleado le propuso matrimonio. Se casaron y tuvieron cinco hijos. En 1983 volvió a encontrarse con David Birnie y en febrero de 1985 dejó a su familia para irse a vivir con él. Desde entonces la personalidad de su amante la absorbió por completo, hasta el punto de colaborar con él en sus actos de violencia.

Las víctimas

  • Mary Neilson. Estudiante de 22 años. Fue asesinada después de comprarle a Birnie unos neumáticos. La Universidad de Australia le concedió póstumamente el título de licenciada en psicología.
  • Susannah Candy. Tenía 15 años, era de Perth. Fue asesinada después de haber sido obligada a escribir dos cartas a sus padres en las que decía que estaba bien y que necesitaba tiempo para resolver sus problemas.
  • Noelene Patterson. Era una azafata de 31 años que conoció a los Birnie por casualidad. La raptaron y la asesinaron.
  • Denise Brown. De 21 años de edad, se dedicaba a la informática. Fue su última víctima. A diferencia de las otras tres, fue secuestrada a punta de navaja.

Fechas clave

  • 06-10-86 – Mary Nielson es secuestrada y asesinada.
  • Finales 10-86 – Susannah Candy y Noelene Patterson secuestradas y asesinadas.
  • 04-11-86 – Denise Brown secuestrada.
  • 06-11-86 – Denise Brown asesinada.
  • 09-11-86 – Una adolescente es secuestrada y retenida en Willagee.
  • 10-11-86 – Birnie es arrestado. Exhumadas cuatro víctimas.
  • 03-03-87 – Birnie es sentenciado a cadena perpetua.

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR