Dorothea Puente

Atrás Nueva búsqueda
Dorothea Puente
  • Clasificación: Asesina en serie
  • Características: Envenenadora
  • Número de víctimas: 3 - 9 +
  • Periodo de actividad: 1982 - 1988
  • Fecha de detención: 17 de noviembre de 1988
  • Fecha de nacimiento: 9 de enero de 1929
  • Perfil de las víctimas: Ruth Munroe, 61 / Everson Gillmouth, 77 / Alvaro "Bert" Montoya, 51 / Dorothy Miller, 64 / Benjamin Fink, 55 / Betty Palmer, 78 / Leona Carpenter, 78 / James Gallop, 62 / Vera Faye Martin, 64
  • Método de matar: Envenenamiento (sobredosis de medicamento)
  • Localización: Sacramento, Estados Unidos (California)
  • Estado: Condenada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional el 11 de diciembre de 1993. Muere en prisión el 27 de marzo de 2011
Leer más

Dorothea Puente

Matase.wordpress.com

Dorothea Helen Gray nació el 9 de enero de 1929 en Redlands, California, en una familia de recolectores de algodón. En el año 1937 su padre murió de tuberculosis, y un año más tarde su madre moriría en un accidente de motocicleta.

La enviaron entonces a un orfanato donde estuvo unos meses hasta que unos parientes de Fresno la recogieron y la llevaron a vivir con ellos.

En el año 1945, con 16 años, se casó con un soldado llamado Fred McFaul, quien la dejó embarazada en tres ocasiones. La primera hija, nacida en 1946, fue enviada a vivir con unos parientes de Dorothea. La segunda, nacida en 1948 fue dada en adopción, y el tercer embarazo finalizó con un aborto involuntario. Fred abandonó a Dorothea a finales de 1948, aunque ella mintió a sus parientes diciendo que su marido había muerto de un ataque al corazón, incapaz de asumir el abandono.

Al no tener trabajo comenzó a falsificar cheques, pero fue sorprendida y condenada a un año de cárcel, del cual cumplió 6 meses antes de salir en libertad condicional. Poco después de ser liberada quedó nuevamente embarazada, en esta ocasión de un hombre al que apenas conocía y al final de la gestación dio a luz a una niña a la que dejó en un orfanato.

En 1952 se casó con un hombre de origen sueco llamado Axel Johanson, con quien tendría una turbulenta relación de 14 años. En el año 1960 fue arrestada acusada de regentar un burdel y condenada a 90 días de prisión. Poco después de ser liberada fue detenida nuevamente, esta vez acusada de vagancia y condenada a otros 90 días de cárcel.

Posteriormente encontró trabajo como auxiliar de enfermería y comenzó a cuidar a personas dependientes (discapacitados y ancianos) en sus casas. Con el tiempo le fue bastante bien, por lo que decidió alquilar una casa grande a donde se mudaron sus clientes para poder atenderlos a todos a diario. También empezó a gestionarles las pensiones que éstos cobraban.

En 1966, cuando contaba con 47 años, se divorció de Axel, y pocos meses después se casó en Ciudad de México con Roberto Puente, un hombre de 28 años con quien tan sólo estaría casada dos años, a pesar de conservar su apellido el resto de su vida.

Tras este divorcio se mudó a Sacramento, donde alquiló una casa de tres pisos y 16 habitaciones en las que siguió atendiendo a gente discapacitada en una suerte de geriátrico no oficial.

En el año 1976 volvió a casarse, esta vez con un hombre alcohólico y violento llamado Pedro Montalvo, aunque sólo estaría conviviendo con él unos meses antes de pedir el divorcio. Nuevamente sola, empezó a falsificar las firmas de sus pacientes para quedarse con su dinero, aunque sus fraudes fueron detectados en poco tiempo por las autoridades. Se le levantaron 34 cargos de fraude y fue condenada a prisión, aunque en última estancia le permitieron estar en libertad condicional debido a sus trabajo; no obstante, siguió reincidiendo una y otra vez.

Dada la magnitud del trabajo cuando la casa estaba llena, Dorothea se asoció con una amiga suya para repartir el trabajo. Dicha mujer, llamada Ruth Monroe, tenía además a su marido ya viviendo en la casa de Dorothea puesto que éste era un enfermo terminal. En abril de 1982 Ruth incluso se trasladó a vivir al apartamento situado en la buhardilla del edificio, lugar que compartía con Dorothea.

Sin embargo, Ruth falleció en mayo a los 61 años por una sobredosis de codeína y paracetamol. Dorothea comentó a las autoridades que su compañera y socia estaba muy deprimida debido a que su marido se hallaba muy próximo a la muerte, y al encontrar las sustancias que ocasionaron la muerte en la autopsia el caso se cerró como un suicidio.

Uno de los internos de la casa, Malcolm McKenzie, denunció a Dorothea acusándola de haberlo drogado y de haberle robado cierta cantidad de dinero mientras estaba indispuesto. Tras reconocer los cargos que pesaban sobre ella, Dorothea fue condenada a 5 años de cárcel el día 18 de agosto de 1982. Durante su estancia en la cárcel comenzó a cartearse con un hombre llamado Everson Gillmouth, un jubilado de 77 años que la fue a buscar a su salida de la cárcel, en 1985, para irse a vivir con ella.

En noviembre de 1985 contrató a un hombre para que le colocase suelos de madera en toda la casa. Por el trabajo y otros 800 dólares le dio un coche, perteneciente a su novio que estaba de viaje en Los Ángeles y que ya que no lo necesitaba, se quería deshacer del viejo vehículo. Así mismo le encargó hacer un arcón para, según ella, guardar libros y cosas así.

Una vez acabada la caja, le dijo si podía ayudarla a transportarla hasta un almacén de su propiedad. Sin embargo, una vez que estaban en camino Dorothea le dijo que lo había pensado mejor y que, ya que sólo era basura a fin de cuentas, era mejor tirarla en cualquier lado. La caja, que contenía el cadáver de Everson, fue arrojada en un vertedero ilegal a orillas de un río.

El 1 de enero de 1986 un pescador descubrió la caja e informó de su hallazgo a la policía. Una vez abierta descubrieron los restos de un varón de avanzada edad en avanzado estado de descomposición. Dorothea siguió escribiendo cartas a la familia de Everson diciendo que era él y que no se había puesto en contacto con ellos más regularmente porque su salud estaba siendo bastante mala. Siguió cobrando también su pensión hasta que el cuerpo aparecido en el río fue identificado, tres años después de su descubrimiento.

Dorothea seguía con su negocio de casas residencia para ancianos, y de hecho llegó a ser conocida e incluso apreciada por los trabajadores sociales ya que en ocasiones los liberaba de trabajo ya que también aceptaba en sus casas a drogadictos y a gente violenta con la que ellos tenían que lidiar. Dorothea seguía así mismo revisando el correo de sus clientes y cobrando sus pensiones, de las que les daba una parte y se quedaba ella con más de la mitad para «gastos».

No deja de ser curioso todo esto ya que una de las condiciones de su liberación era que no podía seguir con su negocio gerontológico ni podía cobrar cheques de otras personas. De hecho, en las 15 veces que fue visitada sorpresivamente por agentes encargados de vigilar el cumplimiento de la libertad condicional nunca fue sorprendida incumpliéndola.

Sin embargo, las sospechas de los vecinos a cerca de las actividades de la señora Puente no tardarían en empezar. En la casa de Dorothea comía de vez en cuando un vagabundo a quien se conocía simplemente como «Chief» («jefe» en inglés).

Este vagabundo estuvo durante una temporada yendo a comer a la casa hasta que finalmente fue contratado por Dorothea para hacer trabajos varios a cambio de alojamiento y manutención. «Chief» estuvo durante varios meses cavando en el sótano del inmueble y transportando los escombros hasta un contenedor en una carretilla. Después levantó un pequeño almacén en la parte trasera del patio y recubrió todo con una capa de hormigón que él mismo hacía a mano. Poco tiempo después, «Chief» desapareció.

El 11 de noviembre de 1988 la policía fue su casa a preguntarle por un esquizofrénico cuya desaparición había sido denunciada por los servicios sociales y del que se sabía que a veces pasaba alguna temporada en casa de Dorothea. Mientras se encontraban indagando en la propiedad descubrieron un montón de tierra que había sido erigido poco tiempo antes. Cuando empezaron a cavar descubrieron un cadáver debajo; se trataba de una de las inquilinas de la casa, Leona Carpenter. Leona era una mujer de 78 años que llevaba al menos dos residiendo allí.

Cuando el juez fue notificado del hallazgo, ordenó proseguir las excavaciones y de ese modo fueron descubiertos otros siete cadáveres. A pesar de todo esto, Dorothea no estaba considerada como sospechosa y tenía libertad para entrar o salir de la casa a su gusto. De hecho, aduciendo que se iba a tomar una taza de té a un local cercano se fugó a Los Ángeles.

Mientras se encontraba en esa ciudad intentó entablar conversación con un anciano, pero éste la reconoció por la descripción de los periódicos y alertó a las autoridades. Dorothea fue detenida y llevada ante el juez acusada de nueve asesinatos.

El juicio comenzó en octubre de 1992 y terminó un año después. Tras varias semanas de deliberaciones el jurado se estancó en un empate entre culpabilidad e inocencia, por lo que el juez determinó al jurado como incapaz de llegar a un veredicto y aplicó una ley en la que ante la confesión de Dorothea se la condenada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Dorothea Helen Puente fue internada en el correccional de mujeres de California Central, donde estuvo manteniendo su inocencia hasta que murió por causas naturales el día 27 de marzo de 2011 a los 82 años de edad.


Dorothea Puente

Wikipedia

Dorothea Helen Puente (9 enero 1929-27 marzo 2011) fue una asesina en serie estadounidense condenada a cadena perpetua. En la década de 1980, Puente instaló una casa de huéspedes en Sacramento (California), y cobraba los cheques del Seguro Social de sus huéspedes de edad avanzada y con discapacidad mental. Los que se quejaban eran asesinados y enterrados en su patio. La prensa bautizó a su casa como «La casa de la muerte».

Antecedentes

Nació el 9 de enero de 1929 como Dorothea Helen Gray en Redlands, California, hija de Trudy Mae Yates y Jesse James Gray. Sus padres trabajaban como recolectores de algodón. Su padre murió de tuberculosis cuando ella tenía ocho años de edad, en 1937. Su madre murió en un accidente de motocicleta en 1938. Fue enviada a un orfanato hasta que unos familiares de Fresno, California, la llevaron a vivir con ellos.

En 1945, se casó por primera vez, a la edad de 16 años, con un soldado llamado Fred McFaul, que acababa de regresar de el Pacífico. Dorothea tuvo dos hijas entre 1946 y 1948, pero ella envió a una a sus parientes en Sacramento, y la otra la entregó en adopción.

Dorothea quedó embarazada de nuevo en 1948, pero sufrió un aborto involuntario. A finales de 1948, McFaul la abandonó. Humillada por el abandono, Dorothea mentiría sobre este matrimonio y afirmaba que su esposo murió de un ataque al corazón a los pocos días de la boda.

Dorothea trató de falsificar cheques, pero finalmente fue capturada y condenada a un año de prisión; fue puesta en libertad condicional después de seis meses. Poco después de su liberación se quedó embarazada de un hombre al que apenas conocía y dio a luz a una hija, a la que dio en adopción. En 1952, se casó con un sueco llamado Axel Johanson.

En 1960, fue arrestada por poseer y administrar un burdel y fue sentenciada a 90 días en la cárcel del Condado de Sacramento. Después de su liberación, fue detenida de nuevo, esta vez por vagancia, y condenada a otros 90 días en la cárcel. Después de eso, ella comenzó una carrera criminal que con el tiempo se hizo más grave. Encontró trabajo como auxiliar de enfermería, al cuidado de personas con discapacidad y de edad avanzada en casas particulares. En poco tiempo, comenzó a gestionar pensiones.

Se divorció de Johanson en 1966 y se casó con Roberto Puente, un hombre 19 años menor que ella, en la Ciudad de México. El matrimonio sólo duró dos años. Poco después de que terminó el matrimonio, Dorothea Puente se hizo cargo de una casa de tres pisos, con 16 dormitorios en: 2100 F Street en Sacramento, California.

Dorothea Puente se casó por cuarta vez en 1976 con Pedro Montalvo, que era un alcohólico violento. El matrimonio sólo duró unos meses, y Puente comenzó a pasar tiempo en los bares locales en busca de hombres mayores que estaban recibiendo beneficios. Ella falsifico sus firmas para robar su dinero, pero finalmente fue capturada y acusada de 34 cargos de fraude de tesorería.

De acuerdo con la Corte de Apelaciones de California, en 1981 Dorothea Puente comenzó a alquilar un departamento del segundo piso en: 1426 F Street, en el centro de Sacramento. Los nueve asesinatos con los que fue acusada en 1988 (pero fue declarada culpable en 1993 de tres) se asociaron con este departamento del segundo piso y no con la anterior casa de huéspedes de 16 habitaciones.

Asesinatos

La reputación de Dorothea Puente en la casa de huéspedes era mixta. Algunos inquilinos resentían su tacañeria y se quejaron de que ella se negaba a darles su correo o su dinero; otros la elogiaron por pequeños actos de bondad o por sus generosas comidas caseras.

Los motivos de Dorothea para matar a los inquilinos eran financieros, según estimaciones de la policía sus ingresos eran de un total de más de $ 5.000 por mes. Los asesinatos parecen haber comenzado poco después de que Dorothea Puente comenzó el alquiler del espacio en el hogar de: 1426 F Street.

En abril de 1982, una señora de 61 años de edad, amiga y socia de negocios, Ruth Monroe, comenzó a vivir con Dorothea en su apartamento de arriba, pero pronto murió de una sobredosis de codeína y Tylenol. Dorothea Puente le dijo a la policía que la mujer estaba muy deprimida porque su marido tenía una enfermedad terminal. Ellos le creyeron y concluyeron en que el incidente fue un suicidio.

Unas semanas más tarde, la policía estaba de vuelta después de que un jubilado de 74 años de edad, de nombre Malcolm McKenzie acusara a Dorothea de drogarlo y robarle. Fue declarada culpable de tres cargos de robo el 18 de agosto de 1982 y condenada a cinco años de cárcel, en donde ella comenzó a codearse con un jubilado de 77 años de edad que vivía en Oregon, llamado Everson Gillmouth.

Una amistad de amigos por correspondencia nació, y cuando Dorothea Puente fue puesta en libertad en 1985 tras cumplir sólo tres años de su sentencia, la estaba esperando un Ford pickup rojo 1980. Su relación se desarrolló rápidamente, y la pareja pronto fue haciendo planes de boda. Abrieron una cuenta bancaria conjunta y pagaron $600 al mes para el alquiler el apartamento de arriba de: 1426 F Street en Sacramento.

En noviembre de 1985, Dorothea Puente contrató a Ismael Florez para instalar algunos paneles de madera en su apartamento. Por su trabajo y un adicional de $ 800, Dorothea le dio un Ford pickup rojo 1980 en buen estado, ella manifestó que pertenecía a su novio en Los Ángeles y que ya no lo necesitaba.

Ella pidió a Florez construir una caja de 6 pies por 3 pies por 2 pies para almacenar “los libros y otros artículos”. Luego pidió a Florez para transportar la caja llena, cerrada y clavada a un depósito de almacenamiento. Flórez estuvo de acuerdo, y Dorothea se unió a él. En el camino, sin embargo, ella le dijo que se detuviera mientras estaban en la carretera del jardín en el condado de Sutter y volcó la caja en la orilla del río en un vertedero. Dorothea Puente le dijo que el contenido de la caja era sólo basura.

El 1 de enero de 1986, un pescador vio el cajón a cierta distancia de la orilla del río y de inmediato informó a la policía. Los investigadores encontraron un cuerpo en estado de descomposición y no identificable de un anciano en el interior.

Dorothea Puente continuó recogiendo las pensiones de Everson Gillmouth y escribió cartas a su familia, y explicó que la razón por la que no se había contactado con ellos fue porque estaba enfermo. Ella seguía manteniendo en su negocio “alojamiento y comida”, teniendo a 40 nuevos inquilinos. El cuerpo de Gillmouth permaneció sin identificar durante tres años.

Dorothea Puente continuó aceptando inquilinos de edad avanzada, y era popular entre los trabajadores sociales locales, porque ella aceptaba “casos difíciles”, incluidos los drogadictos y los inquilinos abusivos. Ella recogía el correo mensual de los inquilinos antes de que lo vieran y les pagaba estipendios, embolsándose el resto para “gastos”. Durante este periodo, los agentes de libertad condicional visitaron a Dorothea Puente, que había recibido la orden de permanecer lejos de las personas mayores y abstenerse de manipular los controles del gobierno, por un mínimo de quince veces en la residencia. Nunca se observaron violaciones.

Arresto y encarcelamiento

El 11 de noviembre de 1988, la policía preguntó después de la desaparición del inquilino Álvaro Montoya, un esquizofrénico con discapacidades del desarrollo cuya trabajadora social había denunciado su desaparición.

Después de notar la tierra removida en la propiedad, descubrieron el cuerpo del inquilino León Carpenter, de 78 años. Siete cuerpos fueron encontrados con el tiempo, y Dorothea Puente se hizo responsable de un total de nueve asesinatos, declarada culpable de tres y condenada a cadena perpetua.

Durante la investigación inicial, Dorothea Puente no fue inmediatamente una sospechosa, y se le permitió salir de la propiedad, con el pretexto de comprar una taza de café en un hotel cercano. En su lugar, después de comprar el café, ella huyó de inmediato a Los Ángeles, donde se hizo amiga de una persona jubilada que conoció en un bar. El pensionista, sin embargo, la reconoció por informes de la policía en la televisión y llamó a las autoridades.

Su juicio se trasladó al condado de Monterrey, California, en un cambio de movimiento local presentado por sus abogados, Jerry Clymo y Peter Vlautin, III. El juicio comenzó en octubre de 1992 y finalizó un año después. El fiscal, John O’Mara, era el supervisor de homicidios en la oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Sacramento.

O’Mara llamó a más de 130 testigos. Sostuvo ante el jurado que Dorothea Puente había suministrado sobredosis de pastillas para acabar con la vida de algunos de sus inquilinos.

La defensa llamó a varios testigos que mostraron que Puente tenía un lado generoso y cariñoso con ella. Los testigos, incluyendo a su hija perdida, testificaron cómo Puente les había ayudado en su juventud y los guió a una carrera exitosa. Expertos en salud mental testificaron la crianza abusiva de Puente y la forma en que la motivó para ayudar a los menos afortunados.

Condena

Según la ley, Dorothea Puente recibió cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Fue encarcelada en la Penitenciaría Central de Mujeres de California (PCDM) en Chowchilla, condado de Madera, California. Por el resto de su vida, ella mantuvo su inocencia, insistiendo en que todos sus inquilinos habían muerto de “causas naturales”.

Muerte

Murió el 27 de marzo de 2011 en la prisión en Chowchilla, California a la edad de 82 por causas naturales.

En la cultura popular

Dorothea Helen Puente apareció en las «Historias de Crímenes» en Discovery Channel, Biography Channel e History Television.

En 1998, ella comenzó a codearse con Shane Bugbee, quien llevó a cabo una extensa entrevista con ella en el transcurso de varios años. Ella comenzó a enviarle varias recetas, y en 2004, el libro «Cocinar con un asesino en serie» fue publicado. Incluía una larga entrevista, casi 50 recetas, y varias piezas de arte en prisión enviado a Bugbee por la asesina convicta.

Apareció en la serie ‘Las verdaderas mujeres asesinas’ en el episodio «Depredadoras» de la segunda temporada, 2008.

La casa en: 1426 F Street ha estado en exhibición en Sacramento.

La serie de investigación serie de Discovery, «Un extraño en mi casa», habla de Dorothea Puente en el primer episodio, «La casa de los horrores».

 


MÁS INFORMACIÓN EN INGLÉS


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR