Diego Santoy Riveroll

Atrás Nueva búsqueda
Diego Santoy

El Asesino de Cumbres

  • Clasificación: Asesino
  • Características: Intentó asesinar a su exnovia y mató a dos hermanos de ella
  • Número de víctimas: 2
  • Periodo de actividad: 2 de marzo de 2006
  • Fecha de detención: 6 de marzo de 2006
  • Fecha de nacimiento: 1984
  • Perfil de las víctimas: Los hermanos Érick Azur y María Fernanda Peña Coss, de 7 y 3 años
  • Método de matar: Acuchillamiento - Estrangulación
  • Localización: Monterrey, Nuevo León, México
  • Estado: Condenado a 138 años y 6 meses de prisión el 11 de octubre de 2010. Sentencia reducida en apelación a 71 años de prisión el 4 de julio de 2012
Leer más

Diego Santoy – Detienen a multihomicida de Nuevo León

Noticieros Televisa

7 de marzo de 2006

La madrugada de este martes fue detenido, en Salina Cruz, Oaxaca, Diego Santoy Riveroll, quien intentó asesinar a su ex novia y mató a los dos hermanitos de ella.

El pasado 2 de marzo, Diego Santoy, de 21 años, llegó a casa de su ex novia, Erika, en la colonia Cumbres de Monterrey, en Nuevo León.

Según las investigaciones, Santoy se presentó con la cara encapuchada. Al llegar, amenazó a la empleada doméstica y se acercó a donde estaba Erika, de 18 años y comenzó a discutir con ella, después, sacó un cuchillo que tenía escondido y la hirió en el cuello.

Sus hermanitos, Eric, de siete años, y María Fernanda, de tres, se acercaron para defenderla. El asesino entonces se fue contra ellos y los apuñaló hasta matarlos.

Al escapar, el sujeto tomó a la trabajadora de servicio como rehén y la obligó a subir a un automóvil. Después la liberó y emprendió la huida.

El homicida no sabía que su ex novia aún estaba con vida y alcanzó a delatarlo antes de ser trasladada al hospital.

Santoy Riveroll fue aprehendido junto con su hermano Mauricio en una terminal de autobuses de Salina Cruz, minutos antes de abordar un autobús de pasajeros rumbo a la frontera sur.

«Eso fue aproximadamente de 10:00 a 10:30, iba a salir en la corrida de 10:40. Para allá iban, para Tapachula, en la corrida de Tapachula», comentó Fernando Lavariega, empleado de la terminal de autobuses.

Luego de su detención, el presunto asesino y su hermano fueron trasladados a las instalaciones de la Policía Federal Preventiva (PFP) en la ciudad de Tehuantepec, donde permaneció poco menos de una hora.

Extraoficialmente se informó que los detenidos fueron trasladados a la ciudad de México, para posteriormente ser enviados a Monterrey.

A Diego y Mauricio Santoy Riveroll le aseguraron tarjetas bancarias, dos teléfonos celulares, tarjetas telefónicas, documentos personales y una fotografía en la que supuestamente aparece con su novia Erika.

En entrevista con Carlos Loret de Mola, para Primero Noticias, el procurador de Nuevo León, Luis Carlos Treviño, se refirió a la posible sanción contra Diego Santoy. Advirtió que podría alcanzar hasta 40 años de prisión.

«Estamos contando no solamente el doble homicidio, las lesiones graves que profirió, sino también la privación ilegal que hizo de la sirvienta. Estamos hablando de más de 40 años», dijo Treviño.


Confiesa Santoy sus asesinatos

Noticieros Televisa

8 de marzo de 2006

Reconoce Santoy ante el MP haber asesinado a los hermanos de su ex novia, tras rendir su declaración y ser sometido a exámenes médicos.

Tras 20 horas de haber sido capturado en el municipio de Salina Cruz, Oaxaca, y luego de rendir su declaración, ser sometido a exámenes médicos y múltiples trámites, Diego Santoy Riveroll por fin llegó a descansar al sitio en el que al parecer será su hogar por varios días.

Cerca de las 7:30 de la noche de este martes, el joven fue internado en la casa del arraigo número dos, ubicada en el municipio de Escobedo.

En medio de un dispositivo de seguridad conformado por al menos tres unidades y una decena de elementos de la Policía Ministerial, quienes a toda costa trataban de evitar la aproximación de la prensa.

En este lugar, Diego Santoy Riveroll esperará a que la Procuraduría termine con la investigación y solicite la orden de aprehensión correspondiente que lo llevará finalmente al penal del estado.

El rostro de este sujeto se conoció hace seis días. El pasado 2 de marzo, Diego Santoy Riveroll llegó a casa de su ex novia, Erika Peña Coss, de 18 años, para pedirle que volviera con él. La pareja comenzó a discutir y el hermano de la joven, Eric, de siete años, intentó defenderla. Santoy atacó al niño con una navaja hasta matarlo.

Después ahorcó a María Fernanda, de tres años, según las declaraciones del propio Santoy. Finalmente, arremetió contra Erika y la hirió gravemente en el cuello, pero logró sobrevivir y delatarlo.

Tras cometer el crimen, tomó como rehén a la empleada doméstica, aunque la liberó después. En su plan de huida, recurrió a un amigo para que le prestara ropa limpia y pudiera escapar.

Humberto Leal Molina declaró que las palabras de su compañero al hablar del crimen fueron: «me eché a dos».

Antes de ser detenido, el homicida pasó por varios estados del país, hasta llegar a Salina Cruz, en Oaxaca, donde pretendía tomar un camión, al parecer rumbo a Guatemala, pero sus planes se vieron truncados cuando la Policía Federal Preventiva (PFP) lo detuvo.

Retienen al hermano de Diego Santoy

Su delito, aunque podría no ser castigado, fue ayudar a su hermano a escapar, ahora la suerte jurídica de Mauricio Santoy Riveroll está en suspenso.

Ya con Diego en la casa del arraigo, sólo queda su hermano en los separos de la Policía Ministerial, quien está a disposición del Ministerio Público, el cual continúa investigándolo en relación a algún delito que le pueda resultar.

Su padre, José Manuel Santoy, espera que Mauricio quede en libertad, ya que lo lazos consanguíneos que lo unen al presunto doble homicida podrían exculparlo.

«Lo lamenta, lo lamenta demasiado, digo, no hay palabras para esto, todos lo sabemos, el muchacho está mucho muy arrepentido», manifestó el padre de Diego y Mauricio.

Incluso, José Manuel explicó en relación a lo primero qué le dijo su hijo, Diego, cuando lo vio.

«Papá, te quiero mucho, que mi hijo Diego está mucho muy arrepentido, porque lo está», aseguró el señor Santoy.

Momentos antes, personal de la Comisión Estatal de Derechos Humanos dejaron el edificio de la Policía Ministerial, una vez cumplida su misión, lograr que José Manuel hablara con sus hijos detenidos.

Reportero.- ¿No hubo ninguna violación o detectaron nada irregular en cuanto a los derechos humanos en este caso, licenciada?

Sandra Villarreal, visitadora de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.- Uno de los jóvenes, Diego, no presentó ninguna queja y el otro desconozco porque lo estaba asistiendo otro compañero.

El Ministerio Público cuenta con 72 horas a partir de que fueron los hermanos entregados por la Policía Federal Preventiva (PFP), para determinar si consigna a Mauricio o lo deja libre.

Diego Santoy… ¿Un chavo «súper dócil»?

¿Se imagina usted a Diego Santoy Riveroll siendo un chavo «súper dócil»?

Pues así lo describe la coordinadora de programas televisivos Jazmín Cabrera, quien trabajó con él poco más de tres meses en una cadena de paga en Matamoros, Tamaulipas, en el año 2001.

En entrevista con el portal Nuevo León en línea.com, Jazmín Cabrera dijo que además era tranquilo, tímido, callado y que le daba pena todo.

Y aunque era el que menos hablaba en el programa, era el que mayor pegue tenía entre las chicas que hablaban para decirle que estaba guapo.

Fuera del set de grabación, Jazmín asegura que además de tímido era bromista y buena gente. Precisó que no se lo imagina con el cuchillo en la mano, que jamás lo hubiera pensado, que no era el clásico chavo maldito que es sádico con animales o con las personas.


El entorno social de Diego Santoy

Oscar Hernández – Noticieros Televisa

10 de marzo de 2006

Tres años duró el noviazgo de Erika Peña Coss y Diego Santoy Riveroll. Ambos estudiaban en al Universidad Autónoma de Nuevo León. Él Ingeniería Mecánica, ella, Contaduría.

Erika tenía tres hermanos. Azura, de 20 años de edad; Erik de siete y María Fernanda de tres.

Los menores fueron asesinados por Diego Santoy el pasado dos de marzo.

Diego es el segundo de los tres hijos procreados por el matrimonio Santoy Riveroll. Mauricio es el mayor y vivía en Querétaro. Diego es el de en medio y Marcelo es el menor.

Durante más de 20 años Diego y su familia han vivido por temporadas en Monterrey y Matamoros, aparentemente por cuestiones de trabajo de sus padres.

Los tres hermanos Santoy Riveroll terminaron la primaria y secundaria en Monterrey. Diego era el más sobresaliente académicamente y el más popular entre sus compañeros y maestros.

La mayoría lo recuerda como un joven carismático y muy inteligente. Sin embargo, hay quienes lo recuerdan como un alumno agresivo y poco tolerante a la frustración.

Diego no hizo la preparatoria normal por aparentes problemas legales en Matamoros.

Junto con su familia regresó a Monterrey hace unos cuatro años aproximadamente.

Concluyó sus estudios de bachillerato en la Preparatoria Abierta 3, donde obtuvo un promedio de ocho punto cinco de calificación.

«Nunca vivimos nada anormal, ningún indicio de problemas en la persona del joven. No hubo problemas de violencia en absoluto», dijo el Director de la Preparatoria Abierta 3.

En Monterrey vivió en dos casas rentadas. La primera ubicada en la calle Juan Díaz de Solís, Colonia Cumbres.

«A veces se atrasaban en la renta, le pedimos que desocupara la casa porque estaba muy maltratada y la íbamos a arreglar», señaló la duela del inmueble.

Hace aproximadamente seis meses, la familia Santoy Riveroll se mudó a otra vivienda ubicada en al calle Misión de San Jorge, también en la colonia Cumbres.

«Se veía de repente que organizaban fiestas de muchachos», dijo una vecina.

Diego Santoy y su hermano menor, Marcelo, se inscribieron en la Universidad Autónoma de Nuevo León, en Monterrey, el año pasado.

En el examen que se aplicó para medir su inteligencia obtuvo 122 puntos, hecho que según los psicólogos, lo ubican en un rango superior a la media.

«Aquí en al escuela era tranquilo», relata un compañero de la Universidad.

«Lo que llegamos a platicar era de música, nada más, pero nunca me dijo que tuviera novia y menos de cómo era ni nada, le gustaba la música clásica, le gustaba el violín», relató otro de sus compañeros.

Dicen también que a pesar de ser una persona sociable, era muy reservado para hablar de su familia y su novia.

Sin embargo, en sus declaraciones ministeriales, el ex esposo de la madre de Erika Peña lo describe como un sujeto violento y celoso en extremo.

Linda Victoria Marentes, quien trabaja como secretaria particular de la madre de Erika, refirió saber que Diego era una persona celosa y posesiva.

Hace dos meses, Erika rompió su relación con Diego, pero seguían manteniendo contacto, principalmente por teléfono.

Hasta hoy, se desconoce con precisión qué motivó a Diego asesinar a los hermanos de su ex novia, y a herirla gravemente a ella.

Lo que sí se sabe con certeza es que el día de los hechos Diego Santoy estaba consciente en tiempo y espacio.


Ex novia de Diego Santoy desmiente pacto de muerte

Noticieros Televisa

10 de marzo de 2006

Erika Peña se recupera y en una carta contradice la versión de Diego Santoy sobre un pacto de muerte. Afirma que él mato a sus dos hermanitos y que estaba drogado.

Erika ya pudo escribir una carta de puño y letra en la que da su versión de los hechos. Por principio refuta lo dicho por su ex novio y agresor, Diego Santoy Riveroll, quien aseguró que habían hecho un pacto de muerte. Dijo que la agredió a martillazos en la cabeza, que le confesó que había matado a sus hermanos y a la empleada doméstica y que había consumido drogas en exceso.

Además, que le pidió que lo matara y que al negarse, Diego le dijo que entonces él la mataría y luego él se tiraría de un puente.

A continuación le presentamos el texto íntegro del comunicado que Erika Peña difundió desde el hospital donde convalece, en Monterrey, Nuevo León.

«Yo me levanté en la mañana y al entrar al cuarto de mi mamá, apareció Diego Santoy detrás de la puerta con un pasamontañas y cinta en los zapatos, me tapó la boca y me dio martillazos en la parte trasera de la cabeza hasta dejarme inconsciente en el suelo.

»Me dijo que había matado a mis hermanos y a la muchacha, y que él había tomado un exceso de drogas y que le quedaba poco tiempo de vida, se recostó a un lado mío y me pidió que lo dejara morir a mi lado. Pasó aproximadamente media hora y él no mostraba señal alguna de que fuera a morir, yo le dije: “creo que lo que te tomaste no funcionará”, y me dijo: “vamos a dar un paseo”, yo le dije que no quería y que realmente no podía ponerme de pie, y que como quiera, yo quería ver a mis hermanitos.

»Él se puso de pie, me dio su navaja y me dijo: “mátame”. Yo le dije que no y él me dijo: “entonces yo te voy a matar a ti”. Yo le rogué que no lo hiciera, que mi mamá se iba a poner muy triste, él me dijo que lo sentía mucho, pero que él y yo estábamos destinados y que me iba a matar y que luego me alcanzaba, que se iba a tirar del puente atirantado, yo le dije que “yo ni muerta” me iba con él y dijo que si no iba a estar con él, entonces no iba a estar con nadie, y me encajó su navaja en el cuello aproximadamente tres veces.

»Tardé mucho en desangrarme y él parecía tener prisa, me pisó el cuello y navajeó el pulmón para que muriera más rápido y yo fingí no respirar y esperé a que se fuera. Escuché el ruido de la puerta, y con la poca fuerza que me quedaba, me puse de pie, pero en ese momento sentí un golpe en la nuca que me regresó al suelo. Obviamente Diego, asegurando un buen trabajo, fingí convulsiones y me quedé inmóvil, esperé en el suelo unos cinco minutos sin moverme y me volví a poner de pie; Diego ya se había ido.

»Probablemente pensó que yo ya estaba muerta, pero no era así, con mis últimos esfuerzos logré llegar a la oficina que se encuentra en la parte trasera de la casa, donde fui auxiliada por Linda, la secretaria, y fui llevada al hospital en una ambulancia, donde perdí el conocimiento y desperté en un cuarto de hospital, viva, gracias a Dios.

»Aún no entiendo el comportamiento de Diego, tal vez es muy obsesivo y no soportó la idea de no ser correspondido con el amor que él decía tenerme, pero que no creo que fuera cierto, ya que él me vio llorar, rogar y sufrir por mi vida y él simplemente la quería tomar, sin importar lo que yo quería y mis infinitas ganas de vivir».


Durante el careo Diego Santoy y Éricka se incriminan mutuamente

Noticieros Televisa

24 de enero de 2007

Luego de 10 meses del asesinato de los niños Peña Coss, el acusado del crimen, Diego Santoy Riveroll y su ex novia se reencontraron en un careo, en el que ambos se incriminaron mutuamente por la muerte de los menores, ocurrida el 2 de marzo de 2006.

El careo que inició al mediodía se prolongó 10 horas con 20 minutos.

El presunto asesinó permaneció tras las rejas, mientras que Ericka lo encaró a poco más de un metro de distancia en el locutorio del juzgado primero penal.

Cuando eran poco después de las 17:00, luego de que la diligencia se había interrumpido para que los protagonistas del careo y el resto de los participantes comieran, la joven tuvo la oportunidad de espetarle a Diego su versión:

«Ese cobarde me atacó por la espalda. Es un asesino».

Tres horas más tarde, cuando le tocó el turno a Santoy Riveroll hablar, acusó de los asesinatos de los niños de tres y siete años cometido el dos de marzo del año pasado, a su ex novia.

«Tú estrangulaste a María Fernanda, le apretaste el cuello hasta que te cansaste y acuchillaste a tu hermano Erick. Ahora, como si nada vienes y te sientas aquí me gritas asesino, cuando en realidad tú fuiste».

«Que sentiste al momento que los mataste, para según tú, darle una lección a tu mamá. Yo estoy dispuesto a pagar por lo que hice, pero no por lo que a ti te corresponde y algún día vas a estar en éste lugar, porque yo duermo en paz, pero tú no y vivirás con eso todos los días de tu vida».

Luego de escuchar a quien ella acusó en su momento por los hechos, Ericka se negó a hacerle preguntas.

Si acaso atinó a decir: «Todo lo que el declaró es mentira, porque la verdad es que él es el asesino de mis hermanos».

Así finalizó la diligencia, pero antes de abandonar el locutorio, Ericka se paró frente a Diego y le reitero. ¡Asesino!

En el acto en el que la chica estuvo acompañada por su mamá Tere Coss, su psiquiatra y su abogado Roberto Flores, la defensa le hizo a la joven 76 preguntas.

La fiscalía sólo le hizo cuatro preguntas al acusado, quien recibió algunas muestras de apoyo frente al juzgado de parte de amigos que portaban pancartas.


Dan 138 años de prisión a Diego Santoy Riveroll

Razon.com.mx

11 de octubre de 2010

Santoy Riveroll fue encontrado responsable de los delitos de homicidio calificado por cada menor, homicidio calificado en grado de tentativa, secuestro y robo de auto.

El juez Primero de lo Penal sentenció a 138 años de prisión a Diego Santoy Riveroll, acusado del doble homicidio de los hermanos Érick Azur y María Fernanda Peña Coss, de 7 y 3 años, en la colonia Cumbres, de esta ciudad.

La notificación de la sentencia se le hizo saber al homicida, en los juzgados del Palacio de Justicia, en compañía de su abogado particular, Adolfo Vega Elizondo.

Santoy Riveroll fue encontrado responsable de los delitos de homicidio calificado por cada menor, homicidio calificado en grado de tentativa, secuestro y robo de auto.

Aunque su sentencia por los cinco delitos es de 138 años, el sentenciado podría purgar una pena de tan sólo 40 años en prisión, tal como lo establece el Código Penal de Nuevo León.

La sentencia fue dictada, cuatro años y siete meses después de los hechos ocurridos el 2 de marzo del 2006 en la casa de la familia Peña Coss, ubicada por la calle Monte Casino, de la Colonia Cumbres segundo sector.

Por su parte, el abogado del sentenciado, Adolfo Vega, dijo que su cliente no firmó la notificación, ya que planean apelar la condena o buscar un amparo.

Las víctimas eran los hermanos menores de la joven que en ese tiempo era novia del homicida, a la que luego trató de involucrar en los hechos sin éxito.


El caso de Diego Santoy

Razon.com.mx

12 de octubre de 2010

Los delitos que se le imputan son el de tentativa de homicidio en contra de su ex novia Érika Peña Coss, por el secuestro de una empleada doméstica y el robo de un vehículo.

El acusado del asesinato de dos menores en 2006, en la colonia Cumbres, en Nuevo León, Diego Santoy Riveroll, recibió 138 años y seis meses de condena.

Los delitos que se le imputan son el de tentativa de homicidio en contra de su ex novia Érika Peña Coss, por el secuestro de una empleada doméstica y el robo de un vehículo.

De acuerdo al fiscal encargado del caso, Santoy, de 21 años, entró al domicilio de la familia Peña Coss entre las 04:15 y 04:30 horas.

Después, simulando que se trataba de un robo, Santoy dobló las varillas de la reja de la puerta, se visitó con zapatos de tenis y cinta adhesiva en las manos, así como un pasamontañas.

Entre las 04:50 y 05 horas el homicida bajó de la cochera por la escalera y entró por la puerta principal, ya que poseía la clave de ingreso y luego cortó los cables del teléfono, según la acusación oficial.

Como a las 05:40 horas, Santoy se dirigió a la sala para cortar los cordones de las persianas. Entonces Erik, de siete años, se despertó y fue golpeado y quedó inconsciente. Santoy cargó el menor y lo llevó hasta el cuarto de servicios donde lo apuñaló con un cuchillo.

A las 06:30 horas, se despertó la trabajadora doméstica, identificada como Catalina. Santoy la sorprende en su habitación y le tapa la boca con cinta adhesiva y con una cuerda la amarra y la lleva al baño.

Entre las 07:45 y 08:00 horas la niña María Fernanda, de tres años, salió del cuarto en busca de sus hermanas. Erika no usaba reloj despertador y se vuelvió a dormir, por lo que la menor regresó a la recámara de su mamá, Tere Coss y León, quien se encontraba fuera de la ciudad.

Es entonces que Diego sorprendió a la menor en la recámara y la estranguló con un cordón de las persianas que momentos antes había cortado. Luego la metió a un closet.

Entre las 08:30 y 08:40 horas llegó a la residencia Linda Marentes, secretaria de la madre de las víctimas y vio que la puerta a la vivienda está cerrada por lo que se dirige a su oficina ubicada al fondo de la casa.

Alrededor de las 10 horas la secretaria llamó a Érika por el teléfono celular pero no contesta y unos 20 minutos después se asoma a la ventana que da con la oficina y dialoga con la secretaria.

Instantes después Érika bajó de su recámara pero fue sorprendida por su ex novio Santoy, quien la empiezó a golpear y le provocó heridas en la cabeza. También la agredió con un cuchillo y la arrastró hasta un cuarto.

Finalmente Érika se levantó y caminó hacia la oficina de la secretaria de su madre, Linda Marentes, para pedirle ayuda.


Asesino de Cumbres logra que le reduzcan de 138 a 71 años de cárcel

Aracely Garza – Excelsior.com.mx

5 de julio de 2012

Luego de ganar una apelación, Diego Santoy Riveroll logró que magistrados del Tribunal Superior de Justicia le disminuyeran la pena de 138 años y seis meses de prisión, que le había sido impuesta, a 71 años.

Santoy Riveroll fue condenado por el homicidio calificado de los niños María Fernanda y Erik Peña Coss, así como secuestro, lesiones calificadas y robo con violencia.

El joven se encuentra actualmente recluido en el Penal de Cadereyta, en donde purga su pena. Sus abogados podrían promover un nuevo amparo con el que también resultaría beneficiado.

Como se recordará, Diego privó de la vida a los hermanos de su novia, Erika Peña Coss, en la residencia de la familia, ubicada en la colonia Cumbres, Segundo Sector, en Monterrey.

Los hechos se registraron la madrugada del 2 de marzo del 2006 y la noticia dio la vuelta al mundo por la saña con que mató a los menores de 7 y 3 años, respectivamente.

Posteriormente, tras privar de su libertad a la sirvienta de la casa, Catalina Bautista, intentó huir hacia Oaxaca, en donde fue detenido por las autoridades y trasladado al estado de Nuevo León.

De los 71 años que ahora le han sido impuestos tendrá que cumplir solamente 40 porque eso es lo que establecía el Código Penal, que se encontraba vigente en la entidad cuando fue detenido.

Actualmente, su caso es llevado por el abogado Adolfo Vega, tras la muerte de la controvertida litigante, Raquenel Villanueva Frausto, quien fuera privada de la vida, presuntamente a manos de la delincuencia organizada.

Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR