El asesinato de Robert F. Kennedy

Atrás Nueva búsqueda
El asesinato de Robert F. Kennedy
  • Clasificación: Asesinato
  • Número de víctimas: 1
  • Periodo de actividad: 5 de junio de 1968
  • Fecha de nacimiento: 20 de noviembre de 1925
  • Perfil de las víctimas: Robert F. Kennedy, de 42 años, senador de los Estados Unidos y hermano del también asesinado presidente John F. Kennedy
  • Método de matar: Arma de fuego
  • Localización: Los Ángeles, Estados Unidos (California)
  • Estado: Sirhan Bishara Sirhan fue declarado culpable de asesinato el 17 de abril de 1969 y seis días después fue sentenciado a muerte. Posteriormente (1972), la sentencia fue conmutada por privación perpetua de libertad
Leer más

El asesinato de Robert F. Kennedy

Última actualización: 26 de octubre de 2015

El asesinato de Robert F. Kennedy, senador de los Estados Unidos y hermano del también asesinado presidente John F. Kennedy, tuvo lugar a la madrugada del miércoles 5 de junio de 1968 en Los Ángeles, California.

Robert F. Kennedy fue asesinado durante las celebraciones de su exitosa campaña en las primarias de California en su intento de obtener la nominación demócrata para la presidencia de los Estados Unidos.

El perpetrador fue un joven inmigrante palestino de veinticuatro años de edad llamado Sirhan Sirhan, quien hasta hoy en día permanece encarcelado por el crimen cometido. Debido a la cantidad de reporteros en la escena del crimen, el tiroteo fue grabado en audio, mientras el resto de los eventos se recogió en filmación cinematográfica.

El cuerpo de Kennedy estuvo en exhibición en la Catedral de San Patricio de Nueva York por espacio de dos días hasta el sábado 8 de junio, en que se le rindió la misa funeral. Su cuerpo fue enterrado cerca de su hermano John en el Cementerio Nacional de Arlington. Su muerte motivó que a partir de entonces el Servicio Secreto se hiciera cargo de la protección de los candidatos presidenciales.

Como ocurriera con la muerte de su hermano, el asesinato de Robert Kennedy y las circunstancias en torno a ello han desatado una gran variedad de teorías conspirativas, particularmente en relación a la existencia de un segundo ejecutor.

Antecedentes

Kennedy había sido nombrado Fiscal General de los Estados Unidos en enero de 1961, y permaneció en dicho cargo hasta el 3 de septiembre de 1964, cuando renunciara para postularse como senador de los Estados Unidos. El 3 de enero de 1965, asumió su curul en el Senado.

Las elecciones presidenciales de 1968 estuvieron marcadas por un clima de inquietud popular al final del mandato del entonces presidente Lyndon Johnson. Se habían desatado alborotos en las ciudades más importantes a pesar del intento de Johnson de introducir legislación antipobreza y antidiscriminación, a la par que era significativa la oposición a la guerra librada en Vietnam. El asesinato de Martin Luther King, Jr. en abril de 1968 condujo a más revueltas en 100 ciudades.

Kennedy entró a la carrera por la nominación a la presidencia representando al Partido Demócrata el 16 de marzo de 1968, cuatro días después de que el senador Eugene McCarthy recibiera un amplio porcentaje de votos en las primarias de Nuevo Hampshire contra el presidente en funciones (42 % contra 49 % de Johnson). Dos semanas más tarde, un Johnson desmoralizado anunciaba que no emprendería una carrera por la reelección.

Un mes después, el vicepresidente Hubert Humphrey manifestó sus intenciones de postularse para la presidencia. Pese a no haber participado en las primarias Humphrey obtuvo el apoyo de muchos delegados del Partido Demócrata. Luego de las primarias de California, Kennedy marchaba en segundo lugar con 393, mientras que Humphrey contaba con 561 delegados.

Asesinato

Cuatro horas después de las votaciones en California, Kennedy proclamaba su victoria en las primarias demócratas. Aproximadamente a las 12:15 a.m. del 5 de junio de 1968, se dirigió a sus seguidores en el Salón de los Embajadores del Hotel Ambassador, sito en el distrito Mil-Wilshire de Los Ángeles.

El personal de seguridad del senador estaba compuesto únicamente por el agente retirado del FBI William Barry acompañado por dos guardaespaldas no oficiales, ambos ex atletas profesionales. Durante la campaña, Kennedy solía acercarse al público, y las personas intentaban tocarle con frecuencia.

Kennedy tenía planeado caminar a través del salón cuando hubiera acabado su discurso, para dirigirse a otra congregación de seguidores que se hallaban en otro sitio del hotel. Sin embargo, urgidos por la cercanía de los términos electorales, los reporteros exigían una conferencia de prensa.

El asistente Fred Dutton decidió entonces obviar la segunda reunión para ir a la conferencia de prensa, debiendo transitar a través de la cocina del hotel y el área de la despensa situada detrás del salón para llegar al área donde aguardaba la prensa.

Kennedy finalizó su discurso y comenzó su salida prevista hasta entonces, cuando William Barry le detuvo y le comunicó: «No, ha sido reajustado. Vamos por esta vía». Barry y Dutty comenzaron a despejar el camino para que Kennedy pudiera ir por la izquierda a través de puertas de vaivén hasta la cocina, pero Kennedy, atrapado por la multitud optó por seguir al maître d’ Karl Uecker a través de una salida trasera.

Uecker guio a Kennedy a través del área de la cocina, sosteniendo su mano derecha, pero soltándole a menudo pues el senador estrechaba las manos de las personas que encontraba en el camino. Uecker y Kennedy bajaron por un pasadizo que se hacía estrecho por la presencia de una máquina de hielo ubicada en la pared derecha y una mesa de vapor en la izquierda. Kennedy giró a su izquierda y estrechó la mano de Juan Romero mientras Sirhan se bajó de un portabandejas junto a la máquina de hielo, pasando apresuradamente a Uecker, y comenzó a disparar un arma que posteriormente se identificaría como un revólver calibre 22 Iver-Johnson Cadet.

Una vez que Kennedy cayó al suelo, el encargado de la seguridad Bill Barry golpeó a Sirhan dos veces en el rostro, mientras el maître de Uecker, Edward Minasian, el escritor George Plimpton, el decatlonista medallista de oro olímpico Rafer Johnson y el jugador de fútbol americano Rosey Grier de conjunto inmovilizaban y desarmaban a Sirhan. Sin embargo éste logró liberarse y tomó nuevamente el revólver, cuyas balas había disparado en su totalidad.

Barry se dirigió a Kennedy y colocó su chaqueta bajo la cabeza del candidato; posteriormente rememoraría: «Supe inmediatamente que era un calibre 22 pequeño, por tanto esperaba que no fuera tan grave, pero entonces me percaté del agujero de bala en la cabeza del senador, y supe». Reporteros y fotógrafos llegaron intempestivamente al lugar, por ambas vías de acceso, contribuyendo al caos.

Mientras el cuerpo de Kennedy aún yacía en el suelo Juan Romero le sostuvo la cabeza y colocó un rosario en su mano. Kennedy le interpeló: «¿Están todos bien, verdad?» y Romero respondió: «Sí, sí, todo va a salir bien». Capturado por el fotógrafo de la revista Life Bill Eppridge y Boris Yaro de Los Angeles Times, este momento se convertiría en la imagen más famosa del suceso.

Ethel Kennedy estaba parada fuera del círculo de personas en la escena, procurando ayuda. Pronto fue conducida al lado de su esposo y se arrodilló a su lado. El volteó la cabeza y dio muestras de reconocerla. Minutos más tarde arribaron los paramédicos y pusieron el cuerpo del senador en una camilla, lo que provocó que él exclamara «¡No, no!». Poco después perdería la conciencia.

Fue conducido al Central Receiving Hospital, distante a una milla, llegando en estado preagónico. Un doctor le abofeteó en la mejilla, llamándole por su nombre, mientras otro le masajeaba el corazón. De esta forma consiguieron recobrar los latidos cardíacos, y uno de los doctores le alcanzó un estetoscopio a Ethel para que escuchara los latidos, para su tranquilidad.

Treinta minutos más tarde Kennedy fue transferido al Hospital The Good Samaritan para practicarle cirugía, la cual comenzó a las 3:12 a.m. del miércoles y se extendió por tres horas y cuarenta minutos. Diez horas y media más tarde, a las 5:30 p.m. del miércoles, el portavoz Frank Mankiewicz anunció que los doctores que atendían el caso estaban «preocupados por la continúa falta de mejoría», permaneciendo su condición «extremadamente crítica para la vida».

Kennedy había recibido tres disparos. Una bala, disparada a una distancia de una pulgada (2,54 cm) penetró por detrás de su oreja izquierda, dispersando fragmentos en su cerebro. Las otras dos penetraron por la parte trasera de su axila derecha; una salió por el pecho y la otra se alojó en la parte trasera del cuello. A pesar de la extensa neurocirugía practicada en el Good Samaritan Hospital para extraer la bala y fragmentos de hueso del cerebro, Kennedy murió a la 1:44 a.m. del 6 de junio, casi 26 horas después de ser baleado.

Otras cinco personas recibieron heridas: William Weisel de ABC News, Paul Schrade del sindicato United Auto Workers, la activista del Partido Demócrata Elizabeth Evans, Ira Goldstein de Continental News Service y el voluntario de la campaña Irwin Stroll. Aunque no fue herida físicamente, la cantante Rosemary Clooney sufrió un colapso nervioso poco después, con motivo de haber presenciado el tiroteo en la despensa.

Perpetrador

Sirhan Sirhan era un acérrimo antisionista. Un diario suyo encontrado en su domicilio durante un registro rezaba «Mi determinación de eliminar a RFK se torna cada vez más en una obsesión inamovible. RFK debe morir. RFK debe ser aniquilado. Robert F. Kennedy debe ser asesinado… Robert F. Kennedy tiene que ser asesinado antes del 5 de junio de 1968». Se ha sugerido que el día del asesinato es significativo, pues corresponde con el aniversario primero del primer día de la Guerra de los Seis Días entre Israel y sus vecinos árabes.

Cuando Sirhan fue apresado por la policía, encontraron en su bolsillo un artículo periodístico que versaba sobre el apoyo de Kennedy a Israel y, en el juicio, Sirhan testificó que comenzó a odiar a Kennedy luego de leer dicho escrito. Esta pretendida interpretación de su móvil ha sido sin embargo criticada duramente por considerarse una simplificación que no toma en cuenta los profundos conflictos psicológicos de Sirhan.

Durante el juicio, los abogados defensores intentaron basar sus argumentos en demostrar una capacidad de discernimiento disminuida de su defendido, mientras éste intentó confesar su culpa y se consideró a sí mismo responsable en varias ocasiones. Sirhan testificó que había asesinado a Kennedy «con veinte años de premeditación», a pesar de haber afirmado desde su detención que no recordaba los hechos. El juez no aceptó esta confesión y fue desestimada posteriormente.

Sirhan fue declarado culpable el 17 de abril de 1969 y seis días después fue sentenciado a muerte. Posteriormente (1972), la sentencia fue conmutada por privación perpetua de libertad, luego de que la Corte Suprema de California, basada en el caso California v. Anderson, invalidara todas las penas de muertes pendientes que fueran impuestas antes de 1972.

En 2006 a Sirhan le fue negada la libertad condicional por trigésima ocasión y actualmente se encuentra confinado en la Prisión Estatal de California, en Corcoran.

Cobertura mediática

Al momento del tiroteo, ABC News estaba cerrando su cobertura electoral, en tanto la transmisión de CBS ya había finalizado. No fue hasta pasados veintiún minutos de los disparos que comenzó la cobertura de CBS. Los reporteros presentes para cubrir la victoria de Kennedy en las primarias se amontonaron en la cocina donde fuera tiroteado éste y los sucesivos acontecimientos fueron capturados únicamente en audio y con cámaras que no tenían capacidad para transmitir en vivo.

ABC consiguió emitir escaso material grabado en la cocina una vez que Kennedy fuera conducido fuera del lugar, pero a diferencia de CBS y NBC todo el metraje conseguido estaba en blanco y negro. CBS y NBC realizaron filmaciones en colores de lo acontecido con posterioridad al tiroteo en la cocina, pero no pudo ser transmitido hasta su revelado, dos horas más tarde.

El periodista Andrew West de KRKD de Mutual Broadcasting System, capturó en formato sonoro los sucesos después del tiroteo, pero no éste. Usando una grabadora de cinta y un micrófono incorporado obtuvo evidencia de la lucha con Sirhan en la cocina, y se escuchan sus gritos a Rafer Johnson: «Toma el arma, Rafer, toma el arma» y a los otros: «¡Sujétenle el pulgar [a Sirhan] y rómpanselo si es necesario! Tómale el pulgar».

En el transcurso de la siguiente semana, NBC dedicó 55 horas de emisión al tiroteo y sucesos posteriores; ABC 43 horas y CBS 42, teniendo en común que las telemisoras prescindieron de sus espacios habituales y de publicidad para dedicar mayor tiempo de cobertura a la historia.

Teorías alternativas

Como sucediera con el asesinato del hermano de Robert, el presidente John F. Kennedy en 1963, la muerte del senador ha sido objeto de variados análisis. Personas involucradas en los eventos y algunos investigadores han brindado teorías alternativas para explicar el crimen, o sostienen la existencia de irregularidades en el caso.

Involucramiento de la CIA

En noviembre de 2006, el programa Newsnight de BBC presentó una investigación del cineasta Shane O’Sullivan en la que éste denuncia que había oficiales de la CIA presentes en la noche del crimen. Tres de los hombres que aparecen en imágenes de video y en fotografías de esa noche han sido identificados por excolegas y asociados como oficiales superiores retirados que habrían trabajado juntos en 1963 en JMWAVE, la mayor estación de la CIA anti-Castro basada en Miami. Se trata del jefe de operaciones de JMWAVE, David Morales, el jefe de operaciones marítimas Gordon Campbell y el jefe de operaciones de guerra psicológica George Joannides.

En el programa se presentó una entrevista con el exabogado de Morales, Robert Walton, que cita las palabras de su representado: «Estuve en Dallas cuando acabamos con el hijo de perra y estuve en Los Ángeles cuando acabamos con el bastardito». O’Sullivan refiere que la CIA declinó hacer comentarios sobre los oficiales en cuestión. Se dice también que era notorio el enojo de Morales contra los Kennedy por considerar que estos habían incurrido en traición en su actuar respecto a los hechos de Bahía de Cochinos.

Luego de otras investigaciones, O’Sullivan produjo el documental RFK debe morir. Sin embargo, la película arroja dudas acerca de las identificaciones previas y en última instancia revela que el hombre que hasta entonces se identificara como Gordon Campbell era en efecto Michael D. Roman, un empleado ya deceso de Bulova Watch Company, que se encontraba en el hotel Ambassador por una convención de la compañía.

Segundo pistolero

La localización de las heridas de Kennedy sugieren que el atacante estaba parado a sus espaldas, pero algunos testigos declaran que Sirhan estaba de frente al oeste mientras Kennedy caminaba por el pantry, en dirección este. Esto ha conducido a sugerir que un segundo pistolero llevó a cabo el disparo mortal, según testimonio del forense Thomas Noguchi.

Otros testigos, sin embargo, manifiestan que cuando Sirhan se aproximaba, Kennedy estaba volteado a su izquierda, estrechando las manos de los presentes, de frente al norte y con su flanco derecho expuesto. En 2008, el testigo ocular John Pilger afirmó su impresión de que debió de haber un segundo pistolero. Durante una nueva revisión del caso en 1975, la Corte Suprema ordenó una investigación tendente a verificar la posibilidad del uso de una segunda arma, pero los expertos concluyeron que no había evidencia o ésta era muy pobre para corroborar dicha teoría.

En 2008, análisis realizados a las grabaciones sonoras efectuadas por el reportero independiente Stanislaw Pruszynski apuntaban a la idea, según testimonio del experto forense Philip van Praag, de que se habían hecho trece disparos, a pesar de que el arma utilizada por Sirhan solamente contenía ocho municiones. Si bien esta apreciación es un indicativo de la presencia de un segundo pistolero, análisis hechos por otros investigadores a esta grabación indican la audición de solo ocho disparos.

Repercusión y legado – Memorial

Luego de la necropsia efectuada el 6 de junio, el cuerpo de Kennedy fue trasladado a la ciudad de Nueva York, donde fue expuesto en la catedral de San Patricio hasta el día 8 de junio en que se le rindió una misa fúnebre.

Su hermano, el senador Ted Kennedy, ensalzó con estas palabras la obra de Robert Kennedy: «Mi hermano no requiere ser idealizado ni agrandado en su muerte más allá de lo que fuera en vida, ha de ser recordado simplemente como un hombre bueno y decente, que visualizaba lo mal hecho e intentaba enmendarlo, que veía sufrimiento e intentaba curarlo, que veía la guerra e intentaba detenerla».

Luego del funeral, su cuerpo fue trasladado en tren a Washington D.C. y a lo largo del camino miles de dolientes le rendían respeto en andenes y estaciones. Fue enterrado cerca de la tumba de su hermano John, en el Cementerio Nacional de Arlington, en lo que ha sido el único entierro nocturno en la historia.

A consecuencia del asesinato, el Congreso modificó el cometido del Servicio Secreto, incluyendo la protección de los candidatos presidenciales. Los restantes candidatos en pugna recibieron inmediata protección amparado en una orden ejecutiva de Lyndon Johnson.

Elección de 1968

Al momento de su deceso, Kennedy se hallaba significativamente por detrás de Humphrey en cuanto al apoyo de delegados se refiere, pero aún en esas circunstancias muchos estiman que quizás hubiera podido lograr su nominación luego de su victoria en las primarias de California.

Solo trece estados acogieron elecciones primarias ese año, situación que suponía que la mayoría de los delegados a la convención Demócrata podían escoger un candidato basados en su preferencia personal.

El historiador Michael M. Schlesinger, Jr. y otros han sostenido que el atractivo y carisma de Kennedy hubieran sido suficientes para que consiguiera su nominación en la convención. El historiador Michael Beschloss y el columnista político del New York Times Tom Wicker consideran, por su parte que Kennedy no habría conseguido su nominación.

Luego de una turbulenta Convención Nacional en Chicago, Humphrey quedó sumamente relegado en los sondeos pero al final logró ganar terreno. Finalmente perdió las elecciones ante Nixon por un estrecho margen.


Robert Kennedy, ¿también víctima de un complot?

Gabriel Molina

29 de enero de 2007

LA BBC de Londres y el diario The Guardian dieron a conocer sensacionales filmaciones y fotografías en las que aparecen tres altos oficiales operativos de la CIA en el hotel Ambassador de Los Angeles, donde fue asesinado en 1968 el entonces candidato a presidente.

El ex Fiscal General había acabado de ganar la candidatura del Partido Demócrata aquel 5 de junio, algunos meses antes de la elección que, según los cálculos, lo llevarían a la presidencia de Estados Unidos.

Los altos oficiales ocuparon cargos de responsabilidad en las gigantescas operaciones secretas contra Cuba durante los años 60 desde la Estación JM Wave, situada en Miami, la mayor de la Agencia en esa época. Los identificados son Gordon Campbell, que se desempeñaba en aquella cruzada como jefe de Operaciones Marítimas; George Joannides, jefe de Operaciones de Guerra Psicológica, y David Sánchez Morales, jefe de Operaciones Especiales.

El informe dado a conocer es el resultado de tres años de investigaciones realizadas por el cineasta Shane O’Sullivan, las cuales revelan que esos altos oficiales estuvieron asignados en 1963 a la guerra secreta contra el Gobierno de Fidel Castro, uno de cuyos objetivos era asesinar al líder cubano.

Las evidencias han hecho volver a poner en la actualidad al grupo CIA-mafia y gangsters de origen cubano que, según la investigación del Comité del Congreso de Estados Unidos, pudo también haber estado implicado en el magnicidio de Dallas.

El reporte de Shane O’Sullivan, transmitido el lunes 20 último en BBC Newsnight, revela que los operativos y cuatro asociados, aun no identificados, estaban en el Hotel Ambassador, momentos antes y después del atentado. Esa presencia es sospechosa porque “la CIA no tiene jurisdicción doméstica y algunos de los oficiales estaban basados en el Sudeste de Asia y no tenían razón de estar en Los Angeles”.

Kennedy había acabado de ganar las primarias de California con un programa contra la guerra en Vietnam y ya estaba asegurado para retar a Richard Nixon en los comicios presidenciales, cuando fue asesinado. El supuesto autor del crimen, el palestino Sirhan Sirhan, fue arrestado, con un arma en la mano, en la cocina-pantry donde ocurrió el hecho. En el proceso, psiquiatras aportados por la defensa convinieron en que Sirhan, de 24 años de edad, estaba en trance en aquel momento y pudo haberse hallado en estado de hipnosis. Una libreta de notas con la frase “RFK debe morir”, que se halló en poder de Sirhan, pudo también haber sido escrita en el mismo estado hipnótico.

El doctor Herbert Spiegel, una autoridad mundial en hipnosis de la Universidad de Columbia, cree que Sirhan pudo haber sido programado para actuar como un señuelo del real asesino.

En los interrogatorios, Sirhan dijo recordar que una muchacha lo llevó a un lugar muy oscuro, donde una pandilla lo choqueó. Agregó que no recuerda haber disparado a Kennedy.

En diciembre de 1998 su abogado, Lawrence Teeter, reclamó un nuevo juicio para Sirhan que fundamentó en distintas evidencias. Una de ellas fue la autopsia, retenida por la Fiscalía durante el juicio, la cual muestra que el tiro fatal vino desde detrás del Senador y disparado al manos a sólo una pulgada de distancia y lo máximo a 3 pulgadas. Sirhan estaba cara a cara con Kennedy y el arma en su mano a una distancia entre 1,5 a 5 pies del ya candidato favorito para las elecciones de la presidencia. Posteriores investigaciones arrojan que había más huecos de bala en el marco de una puerta en la escena del crimen, que los tiros disparados por el arma de Sirhan, lo cual da pie a la sospecha de que hubo más de un tirador. El marco en cuestión fue destruido como lo fue una segunda arma que se ocupó por la policía de Los Angeles. Se alegó que hubo una orden judicial, pero la Defensa no tuvo noticias del hecho.

Además, un guardia de seguridad nada simpatizante de Kennedy admitió que se encontraba de pie en contacto directo con la espalda del Senador y que se agachó cuando sonaron los tiros y extrajo su revolver. Un testigo ignorado por la policía —dijo el letrado— declaró que vio disparar al guardia. Nunca se examinó su arma, a pesar de que la autopsia reveló también cómo “las perforaciones en el cuerpo describen un ángulo hacia arriba, como si hubiera sido disparada desde abajo”. En aquel mismo instante, el fotógrafo Jaime Scott Enyert fue bruscamente acometido y arrestado a punta de pistolas. Su cámara con las fotos fue incautada.

El más importante de los oficiales de las fotos y videos identificado por algunos testigos, es Morales, un consuetudinario bebedor, quien dijo en una ocasión a sus íntimos amigos: “Yo estaba en Dallas cuando cogimos al hijo de perra y yo estaba en Los Angeles cuando cogimos al pequeño bastardo”.

Morales es descrito por Tom Clines, también jefe en la JM Wave, como una leyenda en casi todas las operaciones encubiertas de la CIA, siempre ligado a los actores principales de ese grupo del trabajo sucio, en particular Ted Shackley, quien fue Subdirector de George Bush, padre, para operaciones Especiales en la CIA cuando George Bush, padre, era director y David Atlee Phillips, jefe de las operaciones contra Fidel Castro y contra Salvador Allende. El siniestro grupo ya estaba formado en 1954 para ejecutar el derrocamiento de Jacobo Arbenz. Morales estuvo en Cuba con Philips entre 1958 y 60, donde apoyó a Batista y combatió a Fidel Castro. Participó asimismo en el golpe de Estado de Chile en 1973. En Santiago ayudó a Pinochet en su campaña para derrocar al presidente Allende, y después en la feroz represión.

Además del liderazgo en la Estación JM Wave que organizó la invasión por la llamada Bahía de Chinos, según el oficial CIA, Tom Clines, Morales participó con Félix Rodríguez en la persecución y asesinato de Che Guevara y en la Operación Cóndor, donde estuvo envuelto en importantes asesinatos.

El investigador Gaeton Fonzi reveló que Morales pudo haber sido el hombre de aspecto latino que fue visto con Lee Harvey Oswald en la casa de Silvia Odio en New Orleans, de acuerdo al testimonio del ex agente CIA Paul Bethel, quien trabajaba para Philips. Fonzi y otros investigadores involucran también en el magnicidio a Carl E. Jenkins, Chichi Quintero, William Pawley, Roy Hargraves, Edwin Collins, Herminio Díaz, Tony Cuesta, Eugenio Martínez, Virgilio González y. Felipe Vidal Santiago, Luis Posada Carriles y Orlando Bosch.

O’Sullivan pudo identificar a Morales a partir de una foto de éste personaje, tomada en Cuba en 1959.

Uno de los oficiales CIA de JM Wave, Bradley D. Ayers, identificó en la filmación a Sánchez Morales, Campbell y Joannides y denunció en una carta en 1994 que ellos tres y muchos de la JM Wave tuvieron “íntimo conocimiento operacional con las circunstancias que rodearon el asesinato del presidente Kennedy”. Citó además a Theodore Shackley, Félix Rodríguez, Thomas Clines, Grayston Lynch, Rip Robertson, Edward Roderick y Tony Sforza.

Morales, quien temía un ataque contra su vida por parte “de su propia gente”, murió de un sospechoso ataque al corazón, días antes de testificar ante la Comisión Selecta de la Cámara de Representantes que investigaba el asesinato del presidente Kennedy. También ingresaron en la larguísima lista de muertos en misteriosas circunstancias de este proceso, el capo mafioso Sam Giancana, John Rosselli, Rip Robertson y el empresario y agente William Pawley, antes o después de declarar, citados por la Comisión.

Paul Schrade, quien caminaba detrás de Robert F. Kennedy cuando fue asesinado, cree que las frescas evidencias son importantes y deben ser investigadas.

“Me parece muy extraño que estuviesen presentes esos personajes en una celebración de Robert. ¿Por qué estaban allí, qué hacían?, expresó Schrade al ser interrogado el propio día 20 sobre las revelaciones, cuando se encontraba con Max, un hijo de Robert Kennedy, en el edificio del antiguo Hotel Ambassador. En esta fecha se recordaba el 81 cumpleaños del asesinado candidato, visitando ambos las obras del proyecto para convertir el hotel en una escuela secundaria.

Aún están sin desclasificar documentos claves de la CIA que según la investigación de los congresistas en 1978, demostrarían la teoría de la conspiración que acabó con la vida del presidente Kennedy. Ahora las evidencias apuntan también en el caso de Robert hacia los mismos sospechosos, 43 años después del magnicidio. Ellas corroboran que aquello fue un verdadero Golpe de Estado, cuyos autores aún son protegidos.

A pesar, o tal vez a causa precisamente de la particular miopía que ostenta el presidente Bush sobre el terrorismo.


Robert F. Kennedy

Wikipedia

Robert Francis “Bobby” Kennedy (Brookline, Massachussets, 20 de noviembre de 1925 – Los Ángeles, California, 6 de junio de 1968), también conocido como RFK, fue Fiscal General de los Estados Unidos desde 1961 hasta 1964.

Era uno de los hermanos menores del Presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy y uno de sus consejeros de mayor confianza. Trabajó estrechamente junto a su hermano durante la Crisis de los misiles en Cuba. Su contribución con el Movimiento Afro-Estadounidense por los Derechos Civiles es considerado como su mayor legado.

Tras el asesinato de su hermano a finales de 1963, Kennedy se mantuvo en el cargo de Fiscal General durante nueve meses junto al Presidente Johnson. Renunció en septiembre de 1964 y fue elegido senador por el estado de Nueva York en noviembre. Puso fin a su relación con Johnson debido a sus discrepancias en la Guerra de Vietnam, entre otros temas.

Después de que Eugene McCarthy estuvo a punto de derrotar a Lyndon Johnson en las primarias de Nuevo Hampshire de 1968, Kennedy anunció su propia campaña para la presidencia en una batalla por el control del Partido Demócrata. Kennedy venció a McCarthy en la elección primaria de California pero fue asesinado momentos después de realizar su discurso de victoria a la madrugada del 5 de junio de 1968, falleciendo el 6 de junio. El 9 de junio, el Presidente Johnson declaró un día nacional oficial de luto en honor a Robert Kennedy.

Primeros Años

Robert Kennedy, nacido el 20 de noviembre de 1925, fue el séptimo hijo de Joseph P. Kennedy y Rose Fitzgerald Kennedy. Al cumplir 18 años de edad, se alista a la Armada de los Estados Unidos que estaba participando en la Segunda Guerra Mundial, en la cual ya tomaron parte sus hermanos mayores, Joseph Patrick Jr. y John F. en 1943. En plena guerra, se entera con mucho pesar de la muerte de su hermano mayor, Joseph Patrick Jr.

Asistió y se graduó en la Universidad Harvard en 1948, después de haber servido durante poco tiempo en la Armada. Recibió su título en derecho por la facultad de derecho de la Universidad de Virginia en 1951. Posteriormente se encargó de asesorar (con bastante éxito) a su hermano John para el inicio de su campaña al Senado en 1952.

Trabajando con JFK

Antes de que el presidente Kennedy designara a su hermano como Fiscal General de los Estados Unidos, trabajó en el USS Joseph P. Kennedy, Jr. un barco que llevaba el nombre de uno de sus hermanos, Joseph P. Kennedy, Jr., y en donde sirvió poco tiempo.

Durante la administración Kennedy, “Bobby” fue asesor del presidente. Uno de los problemas a los que tuvo que enfrentarse fue la Invasión de Bahía de Cochinos en Cuba en 1961, así como la Crisis de los misiles en Cuba 18 meses más tarde. También se enfrentó con la escalada militar en Vietnam y con los movimientos en defensa de los derechos civiles.

Kennedy es recordado sobre todo por sus trabajos en los derechos civiles; cabe mencionar la integración de la Universidad de Mississippi. Tras el asesinato del presidente Kennedy en 1963, Robert permaneció como fiscal general aunque sus relaciones con el presidente Lyndon Johnson eran particularmente frías.

Senador por Nueva York

Tras la muerte de JFK, Robert pensó que podía obtener la vicepresidencia en el gobierno de Johnson. Sin embargo, después de que Johnson le confirmara que no contaba con él para el cargo, abandonó el gabinete del presidente. Inició la campaña para conseguir un asiento en el Senado como representante por Nueva York. Fue elegido en noviembre de 1964, derrotando a su oponente republicano, Kenneth Keating.

Durante los tres años y medio que ejerció como senador, Kennedy visitó Sudáfrica, país en el que aún existía el apartheid, visitó también el delta del Misisipi como representante del senado para ayudar a los hambrientos e hizo un llamado para detener la escalada en la Guerra de Vietnam.

Candidatura a la presidencia y asesinato

En un principio, Kennedy negó las especulaciones que afirmaban que iba a intentar ser el candidato demócrata a las elecciones a la presidencia de 1968, enfrentándose a su compañero de partido, el presidente Johnson. Johnson obtuvo una victoria débil en las primarias de Nuevo Hampshire contra el senador Eugene McCarthy, un candidato anti-guerra; poco después, Kennedy anunció su candidatura el 16 de marzo. Dos semanas después, Johnson declaró en una intervención televisada que no iba a presentarse a la reelección.

El 4 de abril, durante una parada electoral en Indianápolis, Kennedy conoció la noticia del asesinato de Martin Luther King. Kennedy realizó un discurso en el que llamó a la reconciliación entre razas. En los días que siguieron al asesinato de King, cientos de personas resultaron heridas y 43 asesinadas en las revueltas que se produjeron en todos los Estados Unidos; el único punto en el que no se produjo ningún altercado fue Indianápolis.

Robert Kennedy ganó las primarias en Indiana y Nebraska pero perdió en Oregón. El 4 de junio de 1968, se apuntó la mayor victoria en su carrera hacia la nominación demócrata al ganar las primarias en Dakota del Sur y California. Después de la medianoche, Kennedy realizó un discurso de agradecimiento a sus electores en el Hotel Ambassador de Los Ángeles.

Mientras se dirigía por un pasillo lleno de gente hacia las cocinas del hotel, Sirhan Bishara Sirhan, un hombre de 24 años residente en Los Ángeles y con ascendencia palestina, apareció disparando con un revólver del calibre 22 contra la multitud que llenaba el pasillo. Diversas personas resultaron heridas, entre ellas el senador Kennedy al que disparó a quemarropa. Sirhan confesó su crimen por ser contrario al apoyo político a Israel del senador y se le condenó a cadena perpetua.

Robert Kennedy falleció a primera hora de la mañana del día 6 de junio de 1968 a los 42 años en el Hospital El Buen Samaritano de Los Ángeles.

La familia Kennedy, presidida por su hermano Edward Kennedy organizó los funerales en la Catedral de San Patricio, en Nueva York.

El presidente Johnson declaró día oficial de luto nacional en homenaje al senador el 9 de junio de 1968, lo cual es muy irónico ya que el propio mandatario no lo quería realmente, además de no soportar ver el carisma y popularidad que tenía Robert por encima de él en esos años. Está enterrado cerca de su hermano John en el Cementerio de Arlington.

Un año después de su asesinato, el Estadio de Washington, D.C. se rebautizó con el nombre de Robert F. Kennedy Memorial Stadium, también conocido como el RFK Memorial Stadium en su homenaje al ex Fiscal de la Nación y ex Senador, conocido por su afición al deporte.

El 20 de noviembre de 2001, fecha en que Robert Kennedy habría cumplido 76 años, el edifico central del Departamento de Justicia en Washington, D.C. fue rebautizado con el nombre de Edificio del Departamento de Justicia Robert F. Kennedy (Robert F. Kennedy Department of Justice Building) por el presidente George W. Bush y el secretario de Justicia John Ashcroft.

El Hotel Ambassador de Los Ángeles, escenario del asesinato de RFK abandonó el negocio en 1989 y hace poco tiempo se demolió totalmente el edificio en que funcionó durante 84 años, para construir sobre este lugar una nueva escuela secundaria. Cerca del desaparecido hotel hay una avenida que se llama Robert F. Kennedy Avenue, en honor al senador de Nueva York.

Familia

En 1950 Robert contrajo matrimonio con Ethel Skakel, con quien tendría 11 hijos:

1.Kathleen Hartington (b.1951)
2.Joseph Patrick II (b.1952)
3.Robert Francis, Jr. (b.1954)
4.David Anthony (1955–1984)
5.Mary Courtney (b.1956)
6.Michael LeMoyne (1958–1997)
7.Mary Kerry (b.1959)
8.Christopher George (b.1963)
9.Matthew Maxwell Taylor (b.1965)
10.Douglas Harriman (b.1967)
11.Rory Elizabeth Katherine (b.1968)

Su última hija, Rory, nacería meses después del asesinato de su padre.

Kennedy era propietario de una casa en el Kennedy Compound ubicado en Hyannis Port, Massachusetts en Cape Cod, pero residía principalmente en su casa en Virginia, conocida como Hickory Hill, ubicada a las afueras de Washington, D.C. Su viuda, Ethel, y sus hijos continuaron viviendo en Hickory Hill después de su muerte en 1968. Actualmente Ethel Kennedy reside en la casa de vacaciones de la familia ubicada en Hyannis Port.

Robert Kennedy tuvo una relación cercana con Marilyn Monroe, después de que John F. Kennedy diera terminado el affaire con la actriz a principios de los 60. Es mencionado en muchas investigaciones como uno de los implicados en el deceso de esta, el 5 de agosto de 1962.

Actitudes

A pesar de que su padre, Joseph Kennedy, tenía depositadas sus ambiciones políticas en sus hermanos mayores, Joe y John, Robert mantuvo el código familiar sobre lealtad personal lo cual parecía ser la máxima de la familia Kennedy. Tanto su padre como sus hermanos admiraban su competitividad, mientras que su concepto de lealtad hacía que se sintieran cómodos en su compañía. Siendo un niño tímido, Robert usualmente era objeto del temperamento dominante de su padre. Era muy cercano a su madre.

Fe religiosa

Las actitudes políticas y personales de Kennedy se centraban en devoción católica, la que heredó de su familia. Durante su vida Robert hizo referencias a su religión y a cómo esta influía en todas las áreas de su vida, y cómo le entregó fuerzas para volver al terreno político luego del asesinato de su hermano John. Su fe no era del todo ortodoxa, sino radical – considerado por algunos como el primer político estadounidense de fe católica radical exitoso en la historia de su país.

 


VÍDEO: CANAL HISTORIA – EL ASESINATO DE ROBERT F. KENNEDY


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR