El asesinato de Huey Long

Atrás Nueva búsqueda
Asesinato de Huey Long

The Kingfish

  • Clasificación: Asesinato
  • Número de víctimas: 1
  • Periodo de actividad: 10 de septiembre de 1935
  • Fecha de nacimiento: 30 de agosto de 1893
  • Perfil de las víctimas: Huey Pierce Long Jr., de 42 años, senador de Estados Unidos
  • Método de matar: Arma de fuego
  • Localización: Baton Rouge, Estados Unidos (Luisiana)
  • Estado: El asesino, Carl Austin Weiss, Sr., recibió 62 disparos de los guardaespaldas de Huey Long
Leer más

El asesinato de Huey Long

Última actualización: 10 de enero de 2016

Huey Pierce Long, Jr. (30 de agosto de 1893 – 10 de septiembre de 1935), apodado el Pez Rey (The Kingfish en inglés), fue un político estadounidense del estado de Luisiana. Fue miembro del partido demócrata y es conocido por su políticas populistas y radicales. Sirvió como gobernador de Luisiana desde 1928 a 1932 y como senador de este mismo estado de 1932 a 1935.

Inicios

Nacido en una familia de terratenientes de clase media, en su juventud Long careció de dinero para costearse sus estudios, por lo cual empezó a trabajar desde muy joven como vendedor y dependiente de tienda.

Tras ganar cierta cantidad de dinero en actividades de pequeño comercio, Long estudió leyes en la Universidad de Oklahoma y luego en la Universidad de Tulane, graduándose en 1921. Cuando inició su práctica como abogado en Baton Rouge ganó fama como defensor de campesinos pobres y obreros, formando una red de contactos que posteriormente le ayudó a ingresar en la política local.

Gobernador de Luisiana

Apoyado en el Partido Demócrata, postuló en las elecciones internas de dicho partido para aspirar a la gobernación de Luisiana en 1928, para lo cual aprovechó su red de contactos entre sindicatos y asociaciones campesinas para romper el monopolio político detentado por antiguas familias de ricos terratenientes de Luisiana.

Las promesas populistas de Long atrajeron a grandes masas de campesinos pobres que antes habían dejado de participar en las elecciones, y a quienes Long logró registrar como votantes.

Tras vencer en las elecciones estatales de Louisiana de 1928 con una amplia mayoría de votos, Long se lanzó a un vasto programa de obras públicas, utilizando fondos estatales y del gobierno federal y enfrentado a la oposición de las familias más adineradas del Estado.

En tanto éstas perdían aceleradamente su influencia política y su ascendiente sobre las masas mientras Huey Long acaparaba la popularidad entre los votantes más empobrecidos. Aunque acusado de populista y autoritario por sus tácticas para acumular poder, Long construyó la mayor cantidad de carreteras, caminos, puentes y obras públicas similares que habían existido hasta entonces en Luisiana, asegurándose la adhesión de la mayoría de votantes.

En paralelo, Long se enfrentaba a las grandes empresas establecidas en Luisiana para aumentar la carga tributaria sobre ellas, reclamando que los negocios más ricos deberían pagar la mayor cantidad de tributos al gobierno estatal, invocando el lema «Cada hombre es un rey, pero ninguno tiene corona».

Durante este periodo las ideas de Long se basaban en atacar a los propietarios de las mayores fortunas de su Estado, tachando a los ricos de «parásitos» y acusando al «capital de Wall Street» de causar todos los males sufridos por la población rural de Luisiana durante la Gran Depresión.

Al mismo tiempo, Long promovía la entrega de ayuda en alimentos y dinero a familias pobres, pero debido a su conservadurismo social se negaba a apoyar huelgas y sindicatos, a quienes acusaba de destruir el individualismo que, para Long, era una de las «virtudes nacionales», al extremo de hostilizar e intimidar a los sindicalistas que trataban de realizar sus actividades en Luisiana.

Long también condujo una extensiva «purga» de funcionarios estatales para asegurar puestos políticos claves a sus subordinados, exigiendo que éstos a su vez aportaran dinero de sus salarios para los «fondos políticos» propios de Long, sumas que luego éste usaría para enfrentarse a sus rivales.

En 1931 Long concibió el proyecto de presentarse como candidato al Senado de Estados Unidos representando a Luisiana, y en efecto Long postuló a las elecciones de ese año.

Gracias a su enorme popularidad en Luisiana, Long ganó pero se enfrentó a sus enemigos que cuestionaban su plan de asumir el rol de senador sin renunciar antes a su cargo de gobernador. Si bien el inicio de la legislatura en el Senado empezaba el 4 de marzo de 1931, Long recurrió a maniobras políticas y legales para continuar ejerciendo poder político en Luisiana, atacando a sus enemigos e impidiéndoles acceder a cargos públicos a de cualquier especie; Long sólo aceptó retirarse de Luisiana al asegurarse que uno de sus seguidores más fieles, Oscar K. Allen, quedaría como gobernador del Estado.

Aunque al inicio apoyó a Franklin D. Roosevelt en la elección presidencial de 1932, Long rompió con Roosevelt en junio de 1933 y supuestamente comenzó a planear su propia candidatura a la presidencia.

Político nacional

Ya en el Senado, Long creó el programa político Share Our Wealth (en inglés «Compartamos nuestra riqueza») en 1934, que, con el eslogan «Cada hombre es un rey», proponía medidas socialistas de redistribución de la riqueza mediante impuestos a corporaciones e individuos con el propósito de combatir la pobreza y el crimen resultado de la Gran Depresión, promoviendo el reparto de rentas entre los ciudadanos y que el gobierno federal otorgase subsidios masivos financiados con el dinero pagado por las grandes empresas mediante impuestos especiales.

En su estado natal Long ya había aplicado programas de ayuda a los pobres en gran escala, siendo acusado de populismo por poner énfasis en la entrega de bonos de alimentos y en leyes inviables pero populares antes que en una recuperación económica seria.

Long también pidió que el Senado instituyera un tributo especial a las rentas de los más ricos, fijando un gravamen del 1% sobre las fortunas que sobrepasaran el millón de dólares, y fijando a partir de allí una progresión ascendente. Para Roosevelt, no obstante, las propuestas de Long se estaban convirtiendo en un peligroso radicalismo populista y demagogo, y pronto lo desautorizó.

Para estimular la economía, Long defendía el gasto federal en obras públicas, educación pública, pensiones de jubilación y otros programas sociales. Fue un airado crítico de las políticas de la Reserva Federal para reducir los préstamos y apoyar a los deudores empobrecidos, reclamando que cada individuo tenía el derecho de asumir las deudas que deseara, siendo el deudor el único responsable si algo fallaba. Tras tres años en el Senado, y sin lograr apoyo político a sus proyectos, Long declinó continuar en dicha labor y decidió volver a Luisiana a inicios de 1935 sin postular a una nueva elección en el Senado.

Controversias

Un rasgo de Long era su ansia de controlar casi todos los actos de administración pública de Luisiana y su escasa confianza en las legislaturas estatales, a las que acusaba de lentitud e ineficacia, llegando al punto de presionar y amenazar con la violencia a los políticos locales que no aprobasen sus demandas, lo cual le valió acusaciones de actuar como el «dictador de hecho» de su Estado.

Diversos intelectuales que trataron de analizar su fenómeno político le acusaron inclusive de basar su popularidad en frases y hechos con gran efecto teatral pero escaso significado práctico, a imitación del fascismo europeo.

El 30 de mayo de de 1934 Long pronunció un violento pero honorable discurso al denunciar que la Standard Oil de Nueva Jersey había provocado el conflicto de la guerra del Chaco (1932-1935) y que financiaba al ejército Boliviano para apoderase, por su intermedio del Chaco Paraguayo, necesario para tender un oleoducto desde Bolivia hacia el río presumiblemente rico en petróleo: «Estos criminales», afirmó, «han ido allá y han aniquilado a sus asesinos».

Además trató a la Standard Oil de criminal, malhechora, asesina doméstica, conspiradora doméstica, ladrones, todos adjetivos sumamente descriptibles de lo que fue la Standard Oil y su modo de operar en Latinoamérica.

Carismático e inmensamente popular con sus programas de reforma social y su disposición a tomar medidas enérgicas, sus oponentes le acusaron de tendencias dictatoriales por su casi total control del gobierno del estado, al extremo de destituir funcionarios y jueces de manera arbitraria y sin investigación previa, para nombrar en su lugar militantes fieles a su causa.

Sus detractores no pudieron definir exactamente sus políticas, pues si bien Long mantenía un férreo rechazo a las grandes empresas y al capitalismo financiero basado en el norte de EE.UU., también creía fielmente en el individualismo del estadounidense medio y defendía el conservadurismo social, en tanto rechazaba frontalmente las ideas del socialismo así como todo intento de transformación radical de la sociedad, oponiéndose también a los sindicatos y a sus líderes.

Últimas actividades

Pese a haberse instalado como senador en Washington D.C., Long siempre mantuvo el control sobre la política de Luisiana gracias a su lugarteniente O.K. Allen y aprovechó esta influencia para atacar a sus detractores en las principales ciudades del estado: Nueva Orleans, Baton Rouge y Alexandria, para lo cual lanzó nuevas leyes que quitaban a los alcaldes el poder de designar funcionarios locales, estableciendo esta facultad para el gobernador del Estado.

Del mismo modo trató de frenar críticas en la prensa mediante una serie de leyes que establecían sanciones y multas a los periodistas, y creó un «Cuerpo de Investigación Estatal» como una policía de detectives bajo el mando directo del gobernador de Lusiana.

A lo largo de 1935, Huey Long se caracterizó por proponer varias normas nuevas, que solían presentarse y aprobarse en un mismo día, bajo presión de Long y sus seguidores en la legislatura estatal de Luisiana, casi sin ser debatidas seriamente.

En el punto álgido de su popularidad, Long atacó a la judicatura a la que acusaba de entorpecer sus medidas gubernativas al atender las demandas legales de sus adversarios, y sometió a votación la destitución del veterano juez Henry Pavy.

El yerno de Pavy, el médico Carl Weiss, acudió al edificio de la legislatura estatal de Louisiana en Baton Rouge en la mañana del 8 de septiembre de 1935, supuestamente para pedir a Huey Long reconsiderar su decisión, siendo rechazado por éste y sus guardaespaldas. Cuando a las 9.20 horas Weiss logró ver a Long a menos de un metro y medio de distancia, Weiss desenfundó un arma de fuego y disparó al tórax del gobernador.

Los guardaespaldas de Huey Long reaccionaron de inmediato y mataron al atacante con 62 tiros pero era ya tarde: Long quedó mortalmente herido al ser alcanzado en el abdomen a muy corta distancia y falleció dos días más tarde a la edad de 42 años. Sus últimas palabras fueron presuntamente «Dios, no me dejes morir. Tengo tanto todavía que hacer».

Influencia en literatura y cine

Long publicó su autobiografía, Cada hombre es un rey en 1933 a un precio que estuviera al alcance de cualquier estadounidense. En ella, Long presentaba su plan de redistribuir toda la riqueza del país. Su segundo libro, Mis primeros días en la Casa Blanca fue publicado póstumamente. En él reflejaba sus ambiciones de presentarse a la presidencia en 1936.

Poco antes de su muerte el escritor Sinclair Lewis escribió su novela Esto no puede suceder aquí (It Can’t happen here, en inglés), donde describía a un gobernador estatal que se convertía en dictador de su Estado usando medidas populistas y demagógicas, postulándose a la presidencia de Estados Unidos e implantando sobre todo el país un régimen fascista; el autoritarismo del protagonista y sus maniobras populistas para ganar la adhesión de las masas fueron considerados como una sátira contra Huey Long.

Long inspiró a Robert Penn Warren a escribir la novela ganadora del Premio Pulitzer Todos los hombres del rey. En esta novela, describía la corrupción del político idealista Willie Stark. Warren, sin embargo, no hizo demasiado énfasis en la relación entre Stark y Long. La novela ha sido la base de dos películas de cine, la ganadora del Óscar El político, de 1949 y otra más reciente, Todos los hombres del Rey, en 2006, y de la ópera Willie Stark del compositor estadounidense Carlisle Floyd.


Carl Weiss

Wikipedia

Carl Austin Weiss, Sr. (6 de diciembre de 1906 – 8 de septiembre de 1935), fue un médico estadounidense de Baton Rouge, Luisiana, quien asesinó al famoso a nivel nacional, senador de Estados Unidos, Huey Pierce Long Jr., en el Capitolio Estatal de Luisiana el 8 de septiembre de 1935.

Asesinato de Huey Long

El 8 de septiembre de 1935, Weiss enfrentó y presuntamente disparó a Huey Long en el edificio del capitolio en Baton Rouge. Guardaespaldas de Long devolvieron el fuego y Weiss fue muerto con sesenta y dos balas.

Weiss fue enterrado en el cementerio de Roselawn en Baton Rouge. Por el número de personas que asistieron, se cree que el funeral de Weiss ha sido el más grande jamás realizado para un asesino político acusado en los Estados Unidos.

La hermana en ley de Weiss, Ida Catalina Pavy Boudreaux (nacida en 1922), de Opelousas, recuerda que su cuerpo fue exhumado el 29 de octubre de 1991, y enviado a la Smithsonian Institution en Washington, DC, para realizar un estudio de las balas que entraron y salieron del cuerpo. Los restos nunca fueron devueltos a Roselawn.

Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR