Andrés Castillo Villarreal

Atrás Nueva búsqueda
Andrés Castillo Villarreal

El Descuartizador de Chihuahua

  • Clasificación: Asesino en serie
  • Características: Violador homosexual - Descuartizamiento
  • Número de víctimas: 3 - 12 +
  • Periodo de actividad: 2009 - 2015
  • Fecha de detención: 4 de enero de 2016
  • Fecha de nacimiento: 1980
  • Perfil de las víctimas: Lorenzo Ernesto Olivas Berrios / Daniel Alfonso Rodríguez Morales / Fernando Valles Gandarilla
  • Método de matar: Golpes con un objeto contundente
  • Localización: Chihuahua, México
  • Estado: En prisión a la espera de ser juzgado
Leer más

Andrés Castillo Villarreal – «El Descuartizador» de Chihuahua

Luis Barajas – Netnoticias.mx

6 de enero de 2016

Nuevamente la carencia y la descomposición social fueron tema en la capital de Chihuahua, cuando se dio a conocer la historia de un albañil en la colonia Desarrollo Urbano que se dedicaba a matar, violar y descuartizar personas por simple ¿gusto?

Se trata de Andrés Ulises Castillo Villarreal, de 35 años de edad quien atraía a hombres de diferentes edades a lugares abandonados, para ahí cometer sus crímenes. Una de las casas abandonadas, se ubica en la calle San Abel número 903, interior siete de la Colonia Desarrollo Urbano a donde llevó a varios bajo la promesa de ofertarles o regalarles drogas para consumir sin problema, en el lugar… Una oferta «agradable» para sus víctimas que los llevan a acceder con facilidad a la tentación.

Ahí, mató a Lorenzo Ernesto Olivas Barrientos. Después de pasar tiempo con él lo golpeó hasta dejarlo sin vida, para después cortarle las extremidades con una segueta, misma que en su momento pintó de color verde para esconder las manchas de sangre y no levantar sospechas.

Andrés Castillo, ahora conocido como «El Descuartizador», llevó los restos en una carrucha a uno de los domicilios abandonados que se encuentran cerca del lugar donde mató a su víctima, lugar donde agentes de la Fiscalía General del Estado (FGE), encontraron las partes del cuerpo que marcarían el inicio de las investigaciones y arrojarían más aterradores casos como ese.

Otra casa donde cometía los crímenes, se ubica en la calle 11 con número 6841, de dicha colonia en la cual mató y descuartizó a Daniel Alfonso Rodríguez Morales, así también en el mismo lugar asesinó y enterró a Fernando Valles Gandarilla.

El móvil

Uno de los puntos que destacó la FGE a la hora de dar a conocer las investigaciones que se tuvieron es que en los dos cuerpos que se encontraron en la vía pública se encontró también un carro de juguete, esto buscando hacer creer a las autoridades que los asesinatos tenían relación con el robo de vehículos en la ciudad.

Luego de las interrogaciones que se le hicieron al sujeto, comentó que en su infancia sufrió abuso sexual y quien lo violaba, le regalaba carros similares a los que dejaba junto a los cuerpos. Esto último, está siendo analizado por Fiscalía pues podría ser un detonante de su comportamiento que lo llevó a matar y abusar de 22 personas.

Dentro de los detalles presentados sobre el detenido se informó que se cuenta con una carpeta más en la que se tiene el registro de dos personas más que violó dentro de su casa.

Las víctimas

El Fiscal General del Estado, Jorge González Nicolás dio a conocer que este hombre puede estar relacionado con 20 homicidios más cometidos todos en los domicilios antes señalados y con la brutalidad que caracteriza el modus operandi del hoy detenido.

Las victimas a las que también pudo haberles privado de la vida son:

Miguel Humberto Castillo Quintana, quien fue encontrado sin vida en la calle Nueva España y R. Almada, siendo la causa de muerte los golpes el 7 de agosto del 2015.

José Urías Hernández, encontrado en la colonia Industrial Sur No. 1 en el Complejo Industrial Robinson, el 6 de septiembre del 2015.

Guillermo Juárez Portillo, en el Área Industrial Robinson el 8 de mayo del 2015.

Gabriel García Hernández, quien mataron con arma blanca el 3 de agosto del 2015.

José Manuel Chavira Olivas, en el Periférico R. Almada y calle Neandertal (Carrizarrillo), el 2 de octubre del 2009.

Gustavo Adrián Saldaña Hernández, en la calle César Sandino y Francisco Villa de la colonia 2 de Octubre el 3 de abril del 2012.

Víctima sin identificar, en la Avenida Pacheco bajo un puente, el pasado 29 de noviembre del 2014.

Víctima sin identificar, en la Avenida Pacheco y vías del tren, 2 de agosto del 2014.

Andrés Ulises, además confesó haber asesinado a una persona en la colonia Chihuahua 2000, dando detalle de donde lo enterró y como es que lo mató, por lo que hasta el momento no ha sido encontrado el cuerpo.

La FGE proporcionó los nombres de las posibles víctimas, sin embargo se cree que podrían haber más casos similares cometidos por la misma persona, por lo que se le estarían sumando las sanciones condenatorias. «El Descuartizador» está bajo vigilancia psicológica, ya que está completamente tranquilo y afirma no sentir el más mínimo remordimiento por haber matado y violado en la colonia Desarrollo Urbano.


«Descuartizador de Chihuahua» violaba y asesinaba a hombres

Carlos Coria Rivas – Excelsior.com.mx

6 de enero de 2016

El homicida les ofrecía drogas, luego abusaba sexualmente de ellos y les quitaba la vida; en 6 años asesinó a más de 10 personas.

Un asesino serial, quien violaba y descuartizaba exclusivamente a hombres, fue arrestado por en la ciudad de Chuihuahua [Chihuahua] por la policía estatal.

El Fiscal Jorge González Nicolás dijo que el homicida fue identificado como Andrés Ulises Castillo Villarreal y/o Ulises Andrés Castillo Villagrán, de 35 años de edad, quien confesó haber cometido, por lo menos, 12 homicidios; tres de ellos en diciembre pasado.

El Fiscal General del Estado de Chihuahua, aseguró que con el arresto se esclarecieron inicialmente los homicidios de dos hombres, cuyos cuerpos mutilados fueron localizados en calles de la colonia Desarrollo Urbano.

El asesino serial confesó que también privó de la vida a otro varón, a quien enterró en una de las habitaciones de su vivienda y tapó la fosa con una tabla.

El detenido fue acusado por el Ministerio Público como presunto responsable de los homicidios calificados de Lorenzo Ernesto Olivas Berrios, Daniel Alfonso Rodríguez Morales y de Fernando Valles Gandarilla.

Además, el descuartizador de Chihuahua, como la gente empezó a nombrarlo, confesó haber violado a otros dos hombres, a los cuales mantenía bajo amenazas.

El detenido está relacionado en la investigación de otros 12 homicidios más, registrados en diferentes puntos de la ciudad, y que de acuerdo con los reportes, fueron cometidos con alto grado de brutalidad durante el lapso del 2009 a 2015.

El Fiscal adelantó que las primeras indagatorias muestran que el sujeto tiene un trauma psicológico, posiblemente derivado de una violación, por lo que realizaba los hechos, violando exclusivamente a hombres, asesinándolos a golpes y descuartizarlos, para arrojar sus restos a la calle, enterrarlos o incinerarlos.

Las investigaciones a cargo de la Unidad de Delitos contra la Vida, iniciaron el 17 de noviembre del 2015, con la localización de extremidades inferiores humanas en el patio de una casa abandonada y vandalizada de la calle 9ª y San Abel, de la colonia Desarrollo Urbano. Dos días después se hallaron otros restos en la calle 11 y Álamo.

González Nicolás reveló que con el trabajo de campo y los resultados de pruebas periciales, se determinó que el homicida utilizó en ambos crímenes el mismo modus operandi, incluso la misma segueta para cortar los cuerpos y la carretilla en la que los cargó hasta el lugar donde dejó las extremidades. Las herramientas fueron localizadas durante las investigaciones en el domicilio marcado con el número 6841 de la calle 11 y Álamo.

Las víctimas eran llevadas por el asesino a su vivienda, con porciones de droga denominada cristal; posteriormente los violaba y luego los privaba de la vida.


Cae en Chihuahua presunto descuartizador de hombres

Patricia Mayorga – Proceso.com.mx

6 de enero de 2016

La Fiscalía General del Estado presentó al presunto multihomicida y descuartizador vinculado con el homicidio de dos hombres desmembrados, hallados al sur de Chihuahua en noviembre pasado.

Andrés Ulises Castillo Villarreal y/o Ulises Andrés Castillo, de 35 años, es acusado además del delito de violación contra dos personas cuya identidad no fue revelada.

El fiscal general Jorge Enrique González Nicolás señaló que el sujeto asesinó a las personas descuartizadas en la colonia Desarrollo Urbano y lo investigan por otros doce homicidios violentos ocurridos en la capital entre 2009 y 2015.

La investigación fue iniciada el 17 de noviembre pasado por los asesinatos de dos hombres cuyos cuerpos fueron esparcidos en calles de la colonia mencionada. Posteriormente descubrieron los restos de una tercera víctima hallada en una de las habitaciones del domicilio de Castillo.

Las víctimas eran Lorenzo Ernesto Olivas Berrios, Daniel Alfonso Rodríguez Morales y Fernando Valles Gandarilla.

El director de la Policía Estatal Única Pablo Ernesto Rocha Acosta y el fiscal dieron a conocer que los agentes de la Unidad de Delitos contra la Vida encontraron extremidades humanas en el patio de una casa abandonada en la calle 9ª y San Abelda de la citada colonia. Dos días después hallaron el resto del cuerpo en la calle 11ª y Álamo.

La víctima era Lorenzo Olivas Berrios quien tenía reporte de extravío desde el 16 de noviembre.

De acuerdo con la investigación, fue agredido por el imputado en el domicilio de la calle San Abel número 903 de la misma colonia. El agresor le pegó con un objeto contuso en la cabeza, lo mató y luego lo descuartizó.

El 13 de diciembre fue localizado otro cuerpo desmembrado en la calle 11ª y Álamo. Según las autoridades los restos eran de Daniel Alfonso Rodríguez Morales, de 22 años, quien fue visto por última vez el 12 de diciembre cuando caminaba por la calle.

De acuerdo con el reporte de la Fiscalía, Rodríguez Morales fue agredido la noche del 12 de diciembre en el interior de la calle 11ª y Álamo de la colonia Desarrollo Urbano, donde vivía Castillo desde hacía un mes.

A Daniel lo asesinó con la misma segueta que utilizó para cortar los cuerpos y usó una carretilla en la que cargó los restos hasta los lugares donde abandonó las extremidades.

El 18 de diciembre localizaron otro cuerpo en una de las habitaciones del mismo domicilio. Era Fernando Valles Gandarilla. Luego de asesinarlo, enterró el cuerpo en una posa que tapó con piedras y cemento.

Los especialistas de Servicios Periciales determinaron en las carpetas de investigación 38350/2015 y 35788/2015 que había una similitud en los homicidios de Olivas Berrios y Rodríguez Morales.

Los funcionarios explicaron que los antecedentes que obran en la carpeta de investigación indican que hubo una conducta dolosa por parte del imputado.

También lo acusaron de violación en contra de dos personas -cuya identidad reservaron- a quienes amenazó con causarles daño si no tenían relaciones sexuales con él. Estos hechos se registraron a mediados de noviembre de 2015.

Castillo fue detenido por elementos de la Policía Estatal Investigadora, por la posesión de porciones de droga conocida como cristal y ejecutaron una orden de aprehensión obtenida por el Ministerio Público ante un juez de Garantía.


«El Descuartizador de Chihuahua»

José Luis Durán King

9 de enero de 2016

La mañana del 5 de enero pasado la policía detuvo en el municipio de Chihuahua, Chihuahua, a Andrés Ulises Castillo Villarreal, de 35 años, por posesión de drogas.

En el interrogatorio, las autoridades se percataron que el hombre bajo custodia no era un traficante más sino el protagonista de una investigación iniciada en noviembre de 2015 que involucraba al menos tres asesinatos de hombres.

El fiscal Jorge González Nicolás señaló que la pesquisa arrancó tras la localización de extremidades inferiores en el patio de una casa que habitó Castillo Villarreal durante un mes antes de abandonarla y ser vandalizada, inmueble ubicado la calle 9ª y San Abel, de la colonia Desarrollo Urbano.

Posteriormente, la policía halló los restos desmembrados e incinerados de un hombre cuyo cuerpo fue depositado en una poza a la que se cubrió con piedras en el número 6841 de la calle 11 y Álamo, domicilio que habitaba Castillo Villarreal al momento de su detención.

De acuerdo con el fiscal, el homicida utilizó en sus crímenes el mismo modo de operar, es decir, las víctimas eran seducidas con la promesa de consumir algo de cristal. Después iban al domicilio de Castillo Villarreal. Una vez drogados, el presunto asesino golpeaba con un objeto contundente la cabeza de sus presas, quienes, sin sentido, eran violados y posteriormente asesinados y desmembrados con una segueta que el criminal pintó de color verde para ocultar los restos de sangre.

El hombre utilizó una carretilla para deshacerse de los cadáveres descuartizados en lugares públicos del municipio.

Las autoridades han señalado que Castillo Villarreal puede estar relacionado con 12 homicidios más registrados en diferentes puntos de la ciudad cometidos con alto grado de brutalidad entre 2009 y 2015.

Para González Nicolás, «sin duda, se trata de un homicida serial». La misma autoridad descartó cualquier acto de canibalismo por parte del detenido, así como que alguna de las víctimas sea menor de edad.

El fiscal explicó que Castillo Villarreal colocó juguetes a lado de sus víctimas, los que posiblemente representan los regalos que le hicieron al presunto asesino en su infancia, quien registra constantes agresiones sexuales. Para González Nicolás, las víctimas, todos masculinos, dejan ver la pesada carga emocional que Castillo Villarreal tenía por los abusos en su contra.

El perfilador estadunidense de conducta criminal, John Douglas, explica que la «firma» de un asesino serial (en el caso de Castillo Villarreal, la colocación de juguetes al lado de los cuerpos) es más reveladora que el modo de operar. Douglas define la «firma» como «un detalle personal que es único en el individuo: el detalle que lo llena emocionalmente».

Añade: «Mientras que el modo de operar puede cambiar cuando el asesino alcanza una mejor técnica, la razón emocional (la “firma”) por la que comete sus crímenes no cambia».

Con la detención ocurrida el 5 de enero pasado, Andrés Ulises Castillo Villarreal se entroniza al lado de otros reyes magos del homicidio serial que eligieron a sujetos masculinos como sus víctimas, entre otros, John Wayne Gacy, el contratista de Chicago que asesinó a al menos 33 adolescentes entre 1972 y 1978. Además del alemán Fritz Haarman, el famoso Vampiro de Hanover, quien mató a 27 jóvenes prostitutos entre 1918 y 1924.

El estadunidense Jeffrey Dahmer, El Caníbal de Milwaukee, que entre 1978 y 1991 acabó con la vida de 17 jóvenes. Practicó la necrofilia y devoró algunos de los órganos de sus víctimas. Por supuesto, el británico Dennis Nilsen, que entre 1978 y 1983 asesinó a 15 hombres.

Al igual que Dahmer y Nilsen, el chihuahuense Castillo Villarreal drogó a sus presas para violarlas antes de asesinarlas y desmembrarlas.


El descuartizador de Chihuahua, un asesino en serie de tipo «trampero»

ABC.es

9 de enero de 2016

El hombre acusado de matar a tres hombres y de violar a dos más los engañaba para meterles en una casa. Se estudia su vinculación con otros 12 homicidios.

Andrés Ulises Castillo Villarreal es un asesino en serie «trampero», como se llama en el argot: atraía a sus víctimas hasta una casa con promesas y ofrecimientos de drogas. Luego las violaba, las mataba y las descuartizaba con una segueta.

El «descuartizador de Chihuahua», como se le ha apodado, está acusado a sus 35 años de matar a tres hombres y de violar a dos más. Pero las autoridades mexicanas estudian su posible vinculación con otros 12 homicidios «con alto grado de brutalidad».

Las investigaciones del caso comenzaron el 17 de noviembre «con la localización de extremidades inferiores humanas en el patio de una casa abandonada» de la capital homónima de Chihuahua. Dos días después hallaron el cuerpo. En diciembre y en la misma localidad hallaron nuevos restos de otro cuerpo desmembrado. El tercer muerto se halló tras la confesión de Castillo Villarreal, detenido en diciembre -aunque se dio a conocer el pasado miércoles-, a quien reconoció haber enterrado en una de las habitaciones de su vivienda.

«Se les llama “asesinos tramperos” porque atraen sus víctimas hacia una casa con algún engaño, en este caso basado en las drogas posiblemente», explica el psicólogo criminalista Jorge Jiménez. El hecho de la violación previa indicaría que sería un asesino con un claro componente sexual, en el que el acto tiene que ser violento, con dominación y agresividad sobre la víctima.

Matar, una evolución

Pero, ¿por qué matar tras 35 años de vida? Generalmente hay un factor psicológico importante, un condicionante personal, familiar o una experiencia previa. También se puede dar una situación que añada estrés al sujeto y propicie el comportamiento homicida. Pero en este caso, además, «el abuso del alcohol o de drogas es importante», explica Jiménez.

Según el experto, generaría un deterioro mental serio y a la vez influiría en su capacidad de inhibición: si se encontraba bajo los efectos de estas sustancias sería más probable que salieran a flote unos comportamientos que en un estado de plena consciencia estarían «bajo control».

Para los asesinos en serie, la relación entre violencia y sexualidad es muy común, dice Jiménez. Este tipo de personas aprenden durante su adolescencia que sexualidad y violencia están relacionadas y desarrollan comportamientos y fantasías de tipo violento. «Poco a poco se va desarrollando y llega un punto en el que no le es suficiente con las fantasías y tienen que pasar a la acción».

Esto explicaría, por ejemplo, las denuncias previas que pesan sobre el «descuartizador de Chihuahua» por agresión sexual. Pero a estas dos primeras víctimas, según los testimonios ofrecidos, solo les amenazó tras la violación. Matar habría sido, al final, una evolución cuando ni las fantasías ni los actos cometidos fueron suficientes para calmar sus necesidades, opina el psicólogo criminalista.

Mientras, algunos medios mexicanos han apuntado a la existencia de juguetes infantiles junto a los cuerpos de sus víctimas y Castillo Villarreal ha alegado durante los interrogatorios que durante su infancia sufrió abusos sexuales.

«Eso ni justifica ni tiene por qué tener relación con los asesinatos cometidos. Solo una agresión así no genera este tipo de conducta», defiende Jiménez. No obstante, continúa el experto, de confirmarse la relación de los carritos infantiles hallados con el asesino confeso, sí podría apuntar a una necesidad psicológica vinculada con la infancia.

La firma, un elemento «cinematográfico»

La «firma» de los asesinos en serie es una característica más cinematográfica que real, tal y como son entendidas popularmente, explica el psicólogo criminalista Jorge Jiménez. Aunque se han podido conocer casos como el del español «asesino de la baraja», cuando se ha dado se debía más a un componente narcisista de la personalidad del asesino en particular que a lo que se conoce a nivel técnico como la «firma» de un crimen.

«La firma se relaciona con la motivación del asesino. En la realidad no encontramos muchos asesinos que dejen una carta. Una firma sería, por ejemplo, la furia: si el asesino necesita golpear a su víctima más allá de lo necesario o si estrangula a sus víctimas porque necesitara el contacto físico, ver como se le escapa la vida y sentir como tiene poder», asegura el experto.


Soy asesino serial y mato por gusto: descuartizador a víctima de violación

Daniela Jiménez – Laopcion.com.mx

11 de enero de 2016

Durante la audiencia de vinculación a proceso de Andrés Ulises Castillo Villareal, alias «El Cholo» y también conocido como el descuartizador de la colonia Desarrollo Urbano, se leyó la declaración de un testigo protegido, quien fue violentado sexualmente por el imputado, y en ella testifica dos asesinatos.

El testigo, de quien se desconoce la identidad, declaró ante el Ministerio Público que Andrés Ulises Castillo Villarreal lo violentó sexualmente luego de mostrarle uno de los cuerpos desmembrados que tenía en el baño de su vivienda.

De acuerdo a la versión del testigo, Castillo Villarreal llegó a su vivienda durante la madrugada para pedirle un favor. En la declaración, el afectado asegura que el imputado se encontraba en estado de ebriedad y mostraba agitación. Tras acceder a su petición, Castillo lo llevó a su vivienda y al entrar en ella le dijo que tenía que mostrarle algo que había en el baño.

Tras seguirlo al baño, el testigo declara que vio en la regadera el cuerpo desmembrado de un hombre. El hoy occiso se encontraba partido a la mitad y sin manos.

Luego de enseñarle el cuerpo de su víctima, Castillo Villarreal amenazó al testigo para que le ayudara, bajo el argumento de que si no lo hacía al día siguiente sería él quien estaría sin vida en la regadera. En este momento, el asesino le dijo que él era un asesino serial y que si estaba en libertad era porque nunca había dejado cabos sueltos.

Posteriormente Castillo Villarreal metió el cuerpo en una maleta y se llevó al testigo al arroyo, para que juntos se deshicieran de la víctima. Tras este hecho regresaron a la vivienda del asesino, quien le confesó que era homosexual y que si no quería morir, iba acceder a tener relaciones sexuales con él.

En este lapso, de acuerdo con la declaración del testigo, el descuartizador le dijo que había asesinado a su víctima porque eso le pasaba a quienes «querían mamar y dar topes», y le contó que lo había encontrado en un bar y lo había llevado a su casa para sostener el coito, pero que quiso imponerse y por eso lo mató.

Luego de contarle ésto, el asesino se quitó la camisa y obligó al testigo a bajarse los pantalones. Apagó la luz y lo violentó sexualmente. Posteriormente, según se relató en la audiencia, Castillo Villarreal le dijo que después del acto tenían que ser inseparables, y que si él notaba distanciamiento, lo tomaría como una traición, situación que se pagaba con sangre.

Tras esto, el imputado le dijo a su víctima que a él le gustaba matar por gusto y que siempre hacía «jales limpios» porque era un asesino serial.

Luego la víctima se quedó dormido y al despertar, Castillo Villarreal le pidió que limpiara el desastre que había dejado el muerto, por lo que limpió la sangre del suelo de la habitación y del baño, mientras el asesino quemaba la credencial de elector de la víctima, quien se cree es Lorenzo Ernesto Olivas Barrios.

Tras este hecho, el testigo siguió conviviendo con el asesino, bajo la amenaza de que sería desmembrado como el resto de las víctimas.


Vinculan a proceso a criminal descuartizador de Chihuahua

Xavier Ochoa – Omnia.com.mx

11 de enero de 2016

Tras una marga audiencia el descuartizador de la colonia Desarrollo Urbano fue vinculado a proceso esta tarde.

En más de 5 horas de audiencia en donde la Fiscalía Zona Centro, a través del Ministerio Público, desahogó todo tipo de pruebas en contra del ahora imputado Andrés Castillo Villarreal; tras declaraciones de testigos, pruebas periciales e investigaciones de campo por parte de periciales, la representación social solicitó la vinculación a proceso del descuartizador.

Por los delitos de homicidio calificado en contra de 3 personas, así como el delito de violacion en contra de dos personas más que se encuentran en resguardo de la Fiscalía.

La juez de la sala Octava de lo Penal, calificó los delitos de homicidio y violacion como calificados y con todas las agravantes descritas en el Código Penal del estado de Chihuahua.

A pesar de que el procedimiento dio la oportunidad a la defensa e imputado de presentar pruebas a su favor, así como su declaración, optaron por no hacerlo y guardar silencio durante la audiencia, lo que presume no contaban con alguna prueba qué exhibir.

Luego de la exposición de los hechos y la exhibición de las pruebas, la Juez de la sala Octava de lo Penal, comenzó el estudio para calificar el caso.

Tras el exhaustivo análisis de los hechos, la juez calificó los delitos que se le imputan al ahora detenido siendo los siguientes: homicidio calificado agravado y violación calificada agravada.

En punto de las 21:00 horas la juez dictó auto formal de vinculación a proceso en contra del imputado Andrés Ulises Castillo Villarreal, por los delitos de homicidio calificado y violacion calificada.

Castillo Villarreal está acusado por homicidio calificado y violación, en contra de varias personas del sexo masculino. Las investigaciones comenzaron desde que se localizó el cuerpo de un hombre a un costado de una bodega ubicada en la calle industrial Sur, complejo Industrial Robinson, el pasado 6 del mes de septiembre del 2015, identificado como José Urías Hernández, al cual mató a golpes.

Otra de sus víctimas, identificado como Miguel Humberto Castillo Quintana, fue localizado semidesnudo en el estacionamiento de un bar denominado California, ubicado en la intersección de las calles Nueva España y R. Almada, el pasado 7 de agosto del 2015, al cual asaltó sexualmente y privó de la vida a golpes.

Asimismo, el 17 de noviembre del 2015, se localizaron 4 extremidades humanas en un domicilio ubicado en las calles 9ª numero 6821 cruce con calle San Abel, las cuales correspondían a un hombre identificado como Lorenzo Ernesto Olivas Berrios, cuyo cuerpo fue localizado días después en un arroyo cerca del lugar, motivo por el cual se intensificó la investigación.

Del mismo modo otro hombre identificado como Daniel Alfonzo Rodríguez Morales también fue asesinado y descuartizado y su cuerpo fue localizado en el arroyo de la colonia Desarrollo Urbano.

Las investigaciones científicas revelaron que Rodríguez Morales fue agredido por el imputado la noche del 12 de diciembre del 2015, en el interior del domicilio ubicado en la calle 11 y Álamo número 6841 de la colonia Desarrollo Urbano donde el detenido tenía viviendo un mes.

Dentro de la investigación correspondiente, la Fiscalía cateó el domicilio en mención, donde se localizaron los restos de otro hombre identificado como Fernando Valles Gandarilla, el cual estaba también descuartizado y semienterrado dentro de la vivienda.

De la misma manera, al imputado se le investiga por violación de dos hombres y el asesinato de 12 personas más, cometidos con alto grado de brutalidad, desde el año 2009 al 2015.


Podría alcanzar 100 años de prisión multihomicida de Chihuahua

El Diario de Chihuahua

12 de enero de 2016

El asesino serial de la colonia Desarrollo Urbano, Andrés Ulises Castillo Villareal, de 35 años de edad, acusado de descuartizar a tres de sus víctimas y de violación agravada en perjuicio de otra persona, fue vinculado ayer por la tarde a proceso por un juez de Garantía, al desarrollarse la audiencia respectiva en su contra, en las salas de juicios orales localizadas dentro del Cereso estatal número 1 de Aquiles Serdán.

El juzgador determinó que había elementos suficientes, aportados por el Ministerio Público, para llevar a Juicio Oral al imputado, quien de ser hallado culpable, podría ser sentenciado a más de 100 años de cárcel por el grado de brutalidad contra sus víctimas.

De acuerdo a la investigación realizada por agentes de la Fiscalía General del Estado (FGE), el acusado cometió los homicidios de dos hombres, cuyos cuerpos mutilados fueron localizados en calles de la colonia Desarrollo Urbano. El asesino serial también privó de la vida a una tercera víctima que inhumó en una de las habitaciones donde vivía.

Al imputado identificado como Andrés Ulises Castillo Villarreal y/o Ulises Andrés Castillo Villagrán, se le responsabiliza de los delitos de homicidio calificado, en perjuicio de Lorenzo Ernesto Olivas Berrios, Daniel Alfonso Rodríguez Morales y Fernando Valles Gandarilla, de violación agravada en perjuicio de dos víctimas, cuya identidad fue reservada.

Las autoridades investigadoras, mencionaron que el procesado está relacionado en la investigación de 12 homicidios más, registrados en diferentes puntos de la ciudad, los cuales fueron cometidos con alto grado de brutalidad durante los años del 2009 al 2015.

Fue el fiscal general Jorge Enrique González Nicolás y el director general de la Policía Estatal Única, Pablo Ernesto Rocha Acosta, quienes tras anunciar la captura del asesino serial, revelaron que las investigaciones a cargo de la Unidad de Delitos contra la Vida, iniciaron el 17 de noviembre de 2015, con la localización de piernas humanas en el patio de una casa abandonada y vandalizada de la calle Novena número 6821 cruce con San Abel, de la colonia Desarrollo Urbano; dos días después fue el hallazgo del resto del cuerpo en la calle 11 y Álamo.

La víctima respondía al nombre de Lorenzo Ernesto Olivas Berrios, contaba con reporte de extravío del día 16 de noviembre, cuyas investigaciones establecieron que fue agredido por el imputado en el domicilio marcado con el número 903 de la calle San Abel, interior 7 de la referida colonia, con un objeto contuso, con el que le causó traumatismo craneoencefálico severo y posteriormente descuartizó el cuerpo.

El segundo caso de homicidio, fue a raíz de que la mañana del 13 de diciembre del año pasado, en la calle 11 y Álamo, fue localizado otro cuerpo desmembrado de una víctima identificada como Daniel Alfonso Rodríguez Morales de 22 años, quien fue visto por última vez, la tarde del 12 de diciembre, cuando caminaba en la vía pública de ese sector.

Las investigaciones científicas revelaron que Rodríguez Morales fue agredido por el imputado la noche del 12 de diciembre, en el interior del domicilio ubicado en la calle 11 y Álamo número 6841, donde el asesino serial tenía viviendo aproximadamente un mes.

González Nicolás reveló que el homicida utilizó en ambos crímenes el mismo modus operandi, incluso la misma segueta para cortar los cuerpos y la carretilla en la que los cargó hasta el lugar donde dejó las extremidades, instrumentos que fueron localizados durante las investigaciones en el domicilio marcado con el número 6841 de la calle 11 y Álamo.

Señaló que en el curso de las indagatorias, el 18 de diciembre localizaron en una de las habitaciones del domicilio anteriormente citado, el cuerpo de un varón inhumado clandestinamente e identificado posteriormente como Fernando Valles Gandarilla.

Cabe hacer mención que Andrés Ulises Castillo Villarreal fue detenido por elementos de la Policía Estatal Investigadora por la posesión de porciones de la droga conocida como Cristal y se procedió a ejecutarle una orden de aprehensión obtenida por el Ministerio Público ante un juez de Garantía.

Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR