Alice Louis Uden

Atrás Nueva búsqueda
Alice Uden
  • Clasificación: Asesina
  • Características: Parricida - Disparó a su marido en la cabeza mientras dormía y arrojó su cadáver al pozo de una mina abandonada
  • Número de víctimas: 1
  • Periodo de actividad: Finales de 1974 o principios de 1975
  • Fecha de detención: 29 de septiembre de 2013
  • Fecha de nacimiento: 1939
  • Perfil de las víctimas: Su tercer marido, Ronald Holtz, de 25 años
  • Método de matar: Arma de fuego (rifle calibre .22)
  • Localización: Cheyenne, Condado de Laramie, Estados Unidos (Wyoming)
  • Estado: Condenada a cadena perpetua el 26 de agosto de 2014
Leer más

Los restos apuntan a un asesinato de la zona

Kelsey Bray – WyomingNews.com

30 de septiembre de 2013

Una pareja de Missouri ha sido detenida en relación con dos casos fríos de Wyoming de dos décadas de antigüedad.

Alice L. Uden, de 74 años, de Chadwick, Missouri, fue arrestada el jueves y acusada de asesinato en primer grado por la Oficina del Fiscal del Condado de Laramie.

Supuestamente disparó a su ex marido, Ronald Holtz, quien tenía 25 años en el momento de su muerte, en la parte posterior de la cabeza mientras dormía. Holtz fue visto por última vez en diciembre de 1974 en Sheridan.

Este 27 de agosto fueron encontrados los restos óseos de Holtz en un pozo de la mina abandonada en el Rancho Remount, que se encuentra entre Cheyenne y Laramie en la milla 198 de la Carretera Condal 206.

El marido de Alice Uden, Gerald Uden, de 71 años, de Chadwick, Missouri, fue detenido el viernes por tres cargos de asesinato en primer grado presentados por la Oficina del Fiscal del Condado de Fremont, en Lander.

Supuestamente, Gerald disparó y asesinó a su ex esposa, Virginia Uden, de 32 años en esa época, y sus dos hijos, Richard, de 12; y Reagan, de 10. Los tres desaparecieron en septiembre de 1980 en el área de Riverton.

La información sobre los arrestos fue hecha pública el lunes por la División de Investigación Criminal de Wyoming.

Alice y Gerald Uden están bajo custodia en una cárcel de Christian County, Missouri, hasta que sean extraditados a Wyoming.

Scott Homar, fiscal de distrito del Condado de Laramie, dijo el lunes que Alice Uden renunció a la extradición. No estaba seguro de cuando la llevarían al Condado de Laramie, pero afirmó que sólo es una cuestión de organización del transporte.

Después, los abogados trabajarán en llevar el caso a juicio, algo que puede resultar complicado.

«Siempre tenemos problemas de testigos y pruebas que hay que superar», dijo Homar. «El tiempo transcurrido hace que sea un poco más difícil, pero no nos hubiéramos hecho cargo del caso si no tuviéramos pruebas.»

El caso local

Los documentos sumariales muestran:

En septiembre de 1980, la Oficina del Sheriff del Condado de Fremont comenzó a investigar la desaparición de Virginia Uden y sus hijos. Durante la investigación, se descubrió otra información sobre una desaparición en el condado de Laramie.

Un agente de la División de Investigación Criminal (DCI) de Wyoming sabía que Alice Uden se casó con Holtz el 17 de septiembre de 1974. Después de menos de cinco meses de matrimonio, ella pidió el divorcio.

Se le concedió el divorcio, ya que Holtz nunca fue localizado para que le entregaran los papeles de divorcio.

El registro del Departamento de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos mostró que Holtz salió de un hospital de veteranos en Sheridan el 24 de diciembre de 1974, para iniciar un programa de trabajo y estudio. Después de las Navidades de ese año, su familia no volvió a saber de él.

En 1989, la policía interrogó a un testigo que dijo que Alice Uden confesó en 1975 o 1976 haber matado a Holtz. Alice Uden le dijo a este testigo que ella disparó a Holtz mientras dormía, en la parte posterior de la cabeza, con un rifle calibre .22.

Luego envolvió Holtz en algunas mantas y puso su cuerpo en un barril de cartón. Ella le dijo al testigo que tiró el barril en un pozo de la vieja mina en el rancho.

El 18 de enero de 2005, agentes de la DCI entrevistaron a Alice Uden en Missouri. Ella dio información sobre sus hijos y sus maridos, pero no mencionó su matrimonio con Holtz.

Al día siguiente, la entrevistaron de nuevo y le preguntaron por qué no mencionó ese matrimonio.

Tan pronto como se mencionó su nombre, Alice Uden se dejó caer de espaldas contra la pared y le dijo: «Mis hijos se lo han contado.»

Alice Uden afirmó que no había mencionado a Holtz porque el matrimonio duró tan poco que no lo consideraba un auténtico matrimonio.

El 1 de noviembre de 2007, un testigo se encontró con un agente en el Rancho Remount y le mostró la mina de oro abandonada a la que creía que hacía referencia Alice Uden cuando confesó. El agente fotografió el lugar y obtuvo las coordenadas GPS.

El 27 de agosto de ese año, el pozo de la mina fue excavado. Se encontraron los restos humanos a unos 12 metros de profundidad, y más tarde fueron identificados como Holtz.

Una bala del calibre .22 fue encontrada dentro de su cráneo.

En el condado de Fremont

Los documentos sumariales muestran:

El 23 de julio de 1974, Gerald Uden se casó con Virginia Uden. Ella tenía dos hijos de parejas anteriores, y Gerald Uden, los adopta el 28 de marzo de 1975.

Virginia Uden y sus hijos fueron dados por desaparecidos el 13 de septiembre de 1980, en la Oficina del Sheriff del condado de Fremont.

El viernes pasado, un agente especial entrevistó a Gerald Uden en su casa de Chadwick.

Uden dijo que en 1980 recogió a Virginia Uden y sus hijos cerca de Pavillion, en el condado de Fremont. A continuación, los llevó a un canal cercano.

Los cuatro se bajaron del coche, y Gerald Uden les disparó con un rifle del calibre .22.

Uden admitió que había planeado matarlos antes de recogerlos. El plan incluía pedir a Virginia Uden que llevara el rifle para cazar aves.

Luego ocultó los cuerpos.

Un representante de la Oficina del Fiscal del Condado de Fremont se negó a comentar el lunes los detalles del caso, incluso cuando se reunieron Alice y Gerald Uden.


El Sr. Uden es acusado de matar a su esposa, Virginia Uden, y sus hijos en 1980

Michael Zennie – DailyMail.co.uk

1 de octubre de 2013

Un matrimonio de avanzada edad ha sido acusado ​​de asesinar a sus cónyuges y a sus dos hijos y ocultar los cuerpos hace más de 30 años, después de lo cual se casaron a 1.800 kilómetros de distancia.

Las autoridades dijeron el lunes que Gerald Uden, de 71 años de edad, y Alice Louise Uden, de 74, residentes en Chadwick, Missouri, se enfrentan a cargos de asesinato en primer grado en Wyoming, donde desaparecieron sus cónyuges.

Estas detenciones indican que los investigadores creen que han resuelto unos asesinatos de cuatro décadas de antigüedad en Wyoming, que incluyen la inquietante desaparición de la esposa de Gerald Uden y sus dos hijos adoptivos en 1980.

La inflexión en el caso se produjo cuando las autoridades encontraron recientemente el cuerpo del ex marido de Alice Louise Uden, Ronald Holtz, en una mina abandonada de Wyoming.

Holtz, de 25 años, fue visto por última vez en diciembre de 1974 en Sheridan, Wyoming.

Seis años más tarde, en septiembre de 1980, la esposa de Gerald Uden desapareció de Lander, Wyoming, junto con sus dos hijos, de 10 y 12 años de edad.

Gerald Uden había adoptado a los dos niños, pero no era su padre biológico, según informa ForTheLost.org, un sitio web dedicado a casos de personas desaparecidas.

Virginia Uden y los niños, Reagan y Richard, fueron vistos por última vez en casa de la madre de Virginia. Se habían ido después de una visita y se iban a encontrar con Gerald para ir de caza.

Unos días más tarde, el coche de Virginia fue encontrado destrozado y lleno de sangre. Había sido cubierto por ramas de pino en un intento de ocultarlo.

Gerald y Alice Uden están bajo custodia en Missouri mientras las autoridades de Wyoming tratan de extraditarlos.

Las autoridades de Wyoming no comentaron el lunes el caso.

No se sabe cómo se encontró el cuerpo de Holtz, ni cómo el descubrimiento de su cuerpo llevó a los investigadores hasta Alice Uden.

Tampoco está claro qué vincula la muerte de Holtz con la desaparición de Virginia Uden y sus hijos seis años después.


Comienza la selección del jurado en el caso de asesinato de Alice Uden

Cat Smith – WyomingNews.com

29 de abril de 2014

El martes por la mañana comenzó la selección del jurado en el juicio por asesinato de una mujer de Missouri que, presuntamente, disparó mortalmente hace 40 años a su marido, con el que se había casado hacía poco, mientras dormía

Unos 70 posibles miembros del jurado llenaron la sala del juez de distrito del Condado de Laramie, Steven Sharpe, para comenzar el proceso oral del caso Uden.

Alice Uden, de 75 años de edad, de aspecto pálido y débil, asistió a los procedimientos judiciales en silla de ruedas.

Sharpe pasó unos 15 minutos revisando las reglas y estatutos que los jurados deben seguir si son elegidos.

«No se le permite discutir con nadie, formarse o expresar opinión alguna sobre el juicio hasta que el caso no se haya presentado formalmente para su deliberación», explicó Sharpe.

«No se le permite hablar con ninguna de las partes, ver cualquier noticia o realizar búsquedas online de este caso.»

Los primeros 32 posibles jurados fueron sometidos a uno a uno a una serie de preguntas en la sala de audiencias de Sharpe, con los abogados de la fiscalía y la defensa intentando seleccionar personas objetivas e imparciales.

Aquellos que no fueron entrevistados fueron despedidos a las 10,00 horas y se les ordenó que regresaran por la tarde para los procedimientos adicionales de selección del jurado.

Nuevos retrasos en el interrogatorio causaron que el proceso de selección del jurado se detuviera hasta esta mañana a las 10,00 horas.

«No sabíamos cómo iba a ser el proceso. Algunas preguntas eran más rápidas, mientras que otras llevaban más tiempo», dijo el juez. «Les agradecemos su paciencia mientras comenzamos este examen colectivo de los miembros del jurado.»

Si es declarada culpable, Alice Uden se enfrenta a una pena de cadena perpetua.

Los documentos sumariales muestran:

En septiembre de 1980, la Oficina del Sheriff del Condado de Fremont comenzó a investigar la desaparición de la ex esposa de Gerald Uden, Virginia, y sus dos hijos, Richard, de 12, y Reagan, de 10. Durante la investigación, se descubrió información sobre otra desaparición en el Condado de Laramie.

Un agente especial de la División de Investigación Criminal (DCI) de Wyoming sabía que Alice Uden se había casado con Ronald Holtz el 17 de septiembre de 1974. Menos de cinco meses después de contraer matrimonio, Uden pidió el divorcio.

El divorcio fue concedido después de comprobar que el registro del Departamento de Asuntos de Veteranos de los Estados Unidos mostraba que Holtz había sido puesto en libertad en un programa de trabajo y estudio, el 24 de diciembre de 1974. Después de esa Navidad, la familia de Ronald Holtz no volvió a oír hablar de él.

En 1989, la policía entrevistó a un testigo que afirmó que Alice Uden confesó haber matado a Holtz en 1975 o 1976. Alice Uden le dijo a ese testigo que ella disparó a Holtz detrás de la cabeza con un rifle del calibre .22 mientras dormía.

Supuestamente, Alice envolvió luego el cadáver de Holtz en unas mantas y lo puso en un barril de cartón antes de deshacerse de él en un pozo de la vieja mina de oro en el Rancho Remount, situado entre Cheyenne y Laramie, en el 198 de la Carretera del Condado 206.

Las investigaciones continuaron desde 2005 hasta su arresto junto con Gerald Uden el año pasado [2013] por agentes de la División de Investigación Criminal (DCI) en Missouri.

Durante ese tiempo, los investigadores descubrieron los restos de Holtz a unos 12 metros bajo el pozo de la mina de Remount Ranch. Una bala del calibre .22 fue encontrado en su cráneo.

Gerald Uden se declaró culpable el año pasado por su participación en el asesinato de su ex esposa y su hijo adoptivo. Fue condenado a cadena perpetua.

Los abogados defensores, que han dicho que planean presentar pruebas de que Alice Uden actuó en defensa propia, están buscando a personas que no hayan sido «intoxidacas» por la condena de Gerald Uden.


Uden testifica en su juicio por asesinato

Cat Smith – WyomingNews.com

5 de mayo de 2014

Alice Uden dijo que cuando tomó un arma el día que mató a su marido, sabía que le iba a quitar vida.

Alice Uden, de 75 años de edad, subió al estrado de los testigos el lunes, y declaró ante el jurado que mató a Ronald Holtz hacía ya casi 40 años para proteger a su hija Erica de 19 meses de edad.

Pero antes, los miembros del jurado vieron un vídeo de la entrevista realizada el mes de septiembre pasado por los agentes especiales Tina Trimble y Loy Young de la División de Investigación Criminal de Wyoming. En la entrevista, Alice Uden negó en un principio conocer a Holtz. Pero luego cambió su historia, después de que Trimble le dijera que habían recuperado su cuerpo en un pozo de la mina abandonada en el Rancho Remount, entre Cheyenne y Laramie.

Uden dio a los agentes su versión de los acontecimientos que condujeron a la muerte de Holtz. Alice Uden declaró que Holtz llegó a casa de conducir su taxi, Erica comenzó a llorar y Uden y Holtz discutieron, y él fue corriendo a la habitación de Erica. Alice Uden dijo que sacó un rifle del calibre .22 de detrás de la puerta del armario del dormitorio y le disparó en la cabeza.

Uden dijo que luego se llevó a su pequeña hija a casa de los padres de Holtz, en Commerce City, Colorado, mientras que ella volvió para ocuparse del cuerpo.

Sin embargo, el lunes cambió nuevamente su testimonio y la historia.

Cuando se le pidió que describiera qué había pasado el día que Holtz murió, Alice Uden dijo que estaba durmiendo en su habitación, cuando se despertó porque oyó llorar a Erica. Según Uden, Holtz se enfadó por los lloros constantes de la niña.

«Salió hecho una furia de la habitación, salió al pasillo hacia la habitación de Erica. Puse mis brazos delante para detenerlo, y fue entonces cuando me golpeó y me tiró al suelo», testificó Alice Uden el lunes.

«Me levanté, cogí el rifle del armario de la fregona y fui a la habitación de Erica. Él ya estaba dentro de su habitación, inclinado sobre la cuna y con los brazos extendidos. Llegué a la esquina y lo vi a punto de cogerla», dijo Uden con calma.

«¿Qué pasó después?», preguntó Donald Miller, el abogado de Alice Uden.

«Le disparé», contestó.

«¿Puede explicar lo que sintió?»

«Temor. Estaba aterrorizada. Me daba miedo que no estuviera muerto y se volviera contra mí, me diera una paliza o matara a Erica», respondió Alice Uden.

«¿Así que sabía qué iba a hacer en el momento en que tocó la pistola?», preguntó Miller.

«Sí», replicó Alice Uden.

Añadió que después de recibir un disparo en la cabeza, Holtz cayó sobre la barandilla de la cuna y se deslizó hasta el suelo, donde permaneció hasta que Uden regresó de Colorado.

Cuando se le preguntó si había sangre en el colchón, Alice Uden dijo que sí.

La fiscalía dijo anteriormente el lunes, durante la declaración del agente Trimble de la División de Investigación Criminal, que Uden mencionó durante la entrevista grabada que había un charco de sangre en el colchón, lo que indicaba que había matado a Holtz mientras estaba en la cama durmiendo. Pero durante su declaración, Uden se refirió al colchón en cuestión como perteneciente al bebé.

En una conversación telefónica desde la cárcel, que fue grabada, entre Alice Uden y su hija, Uden admitió que tenía un colchón ensangrentado y que se deshizo de él en un vertedero de Illinois con la ayuda de su madre.

Previamente en el mismo día, los testimonios de los especialistas revelaron que Holtz tenía un historial de inestabilidad mental, y que le habían diagnosticado que tenía tendencias sociópatas.

Además, Holtz, al parecer, había protagonizado varios estallidos de violencia en dos secciones de veteranos de dos centros médicos diferentes.

Los miembros del jurado también escucharon al Dr. James Wilkerson, un patólogo forense de Loveland, Colorado, quien dijo que tenía una «convicción de más del 51 por ciento» de que dispararon a Holtz mientras estaba acostado. Mostró el ángulo del disparo sosteniendo el cráneo de Holtz.

Alice Uden reanudará su testimonio hoy a las 9,00 h.

Se espera que el caso quede listo para la consideración del jurado en algún momento en los próximos dos días.

Si es declarada culpable del cargo de asesinato en primer grado, Alice Uden se enfrenta a la cadena perpetua.


Alice Uden sube al estrado de los testigos en su juicio

Kyle Markley – Kgwn.tv

6 de mayo de 2014

Cheyenne, Wyoming. El tercer día de testimonios en el juicio contra la presunta asesina Alice Uden, contó con el testimonio de la propia acusada.

La fiscalía llamó a declarar a sus testigos finales para demostrar que Ronald Holtz recibió un disparo en la parte posterior de la cabeza mientras dormía, continuando así esbozando el cuadro de un asesinato premeditado.

«El sentido de la trayectoria es de atrás hacia adelante. Hay algunas fracturas en la órbita izquierda del cráneo que hacen suponer que además de atrás hacia delante también iba de derecha a izquierda, probablemente», dijo el Dr. James Wilkerson.

El Dr. James Wilkerson, patólogo forense, usando el cráneo real de la víctima cortado y una varilla, mostró la trayectoria del proyectil, que era compatible con el hecho de que la víctima estuviera tumbado.

Pero la defensa también interrogó al Dr. Wilkerson, y este también dijo que la trayectoria podría ser compatible con que la víctima estuviera sentada en una silla o que estuviera en pie e inclinándose. Alice Uden afirma que Ronald Holtz estaba inclinado sobre la cuna y que iba a hacer daño a su hija. Ella le disparó.

Por la tarde, la defensa llamó a su primera testigo, la acusada, Alice Uden que casi se desmoronó poco después de comenzar el interrogatorio.

Ron Holtz había sido licenciado como militar con honores en 1970, por sus numerosos problemas psiquiátricos, incluyendo la hipertensión e intentos de suicidio.

Alice Uden dio explicaciones sobre el comportamiento abusivo de Holtz contra ella; un día, Holtz llegó a casa del trabajo, quería descansar y la niña, de 2 años de edad, empezó a llorar. «Estaba muy enfadado y se movió muy rápido. Dijo “la voy a matar”», contaba Alice Uden. Según su declaración, entonces agarró su rifle del calibre .22 con la intención de matar a Ron Holtz para proteger a su hija.

«Traté de detenerlo y él me tiró al suelo y corrió a la habitación de la niña. Yo estaba cerca del armario de la fregona, tenía un arma allí, la agarré, fui tras él y le disparé en la parte posterior de la cabeza», dijo Uden.

La fiscalía continuará con su interrogatorio a Alice Uden el martes.


El juicio de Alice Uden: sus hijos dicen que confesó haber matado a su ex marido mientras dormía

Howard Breuer – People.com

7 de mayo de 2014

Todd Scott dice que durante décadas le torturaba guardar un terrible secreto: su madre, Alice Uden, le dijo que en la década de 1970 mató a su tercer marido, Ronald Holtz, de 25 años de edad, mientras dormía.

«Ella, sin venir a cuento, me explicó simplemente que se levantó una noche, consiguió un rifle del .22 y le disparó a Ron en la cabeza», contó la semana pasada entre lágrimas Scott, de 53 años, al jurado de Wyoming, y agregó: «No sé por qué una madre le contaría a sus hijos que ha matado a alguien».

Después de su testimonio, Scott se volvió hacia Alice Uden, de 75 años y en silla de ruedas, y le dijo: «Te odio», informa KOSA, afiliado de la CBS del oeste de Texas.

Aunque a Scott afirmó que a lo largo de los años le había contado esa confesión a todo el mundo, desde la policía hasta a sus jefes, la acusación de asesinato solo se presentó a finales del año pasado [2013], cuando se encontraron los restos de Holtz.

El descubrimiento tuvo lugar a la vez que salía a luz otro impactante secreto de familia: el cuarto y actual marido de Uden, Gerald, de 71 años, un conductor de camión, confesó haber matado a su ex esposa y a sus dos hijos en Wyoming en 1980. El 1 de noviembre [de 2013], Gerald Uden fue condenado a cadena perpetua.

A principios de este año, en una exclusiva a People, Erica Hayes, de 41 años, la más joven de los cinco hijos de Alice Uden, recordó cómo se encontró con su padrastro en una parada de camiones cerca de su casa en Chadwick, Missouri, y le confesó el triple asesinato. El abogado defensor de Alice Uden pidió al juez que no permitiera que los miembros del jurado oyeran nada sobre el caso de Gerald Uden.

Un hombre violento, declaró Uden

Los miembros del jurado escucharon a la hija mayor de Alice Uden, Teresa Twyford, de 55 años, quien apoyó la tesis de los fiscales según la cual Uden disparó contra Holtz mientras dormía, y no durante una pelea, como afirman sus abogados. Pero Twyford también testificó que su madre le dijo que Holtz era un hombre violento que en una ocasión le dio una paliza en un arcén.

Frágil y emocionada, Uden subió al estrado de los testigos el lunes y el martes, y declaró antes los miembros del jurado que mató a Holtz porque estaba «asustada» y tenía que proteger a su hija pequeña. Las deliberaciones comenzaron el miércoles.

Según Alice Uden, Holtz era un veterano de Vietnam que fue dado de baja con honores en 1970 por sus numerosos problemas psiquiátricos, entre ellos intentos de suicidio. Un día, cuando Erica, en ese momento de dos años de edad, empezó a llorar, Holtz, que había estado trabajando como taxista, preso de la rabia, fue a por la niña gritando «Voy a matarla», afirmó Uden.

«Traté de detenerlo y él me tiró al suelo y corrió hacia su habitación», dijo Alice Uden. «Yo estaba cerca del armario de la fregona, tenía un arma allí, la agarré, fui tras él y le disparé en la parte posterior de la cabeza». Holtz cayó sobre la barandilla de la cuna, según declaró, y se deslizó hasta el suelo. Alice Uden afirmó que llevó a Erica a casa de los padres de Holtz, en Commerce City, Colorado, y que luego ella regresó y eliminó el cuerpo.

El asesinato se produjo en algún momento entre la Nochebuena de 1974 y el 5 de febrero de 1975, según las autoridades. Casi seis años después, el 12 de septiembre de 1980, Gerald Uden mató a Virginia Uden, de 32 años, y sus hijos Richard, de 11, y Reagan, de 10.

Los investigadores no han relacionado ambos casos, pero los cuerpos de las cuatro víctimas fueron inicialmente arrojados en las minas. Los investigadores desenterraron los restos de Holtz el verano pasado en una mina abandonada en el Rancho Remount, un pequeño rancho de ganado entre Cheyenne y Laramie, donde Alice Uden una vez había sido cuidadora.

Si es declarada culpable de asesinato en primer grado, Alice Uden podría pasar el resto de su vida en prisión.


Alice Uden condenada por asesinar a su marido hace cuatro décadas

Howard Breuer – People.com

8 de mayo de 2014

El pasado jueves, Alice Uden fue declarada culpable de asesinato en segundo grado en Wyoming, con una pena que hará que la abuela de 75 años de edad pase el resto de su vida en prisión por haber matado a su tercer marido cuatro décadas atrás.

El jurado alcanzó su veredicto sin haber oído el testimonio del marido actual de Uden, Gerald Uden, quien confesó el año pasado que había asesinado a su ex esposa y a sus dos hijos pequeños en 1980, también con un rifle del calibre .22.

Durante el juicio, que ha durado una semana, Uden, una anciana frágil y en silla de ruedas, ha pasado dos días en el estrado testificando que disparó a Ronald Holtz, un veterano de Vietnam de 25 años de edad, para defender a su hija de 2 años, Erica, cuando Holtz, furioso, la atacó y amenazaba con matarla.

Pero esa afirmación fue desmentida por dos de los cinco hijos mayores de Uden que, citados por la acusación, declararon que su madre les dijo a finales de la década de 1970 que ella mató Holtz mientras dormía.

La semana pasada, su hijo, Todd Scott, ahora de 53 años de edad, le contó al jurado de Cheyenne que: «Ella, sin venir a cuento, me explicó simplemente que se levantó una noche, consiguió un rifle del .22 y le disparó a Ron en la cabeza. No sé por qué una madre le contaría a sus hijos que ha matado a alguien».

El jurado deliberó durante aproximadamente un día y medio antes de entregar el veredicto contra Alice Uden, que ahora vive en Chadwick, Missouri.


Alice Uden, de 75 años, sentenciada a cadena perpetua por matar a su esposo 40 años antes

Associated Press

26 de agosto de 2014

El pasado lunes un juez de Wyoming ha condenado a una mujer de Missouri de 75 años de edad a cadena perpetua, al ser culpable de matar a su marido con un rifle a mediados de la década de 1970 y tirar su cuerpo al pozo de una mina de oro abandonada, donde ha permanecido durante casi 40 años.

La acusada, Alice Uden, llevaba gafas con montura metálica, un audífono suministrado por el juzgado y vestía un traje azul; se sentó tranquilamente en su silla de ruedas antes de hablar en la audiencia. Sollozaba suavemente cuando se dirigía a la corte para hablar acerca de la muerte de su tercer marido, Ronald Holtz, que tenía entonces 25 años.

«He tratado de expiar mis culpas», dijo Alice. «Ojalá no nos hubiéramos conocido nunca y así nada de esto habría pasado. Era un hombre aterrador.»

En Cheyenne, Wyoming, los miembros del jurado no creyeron la explicación de Uden, según la cual disparó a Holtz en la cabeza para defender a su hija pequeña. En mayo, la encontraron culpable de asesinato en segundo grado.

Un asesinato frío y calculado

Uden mató a Holtz a finales de 1974 o a principios de 1975 en Cheyenne, donde ambos convivían junto con la hija de Alice, de 2 años de edad. Alice Uden testificó que disparó a Holtz con un rifle después de que este montara en cólera por los lloros de la niña y que estaba a punto de atacarla en la cama.

El Juez Steven Sharpe, del Tribunal de Distrito del Condado de Laramie, dijo que había considerado posibles factores atenuantes, como la falta de antecedentes penales de Alice Uden.

«En gran medida fue un asesinato frío y calculado», dijo Sharpe. «El jurado escuchó todas las pruebas que se presentaron en el tribunal y rechazó la idea de que se trataba de un acto en defensa propia.»

Scott Homar, fiscal de distrito, argumentó que el asesinato de Holtz fue un acto reflexivo y deliberado por el que Alice Uden se deshizo de él. «Su salida fue tomar la vida del señor Holtz mientras dormía, y luego deshacerse del cuerpo de manera que no pudo ser encontrado hasta 39 años y medio después», dijo Homar.

Matrimonio de asesinos

El otoño pasado, en el suroeste de Missouri, la policía arrestó a Uden y a su cuarto y actual marido, Gerald Uden, de 72 años, ambos de Chadwick, Missouri, acusándolos de matar a sus ex cónyuges en ataques separados.

Gerald Uden ha sido declarado culpable de asesinar a su ex esposa y a sus dos hijos en el centro de Wyoming en 1980. Los fiscales no han encontrado ninguna relación entre ambos casos.

Alice Uden testificó en su juicio que le quitó la decoración navideña a un gran barril de cartón y que puso el cuerpo de Holtz en su interior. Según dijo Alice, metió el barril en el maletero de su automóvil y, en una mina de oro abandonada en un rancho entre Cheyenne y Laramie, tiró el barril.

Uno de los hijos de Uden, Todd Scott, testificó en el juicio que su madre le dijo décadas atrás que había disparado Holtz mientras dormía.

Después de algunos intentos fallidos para encontrar los restos de Holtz en la mina, que estaba llena de cadáveres de ganado y otros animales de rancho, el pasado verano los investigadores cavaron profundamente en el eje vertical y, finalmente, los encontraron.

El jurado se negó a encontrar a Alice Uden culpable de asesinato premeditado en primer grado, lo que comportaría una condena de cadena perpetua no revisable. Pero el jurado también se negó a condenarla por un cargo menor que el de homicidio.

El abogado de Alice Uden, Donald Miller, instó al juez a ofrecerle la libertad condicional, debido a que su hija, ahora adulta, Erica Prunty, tenía cáncer y le habían dado seis meses de vida. También destacó la historia psiquiátrica de Holtz, quien conoció a Alice Uden, una ex enfermera, mientras esta trabajaba en la unidad psiquiátrica de la sección de veteranos de un hospital de Sheridan. «Su comportamiento era imprevisible. Era irritable, era agresivo, era temperamental. No tenía ninguna motivación para cambiar», dijo Miller a la sala del tribunal.

Una familia que se desvanece

Los fiscales en el caso contra Gerald Uden dijeron que aún no se han encontrado los cuerpos de Virginia Uden, de 32 años de edad, y sus dos hijos, Richard Uden, de 11 años, y Reagan Uden, de 10. En noviembre, Gerald Uden afirmó ante el tribunal del Condado de Fremont que les disparó con un rifle a todos, uno tras otro,  no lejos de su casa, y que arrojó sus cuerpos en una mina abandonada.

Prosiguió diciendo que meses más tarde recuperó los cuerpos y los hundió en el lago Fremont, al oeste de Wyoming. Los investigadores buscaron los cuerpos brevemente en el lago y dicen que próximamente está prevista una búsqueda más amplia, según informa The Daily Ranger.

Los miembros del jurado en el juicio de Alice Uden tenían prohibido ver, escuchar o leer noticias sobre el caso Gerald Uden.

 


VÍDEO: SUS AMIGOS HABLAN DE GERALD Y ALICE UDEN (INGLÉS)


Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR