Alex Maquera Atencio

Atrás Nueva búsqueda
Alex Maquera

El Loco del Martillo

  • Clasificación: Asesino en serie
  • Características: Robos - Drogas
  • Número de víctimas: 8
  • Periodo de actividad: Ene. - Dic. 2004
  • Fecha de detención: 19 de diciembre de 2004
  • Fecha de nacimiento: 10 de diciembre de 1979
  • Perfil de las víctimas: José Ninaja Vélez, de 26 años / Su hermana Priscila Maquera, de 34, y su esposo Rafael Pezo, de 36, y sus cuatro sobrinos: Amelia, de 13, Jackeline, de 7, Iván, de 17, y Diego, de 12 / Fidel Mina Mamani, de 45
  • Método de matar: Arma blanca - Golpes con martillo - Estrangulación
  • Localización: Tacna, Perú
  • Estado: Condenado a cadena perpetua en noviembre de 2005
Leer más

Alex Maquera Atencio – Asesino en serie mató a martillazos a ocho personas en Tacna

Terra.com.pe

20 de diciembre de 2004

La población de Tacna se encuentra conmocionada tras revelarse la existencia de un asesino en serie que ha confesado haber matado a martillazos a ocho personas, seis de ellos familiares suyos y entre los que figuran cuatro niños.

Los crímenes de Alex Maquera Atencio, de 25 años, un estudiante de Medicina y adicto a las drogas, fueron descubiertos luego que la policía lo detuviera este domingo en su vivienda, un día después de haber asesinado a martillazos al comerciante Fidel Mina Mamani de 45 años.

El criminal había citado a su víctima en su vivienda, ubicada en el distrito de Gregorio Albarracín, con el pretexto de venderle objetos usados. Una vez allí, ambos discutieron y Alex Maquera arremetió a golpes contra Fidel Mina, luego cogió un martillo y le quitó la vida asestándole 40 martillazos. Tras perpetrar el crimen, el asesino salió de su vivienda y se dirigió a una ferretería en donde compró una sierra, un serrucho y un machete con el objeto de descuartizar a su víctima y desaparecer sus restos.

Cuando la policía ingresó al domicilio de Alex Maquera el domingo, encontró al asesino en medio de un escenario escalofriante: el lugar estaba totalmente salpicado de sangre y por todas partes habían huellas del salvaje asesinato. Pero lo peor fue revelado durante los interrogatorios al que fue sometido el asesino quien confesó con espeluznante frialdad haber matado a un amigo suyo en enero y a seis miembros de su propia familia en marzo.

Más víctimas

La primera víctima fue su amigo José Alfredo Ninaja Vélez (26) a quien Alex Maquera estranguló tras golpearle con un martillo en la cabeza. El hecho ocurrió el 24 de enero en la calle Modesto Molina 272 donde vivía el infortunado.

El 6 de marzo, en la noche, Maquera asesinó de la misma forma a su hermana Priscila Lucía Maquera Atencio (32) y a su cuñado Rafael Pezo Gutiérrez (25), en su vivienda de Mariscal Andrés A. Cáceres, Mz. A-22, en el Cercado de Tacna.

Por la mañana, el criminal terminó su macabra obra asesinando a sus sobrinos Jacqueline Villalobos Maquera (7) y Diego Villalobos Maquera (12); Iván Cusihuallpa Maquera (17) -hijo de su hermana mayor- y a Amalia Teresa Zapana Peso (13) sobrina de su cuñado, quien estaba de visita en Tacna, proveniente de Arequipa. Por último, Maquera escondió los cuerpos en una fosa que mandó cavar a unos obreros con el pretexto de instalar un pozo de agua en la vivienda de la familia asesinada.

En el lugar, la policía exhumó el lunes los seis cuerpos de las seis víctimas, todos envueltos en frazadas y atadas como fardos. Para despistar a su familia, ante la desaparición de sus familiares, el perverso asesino escribía cartas a sus padres a nombre de su hermana victimada en donde les contaba que estaba fuera de la ciudad con su familia. La policía ha establecido que el móvil de todos los crímenes cometidos por Maquera fue el dinero que el asesino usó para su diversión y adicción a las drogas. No se descarta que hayan más víctimas.


Tacna: la casa de los horrores

Roxana Yufra – Larepublica.pe

21 de diciembre de 2004

Durante nueve meses la verdad permaneció oculta a tres metros bajo tierra. Ni los vecinos ni los familiares de los Pezo Maquera tenían la mínima sospecha de lo que allí se escondía hasta el último fin de semana.

Cerca de la medianoche del sábado 19, Lucía Cauna caminó hacia la casa de Alex Maquera para indagar por su esposo, el comerciante Fidel Nina Mamani. Horas antes él le había dicho que iría a casa de Maquera para comprarle unas herramientas de segunda mano.

Lucía tocó la puerta, pero nadie respondió. Se quedó toda la noche, sentada frente a la casa de Maquera. Al amanecer del domingo, éste apareció por fin y una desvelada Lucía pudo preguntarle por el paradero de su pareja. Maquera dijo no saber nada, pero Lucía sospechó algo extraño y dio aviso a la policía. Una hora después volvía a la vivienda ubicada en la Mza A lote 3, de la urbanización Pedro Ruiz Gallo, acompañada por dos uniformados. Esperaron una hora hasta que vieron llegar a Maquera.

A los policías les llamó la atención una bolsa negra que Maquera sostenía con cierto embarazo. Y había razón para la sospecha. Cuando lo abordaron, descubrieron que allí llevaba un cuchillo, un machete, un afilador y un martillo algo oxidado.

Lo detuvieron y llamaron al fiscal de turno para ingresar al inmueble. En una habitación encontraron el cuerpo sin vida de Fidel Nina Mamani. Ahí Maquera confesó haberlo atacado a martillazos primero y que luego lo estranguló con una soguilla. Los cuchillos de la bolsa negra que la policía le incautó eran para descuartizar el cuerpo de su última víctima.

Había matado al comerciante para robarle 500 soles.

Conocida la noticia, decenas de vecinos rodearon la casa del homicida. Estaban enardecidos y lanzaron piedras y botellas contra las puertas y ventanas. De haber encontrado a Maquera de seguro hubieran intentado lincharlo. Pero éste ya se encontraba en la comisaría del Cercado de Tacna.

La mañana del lunes el asesino fue trasladado a la División de Investigación Criminal (Divincri) para ser interrogado. Ahí el detenido narró cómo dio muerte al comerciante Nina Mamani, pero también empezó a revelar una historia espeluznante.

Al mediodía, los corresponsales informaban a sus redacciones en Lima de las excavaciones que la policía había iniciado en una vivienda de la urbanización Mariscal Cáceres. Ante la pregunta de los reporteros, más de un policía tacneño se mostraba incrédulo. Ver para creer, decían. ¿Y si se trata de una historia inventada por un homicida alucinado? ¿Sería este hombrecillo -de apenas 1 metro y 62 centímetros- capaz de matar a su hermana y a otros cinco familiares en menos de 12 horas?

Verdad desenterrada

Las dudas se despejaron a las 3 de la tarde, cuando seis cadáveres envueltos en frazadas, y maniatados con cables eléctricos, emergieron del fondo de una fosa. Se trataba de los cuerpos de la familia Pezo Maquera y de una joven pariente, desenterrados por la policía tras cuatro horas de excavación.

Unos metros más allá, erguido, enmarrocado, y con una desconcertante sonrisa en los labios, el asesino Alex Maquera Atencio relataba los pormenores de su crimen a los policías que habían cavado el hoyo en el patio de la vivienda.

Sin remordimientos, Alex Maquera narró cómo había asesinado a su hermana Priscila, su cuñado Rafael Pezo, sus sobrinos Jacqueline (7), Diego (11), Iván (6) y a otra menor, emparentada con la familia e identificada como Amalia Teresa Sapana (13). Todos fueron atacados a martillazos, unos estrangulados y otros degollados.

Por más absurdo que parezca, la motivación que llevó a este hombre a matar a miembros de su propia familia no fue otra que las ganas de obtener dinero para consumir alcohol y drogas.

Según su propia confesión, el 5 de marzo de este año, Maquera buscó a su hermana para pedirle dinero. Sabía que Priscila acumulaba varios miles de dólares fruto de los ahorros obtenidos en el negocio familiar de venta mayorista de pollos en los mercados de Tacna.

A la medianoche del 5 de marzo, Maquera consumó el crimen. Mató a su hermana a martillazos en el primer piso de su casa ubicada en la calle Santa Rosa, manzana A-22, en la urbanización Mariscal Cáceres. La zona, conocida como Ciudad Perdida, en el Cercado de Tacna.

Luego le cortó la yugular y dejó que se desangrara.

Un minuto después subía las escaleras para acabar con la vida de su cuñado Rafael Pezo Gutiérrez. Lo atacó con el martillo una y otra vez hasta dejarlo tendido en medio de su dormitorio y lo remató a cuchilladas. Según contó el asesino, su ropa y las paredes del dormitorio de Pezo quedaron manchadas con sangre. El homicida rebuscó la habitación de sus víctimas y tomó dos mil dólares que encontró en una repisa.

Los cuerpos fueron escondidos y el asesino permaneció oculto hasta el amanecer.

A la mañana siguiente continuó la matanza. Ingresó a los dormitorios de sus sobrinos Jacqueline, Diego e Iván y los atacó a martillazos.

A los dos primeros los degolló, mientras que a Iván y Amalia Sapana los estranguló con un cable de electricidad. Amalia, la adolescente, fue violada por Maquera mientras agonizaba.

«Debía matarlos porque ellos extrañarían a sus padres y yo no podía permitirlo», contó ayer Alex Maquera, mientras transcurrían las excavaciones policiales.

La coartada

Según la versión de Maquera, luego de ocultar los cadáveres, salió a contratar tres obreros eventuales. Luego de hacerlo, les pidió cavar una fosa, indicándoles que pensaba hacer en esa casa. Cuando terminaron su trabajo y se fueron los obreros, Maquera arrojó ahí los cuerpos y los cubrió con tierra apisonada.

De un día para otro los Pezo Maquera habían desaparecido. Las sospechas no tardarían en surgir en el entorno familiar. Para ocultar el crimen, Maquera escribió cartas a los padres y hermanos de sus víctimas comunicando un viaje de fuerza mayor de toda la familia. Las «firmaban» Priscila y Rafael.

En una de las cartas Priscila informaba de su viaje a Arequipa, para radicar allí con toda su familia. Esta era una intención que ya había comentado a sus hermanas en un cumpleaños. Cuando surgieron dudas, Alex se encargó de convencerlas: Priscila y los suyos estaban bien en Arequipa.

Datos

Un psiquiatra. El comandante Máximo Gálvez ha ordenado someter a Alex Maquera a dos peritajes, uno psiquiátrico y otro grafotécnico para esclarecer el temas de las cartas que falsificó utilizando el nombre de sus víctimas.

Lo defiende. Regina Maquera, hermana mayor de Alex, afirma que el homicida habría sido presionado por su pareja debido a que tenían serios problemas económicos en casa. «Ella lo presionaba, lo chantajeaba, mi hermano no tenía trabajo».


Entierran a víctimas del «Loco del Martillo»

EstrellaArica.cl

24 de diciembre de 2004

Los crímenes de Alex Maquera Atencio, apodado el «Loco del Martillo», fueron tan bestiales y macabros, que cuesta admitir que ocurrieron en Tacna y no forman parte del último thriller hollywoodense. Nuestros vecinos tacneños aún están golpeados y estremecidos por la muerte de las ocho víctimas de este estudiante de Medicina de 25 años que aparentaba ser un tipo común y corriente.

Anteayer fueron sepultadas cuatro víctimas: su hermana Priscila Maquera Atencio (32), sus hijos Jacqueline (7) y Diego Villalobos Maquera (12) y el sobrino Iván Cusihuallpa Maquera (17) fueron enterrados en el Cementerio General de Tacna. Al lugar acudieron masivamente familiares, vecinos, amigos y comerciantes del Mercado Grau, donde Priscila vendía carne de pollo.

En la misa, el párroco Mesías Neyra lamentó la ola de violencia que impera en Tacna. Dijo que se debe apoyar los valores que nacen de Dios, pues «la falta de valores en las personas las convierten en animales que quieren comerse los unos a los otros.»

Cercanos a Priscila protestaron por encontrar que ella y los niños merecían ser sepultados en otro lugar. Como la familia no contaba con los recursos suficientes para costear los funerales, tuvo que solicitar apoyo a la Beneficencia Pública de Tacna, cuyos funcionarios consiguieron un espacio en el cementerio ya mencionado.

Inspiración

Tal como muchos asesinos en serie, Alex Atencio se inspiró en una película para cometer sus horribles crímenes. No eligió Los 7 pecados capitales ni El Coleccionista de Huesos, sino una de tipo pornográfico que guardaba celosamente en su cuarto.

Personal policial halló el violento material fílmico en su domicilio, ubicado en un sector que se conoce popularmente como «Ciudad Perdida». Se trata de la cinta peruana Vedettes al desnudo, cuya trama fue vista por un grupo de investigadores.

Casi al inicio de la película se aprecia a un joven personaje de rasgos mestizos, cabello corto y polera negra, quien por su forma de mirar pareciera estar en un estado de trance, que decidido va en busca de una jovencita a la que ataca con fuerza y le clava repetidas veces un cuchillo en el vientre y cuello.

En el rostro del agresor se aprecia toda la maldad, luego con pasmosa frialdad carga el cadáver de la mujer, la lleva a un cuarto, la desnuda y la viola sexualmente.

Por la similitud física del macabro personaje del video con el denominado «Loco del Martillo», todo parece indicar que Alex Ramón Maquera Atencio, para cometer sus demenciales actos, se inspiraba en esa película pornográfica, que habría visto repetidas veces cuando tenía a la mano un televisor y reproductor de DVD.

También hallaron otras películas de dibujos animados con excesiva violencia.

Como es sabido, Alex Maquera para agredir a sus víctimas empleó un martillo, pero también un filudo cuchillo que escondía en una faja especial atada a su cintura, con el que ocasionó degollamientos según su propia confesión.

También narró que a la menor Amalia Teresa Zapana Pezo (13), tras noquearla con el martillo y cortarle el cuello, la violó sexualmente.

Confesión

La policía ha acelerado las pesquisas para que el asesino sea encarcelado cuanto antes. Maquera no se arrepiente de nada o, por lo menos, no lo demuestra en los interrogatorios. Está al tanto que sus actos criminales fueron noticia nacional e internacional y causaron conmoción en la ciudadanía.

Habló sobre su excuñado, conocido como Franco Villalobos. Dijo que su nombre completo es Francisco René Villalobos Huanca, quien sería el principal beneficiado con la muerte de Priscila Maquera y sus hijos. «Nadie me ayudó en las matanzas, yo sólo lo hice, nadie me contrató», dijo al diario El Correo en un entretiempo del interrogatorio policial.


Estudiante de Medicina asesinó a martillazos a 8 personas

DiarioHoy.net

24 de diciembre de 2004

Los crímenes ocurrieron en el transcurso de los diez últimos meses. La primera víctima fue su mejor amigo, y luego siguieron su hermana, su cuñado y los cuatro sobrinos. Lo descubrieron luego de haber ultimado a un comerciante

Cuando sus familiares preguntaban a Alex Ramón Maquera (25) por su hermana, su cuñado y sus sobrinos, él respondía que estaban de viaje en Arequipa. Incluso mostraba las cartas que Priscila le enviaba contándole lo bien que la pasaban, y que regresarían para las fiestas de fin de año. No era más que una despiadada maniobra, para ocultar el macabro final de la familia.

La verdadera historia tardó meses en salir a la luz y se conoció estos días, cuando la policía peruana llegó al barrio Gregorio Albarracín, donde vivía el joven estudiante de Medicina. Sólo sus afiches satánicos le hacían compañía.

Sospechaban que algo tenía que ver con la desaparición del comerciante Fidel Mina Mamani, pues su esposa lo había visto por allí. Alex lo llevó para venderle, supuestamente, una heladera. No imaginaron que habían hallado a un asesino, que desde enero último le arrebató la vida a ocho personas, seis de ellas sus propios familiares. Fue su contradicción a la hora de responder por el paradero del comerciante lo que despertó sospechas.

Entonces empezó el escalofriante relato. Maquera confesó que mató a martillazos, treinta por lo menos, al comerciante Mamani, y que minutos antes de ser detenido pensaba descuartizarlo.

El interrogatorio se extendió, y Alex decidió contar la verdad. Dijo que a su hermana Priscila Maquera (34) y su esposo Rafael Pezo (36), también los asesinó a martillazos el 15 de marzo, y que al día siguiente hizo lo mismo con sus cuatro sobrinos: Amelia (13), Jackeline (7), Iván (17) y Diego (12).

Luego los seis cadáveres fueron extraídos de la fosa que hizo cavar en el patio de la casa de su hermana, en el barrio Mariscal Cáceres. El fiscal Oscar Ponce Begazo dijo que los cuerpos tenían los cráneos destrozados, y estaban envueltos en frazadas amarradas con sogas.

Alex Maquera estuvo presente. Demostró una serenidad y cinismo espeluznantes, «Propios de una mente insana en la que parece que no hay muestras de arrepentimiento por los crímenes cometidos a sangre fría», comentó el fiscal. No se descartan más víctimas.

Todos los crímenes estuvieron motivados por plata que luego gastaba en drogas o salidas nocturnas.

Iba a descuartizar a la víctima

Alex Maquera había citado al comerciante Fidel Mina Mamani, de 45 años, en su vivienda, ubicada en el distrito de Gregorio Albarracín, con el pretexto de venderle objetos usados. Una vez allí, ambos discutieron y Alex Maquera arremetió a golpes contra Fidel Mina, luego tomó un martillo y le quitó la vida asestándole 40 martillazos.

Luego se dirigió a una ferretería, donde compró una sierra, un serrucho y un machete con el objeto de descuartizar a su víctima. Cuando la policía ingresó en el domicilio de Alex Maquera encontró al asesino en medio de un escenario escalofriante: el lugar estaba totalmente salpicado de sangre.

Pero lo peor fue revelado durante los interrogatorios a los que fue sometido el asesino, quien confesó con espeluznante frialdad que había matado a un amigo suyo en enero y a seis miembros de su propia familia en marzo.


Sentencian a cadena perpetua a «Loco del Martillo»

2 de noviembre de 2005

Aunque la pena máxima no será suficiente para que pague los 8 asesinatos que cometió, la Sala Penal que preside el magistrado José de la Barra y que integran los vocales Ramiro Bernejo y Jorge Armaza, sentenció a cadena perpetua a Alex Maquera Atencio por homicidio calificado y violación contra la menor H.Z.P, así como al pago de una reparación civil de 120 mil nuevos soles a favor de los herederos de los agraviados.

Visiblemente tranquilo, vestido con una cafarena de lana color café y pantalón negro, Alex Maquera Atencio ingresó a la Sala de Audiencias del Penal de Pocollay a escuchar la lectura de su sentencia, por los homicidios que cometió en el año 2004.

Durante la lectura de la sentencia el «Loco del Martillo» se mantuvo en silencio y cabizbajo, escuchando el relato de sus crímenes y bajo un fuerte resguardo policial.

Concluida la lectura de la sentencia, el director de debates vocal Jorge Armaza, se dirigió a Alex Maquera Atencio y le preguntó si estaba conforme con la pena, pero el inculpado sólo respondió «me reservo el derecho».

Mientras se efectuaba la lectura de sentencia, familiares de las 8 víctimas del «Loco del Martillo», se mantuvieron en las puertas del Penal de Pocollay exigiendo la pena máxima para Alex Maquera Atencio.

Loa abogados de los familiares de las víctimas, Hugo Mora y Jaime Gallardo mostraron su conformidad con la sentencia e indicaron que aunque la reparación civil no les devolverá a sus seres queridos será un aliciente moral.


El loco del martillo asesinó a su familia

Diariolavoz.net

2 de febrero de 2014

Los crímenes de Alex Maquera Atencio, apodado el «Loco del Martillo», fueron tan bestiales y macabros, que cuesta admitir que ocurrieron en un pueblito peruano y no forman parte de una película de terror.

Aunque la pena máxima no es suficiente para que pague los asesinatos que cometió en Perú, Alex Maquera Atencio fue sentenciado, en el 2004, a cadena perpetua por homicidio calificado y violación contra una menor, así como al pago de una indemnización civil a favor de los herederos de los agraviados.

Visiblemente tranquilo, Alex Maquera Atencio, mejor conocido como «El Loco del Martillo», ingresó a la Sala de Audiencias del Penal de Pocollay en la ciudad de Tacna en Perú, a escuchar la lectura de su sentencia, por los homicidios que había cometido meses atrás. «Nadie me ayudó en las matanzas, yo sólo lo hice, nadie me contrató», aseguró el acusado en una declaración a la prensa local.

Mientras se efectuaba la lectura de su sentencia, familiares de las ocho víctimas del «Loco del Martillo», se mantuvieron en las puertas del Penal de Pocollay exigiendo la pena máxima para Alex Maquera Atencio, quien hoy permanece en prisión.

Según los testimonios de quienes lo conocían, Alex era un estudiante de Medicina tranquilo que hablaba poco y soñaba con ser cirujano plástico. Los médicos, luego de practicarle varios análisis, dijeron que había rastros de cocaína en la sangre del sujeto y los psiquiatras lo declararon psicópata. Para la policía se trata sólo de otro criminal sin escrúpulos.

Los crímenes

Los crímenes ocurrieron durante unos diez meses. La primera víctima fue su mejor amigo y luego siguieron su hermana, su cuñado y sus cuatro sobrinos. Cuando las amistades le preguntaban a Alex, quien al momento de su captura tenía sólo 25 años de edad, por su familia, él simplemente respondía que estaban de viaje en Arequipa.

Su última víctima fue un comerciante, pero la verdadera historia tardó meses en salir a la luz pública y se conoció cuando la policía peruana llegó al barrio Gregorio Albarracín de la población de Tacna, donde vivía el joven e inescrupuloso estudiante de Medicina. Sólo sus afiches satánicos le hacían compañía.

Sospechaban que algo tenía que ver con la desaparición de un comerciante llamado Fidel Mina Mamani, pues su esposa lo había visto por el negocio, tratando de venderle una nevera a su marido, pero lo que, realmente lo delató, fue su contradicción a la hora de responder las preguntas de la policía sobre el paradero del comerciante.

Empezó entonces el escalofriante relato. Maquera confesó que mató a martillazos, 30 por lo menos, al comerciante Mamani y que minutos antes de que llegara la policía pensaba descuartizarlo, con una sierra y otras herramientas que acababa de comprar en la ferretería.

El interrogatorio se extendió y Alex decidió contar la verdad. Dijo que a su hermana Priscila Maquera (34) y su esposo Rafael Pezo (36), también los asesinó a martillazos el 15 de marzo del 2004 y que al día siguiente, hizo lo mismo con sus cuatro sobrinos: Amelia (13), Jackeline (7), Iván (17) y Diego (12).

Según su propia confesión, el 15 de marzo del 2004, Maquera buscó a su hermana para pedirle dinero. Sabía que ella acumulaba varios miles de dólares fruto de los ahorros obtenidos en el negocio familiar de venta mayorista de pollos en los mercados de Tacna. Como la mujer se negó a darle el dinero la mató a martillazos.

Luego le cortó la yugular y dejó que se desangrara. Un minuto después, subía las escaleras para acabar con la vida de su cuñado, Rafael Pezo Gutiérrez. Lo atacó con el martillo una y otra vez hasta dejarlo tendido en medio de su dormitorio y rematarlo a cuchilladas. El homicida rebuscó en la habitación de sus víctimas y tomó 2 mil dólares que encontró guardados en una repisa.

A la mañana siguiente, continuó la matanza. Ingresó a los dormitorios de sus sobrinos y los atacó a martillazos. Amelia, la adolescente, fue violada por Maquera mientras agonizaba. «Debía matarlos porque ellos extrañarían a sus padres y yo no podía permitirlo», dijo Alex Maquera.

Los seis cadáveres fueron extraídos de la fosa que hizo cavar Maquera en el patio de la casa de su hermana, en el barrio Mariscal Cáceres. El fiscal Oscar Ponce Begazo dijo que los cuerpos tenían los cráneos destrozados y estaban envueltos en frazadas amarradas con sogas.

Cuando los cuerpos fueron desenterrados, Alex Maquera estuvo presente. Mostró una serenidad y un cinismo espeluznantes, «propios de una mente insana en la que parece que no hay muestras de arrepentimiento por los crímenes cometidos a sangre fría», comentó el fiscal, quien no descartaba la aparición de más víctimas.

Al parecer, todos los asesinatos estuvieron motivados por el robo, pues gastaba grandes cantidades de dinero en drogas o salidas nocturnas.

Asesino en serie

Tal como muchos, Alex Maquera Atencio se inspiró en una película para cometer sus horribles crímenes, un film tipo pornográfico que guardaba celosamente en su cuarto. Personal policial halló el violento material fílmico en su domicilio, se trataba de la cinta peruana Vedettes al desnudo, cuya trama fue vista por un grupo de investigadores. También hallaron otras películas de dibujos animados con excesiva violencia.

Uso de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR