Actualidad

España

  • Una joven confiesa que mató a puñaladas a su bebé recién nacido

    Mató a puñaladas a su bebé
    11/12/2017

    Mató a puñaladas a su bebé

    La mujer, que se enfrenta a una petición de veinte años de cárcel, introdujo el bebé en una bolsa de plástico y lo arrojó a un contenedor de basura. (más…)

    Una joven ha reconocido este lunes, durante un juicio con jurado celebrado a puerta cerrada, haber matado a puñaladas al bebé al que acababa de dar a luz en su vivienda de la localidad alicantina de Alcoy, el 6 de agosto de 2014, según han informado fuentes próximas al caso citadas por Efe. La fiscalía solicita provisionalmente para la procesada, cuya identidad responde a las iniciales V.Q.D., una pena de veinte años de prisión por un delito de asesinato con agravante de parentesco. Según la versión del ministerio público, la joven había ocultado su embarazo a su entorno familiar y se había informado previamente en internet sobre el parto, del que ya tenía ciertos conocimientos porque estudiaba primer curso de auxiliar de Enfermería. Sobre las 14.30 horas del 6 de agosto de 2014, al notar las contracciones, se fue al cuarto de baño de su domicilio, se introdujo en la bañera, se colocó en cuclillas y dio a luz a un niño. A continuación, presuntamente, cogió un cuchillo de la cocina con el que apuñaló al bebé, lo introdujo en una bolsa de plástico junto con la placenta y el cordón umbilical y lo arrojó al interior de un contenedor de basura de la calle, sin comprobar si aún vivía o ya había fallecido, según la fiscalía. Cuando su padre y un hermano pequeño regresaron a casa, la joven les dijo que no se encontraba bien y que iba a tumbarse en la cama. Unas horas después llegó al domicilio otra hermana que, al ver que la procesada sangraba por una pierna, la convenció para acudir al servicio de urgencias del hospital Virgen de los Lirios, en Alcoy. Un ginecólogo que estaba de guardia descubrió que la paciente había dado a luz y le preguntó insistentemente por el paradero del bebé. Aunque ella negó inicialmente el parto, acabó confesando lo que había hecho a unos agentes de la Policía Nacional que se personaron en el centro sanitario, siempre según la versión de la fiscalía.
  • La extraña vida de Enriqueta Martí, la «vampira del Raval»

    Enriqueta Martí, la "vampira del Raval"
    10/12/2017

    Enriqueta Martí

    ¿Cruel asesina de niños? ¿O una víctima del sistema? Un siglo después de producirse uno de los casos más extraños de la crónica negra española, queda en el aire la respuesta sobre si Enriqueta Martí Ripoll secuestró o asesinó a diez niños de corta edad o, en cambio, fue protagonista de lo que no pasó de ser una leyenda urbana. (más…)

    Barcelona, 17 de febrero de 1912. Entresuelo del número 29 de la calle de Poniente. Una niña se asoma a un gran ventanal que da al patio interior. Tendrá unos seis años. Está muy seria, se diría que triste. Su imagen impresiona; lleva la cabeza rapada y viste harapos. Permanece inmóvil hasta que se encuentra con la mirada incrédula de Claudia Elías, la vecina, y entonces retrocede asustada. Aparece Enriqueta Martí, y la señora Elías, que jamás ha visto a esa niña antes, le pregunta por ella, a lo que Enriqueta responde cerrando la ventana de un portazo. La vecina no se da por vencida y lo que va comentando por el barrio llega a oídos de un agente de la municipal. Diez días más tarde, la policía descubre que en el piso de Enriqueta se encuentra secuestrada Teresita Guitart, a la que toda Barcelona buscaba desde hacía dos semanas. El caso no acaba ahí ya que aparece una segunda niña, Angelita, de padres desconocidos. La niña, que ni siquiera conoce sus apellidos, es depositada en el domicilio del conserje del palacio de Justicia para que se hagan cargo de ella. Al ser llevada a comisaría, la secuestradora inicia un reguero de versiones extrañas, incoherentes y contradictorias. No se inmuta al escuchar los gritos de alegría de los padres y hermanos de la pequeña Teresa en un cuarto contiguo al encontrarse con ella. La policía da con el nombre de la detenida en sus archivos, en los que además de varias condenas antiguas, figura como sospechosa de ir en malas compañías y moverse entre mendigos y maleantes. Enriqueta es recelosa y parca en palabras. Tiene los ojos inertes y en el rostro una permanente expresión de querer enterarse de lo que no sabe. Y dice no saber nada. De sus palabras se desprende la inverosímil idea de que había recogido a Teresita ese mismo día al encontrarla sola por la calle. Pero la realidad, aquello a lo que Enriqueta se niega, es bien distinta y no va a ayudar a su inocencia.
  • Asesinatos sin resolver: el doble crimen de Susqueda

    El doble crimen de Susqueda
    10/12/2017

    El doble crimen de Susqueda

    Las papeletas para la cesta de Navidad cuestan tres euros. “Lleva un jamón”, advierte Simona Benková, que tiene encendidas dos velas en la barra de La Parada. En su restaurante de El Pasteral fueron vistos por última vez con vida Paula Mas Pruna y Marc Hernández López, vecinos del Maresme, de 21 y 23 años. Los asesinaron en el pantano de Susqueda. (más…)

    No hay día que no los recuerde. Ni semana, desde entonces, que no se acerquen los Mossos d’Esquadra preguntando si ha visto algo o a alguien que le haya llamado la atención. En Navidad se cumplirán cuatro meses de los asesinatos. Las aguas del pantano, por debajo de la mitad de su capacidad por la sequía, guardan el secreto de unos crímenes que han transformado la zona en un paraje siniestro y misterioso.

    El paisaje de ahora nada tiene que ver con aquellos días de agosto en los que Paula y Marc decidieron ir al pantano de Susqueda para hacer una excursión en kayak. Esta semana todavía había nieve en los barrancos que conducen hasta el agua. Con el frío, la belleza se ha apoderado de los caminos con un manto de hojas húmedas de todos los colores del invierno y el musgo forra de verde árboles y piedras.

    Una preciosa postal que ahora da miedo. Tras los crímenes, apenas se acercan visitantes al pantano. Lo explica Oliver, el mejor testigo con el que cuentan los investigadores. Este belga llegó a Susqueda en junio, tras comprar un terreno y las ruinas de una casa con vistas insuperables. Se instaló en una vieja caravana, junto a otro colega belga y la pareja de este, una coreana.

    El 24 de agosto era jueves y Oliver tiene mala memoria. Tanto que los Mossos le ayudaron a recordar que fue el viernes 25 y no el jueves, a media mañana, cuando oyó tres tiros, un grito y un cuarto disparo. El crimen tuvo que ser el viernes, al día siguiente de que llegaran al pantano, porque a la hora que el hombre oyó los tiros, si hubiera sido el jueves, la pareja aún no había tenido tiempo de llegar al lugar en el que los mataron.

  • El asesino de ancianas que mataba a su madre en cada crimen

    José Antonio Rodríguez Vega, el asesino de ancianas de Santander
    03/12/2017

    El asesino de ancianas

    Bajo la apariencia de una «bellísima persona», como lo definió una de sus numerosas víctimas, José Antonio Rodríguez Vega se convirtió a los veinte años en «el violador de la moto» y a los treinta, en «el asesino de ancianas». (más…)

    Cuando Margarita se disponía a entrar en el portal cargada con las bolsas de la compra la puerta se abrió ante ella empujada por un joven de unos treinta años que se apresuró a aliviarle de la carga. -Oh, gracias… -dijo Margarita-. Ojalá hubiera más personas como usted. -No se merecen cuando se trata de ayudar a una mujer tan bella. -Uy, calle… qué cosas dice, a mis ochenta y dos años -se ruborizó encantada con el piropo. José Antonio era albañil, aunque se daba aires de importancia. De porte agradable, nariz aguileña y fino bigote oscuro, encarnaba la viva estampa del yerno perfecto. Margarita, viuda, vivía sola en un piso bajo que cuidaba con esmero. «Es precioso pero le iría bien una mano de pintura. Yo se lo puedo hacer por un buen precio -le propuso el joven entrando con las bolsas-. No encontrará a nadie tan cuidadoso como yo». Ese día la anciana dijo que no hacía falta pero después de varios encuentros deliberadamente fortuitos propiciados por José Antonio se ganó su confianza y acabó pintando. La noche del 6 de agosto una hermosa luna llena regaba de plata las aguas de la costa santanderina. «Le he puesto un coñac para celebrar lo bien que ha quedado el piso», le ofreció con amabilidad Margarita, que esa noche lo había invitado a pesar de las constantes recomendaciones de su hijo de que nunca le abriera la puerta de noche a un desconocido. Pero es que ese joven tan dispuesto siempre a ayudar ya no era un desconocido sino «una bellísima persona», había comentado la anciana días atrás a su vecina de al lado cuando ésta lo vio entrar con naturalidad en su casa. -¿No hace mucho calor para un coñac? -respondió José Antonio-. Una noche como ésta pide algo más refrescante. -Tienes razón, ¿prefieres un bitter con hielo? -sugirió inocente la anciana. -No me refiero a eso… Se la quedó mirando fijamente. José Antonio tuvo una sensación repentina que no supo identificar de forma consciente. Cerró los ojos un segundo y su interior fue invadido por un instintivo deseo de vengarse de las mujeres que habían pasado por su vida. Un impulso que se apoderó de él, igual que ocurría cuando violaba. Se aproximó a ella. Le tapó la boca con la mano, en un brutal forcejeo en el que zanjó la resistencia de la mujer arañándola en la cara y golpeándole la cabeza contra la pared provocando que la dentadura postiza acabara clavándose en la tráquea, hasta que Margarita dejó de respirar y se desvaneció como un pájaro sin alas.
  • La reaparición del Asesino de la Catana que mató a su familia con 16 años

    Asesino de la catana
    29/11/2017

    Asesino de la Catana

    José Rabadán, que mató a su familia con 16 años, relata en un documental el asesinato y su reinserción. (más…)

    «No sé si la sociedad está preparada para mí», reconoce José Rabadán, conocido como El Asesino de la Catana. El 1 de abril de 2000, cuando tenía 16 años, mató a sus padres y a su hermana pequeña, de nueve, con una espada japonesa. Fue condenado a seis años de internamiento en un centro de menores y otros dos de libertad vigilada. «Levanté la espada, pero ahí sentí que ya estaba consumado (...) La espada bajó con mi brazo, pero bajó solo», cuenta ahora en el documental Yo fui un asesino: El crimen de la catana, en el que intenta responder a una de las preguntas clave en el caso: ¿por qué lo hizo? DMAX emite esta producción de Discovery dividida en dos capítulos este miércoles y el jueves (22.30). El adolescente fue detenido 48 horas después del crimen en la estación de tren de Alicante desde donde pretendía huir a Barcelona. Ya en su declaración policial reconoció que él había sido el autor de los hechos. Quería comprobar cómo sería la vida sin su familia. A pesar de que se crió en un hogar de profundas creencias religiosas, se enfadó con Dios. No entendía cómo había permitido que su hermana naciera con síndrome de Down. Para el joven, ella era especial. En el relato que hace sobre su familia, en el que reconoce que su padre era muy autoritario y que su madre era como «su escudo», solo se rompe cuando recuerda a la pequeña. «Culpé a Dios», dice. La frustración de que su hermana hubiera nacido con ese síndrome le llevó a entrar en contacto con el satanismo y las artes oscuras. «Es una puerta que no tendría que haber abierto nunca y me llevó a tener una mentalidad distinta», cuenta en el documental. Un mundo de fantasía que se alimentó además de videojuegos, artes marciales, armas y juegos de rol.
  • Comienza el juicio a los padres que convivieron con su hijo muerto durante semanas

    Padres que convivieron con su hijo muerto
    29/11/2017

    Padres que convivieron con su hijo muerto

    El Juzgado penal número 1 de Girona ha comenzado el juicio contra los padres que convivieron durante semanas con su hijo de ocho años muerto en un piso de Girona. Los dos procesados se enfrentan a una pena de tres años y tres meses de prisión acusados de un delito de homicidio por imprudencia grave con un agravante de parentesco. (más…)

    El fiscal sostiene que el pequeño sufrió una crisis aguda asmática entre finales de noviembre y principios de diciembre de 2015 y que los padres, pese a ser «conscientes del grave riesgo para la salud», no lo llevaron al hospital y se limitaron a automedicarle dándole productos homeopáticos y medicina alternativa. «Sin eficacia», añade el fiscal. El cuerpo se descubrió al mediodía del 5 de enero de 2016. Según la tesis del fiscal, la familia llevaba semanas velando el cadáver, ya semimomificado en una habitación. El matrimonio americano y sus tres hijos llegaron a Girona en agosto de 2014 y, desde entonces, vivían de alquiler en un piso de la calle Joan Roca. En su declaración, la madre ha asegurado que decidieron dejar los Estados Unidos y trasladarse por motivos de salud, porque excepto el padre, el resto de miembros de la familia son asmáticos. «El especialista que nos trataba nos recomendó comer fruta y verdura sin pesticidas, y allí era muy difícil encontrar», ha asegurado la acusada. Además, la mujer también ha explicado que, a diferencia de Estados Unidos, aquí las medicinas les salían más baratas, aunque las tuvieran que comprar sin seguro. Desde que llegaron, sus hijos nunca fueron a la escuela. De hechos, como ha explicado el matrimonio, los niños estudiaban por Internet, como ya hacían cuando vivían en Detroit. El padre ha concretado que decidieron educar a su hijos en casa «por motivos de seguridad», porque la ciudad americana se calificaba «como la capital mundial del asesinato». Y dado que en Estados Unidos seguir estudios desde casa era legal, pensaron que aquí también.
  • El crimen de Rabosa, un misterio que persiste bajo secreto de sumario

    Crimen de Rabosa
    28/11/2017

    El crimen de Rabosa

    El caso continúa bajo secreto de sumario y la investigación sigue su curso sin ninguna pista relevante.
    La familia pide a la Justicia y la Policía el «máximo esfuerzo» para evitar que los asesinos anden sueltos. (más…)

    Han pasado dos meses del crimen de Rabosa y el misterio sigue rodeando la violenta muerte del eldense Fernando Millán Chocero. Tenía 57 años, estaba casado en segundas nupcias y era padre de un hijo de 29 años fruto de su primer matrimonio. No tenía enemigos, adicciones ni problemas conocidos. Era un hombre de costumbres sencillas y vida tranquila, entregado a su trabajo de hostelero, aficionado a la caza y amante de la montaña. Nada más. ¿Quién lo mató? y ¿por qué lo hizo? son las preguntas que atormentan desde hace 60 días a una familia angustiada al no encontrar respuestas que le permitan afrontar el duelo tras el cruel suceso. El caso continúa bajo secreto de sumario y la investigación sigue su curso con todas las vías abiertas pero ninguna pista de peso. El gerente del restaurante del paraje montañoso de Rabosa fue asesinado poco antes de las seis de la madrugada del sábado 23 de septiembre. Justo en el momento en el que se disponía a retirar los pivotes del camino por el que se accede al recóndito enclave propiedad del Centro Excursionista Eldense. Allí lo encontraron muerto una hora más tarde las dos cocineras que acudían al restaurante en el coche de una de ellas. Como no había cobertura de telefonía móvil decidieron dar la vuelta para pedir ayuda. Pero apenas habían recorrido 200 metros cuando se cruzaron con el conserje del alejado enclave, y fue éste quien accedió a las instalaciones del Centro Excursionista para pedir ayuda por el teléfono fijo. En un primer momento se informó de que a la víctima, tras fallecer por los golpes recibidos en la cabeza con una piedra, no le habían sustraído el dinero que llevaba en el momento del ataque. Sin embargo su único hermano, José Emilio Millán, ha confirmado que los autores no le robaron la cartera donde llevaba la documentación y una pequeña suma de dinero para cambio, «pero sí le quitaron los cerca de 2.000 euros que siempre guardaba en el bolsillo delantero para realizar pagos en efectivo a los proveedores del bar».
  • Condenado a 19 años un joven por matar a su vecina con una cizalla en Gran Canaria

    Matar a su vecina
    27/11/2017

    Matar a su vecina.

    Alberto Montesdeoca asesinó a Saray González tras una disputa por el ruido que ocasionaba el condenado cuando jugaba a los videojuegos. (más…)

    La Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado este lunes a 19 años de cárcel a un joven de 18 por el asesinato de su vecina. El jurado y la posterior resolución judicial consideran probado que Alberto Montesdeoca mató a Saray González debido a una disputa por el ruido que ocasionaba cuando el ahora condenado jugaba a los videojuegos.

    Los hechos se remontan a 2015, cuando la víctima recriminó a su asesino y vecino, en un edificio ubicado en la calle Pérez del Toro de la capital grancanaria, el gran estruendo que estaba ocasionando con el volumen de la televisión y las voces que estaba profiriendo mientras jugaba a los videojuegos.

    Ante la reprimenda, Alberto Montesdeoca fue al cuarto de herramientas de la casa que compartía con sus padres, quienes no se encontraban en ese momento en la vivienda, y se armó con unas tijeras-cizalla de las utilizadas para cortar metal. Posteriormente, subió hasta el piso de Saray y tocó a la puerta. Sin mediar palabra le propinó tres golpes en la cara y la víctima cayó inconsciente. El joven continuó con la agresión. Tras más de 20 golpes en la cabeza, el condenado bajó a su casa y dejó a González moribunda. Finalmente, fue encontrada por sus compañeros de piso, pero ya era tarde. La joven palmera falleció en el portal sin que nadie pudiera hacer nada por salvar su vida. El asesino confeso de Saray se declaró culpable del asesinato y la defensa argumentó que fue su adicción a los videojuegos lo que motivó el crimen. En la sentencia a la que ha tenido acceso EL PAÍS, se reconoce que los videojuegos a los que jugaba el acusado se caracterizaban por ser especialmente violentos, pues consistían en matar a sus contrincantes utilizando todo tipo de armas, tanto blancas como de fuego, y que el joven condenado tenía una gran adicción a los mismos, quería llegar a ser jugador profesional de dichos videojuegos y se acostaba a altas horas de la madrugada para poder practicarlos.
  • El crimen de la calle del Calvario, la desesperada historia de un acoso mortal

    El crimen de la calle del Calvario
    26/11/2017

    El crimen de la calle del Calvario

    Jamás sabremos si el asesinato de doña Carmen Alonso, de cuarenta y dos años, viuda de un próspero empresario del Rastro madrileño, se debió a asuntos de amores no correspondidos o a la ambición desmedida de su verdugo, Tiburcio Zarzuelo del Pozo, alias “El Hojalata”. (más…)

    El relato de los hechos, desde luego, refleja un acoso que ni siquiera la justicia pudo detener. Antes de acabar con su vida en plena calle del Calvario le hizo pasar por el doloroso trance de contemplar cómo apuñalaba mortalmente a su hija Remedios, de veinte años. Tras el crimen se dio a la fuga y apareció ahorcado en Villaverde tres días más tarde. El hombre soltó sobre la barra de la taberna de José García una caja de madera con las herramientas de su oficio de vidriero y plomero. Tenía considerable altura, cabello muy oscuro y bigote espeso que apenas se le movía debido al rictus severo de su rostro. Se llamaba Tiburcio Zarzuelo del Pozo. Nombre rotundo, tremendo, que oscilaba entre la mofa y un negro destino en el que quedar fijado para la eternidad. La taberna se hallaba situada justo enfrente de la casa de doña Carmen Alonso, en el número diez de la calle de Lavapiés. Pidió el tercer vino, como cada día desde hacía cuatro años, cuando murió don José Nadal, su patrón y esposo del objeto de su deseo:«su Carmen». Desde el mismo día del funeral, Tiburcio se propuso casarse con ella. Sólo pensaba en eso. «Qué desagradecido, con todo lo que esta familia ha hecho por él», se desahogaba Carmen con su hija Remedios a los pocos días de enviudar, que ya entonces empezó la persecución, y eso que hacía muy poco que Tiburcio había sido contratado para recomponer los objetos que llegaban al negocio de Nadal para ponerlos a la venta a buen precio. Era uno de los puestos más prósperos y de mayor clientela del Rastro. Al fallecer el patrón le mantuvieron el trabajo, a pesar de su mal carácter. Tiburcio, un tipo sumamente antipático y pendenciero, era conocido en el barrio como «El Hojalata» por sus turbios trapicheos. Veintiocho años de vida, de los cuales más de la mitad se los había pasado enfrascado en broncas y bebida.
  • La ley protección de datos de EEUU paraliza la investigación del asesinato de Ana Enjamio

    Asesinato de Ana Enjamio
    25/11/2017

    Asesinato de Ana Enjamio

    Sus restricciones impiden solicitar a Google que localice el teléfono de la ingeniera asesinada en Vigo.

    El juzgado de Violencia sobre la Mujer de la Audiencia de Pontevedra todavía no ha podido dar con el paradero del teléfono móvil de Ana María Enjamio, acuchillada en Vigo en diciembre de 2016. (más…)

    El aparato supone una prueba fundamental en el caso de la ingeniera de 25 años, asesinada supuestamente por el que había sido su jefe y pareja sentimental. Pero se necesita la colaboración de Google y de la justicia estadounidense para lograrlo.

    Cuando va a cumplirse un año del crimen, el paradero del teléfono sigue siendo una incógnita porque el departamento de justicia de Estados Unidos no ha contestado a ninguna de las comisiones rogatorias enviadas por el juzgado. En ellas se solicita que requiera a Google el desbloqueo de los datos que permitan averiguar dónde está el móvil de la víctima. Se sospecha que el presunto homicida ocultó el aparato tras el asesinato. También se pide que facilite el tráfico de llamadas y mensajes que hubo entre ambos terminales.

    El juzgado gallego no tiene constancia de que Google se haya negado a facilitar los datos solicitados. De quien no ha recibido respuesta es de la justicia estadounidense, debido «a la restrictiva ley de protección de datos del país», aseguraba este viernes el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

    El Gobierno estadounidense lleva tiempo enfrentándose a los gigantes tecnológicos por asuntos similares. El año pasado, Apple se negó a una petición parecida, cuando se investigaba al autor del tiroteo en San Bernardino (California) de diciembre de 2015. La compañía alegaba que, de acceder a esta demanda, ponía en riesgo la privacidad de todos sus dispositivos.

    El FBI tuvo que pagar más de 1 millón de dólares a un grupo de hackers profesionales para que le ayudasen a acceder, en este caso, al teléfono del sospechoso y no de la víctima. Lo mismo ocurrió en la investigación del tiroteo de Texas del pasado verano.

  • Lucía Vivar habría fallecido una hora antes de que la arrollase el tren

    Lucía Vivar
    22/11/2017

    Muerte de Lucía Vivar

    La juez accede a la petición de la familia de que se investigue el hallazgo de un bote de cloroformo en una zona cercana al lugar donde fue vista la niña por última vez. (más…)

    Lucía Vivar, la niña de tres años que el pasado 27 de julio aparecía muerta sobre las vías del tren que atraviesa las localidades de Álora y Pizarra, podría haber fallecido casi una hora antes del momento en el que fue arrollada por el tren al que se achaca su muerte, según establece un nuevo estudio elaborado a petición de la familia por el catedrático de Medicina Legal, Luis Frontela.

    En el estudio, el prestigioso especialista en Medicina Legal y Forense establece la hora de la muerte de la pequeña Lucía a las 5.53 horas de la mañana, un momento que a priori coincidiría con el intervalo ofrecido inicialmente por el informe toxicológico de los restos, donde se indicaba que la niña habría fallecido entre las 5 y las 7 de la mañana.

    Sin embargo, el tren de Cercanías que la golpeó en la cabeza, y al que la Guardia Civil considera la causa de la muerte de Lucía, no pasó por el lugar donde estaba la niña hasta las 6.45 horas, casi una hora después del momento que fija en su estudio el catedrático Luis Frontela.

    Luis Frontela (Melilla, 1942) es uno de los forenses más prestigiosos de nuestro país, y durante décadas ha dirigido el Instituto Universitario de Medicina Legal y Ciencias Forenses de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla. Formado en Italia y Estados Unidos, además de especialista de Scotland Yard en investigación de incendios, desde su puesto en la Universidad de Sevilla ha colaborado en la investigación de casos como el crimen de los Galindos, el asesinato de las niñas de Alcásser o el brutal crimen de Sandra Palo.

    El prestigio de Frontela llevó a la familia a pedir su colaboración en el esclarecimiento del caso, que conmocionó el pasado verano a los vecinos del pequeño municipio de Pizarra, volcados en las labores de búsqueda de la pequeña durante toda la madrugada, y que nada pudieron hacer por salvarle la vida. La niña se separó de sus padres cuando estos cenaban con otros familiares en el bar de la pequeña estación del tren de Cercanías de Pizarra. Cuando notaron su ausencia, todos los clientes del local se lanzaron a las vías buscando a la pequeña, pero sólo hallaron un chupete en el suelo del andén. A primera hora de la mañana, el conductor de uno de los trenes de Cercanías que une Málaga capital con la localidad de Pizarra, avisaba del hallazgo del cuerpo de Lucía sobre las vías del tren, a unos 4 kilómetros del lugar de su desaparición.
  • El crimen de Gádor, uno de los crímenes más atroces que se puedan relatar

    El crimen de Gador
    19/11/2017

    El crimen de Gádor

    A principios del siglo XX, a España le costó asimilar uno de los crímenes más atroces que se puedan relatar, fruto de una sucesión encadenada de mentes perversas sin límites para el mal.

    Para curar los ahogos del tísico Francisco Ortega, alias «El Moruno», la curandera Agustina Rodríguez y el barbero del pueblo, Francisco Leona, decidieron que había que abrir en canal a un niño y, manteniéndolo vivo, beber la sangre caliente y untarse el pecho con las entrañas.

    (más…)

    En el crimen también participaron el marido y los hijos de Agustina, Pedro, Julio «El Tonto» y José con su esposa Elena. La víctima, Bernardo González Parra, de siete años. «El Moruno» y Agustina fueron ejecutados a garrote vil, la misma condena que Leona pero éste murió en la cárcel. A los hermanos José y Julio les sentenciaron a diecisiete años de prisión y a pena de muerte respectivamente, pero el segundo fue indultado por su demencia. «El Moruno» se despertó agarrado a los ahogos que le condenaban su tísica vida. Apenas había amanecido. Su mujer, Antonia, removía un perol de achicoria en la cocina. Al verlo aparecer con medio cigarrillo pendiendo de la boca le dijo lo de siempre, «ya estamos otra vez, si no dejas de fumar no curarás nunca». El hombre arrancó a toser con tal fuerza que cayó desmadejado sobre una mecedora. «Ahora mismo arreglamos esto», le dijo Antonia mientras se cubría la cabeza con un pañuelo oscuro que anudó en la garganta, «sube a la mula que nos vamos a ver a la Agustina». La curandera Agustina Rodríguez vivía en un pequeño y modesto cortijo a las fueras de Gádor, un pueblo de apenas ochocientos habitantes, a quince kilómetros de Almería. Aún dormía cuando llegaron. Les recibió Pedro, el marido. Antes de entrar, Antonia le asestó un manotazo en la boca a su hombre para que tirara el cigarro. –¿Qué pasó, «Moruno», que traes tan mala cara? –Agustina acababa de aparecer envuelta en una manta vieja y despeinada. –Que parece que está pá morirse –respondió Antonia. –Si quieres conservar la vida que te quede, que ni treinta años tienes –sentenció la curandera–, has de encomendarte a la única persona que puede curarte… Fue así como se iba enredando aquel 28 de junio de 1910 que apenas comenzaba, en el que la demencia de unos llamaba a encadenarse a la de otros.
  • Los dos acusados de matar a golpes a una anciana en Cabanes niegan ser los autores

    Matar a golpes a una anciana
    15/11/2017

    Matar a golpes a una anciana

    Los peritos consideran que uno finge un deterioro físico y mental y el otro tiene rasgos de un trastorno de la personalidad antisocial. (más…)

    Los dos acusados de matar a golpes a una anciana en Cabanes (Alt Empordà) el 27 de febrero de 2014 han negado este miércoles su participación en los hechos. En apenas cinco minutos, Antonio García Carbonell y Oriol Boyer Hernández, que no han querido contestar a las preguntas de las acusaciones, han respondido a las preguntas de sus abogados para negar, “directa o indirectamente, su participación en los hechos”.

    Las peritos psicólogas y psiquiatras han indicado que ambos mantenían sus capacidades cognitivas y volitivas, que el primero “fingía un deterioro físico y mental que no padecía” y que el segundo tenía “rasgos compatibles con un trastorno de personalidad antisocial”.

    En el juicio, con jurado popular, que se celebra en la Audiencia de Girona, García Carbonell de 80 años, ha hecho ver que no entendía lo que se le decía y se ha limitado a decir que no había hecho “nada”. Boyer, de 29 años e hijo de un yerno del otro procesado, ha reconocido que había ido a Figueres con él, que durmieron en barrios diferentes y que la noche siguiente volvieron juntos a vuelta a Mollet, sin haber ido a Pinsos Cazorla, empresa de los cuñados de la víctima. Además ha asegurado: "soy incapaz de hacer algo así". La víctima, Neus Juanola, de 75 años, fue asaltada en su casa, golpeada de forma repetida y hallada sin vida cerca de su casa, atada de pies y manos con bridas y con un calcetín en la boca para que no pudiera gritar. La mujer murió cuatro días más tarde por las hemorragias internas a causa de la paliza. No han podido determinar si los golpes fueron asestados por una o más personas.
  • La policía investiga si el padre que degolló a su hija quería vengarse de la madre

    Niña de dos años degollada
    13/11/2017

    Niña de dos años degollada

    La madre de la niña de dos años degollada ayer domingo en Alzira por su padre iba a separarse de él, según ha manifestado la tía de la pequeña. La policía investiga si el padre lo hizo por venganza hacia la madre. “Es una de las líneas de investigación. El caso está abierto”, ha manifestado el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues. (más…)

    La pareja, de origen rumano, vivía de alquiler en un piso en la calle Pare Castell de Alzira desde hacía unos dos años y, según fuentes policiales, no hay constancia de denuncias previas por violencia de género.
    El alcalde de la localidad valenciana, Diego Gómez, ha dicho después de los tres minutos de silencio que se han guardado ante el Ayuntamiento, que la madre, atendida tras el crimen de una crisis nerviosa, se encuentra protegida por un entorno familiar, con dos psicólogos de apoyo. Manuela, tía de la niña, ha acudido a la concentración de la plaza y, muy afectada, ha explicado que su hermana iba a separarse de su pareja. Joana, una compañera de trabajo de la madre -empleada de un almacén frutícola-, ha añadido que Victorita -más conocida como Vio- no se había separado antes por limitaciones económicas. “No tenía dinero para divorciarse”, ha comentado tras asegurar que la pareja convivía en el mismo piso pero la relación de pareja se había deteriorado. La madre, de 24 años, salió, según la familia y amigos, el domingo por la tarde dispuesta a denunciar a la policía a su pareja tras una discusión -a la policía no le consta ninguna-, y apuntan a que la madre pudo recibir una llamada de su pareja amenazándola. Cuando la madre llegó corriendo hasta el domicilio se encontró a la policía y una unidad del SAMU. La pequeña estaba muerta y ella fue atendida de una crisis nerviosa. “Mi hermana está acabada, terminada”, ha dicho la tía de la niña. “Mi hermana quería venirse a vivir conmigo. Déjalo, le dije hace tiempo. Pero él le decía a ella que la quería mucho, que iba a cambiar, incluso que se mataría si lo dejaba”. La brigada de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía se encarga de la investigación y el hombre está detenido por los presuntos delitos de homicidio, violencia de género y daños. Los agentes han tomado declaración a ambos pero el detenido no ha respondido.
  • Sergio Morate condenado a 48 años por los asesinatos de Marina y Laura

    Sergio Morate
    07/11/2017

    Sergio Morate

    Sergio Morate ha sido condenado a 48 años de cárcel por los asesinatos de su exnovia, Marina Okarynska, (24 años) y de la amiga de esta, Laura del Hoyo, (26), cometidos el 6 de agosto de 2015, tal y como pedía la Fiscalía. (más…)

    El presidente magistrado José Eduardo Martínez Mediavilla acaba de leer el fallo en la sala de vistas de la Audiencia de Cuenca, en presencia de las partes y de familiares y amigos. Morate ha estado presente por videoconferencia cuando se ha leído la sentencia en audiencia pública. El juez le condena a 25 años de prisión por matar a Marina (aplicados agravantes) y otros 23 por asesinar a Laura. El Jurado determinó por unanimidad la culpabilidad de Morate el pasado 29 de octubre tras llegar a esa conclusión en seis horas. Esa semana se celebró la vista oral durante seis jornadas en las que declararon numerosos testigos y peritos que contaron con detalle la secuencia del doble crimen y las circunstancias en que aparecieron los cadáveres de las dos mujeres, semienterrados en una fosa de la localidad de Palomera, a unos 10 kilómetros de Cuenca, el 12 de agosto de 2015. El acusado, increpado cada día a su llegada y salida de la Audiencia de Cuenca, no declaró ni al inicio ni al final del juicio ni contestó siquiera a las preguntas de su abogado. La fiscal pidió para Morate una pena de 48 años de cárcel como autor de dos asesinatos, mientras que la acusación particular de la familia de Marina Okarinska solicitó 31 años y tres meses de prisión y la de Laura del Hoyo 25 años de cárcel. A su vez, el abogado defensor de Morate, José Javier Gómez Cavero, pidió la libre absolución del acusado, en prisión provisional en la cárcel de Estremera (Madrid) desde que fue entregado por Rumanía en septiembre de 2015.
  • Una madre suiza condenada a 11 años de prisión por degollar a su hijo

    Una madre suiza condenada
    06/11/2017

    Una madre suiza condenada

    Una mujer suiza acusada de degollar a su bebé en enero de 2014 en el Hospital de Torrevieja, en Alicante, ha aceptado este lunes cumplir 11 años de prisión por matar a su hijo. La defensa de la acusada ha llegado a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía y la acusación particular, que representa al padre del menor, por el que reconoce el delito y acepta esa condena. (más…)

    En el juicio, que ha comenzado este lunes ante el tribunal de la Audiencia de Alicante, el fiscal ha señalado la conformidad de las partes en la calificación de los hechos, por los que inicialmente solicitaba 17 años de prisión. La Fiscalía ha considerado que la madre sufría una alteración mental en el momento del asesinato. Según el peritaje psiquiátrico, la mujer vio alterada su capacidad volitiva en el momento del delito, ya que por las circunstancias entendió que solo tenía como salida acabar con la vida del menor. Sin embargo, su capacidad intelectiva no estaba alterada, es decir, que fue consciente de los hechos. El juicio inicialmente iba a prolongarse hasta el próximo jueves, pero terminará este martes después de que declaren los guardias civiles que custodiaban a la acusada en el momento de los hechos y el perito que realizó la valoración psiquiátrica. Los hechos se remontan a enero de 2014, cuando la mujer fue detenida en un centro comercial de Torrevieja tras una orden internacional de detención cursada por el cantón suizo de Zúrich, país del que era natural y del que huyó con el bebé. Según ha relatado el fiscal, el menor nació con hidrocefalia y precisaba intervenciones médicas, que la acusada rechazaba, por desconfiar de la medicina y preferir los remedios tradicionales. La acusada ha declarado que la enfermedad de su hijo fue consecuencia de un tratamiento médico que le habían prescrito a ella durante el embarazo por una infección de encías.
  • El asesino de Burlada mandó ‘whatsapps’ amenazantes a su exmujer la tarde del crimen

    El asesino de Burlada
    05/11/2017

    El asesino de Burlada.

    El propio hermano del acusado, al enterarse de los hechos, llamó a la policía para señalar que podía ser el autor de la puñalada mortal. (más…)

    El asesino de un hombre la pasada noche de Halloween en Burlada tenía el crimen totalmente planeado y había alimentado su odio desde que supo que su exmujer había comenzado una relación con la víctima. Así lo revela el auto judicial que ha emitido la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona  que este sábado ha decretado la prisión provisional comunicada y sin fianza para el acusado del crimen, F.O.E, vecino de la capital navarra de 53 años. Asestó una puñalada mortal en el pecho al fallecido, de 37 años y origen rumano. Tal era el odio que el arrestado profesaba a su antigua compañera sentimental y a su actual pareja que la misma tarde del crimen se lo hizo saber a través de mensajes de WhatsApp. El hombre se puso muy agresión y llevó a mencionar expresamente «muerte», «quieres que le mate», «voy a por hp». Así, la mujer, que presenció los hechos, ocurrido en el bar La Nogalera de la localidad, ha asegurado que no tiene duda de que la persona que agredió a su novio fue su exmarido -están en trámites de separación-, quien le había estado amenazando a lo largo del mes de octubre. De hecho, la tarde del crimen también dejó buena cuenta de su carácter violento y de su objetivo criminal, que ya venía gestando desde hacía meses. Como recoge en el auto judicial, un hermano del ahora encarcelado ha declarado que éste estaba «continuamente diciendo que alguien lo iba a pagar» al enterarse de que dicha persona mantenía una relación sentimental con su expareja. Además, el hermano del imputado ha manifestado que a lo largo del día 31 mantuvo conversaciones de whatsapp con su sobrino, hijo del supuesto autor del crimen. Al respecto, destaca un mensaje enviado por su sobrino. En él, le asegura que su padre «ha salido un cuchillo y busca al amante de su madre».
  • El misterioso crimen de Lisvette, de 16 años, en el barrio dominicano de Madrid

    El misterioso crimen de Lisvette
    03/11/2017

    El misterioso crimen de Lisvette.

    Vivía con su familia y un hombre de unos 40 años que tenía una habitación alquilada. Este se encontraba en la casa cuando se cometió el crimen, aunque no escuchó nada. La joven lo había dejado hacía poco con su novio. Una vecina vio que alguien salía corriendo de la vivienda.

    -Bebe un poco de agua, mujer. Bebe un poco, un traguito. Para aguantar.

    3 de la tarde del jueves en el 58 de la calle Panizo, en el barrio madrileño de Tetuán. Hay una ventana abierta, la de la casa situada en el bajo A, desde la que sale el llanto y la rabia. Desde fuera se escuchan lloros, se ven abrazos y los ánimos que unos se dan a los otros. Desde dentro, los familiares de Lisvette, dominicana, 16 años, llevan toda la mañana tratando de mitigar, inútilmente, el dolor de la pérdida.

    En la tarde anterior, la del miércoles, a la joven se la encontraron muerta en casa. Estaba desnuda sobre la cama de su habitación. Sus padres no lo sabían, pero la joven había muerto de un fuerte golpe en la cabeza ante el cual nadie pudo hacer nada por su vida.

    Para mantener la mente ocupada, algunos cocinan algo para todos los que han ido a interesarse por la familia. Incluso para los periodistas que están en la puerta de la calle. Otros, pegan caladas rápidas a sus cigarrillos. Cada uno enfrenta la muerte como puede o como le sale.

    Los que eran compañeros y amigos de la joven en el instituto hunden la cabeza entre los brazos sentados en el rellano que conduce a la vivienda. Algunos acuden al lugar acompañados de sus padres. Están consternados. No dicen una palabra en toda la tarde.

    El crimen mantiene estos días al barrio en una absoluta conmoción. Tetuán es conocido, de algún modo, como la pequeña República Dominicana debido a la amplia cantidad de vecinos del país caribeño en sus calles. Todos la conocían. «Es una pena enorme. Era una chica buena, tranquila, que no se metía nunca en ningún lío», relata una vecina que conoce a la familia.

  • Lilibet, la médico cubana estrangulada y envuelta en una alfombra por su marido

    Médico cubana estrangulada
    03/11/2017

    Médico cubana estrangulada.

    La joven trabajaba en una gasolinera a la espera de que le homologasen el título de Medicina. Tenía un hijo de seis años junto al asesino, quien planeó la fuga tras contar el crimen a un conocido. Fue detenido en el aeropuerto.

    Lilibet Hernández Rodríguez no llegó a cumplir los 28 años. Horas antes de su cumpleaños, su marido la estranguló, envolvió su cadáver en una alfombra, la escondió dentro de un armario del domicilio que compartían en Arona (Tenerife) y huyó.

    Lilibet, Lili, como la conocían sus seres queridos, había nacido en Holguín (Cuba) el 1 de noviembre de 1989. En esta ciudad caribeña, a poco más de cien kilómetros de Santiago de Cuba, la joven había pasado su infancia junto a su madre y sus hermanas.

    Holguín es conocida por ser una de las capitales del servicio sanitario cubano. Fue allí donde Lilibet se licenció, con 23 años, en Medicina. Justo antes de emigrar a España junto a gran parte de su familia materna, que era de origen español. «Es una chica muy estudiosa, muy profesional», cuentan sus conocidos a EL ESPAÑOL.

    Esta joven médico era «una mujer maravillosa, siempre alegre, siempre sonriente», según una antigua vecina en Cuba. En el barrio todo el mundo conocía su desparpajo, su amabilidad y su sonrisa. También en el barrio tinerfeño de El Fraile, en Arona, donde residía junto a su familia desde que se mudó.

    Lili trabajaba en una conocida gasolinera de la isla de Tenerife a escasos quince minutos de su domicilio en coche. Es un establecimiento grande, con una cafetería separada de la zona de repostaje. Allí se encargaba de atender a los clientes como camarera.

    A José Antonio P.B., su marido y presunto asesino, lo conoció en Holguín. También era cubano, pero diecisiete años mayor. Él llevaba un escaso mes en Tenerife, tras acogerse a un programa de reagrupamiento familiar. Ahora vivían los dos junto a su hijo de seis años en una vivienda de alquiler en el número 52 de la calle Tenerife de Arona. Ella era feliz en Canarias. Él, en cambio, no tanto.

    Era muy celoso: vigilaba a Lilibet y discutían con asiduidad, según fuentes cercanas a la investigación consultadas por este periódico. No constaban antecedentes de violencia ni denuncias previas.

  • El juez archiva el ‘caso Yéremi Vargas’ por autor desconocido

    Caso Yéremi Vargas
    28/10/2017

    Caso Yéremi Vargas

    El juez Juan Manuel Hermo Costoya desmontó este viernes las tesis de la Guardia Civil que apuntaban a Antonio Ojeda Bordón, conocido como Juan El Rubio, como sospechoso de la desaparición de Yéremi Vargas. Y apremia a la Unidad Central Operativa del instituto armado para que continúe con la investigación de los hechos que lleven a descubrir quién secuestró al pequeño.

    Por su parte, la familia de Yéremi Vargas, a través del abuelo del niño, José Suárez Castellano, dejó claro su rechazo total al auto dictado por el juez, al existir, a juicio de los familiares, «suficientes y clarísimas pruebas» que culpabilizan a Juan El Rubio de la desaparición del menor, hace ya diez años. «El juez no quiere ver las pruebas que existen. Son excusas», afirmó José Suárez, quien señaló también que se plantean recurrir el auto que «para” el caso Yéremi.

    El titular del citado juzgado estimó en el auto que los indicios recopilados hasta ahora sobre la desaparición del niño, ocurrida el 10 de marzo de 2007, en un solar justo al lado de la casa de sus abuelos, «no permiten mantener un proceso penal formal contra el hasta ahora principal sospechoso de su desaparición».

    El auto judicial detalla a lo largo de 45 folios los argumentos por los que el juez toma su decisión, además de añadir una cronología sobre la investigación de los diez años que lleva desaparecido Yéremi Vargas.

    Para el juez, «no existen en este momento medios de prueba, siquiera indiciarios, que de un modo objetivo y razonable permitan dirigir la causa contra una persona o personas indeterminadas».

    Sin embargo, el juez deja la puerta abierta para que la familia pueda recurrir ante la Audiencia de Las Palmas. Respecto al modo de impugnación, señaló que sea mediante «la interposición de un recurso de reforma y subsidiariamente de apelación dentro de los tres días siguiente a su notificación o recurso de apelación directo dentro de los cinco días siguientes a su notificación».

    Sobre el principal sospechoso de la desaparición, Antonio Ojeda Bordón, el juez argumenta que «los motivos que inicialmente llevaron a su imputación no dejan de ser meras afirmaciones y valoraciones subjetivas de los miembros del equipo de investigación, ya esgrimidas para la investigación de sujetos en idénticos y similares términos, que, inicialmente, motivaron la declaración como investigado» y que «no se confirmaron tras la práctica de las diligencias de investigación oportunas».

  • El acusado de matar de 40 puñaladas a su exmujer en Lebrija culpa a la víctima de su muerte

    Acusado de matar de 40 puñaladas a su exmujer
    27/10/2017

    Acusado de matar de 40 puñaladas a su exmujer.

    Una sala de vista de la Audiencia llena de público ha escuchado este jueves la esperada declaración de Manuel Rodríguez, de 41 años, acusado de haber matado a su exmujer en diciembre de 2015. Un atroz crimen ocurrido en Lebrija que cerró la fatídica estadística de víctimas de la violencia machista de ese año en la provincia sevillana.

    La vista oral arrancaba este jueves después de que el pasado lunes se constituyera el tribunal del jurado. El acusado se enfrenta a penas que van desde los 31 años de cárcel que solicita la Fiscalía a los 33 que demandan la acusación particular y la popular que ejerce la Junta de Andalucía.

    La Administración andaluza, además, reclama la inhabilitación de la patria potestad de los hijos del procesado durante cinco años y la prohibición de acercarse a ellos y a la familia de la víctima durante el mismo periodo.

    Manuel Rodríguez se sienta en el banquillo por los delitos de asesinato, allanamiento de morada, quebrantamiento de condena y malos tratos. Según la Fiscalía y las acusaciones, este vecino de El Cuervo asesinó en la madrugada del 9 de diciembre de 2015 a su expareja María del Castillo Vargas, de 37 años y madre de sus dos hijos que por entonces tenían 11 y 7 años.

    La víctima recibió 40 cuchilladas y fue lanzada desde el balcón de la primera planta de su vivienda. Su pareja, que admitió después del crimen «que le iban a caer 15 años, pero que se había quitado un problema del medio», ha ofrecido este jueves una versión exculpatoria en la que ha culpado a la fallecida de su propia muerte.

    «Es imposible que yo le hiciera eso a mi mujer», ha dicho el acusado, quien sostiene que aquella noche acudió a la vivienda de María del Castillo, que ya había presentado la demanda de divorcio, para hablar con ella. «Me había pasado antes por su trabajo pero me dijo que fuera a casa más tarde, que no podía atenderme ahora».

    Sobre las 4.30 horas trepó por la fachada de la vivienda y tras saltar al balcón, accedió al salón del inmueble donde la víctima se encontraba durmiendo. Según Manuel, la víctima le estaba esperando despierta. «Había llamado antes a la puerta y como vi luz y nadie abría decidí entrar por la ventana».

    El acusado ha asegurado que la víctima la atacó primero con un cuchillo que él le arrebató y que ella acabó hiriéndose en mitad del forcejeo. Sin embargo, no ha explicado cómo María del Castillo podía presentar 40 cuchilladas. Manuel Rodríguez, que sólo ha respondido a las preguntas de su abogada, ha afirmado que fue ella quien se lanzó por el balcón y que él asustado, decidió tirarse también para ver cómo estaba. Fue entonces cuando se rompió la muñeca.

  • Culpable de asesinato una madre por matar a su bebé con ayuda de su pareja

    Culpable de asesinato una madre
    26/10/2017

    Culpable de asesinato una madre por matar a su bebé.

    Un jurado ha declarado culpable de asesinato, por unanimidad, a una mujer y a su pareja por provocar la muerte del bebé de ella, de 20 meses de edad, que falleció con signos de maltrato en mayo de 2016, y para quienes la Fiscalía pide 23 años de prisión.

    El veredicto sobre los acusados Katherine Amelia H.G. y John Fredy M.O. ha llegado tras 48 horas de deliberación y después de que la magistrada se lo devolviera este miércoles por una falta de «fundamentación individualizada para cada uno de los acusados».

    El juicio, que ha quedado visto para sentencia, supuso la primera vez que la Fiscalía madrileña pedía la pena de prisión permanente revisable, si bien la fiscal cambió de criterio en su escrito de conclusiones definitivas. El motivo: la falta de jurisprudencia que existe sobre esta pena, aprobada en el Código Penal tras su reforma de 2015.

    El menor llegó al hospital Gómez Ulla de Madrid el 11 de mayo de 2016 en parada cardiorrespiratoria y falleció a causa de una peritonitis fecaloidea ocasionada por contusiones que causaron perforaciones en el intestino delgado. El niño, además, presentaba diferentes contusiones y hematomas por el cuerpo y había sido operado una semana antes de los hechos por una fractura en un codo en el hospital 12 de Octubre.

    La madre del menor, que está en prisión desde poco después del fallecimiento del bebé, defendió ayer que ella nunca maltrató a su hijo y acusó a su expareja de haber ocasionado las lesiones que presentaba el niño.

    Pero el acusado culpabiliza de lo ocurrido a la madre del bebé, que entonces era su pareja. Durante el juicio sostuvo que su exnovia «no sabía llevar al niño», que «estaba muy flaquito, como malnutrido», y se exculpó de su fallecimiento.

    Los dos acusados llevaban seis meses de una relación que han definido como intermitente y en la que llegaron a convivir algunos periodos juntos en la casa que John Fredy compartía con otros dos compañeros de piso. De acuerdo al escrito de la acusación, ambos son considerados responsables de «descuidar la diligencia exigible en los cuidados necesarios y debidos al menor» y de «hacerle objeto de continuos malos tratos».

  • Angie declara este jueves acusada de matar a su marido en Maspalomas

    Angie acusada de matar a su marido
    26/10/2017

    Angie acusada de matar a su marido.

    Condenada a 18 años por el crimen de su amiga Ana Páez, un juez canario la investiga ahora por la muerte de su marido, hace 21 años.

    Los cronistas de la época bautizaron el caso como «el crimen perfecto». En el 2008, Mari Ángeles Molina Fernández, Angie, asesinó a su amiga Ana Páez en Barcelona. Le robó el DNI y suplantó su identidad para firmar préstamos y seguros de vida. Después la mató y simuló una escena de crimen sexual en un loft alquilado por horas en Gràcia. Pagó a dos gigolós para que llenaran sendos recipientes con semen, que después esparció en el cadáver de la víctima.

    Fue condenada a 18 años de cárcel, que cumple sin haber logrado ni un solo permiso en Brians. Vuelve a estar investigada. Se le acusa esta vez de haber matado a su marido, hace 21 años. Ya debía haber declarado en julio, pero su letrada logró aplazar la cita hasta, a las diez de la mañana, que la mujer declarará por videoconferencia.

    Con la misma frialdad que en su momento negó haber matado a Ana, Angie asegura ahora que no sabe de qué le están acusando. Cuando en junio supo que estaba siendo investigada, se lo tomó mal. «Está sorprendida y abatida porque es inocente. No tiene ni idea de dónde puede salir todo esto; y mucho menos ahora». Lo contó a La Vanguardia la abogada María del Carmen Gómez.

    La letrada defendió a Angie en el juicio por el crimen de Ana y logró una considerable rebaja de la primera condena por asesinato. La mujer fue finalmente condenada a 14 años por homicidio y cuatro por falsedad documental. La letrada rehúsa hacer ahora nuevas declaraciones, por petición expresa de su clienta.

    La muerte del primer marido de Angie siempre merodeó sobre la causa. Juan Antonio Álvarez, un empresario argentino de 41 años, residía en un chalet de la playa de Maspalomas cuando murió, el 22 de noviembre de 1996. Acababa de jugar un partido de pádel y cayó desplomado tras darse una ducha.

    Angie descubrió el cadáver al día siguiente, tras regresar con la única hija del matrimonio de uno de sus viajes a Barcelona. La autopsia reveló que el hombre murió envenenado con ion fosfato, una sustancia tóxica habitual en productos de limpieza y fertilizantes. No hubo caso. La muerte se cerró como suicidio y la viuda se embolsó algo más de 40 millones de pesetas por la herencia y la venta de propiedades y acciones.

  • Sergio Morate Garcés: «Si llego a tener más tiempo para prepararlo no me pilláis»

    Sergio Morate Garcés
    24/10/2017

    Sergio Morate Garcés

    «No soportaba verle la cara a Marina y se la tuve que tapar con una bolsa». El 5 de septiembre de 2015, Sergio Morate llegaba extraditado desde Rumanía al aeropuerto de Torrejón de Ardoz (Madrid) y lo recibían dos de los investigadores del caso con los que en seguida estableció una relación de confianza: «La he liado gorda, lo tengo jodido», les confesó.

    En las horas en las que estos policías lo custodiaron en el mismo aeropuerto y durante su posterior traslado a Cuenca, Sergio Morate, que en el juicio se ha acogido al su derecho a no declarar y su defensa ha negado los hechos, contó a los investigadores hasta detalles de cómo trasladó los cuerpos: «La metió a una en el maletero y a la otra entre los asientos».

    Al menos así lo declaraba uno de los citados policías -el inspector jefe de la policía judicial Cuenca, concretamente, el máximo responsable de la investigación- durante la segunda sesión del juicio contra Morante que se celebra esta semana en la Audiencia Provincial de Cuenca por los asesinatos, en agosto de 2015, de su ex pareja, Marina Okarynska, y la amiga de ésta, Laura del Hoyo.

    Morate se abrió especialmente al reconocer, ha contado el inspector, al otro agente como el policía que había estado en contacto con su familia durante su desaparición y del que su madre le había hablado muy bien.

    Se mostró, siempre según la declaración del inspector, especialmente afectado por la muerte de Laura del Hoyo, la amiga que acompañó a Marina a casa de Sergio para que recogiera su ropa. «Dijo que sentía lo de Laura, que no se lo esperaba y que estaba arrepentido de lo de Laura. Cuando hablaba de algo relativo a Marina se envalentonaba, se venía arriba, como si le tuviera rabia. Cuando hablaba de Laura era todo lo contrario, se venía abajo, agachaba la cabeza… ‘La pobre Laura’, llegó a decir en alguna ocasión».

    Morate incluso habría intentado que Marina no subiera con Laura a su piso en la calle Río Gritos, en Cuenca capital, donde la investigación sitúa los asesinatos.

  • Un hombre asesina a su mujer en Almería y luego se suicida

    Asesina a su mujer en Almería
    22/10/2017

    Asesina a su mujer en Almería.

    Un hombre de 38 años ha asesinado a su mujer, de la misma edad y de la que estaba en proceso de separación, y después se ha suicidado en Burjulú, una pedanía de la localidad almeriense de Cuevas del Almanzora. El agresor, que no había sido denunciado por malos tratos, contó lo que había hecho en un mensaje telefónico a una amiga de la pareja antes de quitarse la vida.

    El hombre, de origen boliviano, se ha ahorcado, y por el momento no ha trascendido cómo ha muerto la mujer, natural de Paraguay, según fuentes policiales y de la Subdelegación del Gobierno. El crimen se ha producido en la casa de la anciana que la víctima cuidaba, que se encontraba allí cuando llegó la policía.

    Según han informado fuentes del servicio coordinado de Emergencias 112 Andalucía, sobre las 9.20 de este domingo se ha recibido la llamada de esta mujer, en la que alertaba de que el hombre le había avisado de que había matado a su expareja.

    Tras recibir este aviso, desde el 112 se ha alertado a servicios sanitarios, Guardia Civil y Policía Local y se ha activado el protocolo judicial para averiguar lo sucedido. Por su parte, fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Almería han confirmado que se trata de un caso de violencia de género y han detallado que la mujer asesinada era de origen paraguayo y su pareja era boliviano, y él se ha quitado la vida tras el crimen.

    La pareja tiene una niña de ocho años que no se encontraba en el domicilio porque estaba en otro municipio con unos familiares. El alcalde de Cuevas del Almanzora, Antonio Fernández, ha explicado que la pareja estaba en proceso de separación, vivían en domicilios diferentes y no existía denuncia por violencia de género por parte de la mujer asesinada.

    El alcalde ha indicado que la víctima vivía con una mujer mayor a la que cuidaba y que se encontraba en la casa cuando las fuerzas de seguridad llegaron tras recibir aviso del suceso.

  • «La he liado gorda, tengo aquí a Marina»

    Sergio Morate Garcés
    21/10/2017

    Sergio Morate Garcés

    Entre 30 y 45 minutos. Ese es el tiempo que, como máximo, tardó Sergio Morate en asfixiar a su exnovia Marina Okarynska (24 años) y a la amiga de ésta, Laura del Hoyo (26), que la había acompañado al piso de él por el pánico que le tenía la chica.

    Cuarenta y cinco minutos es el tiempo que transcurrió entre la última llamada que le hizo a Marina (a las 17.31 y que duró 4 minutos y 35 segundos) y la hora a la que el amigo colombiano de Morate, Alexander Echeverri, llegaba en un taxi a la casa de los crímenes en la urbanización Ars Natura.

    En esos tres cuartos de hora, Morate algo débil por haber padecido un cáncer de testículos, encerró, golpeó y asfixió a dos mujeres llenas de vida: a una por venganza y a otra por azar.

    A las cinco y media de la tarde, un vecino en la siesta solitaria de agosto vio a las chicas en la puerta de los garajes, dentro del coche de Laura. Reconoció a Marina como la novia de un vecino y le pareció –eso declararía después– que discutía por teléfono. «Me pareció que ella le decía: “déjame en paz”».

    Pero quería recoger sus cosas de una maldita vez, convenció a Laura y ambas subieron al segundo piso. «Una vez cerrada la puerta, el acusado y en ejecución de su plan propinó a Marina de forma inesperada y absolutamente sorpresiva un fuerte golpe en la cabeza», describe la fiscal en su escrito de acusación.

    La dejó casi inconsciente y le colocó una brida de plástico corredera alrededor de su cuello hasta estrangularla. Laura, aterrada, trató de huir. Él le dio un puñetazo en el pómulo y la estranguló. Las bridas, las bolsas de basura y la cinta americana las tenía preparadas desde casi dos semanas antes, como recoge la Policía en su apartado de actos preparatorios.

    Cuando llegó Echeverri, recién salido de permiso de la cárcel y con el que se iba a ir a un concierto de reggateon a Alicante, le pidió ayuda. «Sergio tenía una actitud extraña y nerviosa. Me dijo: “La he liado gorda, la he cagado. Tengo aquí a Marina”».

    El colombiano y Morate se habían conocido en prisión. El de Cuenca le había contado al otro por qué cumplía condena. En 2008, encerró en una habitación del mismo piso, desnudó y fotografió a su novia que lo había dejado dieciséis días antes. La bombardeó con mensajes del tipo «Si no vuelves conmigo, me voy a suicidar», «No quiero verte con ningún chico hasta por lo menos dentro de un año». «Vas a ser mía». Morate fue condenado en abril de 2008.

  • La acusación particular pide más de 50 años de cárcel para el cazador que mató a dos agentes rurales

    El cazador que mató a dos agentes rurales
    20/10/2017

    El cazador que mató a dos agentes rurales

    La acusación particular pide 25 años de cárcel por cada una de las dos víctimas para el cazador que el 21 de enero de 2017 disparó mortalmente a dos agentes rurales en un coto de Aspa (Lleida), según han confirmado fuentes judiciales. La Fiscalía acusa, por su parte, de dos delitos de asesinato, uno de tenencia ilícita de armas y otro de caza ilegal, sin concretar su petición de pena durante la vista previa celebrada ayer en Lleida.

    Por su parte, la acusación particular pide 25 años de prisión por cada delito de asesinato, 6 meses por dos delitos de atentado a la autoridad y 5 meses por un delito de tenencia ilícita de armas, ya que el procesado no tenía licencia para la escopeta que utilizó en el crimen. Así pues, el cazador de Aspa, Ismael Rodríguez Clemente, podría enfrentarse a una pena de hasta 51 años de prisión.

    El tribunal espera el informe de balística para concretar la distancia con la que el acusado disparó a los agentes y para averiguar si la escopeta con la que realizó el crimen estaba o no trucada. El acusado utilizó una escopeta que le había dejado un compañero, y por ello la acusación particular también pide un año de prisión para el dueño del arma, como cooperador necesario del doble crimen.

    El abogado de las familias de las víctimas está convencido de que Rodríguez disparó contra los agentes con ensañamiento ya que no realizó un único disparo. Concretamente, el acta del juzgado de instrucción que lleva el caso señala que cada uno de los dos agentes rurales recibieron dos tiros, lo que les ocasionó la muerte.

  • Hallan en Añaza el cadáver de una mujer estrangulada dentro de su coche

    Una mujer estrangulada
    20/10/2017

    Una mujer estrangulada

    El cadáver de una mujer fue hallado en la tarde de ayer con señales aparentes de haber sufrido un estrangulamiento, si bien solo los análisis propios de la autopsia podrán determinar fehacientemente la causa de este fallecimiento, que de cualquier modo se investigaba desde un primer momento como consecuencia de un posible acto de naturaleza criminal.

    El triste hallazgo se produjo minutos antes de las siete de la tarde en el barrio santacrucero de Añaza. La infortunada se encontraba en el interior de su propio vehículo, estacionado en un garaje cercano al centro de Salud del citado emplazamiento del suroeste capitalino.

    Tras tener conocimiento de lo sucedido, bastó con la primera observación de la escena para que entrasen en acción a los especialistas del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, que al poco ya investigaban in situ bajo las directrices de la autoridad judicial competente. Al confirmarse las sospechas iniciales, se decretó el secreto de sumario para no entorpecer el desarrollo de las pesquisas, especialmente relevantes en las primeras horas.

    Entre lo poco que ha trascendido sobre el caso figura que, efectivamente, todo apunta a que se trata de un crimen, probablemente un estrangulamiento, aunque también hay señales que pueden ser debidas a posibles golpes. Respecto a las causas de tan terrible desenlace, fuentes cercanas a la investigación apuntaron anoche que no se descarta hipótesis alguna, por mucho que en redes sociales se especulase sobre un posible robo que degeneró hacia lo violento.

    La fallecida es una mujer de 55 años de edad, nacionalidad española y residente en la capital tinerfeña. No consta que atravesara por algún proceso judicial relacionado con la violencia de género, ni que tenga antecedentes policiales por causa alguna.

  • Absuelto el único acusado por el doble crimen de Almonte

    El doble crimen de Almonte
    19/10/2017

    El doble crimen de Almonte

    La jueza Carmen Orland ha dictado sentencia absolutoria de acuerdo con la conclusión del jurado popular, que también le consideró no culpable.

    El único acusado de asesinato por el doble crimen de Almonte (Huelva) en el que murieron Miguel Ángel Domínguez y su hija de ocho años, María Domínguez, ha sido absuelto. La magistrada presidenta del tribunal del jurado popular que declaró no culpable al único acusado, Francisco J.M, ha dictado la correspondiente sentencia absolutoria. EL ESPAÑOL ha tenido acceso a la sentencia de la juez Carmen Orland, contra la que cabe recurso y en la que explica que no hay pruebas suficientes para declarar culpable al único acusado.

    La juez considera que el veredicto del jurado popular está “motivado suficiente y razonadamente” por cuanto “contiene los elementos y razones de juicio que permiten conocer cuáles han sido los criterios que fundamentan la decisión de inculpabilidad”.

    El jurado emitió su veredicto de inculpabilidad el pasado 6 de octubre. Este jueves, en la sentencia absolutoria, la juez argumenta que no solo se han valorado las pruebas presentadas durante el juicio oral, sino también las declaraciones de dos testigos que sitúan al acusado en su lugar de trabajo en el momento que se habría producido el doble asesinato.

    Miguel Ángel Domínguez y María Domínguez murieron el 27 de abril de 2013. Aquel día, padre e hija se encontraban en su casa cuando alguien entró en el domicilio hacia las diez de la noche y les acuchilló en múltiples ocasiones. Ambos murieron desangrados. El cadáver del padre apareció con 49 heridas y el de la hija, con 105.

    El único acusado, F. J. M., mantenía una relación sentimental con la madre y exmujer de los fallecidos, Marianela Olmedo, con la que también compartía trabajo en un supermercado de Almonte. Ésta rompió su relación con su marido y se trasladó del domicilio familiar a raíz de la relación con el acusado. Desde que su hija y exmarido aparecieron muertos sufre un trastorno ansioso depresivo y está incapacitada permanentemente.

  • La juez describe la “extrema crueldad” de las torturas sufridas por Naiara

    La muerte de Naiara
    18/10/2017

    La muerte de Naiara

    La juez que investiga la muerte de Naiara, la niña de 8 años asesinada en Sabiñánigo (Huesca) a causa de una brutal paliza, considera que el presunto asesino, el tío político de la menor, actuó con “extrema dureza y crueldad” en las torturas que le infligió.

    El sumario que recoge el relato de hechos proporcionado por la instructora, describe con minuciosidad las más de ocho horas de vejaciones y crueles torturas que padeció la pequeña antes de ser avisados los servicios de emergencia por el presunto asesino.

    La magistrada considera al imputado, Iván Pardo Peña, presunto autor material del crimen, pero implica a la abuelastra y padrastro de la niña en los severos castigos sufridos desde mucho tiempo antes por la menor con el fin de vencer su resistencia a estudiar.

    Por esta razón, la juez mantiene como investigados a ambos por un presunto delito continuado de maltrato en el ámbito familiar.

    También alude a la posible participación de otras dos sobrinas del acusado, ambas menores de edad, que convivían en el domicilio familiar en presuntas tareas de vigilancia de que los castigos eran cumplidos con el rigor exigido.

    La juez no aprecia, sin embargo, indicios de que la madre de la menor, Mariela Benítez, que trabajaba fuera de Sabiñánigo, fuera conocedora de los castigos y torturas que sufría su hija.

    Los castigos físicos, relata la juez, comenzaron el 5 de julio en el domicilio de la madre del acusado, después de pasar toda la noche la niña de rodillas sobre pequeñas piedras con la obligación, impuesta por su tío político, de que copiara veinte hojas de una lección escolar.

    Sobre las 8.15 horas, el acusado, Iván Pardo Peña, de 33 años, comenzó a golpear a la niña por no haber realizado la tarea impuesta, llegando incluso a darle descargas eléctricas.

    La juez detalla la brutalidad de las torturas que sufrió la pequeña, que fue atada y amordazada mientras seguía recibiendo golpes, y que finalmente perdió el conocimiento después de que reiteradamente su tío la zarandease y la tirase contra el suelo.